domingo, 11 de abril de 2021

MARIE ANTOINETTE Y LA DIVERSIÓN DE MONTAR EN BURROS

 Uno de los profundos deseos de María Antonieta como delfina fue montar a caballo. Y ver a los otros hacerlo aumento su deseo. Fue frustrante, cuando la cacería se reanudo, ver a sus amigos galopando hasta el bosque y ella siguiéndoles en su carruaje como una anciana. Por supuesto, su escudero trataba de seguir la caza a través de los caminos, pero era mucho menos divertido… algunos de sus amigos a veces galopaban por su  puerta para hacerle compañía, pero era humillante ser la única del grupo que no podía cabalgar.

Se sentía tan capaz como los demás. ¡Y sobre todo injusto!  Francia fue la subcampeona, un país donde las mujeres y las niñas que la querían eran expertas amazonas y fue la única que fue privada de ello. Desato un segundo asalto contra su abuelo. Depende de él. Cuando había aceptado algo, nadie, ni siquiera María Teresa, podía revertir su decisión. Ella le explico cuanto quería poder seguirlo a él y al delfín en el bosque, pero seguirlos realmente, a caballo, no solo desde lejos por los carruajes, quería compartir su placer… ¡oh! Por favor, mi querido papá, di que sí…

El rey con mucho gusto la habría concedido todo. La intención le parecía amable y legitima, y siempre había encontrado un encanto loco en las amazonas. Pero María Teresa había estipulado tan formalmente que a su hija no s ele permitiría subir a un caballo. Sin duda, esto crearía complicaciones, y toda la vida de Luis XV se organizó para no crear complicaciones, al menos de naturaleza familiar.

Se escondió detrás de Mercy: “no puedo responder que sí, hija mía, sin seguir el consejo de Monsieur Mercy”. Este por supuesto, dijo que no. La cosa era impensable. Su majestad la emperatriz había sido muy clara sobre este tema. Este ejercicio era demasiado peligroso para su alteza real. El rey, lamentablemente, tuvo que negarse. Y Mercy corrió a María Antonieta para recordarle los peligros de montar a caballo. “los grandes inconvenientes de un ejercicio tan violento… Blablablá… imprudencia…caerse… la falta de moderación natural de los jóvenes… eran sentenciados por su majestad”.

Un dibujo de tiza de Luis XVI con equipo de caza, alrededor de 1770, por Gabriel Jacques de Saint-Aubin.
Al principio, María Antonieta había tratado de responder a los argumentos del embajador, pero pronto se dio cuenta de que hablar con él solo duplico la duración de sus advertencias. Mercy fue así capaz de volver a casa, vigilante y satisfecho con la docilidad de su regalía protegida. Tomo su pluma e inmediatamente comenzó una carta a la emperatriz: “sagrada majestad, Madame habiendo marcado el deseo de montar  acaballo, le explique las desventajas de este ejercicio. Su alteza comprendió muy bien mis pequeñas reprimendas y las acepto con la mayor gracia del mundo”.

 En los días siguientes, el rey, en la cacería, se entristeció al ver a su nieta triste. Tenía una cara pequeña y angustiada que parecía decir: “nadie me ama”. Uno de los jinetes que cabalgaban a su lado tenía una idea: “señor, la emperatriz dijo que madame la delfina no debía montar “a caballo” la prohibición no se aplica a otros animales”. Y el rey, encantado, le ofreció a María Antonieta que encontrara unos bonitos burros en los que pudiera caminar libre y segura.

A María Antonieta le gustó la idea. La sonrisa al instante volvió a su rostro. Después de todo, montar en  burro ya estaba montando en algo… y esta vez tuvimos cuidado de no seguir el consejo de Mercy que no había dejado de hacer el festival de problemas. Mercy, por su parte, escribió una segunda carta a María Teresa, mucho menos triunfante: “sagrada majestad, el rey propuso a la archiduquesa montar en burros. Fueron hechos para buscar paseos suaves y tranquilos. Su alteza y sus damas ya han caminado varias veces en el bosque en estas monturas que no tienen ningún tipo de peligro”.

Eugene Verboeckhoven, 1863
La respuesta descontenta de la emperatriz no se hizo  esperar: “conde Mercy, si mi hija me hubiera pedido permiso para montar a caballo, nunca lo habría concedido, ni siquiera en burro; veo que el rey la echa a perder”.

Un día, como casi todos los días, María Antonieta había salida con sus burros. Su cuñado el conde Artois estaba allí. La delfina se llevaba bien con Artois, era su amigo, le recordaba a sus hermanos en Viena. El joven a fuerza de empujar los talones, había logrado hacer galopar a su burro. María Antonieta no había querido quedarse atrás y había intentado hacer lo mismo.

Su burro, descontento con este trato, había saltado de derecha a izquierda, provocado la caída de la delfina y quedando sentada entere las hojas muertas. Se reía con tanta fuerza que no podía levantarse. Artois había saltado al suelo y le había tendido las manos para ayudarla, pero María Antonieta, colapsada de risa, ni siquiera podía levantar su asiento del musgo. Y entre dos carcajadas había gritado: “¡ve a buscar a Madame Noailles, que nos cuente como debe levantarse una reina de Francia cuando no sabe montarse sobre su burro!” y todos se habían reído insoportablemente.

Paire de pastels, Comte d’Artois Por Antiquités Franck Baptiste
Los paseos en burro de María Antonieta fueron un gran éxito. Los burros son animales útiles, pero a veces les toma ideas fijas como parar o salir del camino y hundirse en la maleza. Todos pudieron ser invitados, empezando por Artois y Provenza, los hermanos  del delfín. Incluso las damas compraron burros para participar en ocasiones. Y, Vermond observo, lo que nadie había planeado o querido, los burros eran excelentes para la popularidad de María Antonieta.

Los habitantes de Versalles y parisinos en un paseo estaban encantados cuando vieron pasar al delfín en su burro. El caballo era el atributo de los poderosos. La popularidad, pensó Vermond, nació y se nutrió con imágenes simples y simpáticas en las que la gente podía reconciliarse a sí misma.

domingo, 21 de marzo de 2021

LOUIS XVI VISITA EL PUERTO DE CHERBOURG (1786)

Luis XVI el 23 de junio de 1786, en Cherburgo, "The Sea King" sorprendió a los oficiales navales con la relevancia de sus comentarios. Óleo sobre lienzo de Louis Philippe Crepin, Palacio de Versalles.
Su decidida inclinación por la ciencia marítima llevo a Luis XVI a emprender su vieja a Cherbourg. El mariscal de Castries se había ido a reconocer por si mismo la situación y el éxito de las obras de Cherbourg, a  fin de satisfacer la ansiosa y  visionaria curiosidad del rey. El conde Artois también fue allí y a su regreso, comunico con su augusto hermano lo avanzado que estaba este proyecto marítimo.

Luis XVI abandono Versalles el 21 de junio para ir a Cherbourg, acompañado del príncipe de Poix, los duques de Villequier y Coigny. A su llegada a Houdan, recibió los primeros testimonios reales de sensibilidad que debían cumplirse en la provincia que iba a visitar. Su apariencia excito la sensación más universal, y la ingenua curiosidad de una inmensa multitud, que se apresuró desde todos los alrededores, lo hizo experimentar esas fuertes emociones que el amor de un pueblo siempre cusa tan seguramente a los príncipes bien nacidos.

El rey salió de su carruaje para responder al afán de verlo. Una buena mujer se arrodillo a sus pies para pedir ayuda en favor de una desafortunada madre de doce hijos, la tranquiliza, satisface su pedido; y esta mujer digna, lo apretó en sus brazos y rompió a llorar. “veo un buen rey –dijo ella- no deseo nada más en este mundo”.

Detalle de "Luis XVI visita las obras del puerto de Cherburgo el 23 de junio de 1786"por Louis-Philippe Crépin
La marcha de este día iba a ser muy largas, el rey quería llegar as Harcourt; los habitantes de los diferentes lugares por donde pasaba, apenas podían disfrutar de la vista de su soberano. Este príncipe vio sus arrepentimientos y trato de suavizarlos, ordenándole que redujera la velocidad a su carruaje, mostrándoles en su recepción cuanto era sensible a sus deseos. En Falaise, una deliciosa sorpresa lo esperaba; cincuenta muchachas jóvenes, vestidas de blanco y rosa, fueron la conmovedora procesión que recibió a la entrada de la ciudad. Las flores eran su ofrenda: cubrieron su carruaje, rociaron su camino.

Harcourt fue el gran punto de encuentro; habría recorrido diez leguas para contemplar a este monarca, cuyas virtudes aún se desconocían. El día ya estaba en declive; la ansiedad y la impaciencia agitaron a esta gran y ruidosa multitud de trabajadores, gente del pueblo y nobles, todos iguales en un día en que la presencia de su soberano era el objeto de  sus deseos.

Cherbourg espero con impaciencia la llegada, hacia las diez y media de la noche, los habitantes de la montaña anunciaron con sus gritos que este príncipe vendría. Se habían organizado iluminaciones en el largo camino que llevaba de la montaña a la ciudad, así como en la periferia del puerto y en el número infinito de edificios. Además, en el lugar donde su majestad debía pasar, se había hecho un pórtico acompañado de pirámides artísticamente iluminadas, y estos diversos puntos de vista, la mayoría nuevos para la ciudad, la sorprendieron gratamente.

el rey saluda a la multitud en Havre.
El mar estaba en calma, el aire sereno, el cielo brillante; todos los habitantes estaban agitados, presionados por el paso de su soberano, celebrando sus alabanzas y su feliz llegada; la iglesia misma apareció en toda su majestad, con el dosel y el incensario en la mano, persuadió que un buen rey en la tierra tiene los mismo derechos que la divinidad, que él representa.

En su camino hacia la abadía, el rey no se sintió menos halagado que sorprendido de encontrar a la duquesa de Harcourt, quien se apresuró a anticiparlo para disfrutar de la felicidad de recibirlo. Los mariscales de Castries y Segur también estaba allí, así como los duques de Liancourt, de Guiche y Polignac.

Después de haber escuchado misa, fue al sitio de la construcción, vestido con un abrigo escarlata, con el bordado de los tenientes generales, espolvoreado con flores de oro. Los oficiales navales lo estaban esperando; él ordeno que los pusieran en fila, y tomo sus  nombres con lápiz, diciéndoles amablemente: debemos conocernos.

A las tres y medias comenzaba a sentirse la marea; el rey se embarcó en una magnifica canoa que el duque de Harcourt había preparado. El bote navegaba lentamente, y sus dieciocho remeros lo enviaron pronto al lugar designado para la colocación del cono, donde su majestad a pesar de las primeras impresiones de este orgulloso elemento, observo detenidamente los preparativos.

Una vez realizado este examen, el rey observó la maravillosa construcción, a unos cincuenta brazos de distancia, en el lado oeste. Ascendió, gradualmente, que se había adaptado a su cumbre, y se colocó debajo de una carpa que se erigió allí. Fue a partir de esta eminencia que disfruto de la mirada más variada y encantadora de una inmensa extensión de mar, dorada por los crecientes rayos de sol; un escuadrón adornado con todos sus baluartes; de una multitud de naves nacionales y extranjeras, flámulas flotantes, que rodean el cono real y hacen que los gritos unánimes resuenen en los oídos del monarca. La vista de innumerables personas reunidas en la orilla, con los ojos fijos en su persona, los saludos combinados de la artillería de los fuertes y escuadrones, animaron esta magnífica imagen.

Finalmente, el rey abandono el mar, y su regreso fue señalado por una triple salva de los fuertes y escuadrón, así como por los fuertes aplausos de numerosas personas. El cuerpo municipal, una compañía de cincuenta jóvenes, todos vestidos de blanco, con pañuelos azules, con ramas de laurel, y niñas con el mismo vestido, cargando canastas rosas, esperándolo a la entrada de la ciudad. El desorden reino hasta que las líneas del regimiento de Artois se pusieron a la afluencia tumultuosa y causaron que el rey disfrutara el ojo interesante de su suite.

Fue en la capital de su provincia de Normandía donde la entrada del rey seria la menos solemne; esta ciudad había hecho todo lo posible para embellecerla. Un arco triunfal decoraba su entrada, las calles estaban decoradas con tapices y cincuenta jóvenes a caballo, con brillantes uniformes, se habían reunido para servir de escolta. A su llegada, el organismo municipal le entrego las llaves y el vino de honor.

El rey fue primero a la catedral: todo el clero, con atuendo sacerdotal, formo un recinto para recibirlo. Tan pronto como entro a la iglesia, se arrodillo; luego, en medio de esta venerable procesión, entro al coro y ocupo su lugar bajo un dosel, uniendo sus oraciones con las de miles de voces dirigieron al cielo para su preservación y felicidad.

El 29 de junio, regreso a Versalles. La reina le recibió en el balcón del palacio con sus tres hijos, gritos de “papa! Papa!” se escucharon desde el  balcón. El rey se lanzó apresuradamente de su carruaje para abrazar a todos. Estaba rojo con el éxito de su viaje, durante el cual había demostrado el conocimiento técnico y naval real en sus preguntas; en consecuencia se había comportado con una facilidad y bonhomía desconocida en Versalles.

domingo, 7 de marzo de 2021

NOSTALGIA POR AUSTRIA

La agitación perpetua de María Antonieta, sus caprichos incesantes, sus ataques de falsa autoridad en realidad escondió un vacío difícil de llenar. La delfina a menudo se entregó la nostalgia. La frustración continua de su matrimonio unida a la rígida etiqueta de Versalles, soñó con estar en Viena de nuevo, su madre, hermanas y hermanos, sus queridos amigos.

La lectura sobre Viena en los periódicos la puso al día en las noticias. Su amada ex institutriz, la condesa de Brandeis también la mantuvo en contacto con las cartas semanales hablando sobre los hechos de su madre y hermanos. Cuando María Antonieta quería enviar regalos a casa de sus viejos amigos, no fue aprobado por creer ser un gesto incensario. No obstante, insistió, por una vez más en salirse con la suya, estos dones eran actos de caridad.

Sobre el tema del conde Mercy y la recepción de los “alemanes”, la emperatriz enfatizo. ¿Por qué María Antonieta recibiría a su propio embajador tan rara vez, un hombre de tales cualidades, tan apreciado en la corte? ¿Por qué no mostrarse más favorable hacia los que la emperatriz le llama “su nación”? “créeme –escribió la emperatriz- los franceses te respetaran mucho más y te tendrán mucho más en cuenta si se encuentran con la seriedad y la franqueza de los alemanes. No te avergüences de ser alemán incluso hasta al punto de incomodidad”. Por lo tanto María Antonieta lleno con sus atenciones a los alemanes distinguidos y extendió su patrocinio a los menores que no tenían el derecho de comparecer en la corte. 
 
Los pensamientos de Schonbrunn o Laxenburg permeaban las cartas a su madre. Como bien la cascada en Schonbrunn debe ser! “si tan solo pudieras transportarme allí…”. Le encantaba que su madre le contara los detalles de las fiestas de verano en Laxenburg para que pudiera imaginarse a sí misma estando presente. La llegada de dos miniaturas de sus hermanos pequeños, Fernando y Maximiliano, situados en un rió, despertó recuerdos sentimentales; la delfina sería capaz de mantenerlos con ella “siempre”.

De la misma línea, María Antonieta mostró al gran general austriaco, el conde de Lacy, que estaba de visita en Francia por su salud, jarrones de porcelana decorados con vistas a los palacios austriacos. Y cuando la corriente de letras de la queridas Brandeis inexplicablemente seco en abril de 1773. María Antonieta estaba angustiada; ella se echó a llorar al enterarse que la condesa se había detenido por orden de la emperatriz. Mercy acordó ayudar, a condición de que Brandeis escribiera con menos frecuencia.

A medida que el Abad Vermont señalo con satisfacción, el francés hablado de la delfina, una vez acosado por frases y construcciones alemanas, había mejorado enormemente con su estancia real en el país. Ella ahora uso el lenguaje “con facilidad y vivacidad”. En una ocasión había saludado a la vista de la carta de su madre con la exclamación involuntaria de una infancia poliglota: “gracie a Dios” (gott sei húmeda). Unos años más tarde, maría Teresa considero necesario lanzar en sus cartas “un poco de alemán, así no te olvidas”. Incluso Mercy tuvo que admitir a la emperatriz que “la archiduquesa”, a pesar de que no había olvidado el idioma alemán, era incapaz de hablar correctamente, mucho menos leerlo o escribirlo.
 

Ella tuvo que contener las lágrimas cuando supo que le conde y condesa y Provenza fueron acompañar a madame Clotilde a Chambery. María Josefa iba a encontrarse con su familia durante dos semanas, con motivo del matrimonio de la hermana menor de Luis XVI con el príncipe de Piamonte. “eso es horrible para mí, no espero la misma felicidad”, la reina confió a su madre.

Envidiaba a su hermano Fernando, que había pasado varios días en Viena con su esposa. “esta idea es terrible para mí y me llena de amargura cuando pienso en mi país”, escribió de nuevo a la emperatriz. Austria sigue siendo el hogar de la reina de Francia, que parece haber abandonado su patria, todos sus sueños de la infancia y la sensación de seguridad tan dulce a causa de su formidable madre-soberana.

domingo, 21 de febrero de 2021

EL ARCHIDUQUE FERNANDO VISITA A SU HERMANA MARIE ANTOINETTE (1786)

Ferdinand Karl, Archduke of Austria-Este, Portrait by August Friedrich Oelenhainz, 1790
 Mientras el rey y la reina estaban atentos al juicio del cardenal de Rohan en el asunto del collar de diamantes, tuvo lugar en un contexto extraño una visita de la familia real, el hermano de María Antonieta, el archiduque Fernando y su esposa Beatriz D´Este, que, de incógnito como “el conde y condesa de Nellembourg” llegaron el 11 de mayo y se fueron el 17 de junio.

El archiduque Fernando, nació en Schonbrunn el 1 de junio de 1754, fue el amado hermano de María Antonieta, había crecido juntos, con tan solo un año de diferencia y eran compañeros de clases y juegos. Fernando era guapo y de buenos modales. El gobernador de Milán, Beltrame, impulsado a su vez por Kaunnitz, había convencido a Francesco D´Este para dar en matrimonio a Beatriz, heredera del ducado de Módena y Massa. “no veo en el horizonte ninguna mujer mas digna para mi querido hermano”, escribió José II a su madre.

Retrato de María Beatriz realizado por Anton von Maron,1772. Óleo sobre lienzo, Palacio de Versalles.
La boda se celebro en la catedral de Milán el 15 de octubre de 1771. Temporalmente recién casados se instalaron en el palacio del Broletto que María Teresa había construido en previsión de restauración de la residencia oficial en mal estado. La emperatriz entrelazo correspondencia con Beatriz, a través de espías que controlaban al joven Fernando, cuyo comportamiento no era muy ejemplar: el archiduque no era lo que se llama un devoto e indujo a su madre que le regañe a menudo. Mundano incurable y amante del teatro (fue versión masculina del carácter de su hermana María Antonieta). Amante de la justicia, el archiduque pronto fue muy querido en Milán.

Después de dieciséis años que no se veían, Fernando encontró a su hermana muy agitada debido al escándalo del collar y el embarazo de su cuarto hijo. La pareja no se alojo en Versalles, la reina se vio obligada a ser atenta anfitriona, organizando una noche de fiesta en Trianon en honor a su hermano.

Fernando y María Beatriz
La recepción mas lujosa fue ofrecida por el barón de Breteuil en Saint-Cloud. Los príncipes admiraron durante mucho tiempo su colección, especialmente la mesa ofrecida por María Teresa en la negociación de la paz de Teschen, con incrustaciones de todas las gemas que proporcionaban las montañas de Sajonia y Lusacia. Antes de salir, el archiduque recibió de su hermana un álbum de Claude Louis Chatelet donde ilustra el petit Trianon y sus edificios.

domingo, 31 de enero de 2021

JEANNE VALOIS: PRINCESA DE HARAPOS


Jeanne de Saint-Rémy nació el 22 de julio de 1756 en el castillo de Fontette, un pequeño pueblo de Champagne a unas treinta millas de al oeste de Troyes. Su padre, Jacques, el barón de Saint-Rémy, era descendiente de Henri de Valois de Saint-Rémy, un hijo ilegítimo del priápico Enrique II, el rey Valois que gobernó Francia desde 1547 hasta 1559. Enrique II dio permiso a los herederos de Saint-Rémy para lucir tres flores de lis de oro, el emblema de los reyes franceses, en sus escudos.

 Pero a fines del siglo XVII, la riqueza de la familia había sido diezmada. La ley de sucesiones francesa generalmente permitía que cada hijo reclamara una parte de la herencia de sus padres, lo que significaba que, sin una planificación financiera compleja, un patrimonio atractivo podría reducirse a astillas en menos de un siglo. A pesar de protestar por su derecho exclusivo a las tierras de su familia, Jeanne solo descendía del sexto y último hijo del segundo barón de Saint-Rémy. Su abuelo, Nicolas-René, había servido en la garde du corps de Luis XIV durante diez años, pero se había mudado a Fontette para casarse con la hija de un destacado funcionario local en la cercana Bar-sur-Seine. Los Saint-Rémys no tenían ni ganas ni dinero para rondar Versalles en busca de ascensos y lucrativas sinecuras.

El hosco y taciturno castillo de la familia surgía de entre una tonsura de nogales y estaba emplazado entre campos de avena y alfalfa. En Champaña, los Saint-Rémys vivían como si su antepasado real los hubiera dotado de ilimitados droits de seigneur, robando las propiedades de los vecinos e intimidando a las autoridades locales para que no actuaran. Pero a mediados del siglo XVIII, apenas podían ganarse la vida de su tierra. Las hambrunas que afligieron a Francia en 1725 y 1740 se comieron su capital, y se vieron obligados a vender parte de su superficie y su castillo poco a poco.

Es posible que los padres de Jacques tuvieran la intención de una pareja respetable para su hijo. Ciertamente se horrorizaron cuando Jacques sedujo o – más probablemente, dada su lasitud general, fue seducido por Marie Jossell, el ama de llaves analfabeto y seductor de la familia. Tenía “hermosos ojos azules a través de largas pestañas sedosas. . . sus cabellos oscuros cayeron en graciosa profusión sobre su hombro dibujando con la mayor ventaja la blancura natural de su piel”. Aunque evidentemente Marie estaba embarazada, Nicolas-René prohibió su matrimonio. Jacques no desobedeció a su padre, pero se negó a abandonar a su amante. Un hijo, también llamado Jacques, nació el 25 de febrero de 1755. Nicolas-René debió haber cedido porque la pareja se casó en Langres en julio. Jeanne nació casi un año después; Marianne llegó en 1757; y Marguerite siguió en 1759.

Entre la prodigalidad de Jacques y la peculación de Marie, no pasó mucho tiempo antes de que la familia se rompiera. En 1760, todas las propiedades de los Saint-Rémys habían sido vendidas o hipotecadas, y Marie estaba esperando otro bebé. La única opción de la familia era huir de sus acreedores. Marianne, demasiado joven para viajar y demasiado pesada para ser cargada, quedó colgada en una canasta frente a la ventana de la casa de su padrino Durand, un granjero comprensivo que había subsidiado discretamente a Jacques en el pasado. La familia se escapó del pueblo de noche y se apresuró a bajar por la carretera de París.

Al llegar, la familia se separó: los dos Jacques se fueron juntos, mientras que Jeanne se quedó con su madre. Marie no tenía deseos de trabajar si su hija perfectamente sana podía llenarse los bolsillos, por lo que Jeanne era enviada a mendigar todas las mañanas (esto no era nada inusual: entre la mitad y dos tercios de los mendigos en Francia en ese momento eran niños), su nombre que se supone que inspira curiosidad. Caminaba por las calles, chirriantes damas y caballeros, compadecerse de un pobre huérfano, descendiente directamente de Enrique II, de Valois, Rey de Francia, mientras Marie estaba cerca con una serie de tablas genealógicas para intrigar aún más a los apostadores. Desafortunadamente, los ciudadanos mundanos de París se mostraban escépticos con las princesas vestidas de harapos, y todo lo que Jeanne recibió por sus dolores fueron oleadas de insultos.

Jacques había planeado encontrar apoyo legal para la restitución de sus tierras pero, con la mente confundida por la bebida, no logró nada. La familia se trasladó a Boulogne donde el párroco, Abbé Henocque, accedió a ayudarlos a solicitar la corona, pero el optimismo no duró mucho, ya que Jacques fue arrestado por la policía. Las razones de esto no están claras, aunque puede haber sido porque sobre su título de Valois, se creía extinto. Al visitar a su padre en la cárcel, Jeanne lo vio “tendido sobre una cama de paja, su cuerpo demacrado, su tez cetrina y pellizcada, sus ojos lánguidos y hundidos, sin embargo, un destello tenue y pasajero parecía expresar la alegría en su corazón”.

Henocque pidió la liberación de Jacques, que finalmente ocurrió siete semanas después de su arresto. Para entonces, su constitución, ya carbonizada por el alcohol, se había derrumbado bajo la presión de la prisión. Lo llevaron al Hôtel-Dieu, el hospital de indigentes contiguo a Notre Dame. La perspectiva de recuperación allí era mínima: hasta seis personas se apiñaban en cada cama, los contagiosos empujones contra los convalecientes, pegajosos con el sudor de los demás. No pasó mucho tiempo para que Jacques expirara, con Jeanne a mano para registrar sus últimas palabras: “¡Mi querida niña! Temo que mi conducta les cause mucha desdicha en el futuro; pero déjame suplicarte, ante cada desgracia, que recuerdes que eres un VALOIS. ¡Aprecia, a lo largo de la vida, los sentimientos de ese nombre y nunca olvides tu nacimiento! - Tiemblo. . . Tiemblo ante la idea de dejarte al cuidado de tu madre!”.

Es extremadamente improbable que Jacques de Saint-Rémy pronunciara alguna vez estas palabras, empapado de sentimentalismo untuoso. No logró proteger a su hija mayor de la violencia de su madre durante su vida y, por lo poco que se puede extrapolar de su carácter, defender la reputación de los Valois no fue su principal motivación. Sin embargo, eso no debería ocultar el efecto desgarrador de la muerte de Jacques en Jeanne y sus repercusiones a lo largo de su vida. Puede que su padre no estuviera a la altura del apellido, pero Jeanne lo declamaba cada vez que salía a mendigar. Desde pequeña habría marcado el contraste entre su linaje y los medios a los que se había visto reducida para mantener a sus familiares. “la noble sangre de los Valois que fluye por mis venas opuestas, como un torrente indignado, tal degradación “, recordó. La ambición posterior de Jeanne solo puede entenderse a la luz de su deseo de comportarse como una Valois.

En marzo de 1762, tres meses después de la muerte de Jacques, Marie y sus hijos se mudaron a Versalles. Jeanne reanudó la mendicidad, pero se anticipó al acoso oficial al congraciarse con la familia del jefe de policía, Monsieur Deionice. Su esposa e hija la prodigaron con comida, juguetes y monedas de repuesto, aunque su éxito probablemente se basó más en las visitas regulares de Deionice al dormitorio de Marie: cuando Marie se fue con Jean-Baptiste Ramond, un apuesto soldado de Cerdeña, Jeanne ya no se sintió bienvenida en la casa Deionice.

Cuando Jeanne no pudo reunir suficiente dinero, se le ordenó dormir en la calle. Si intentaba evadir a su madre y su padrastro, Ramond la perseguía y la arrastraba a casa, donde Marie la golpeaba con una vara empapada en vinagre que le desgarraba la espalda con astillas.

Ramond se mudó a París con Jacques para maximizar la rentabilidad de los niños. Se apropió de los títulos del niño y se autodenominó barón de Valois, pero fue arrestado repetidamente por mendigar. En la tercera ocasión, las autoridades decidieron emplear un disuasivo más eficaz: fue condenado a la picota durante veinticuatro horas y luego desterrado de la ciudad durante cinco años. Al enterarse del inminente exilio de su amante, Marie se apresuró a unirse a él para darle un abrazo final, dejando a sus dos hijas pequeñas con una bolsa de avellanas y una alegre promesa de que regresaría dentro de una semana. Nunca la volvieron a ver.

El bondadoso sacerdote Abbé Henocque acogió a Jeanne y sus hermanos y obtuvo el patrocinio de una rica familia noble, que pagó su educación en un convento. El propio relato de Jeanne llega a un destino similar, aunque por una ruta más pintoresca. Después de la desaparición de Marie, las pequeñas ratas callejeras corrieron como de costumbre, acosando a cualquiera que pudieran encontrar por una moneda. Cualquier inquietud que pudieran haber sentido por su abandono debe haber sido aliviada por la desaparición de cualquiera que pudiera golpearlos con un arma improvisada a la menor provocación.

Había pasado casi un mes cuando un carruaje se detuvo junto a una pequeña y pálida niña de seis años, parada al costado de un camino rural y gritando que era la última reliquia de los Valois. El vehículo contenía al marqués y la marquesa de Boulainvilliers, quienes le pidieron a Jeanne que se explicara. Mientras ella contaba su historia, el rostro del marqués se torció con incredulidad, pero su esposa le dijo a Jeanne: "si dices la verdad, seré una madre para ti". Cuando las afirmaciones fueron corroboradas por sus vecinos y Henocque, Jeanne, Jacques y Marguerite fueron enviados al castillo de los Boulainvilliers en Passy, ​​donde los lavaron, vistieron, les dieron camas adecuadas con sábanas de lino limpias y les presentaron a las hijas de la marquesa, quienes se les dijo que las consideraran hermanas.

La propia Jeanne tenía razones para afirmar que los Boulainvilliers la habían adoptado de manera efectiva, no solo tratada como un proyecto caritativo distante financiado a instancias de un anciano cura amable. Su entrada en la familia ofreció, tanto como cualquier documentación oficial, el reconocimiento de sus merecimientos y desafió a las autoridades a que la apoyaran con un lujo comparable. Aunque su historia parece un cuento de hadas, tiene corroboración de otros sectores.

Los tres hermanos fueron enviados a un internado. Jacques finalmente se unió a la marina y Jeanne hizo “rápidos avances en todas las ramas de la educación femenina, particularmente por escrito”, pero Marguerite murió durante un brote de viruela. Los Boulainvilliers huyeron de París asustados y Jeanne no los volvería a ver hasta dentro de cinco años. Su maestra, madame le Clerc, aprovechó la reclusión de la marquesa para obligar a Jeanne a la servidumbre: «Fui a buscar agua; Froté las sillas, hice las camas; en resumen, hice todos los trabajos serviles de la casa. . . en las diferentes ocupaciones del lavado, planchado, limpieza, enfermería”. Finalmente fue rescatada por la marquesa, pero su deseo de estar encerrada en la familia no fue concedida. Pronto fue aprendiz de varios profesionales, primero de una costurera y luego de un fabricante de mantuas (vestidos holgados). Es evidente que la marquesa quería que Jeanne aprendiera un oficio para poder mantenerse de forma independiente y con dignidad, y la costura era la profesión más prometedora para las mujeres sin riqueza.

A pesar del desaliento de Jeanne por sus perspectivas, el Boulainvilliers había estado presionando por su causa. Bernard Chérin, el genealogista real, conocido por ser “minucioso en sus investigaciones e inflexible en sus juicios”, confirmó que Jacques y Jeanne descendían de Enrique II. En diciembre de 1775, Jacques, que ahora tiene veinte años, fue presentado a Luis XVI por el primer ministro, el conde de Maurepas. Ningún monarca se complace en que le recuerden la existencia de los tenaces vástagos de una dinastía anterior, pero el rey concedió a Jacques y sus hermanas pensiones de 800 libras al año. Jacques fue comisionado como teniente de la marina y partió hacia Brest en abril de 1776.

La pensión significó que Jeanne ya no dependía de la beneficencia de los Boulainvilliers. No es que ella estuviera agradecida. Ella descartó la cantidad como “insignificante”. Pronto su nueva familia no estaría en condiciones de ayudarla más. Un pequeño consuelo llegó cuando la marquesa diseñó un reencuentro entre Jeanne y su hermana Marianne, que se habían visto por última vez quince años antes. Las dos niñas se mudaron brevemente a un convento benedictino antes de ser trasladadas, en marzo de 1778, a la Abbaye Royale en Longchamp, un tipo de fundación completamente diferente. Longchamp sirvió como una escuela de acabado aristocrática.

Cuando llegó Jeanne, Longchamp ya no era un partido permanente y se resistió a sus restricciones. Se dio cuenta de que la abadía no estaba destinada a pulirla en preparación para violar la sociedad de la corte con los Boulainvillier a sus espaldas; era, en cambio, la culminación de la generosidad de la marquesa, un lugar donde la preservarían gentilmente. Pero Jeanne tenía pocas ganas de pasar su vida entre los recuerdos de solteronas que ya habían pasado la edad de casarse. Cuando la abadesa comenzó a presionarla para que se quitara el velo, ella y Marianne planearon su escape.

En el otoño de 1779, Mademoiselle de Valois (Jeanne) y Mademoiselle de Saint-Rémy (Marianne), con doce libras entre ellas, se alojaron en la Tête rouge de Bar-sur-Aube. Jeanne había persuadido a la marquesa de Boulainvilliers de que mudarse a Bar le permitiría continuar con sus derechos sobre la propiedad de su padre. La marquesa consintió la partida de las hermanas y escribió a una conocida, Madame de Surmont, la esposa del preboste de la ciudad, pidiéndole que cuidara de Jeanne y Marianne. Las chicas estaban convencidas de que, como los protegidos de una gran dama, serían recibidos con arrebatos de admiración, sin embargo, a pesar del respaldo de la marquesa, Madame de Surmont desconfiaba de los recién llegados (tal vez debido a la maldita reputación de su padre). Ella fue persuadida de mala gana para que la visitara, y se sorprendió al encontrarlas recatadas y atractivas. Jeanne causó una impresión sorprendente en todos los que conoció, especialmente en los hombres. Jacques Beugnot, un abogado recién calificado, fue uno de los que la persiguieron. Más tarde, después de ser ennoblecido por Napoleón y servir en el gobierno de Luis XVIII, recordó su rudo encanto:

“Ellano era lo que uno llamaría hermosa. Era de estatura media, pero esbelta y compacta. Tenía los ojos azules llenos de expresión, bajo unas cejas negras muy arqueadas, un rostro ligeramente alargado, una boca ancha pero llena de dientes excelentes y, como es propio de alguien como ella, su sonrisa era encantadora. Tenía manos hermosas y pies muy pequeños. Su tez era notablemente blanca. Por una curiosa circunstancia, la naturaleza, al hacer su garganta, se había detenido a la mitad del negocio, y la mitad existente hacía que uno añorara el resto. Le faltaba algún tipo de educación, pero tenía un gran ingenio, que era vivo y astuto. Luchando desde su nacimiento con el orden social, había desafiado la ley y apenas respetaba mucho más la moral. Uno la vio jugando con ambos de manera completamente instintiva, como si no tuviera ni idea de su existencia. Todo esto creó un todo aterrador para el observador, que resultó seductor para la clase de hombres que no mira demasiado de cerca”.

Marianne, en cambio, era rubia, regordeta, plácida y marcadamente estúpida, insistente en ser tratada con deferencia. Al principio, Madame de Surmont estaba tan cautivada por la pareja que, a pesar de las objeciones de su marido, que resultó ser perspicaz, los invitó a quedarse una semana mientras buscaban alojamiento. Las muchachas se sintieron como en casa con demasiada facilidad: al día siguiente de su llegada, madame de Surmont les prestó un par de vestidos; a la mañana siguiente descubrió que se habían quedado despiertos toda la noche modificándolos. Jeanne y Marianne se quedaron mucho más tiempo que la bienvenida.

Nicolás de La Motte era sobrino de Madame de Surmont. Su padre, un intendente del ejército, había sido asesinado en 1759 en la Batalla de Minden durante la Guerra de los Siete Años, y su madre se mantenía con una pequeña pensión. A la edad de quince años, ya pesar de medir sólo cuatro pies y nueve pulgadas, Nicolás se unió al regimiento de su padre y fue guarnecido en Lunéville en Lorena. Francia ya no estaba en guerra, por lo que Nicolás se dedicó diligentemente a las ocupaciones en tiempos de paz de los oficiales militares inactivos: duelos y juegos de azar. A la edad de veintisiete años regresó a Bar para vivir con su madre.

De baja estatura, fornido y de piel oscura, Nicolas era vivaz y de buen humor, si no dotado de las mentes más agudas. Incluso Beugnot, que pensaba que Nicolás era feo, admitió que, “a pesar de esto su rostro estaba amable y dulce”. Conoció a Jeanne cuando actuaron juntos en una producción amateur de The Prodigal Son de Voltaire. Como suele ocurrir en el teatro, las pasiones en el escenario llevaron a enredos entre bastidores. Jeanne percibió en el comparativamente mundano Nicolas una forma de vida más expansiva que la que se ofrece en Bar.

Continuaron su aventura en privado, pero las cosas se complicaron cuando Marianne, después de pelearse con los Surmont, se fue a vivir a un convento, lo que permitió a Madame de Surmont entrenar todos sus poderes de vigilancia en Jeanne. Sin embargo, la pareja se vio lo suficiente como para que Jeanne quedara embarazada, y no hubo más opción que casarse, aunque esta solución no atraía mucho a las partes interesadas. La madre de Nicolás había esperado que su hijo pudiera atrapar a una esposa rica para pagar sus deudas; Jeanne debió darse cuenta de que un buen matrimonio le ofrecía una de sus únicas oportunidades de escalando la escala social.

Nicolás, sin un centavo y completamente vulgar, no la ayudaría en absoluto a ascender. Sin embargo, Jeanne no era de las que sacrificaban beneficios inmediatos por consideraciones a largo plazo: la boda la protegería del oprobio de algunos de sus vecinos y ofrecería un escape de la mezquindad provinciana que comenzaba a irritar. Nicolás, por su parte, vio que la respetabilidad de tener una esposa podría hacerle ganar un ascenso.

Nicolas y Jeanne se casaron el 6 de julio de 1780 a la medianoche, de acuerdo con la costumbre local. Jeanne había hipotecado su pensión real durante dos años para no escatimar en las celebraciones. Después de la ceremonia, la pareja, sin ninguna justificación, se acuñó el conde y la condesa de La Motte (de hecho, había nobles La Mottes viviendo en Bar que no eran parientes de Nicolás

No tenía mucho sentido adoptar un título si no podía mantenerse con estilo, pero La Mottes no tenía fuente de ingresos. Poco después de la boda, Jeanne dio a luz mellizos, bautizó a Jean-Baptiste y Nicolas-Marc, que fallecieron a los pocos días. Cualquier pena que debió haber sentido se habría atenuado con el alivio de no tener que alimentar dos bocas más. También es posible que las muertes le hayan causado cierto resentimiento: la habían canalizado al matrimonio con Nicolás para legitimar a sus hijos; cuando no sobrevivieron, es posible que se arrepintiera de haberse atacado a un hombre torpe que obstaculizó su búsqueda de aceptación. Llama la atención que Jeanne, a pesar de su vida sexual despreocupada y ecléctica, nunca volvió a concebir, como si el doble abandono, por parte de sus padres y sus hijos, la dejara deseando no rendir cuentas a nadie.

Nicolas ya no pudo justificar su ausencia de su regimiento y en abril de 1781 regresó a Lunéville. Jeanne se alojó con los benedictinos locales, aunque no por un repentino reflujo de piedad: fue un intento ineficaz de Nicolas para detener su coqueteo con sus compañeros oficiales. Incluso en el convento Jeanne “se entregó a la altura de todos los placeres “, incluidos los administrados por el comandante de la guarnición, el marqués de Autichamp. Humillado y asfixiado por deudas que ninguna renegociación pospondría, Nicolás dejó Lunéville para siempre, con su esposa y sin saber qué hacer a continuación.

Llegó ayuda de los Beugnot. El padre de Jacques conservaba recuerdos sentimentales de Jeanne cuando era una niña harapienta, y su preocupación se reavivó ahora que era imposible que su hijo se casara con ella. Prestó a La Mottes 1.000 libras, que decidieron utilizar para financiar una campaña para recuperar la tierra que los antepasados ​​de Jeanne habían talado. Nicolas iría a Fontette para investigar de primera mano; Jeanne fue a París donde “pondría los descubrimientos de su marido para un buen uso “.

A fines del verano de 1781, los La Motte fueron acosados ​​por sus acreedores y se dirigieron a la única persona que poseía los medios y la inclinación para ayudarlos: la marquesa de Boulainvilliers. Entendieron que estaba en Estrasburgo, pero Nicolás y Jeanne se enteraron al llegar que estaba a treinta millas de distancia, alojada en Saverne con el obispo local, el cardenal Louis Réné Edouard de Rohan.

domingo, 17 de enero de 2021

MARIE ANTOINETTE VISITA LA TUMBA DE JACQUES ROUSSEAU (1780)

Filósofo, escritor, músico, Jean Jacques Rousseau siempre fue un irregular en la sociedad de su tiempo: orientado, desde su infancia, a las condiciones más bajas, se vio reducido a vivir con recursos cuando vino a buscare fortuna en parís, hasta que las creaciones de su genio surgieron repentinamente de esta dolorosa situación, y lo convirtieron en el filósofo cuyo poderoso trabajo contribuyo, para usar la expresión de Goethe, “para hacer pensar al mundo entero”.

El 2 de julio de 1778, cuatro días después de cumplir los sesenta años, salió a dar un paseo por la mañana, y cuando volvió, mientras se preparaba para dar una clase de música, se quejó de que sentía un hormigueo en los pies, escalofríos por la espalda, malestar en el pecho y un terrible dolor de cabeza. A las once moriría de apoplejía.

El 4 de julio de 1778 fue enterrado a medianoche a la luz de las antorchas en la pequeña isla de los álamos, en el corazón del parque que hoy lleva su nombre.
Fue enterrado el 4 de julio en una diminuta isla en el lago del parque de Ermenonville. La noticia de la muerte de filósofo se propagó rápidamente. La noche de la ceremonia de entierro fue sin duda impresionante: decenas de campesinos rodearon el estanque con antorchas. El marqués de Girardin recordó más tarde que la tumba “se convirtió esta estancia encantada en un lugar de peregrinación para una variedad de viajeros”.

Fue el mismo instinto que llevo a María Antonieta, con un grupo de cortesanos (pero sin el rey), para visitar la tumba de Rousseau el 14 de junio de 1780. Ella había expresado en una carta: “ya la mitad de Francia ha visitado Ermenonville”. La correspondencia de Grimm informa la estancia hecha por la reina allí: “la reina estaba viendo en estos días los jardines de Ermenonville, acompañados por un pequeño grupo, excepto el rey. Sabíamos que había dejado el tiempo suficiente en la isla bendita donde reposa las cenizas de Rousseau, y anhelábamos persuadirla que la devoción a la memoria del santo filosofo había sido el tema principal de la peregrinación... se consideró la tumba sencilla en su arquitectura y de buen gusto, el sitio que rodea el lugar irradia una dulce melancolía y un romanticismo”.

Sus restos fueron trasladados ceremonialmente al depósito de héroes nacionales del Panteón en París en 1794.
En 1774, la convención transfirió al panteón los restos del filósofo, que influye en los revolucionarios, su pensamiento se encuentra en particular en la declaración de los derechos del hombre y de los ciudadanos. Se organizó una procesión del 9 al 11 de octubre, escoltado sus restos por la  multitud. Su panteonización fue una gran fiesta nacional durante varios días. Su cuerpo estuvo expuesto en el jardín de las Tullerias antes de entrar en la cripta del panteón, frente a Voltaire.

domingo, 13 de diciembre de 2020

CUANDO MOZART PROMETIÓ A MARIE ANTOINETTE CASARSE CON ELLA (ANÉCDOTA 1762)

 
Tras el éxito de su primer debut en Munich, tocando para el talentoso elector Maximiliano III de Baviera, Wolfgang Amadeus Mozart, de seis años, se dirigió a la corte Imperia de Viena el 6 de octubre de 1762. La música ocupaba un lugar importante en el entretenimiento de la familia imperial, además de alentar a los músicos. Wagenseil era maestro de la capilla del palacio y fue el encargado de invitar al “niño prodigio” ante sus majestades.

Acompañado por sus padres, Leopold Mozart y María Anna Mozart, así como su hermana mayor, el concierto que el joven Mozart ofrecería en la residencia imperial de verano de los Habsburgo, el Schonbrunn a las afueras de Viena, significó que una de las muchas salas del palacio podría reclamar un lugar significativo en la historia de la música. También fue en cierto modo, simbólico de la relación duradera pero tensa que el propio Mozart tendría con la familia imperial, ya que a pesar de las muchas ocasiones en que sus obras tenían conexiones con eventos esenciales en la vida de la imperial familia, nunca logro el patrocinio comprometido que pudo haber esperado. 


Como Leopold Mozart informo a su propietario y amigo, Lorenz Hagenauer: “a las 11 en punto de esa misma noche (10 octubre 1762) recibí ordenes de ir a Schonbrunn el día 12. Pero al día siguiente recibí nuevas instrucciones para ir allí el 13”.

Un miembro de la familia imperial, el archiduque Leopoldo de Toscana fue escuchado por Leopold Mozart en la ópera, diciendo que había “un niño en Viena que toca el teclado muy bien…” Leopold Mozart describe como se le conto al archiduque José sobre el concierto de los niños Mozart en el camino en Linz, quien él mismo le conto a su madre, la emperatriz María Teresa. La mención de “esa misma noche” muestra que la fama de los niños ya había llegado a la capital antes de anunciar su llegada.
 

La sala donde se celebró este legendario concierto se cree tradicionalmente que fue la llamada “sala de los espejos”. Esta importante actuación de los niños de Mozart, como sujetos de Salzburgo antes que su propia familia imperial, tuvo lugar un año antes de lo que sería la versión musical de la “gran gira” de la familia de Mozart, que duro más de tres años, desde junio de 1763 hasta noviembre de 1766 llevo a Mozart a muchas de las grandes ciudades europeas.

El concierto tuvo lugar entre las 3 y las 6 de la tarde, el esposo de María Teresa, el emperador Francisco Esteban, desafío a Mozart (que tocaba con un dedo en un “teclado cubierto”), entrando desde la “habitación contigua” y llenado a Leopold Mozart a ver a la “infanta” (probablemente a la archiduquesa Isabel de Parma) que tocaba el violín. Los principias fueron particularmente afables. “fuimos recibidos por sus majestades con tanta amabilidad que, si le dijeren en detalle, no dejaríamos de tomar mi historia por una fábula” escribió el padre de Mozart a uno de sus amigos. 


Wolfgang toco el clavicordio para la emperatriz María Teresa, el emperador Francisco Esteban, varios miembros de la aristocracia, el compositor de la corte Georg Christoph Wagenseil y la mayoría de los niños imperiales, algunos de ellos de la misma edad que los niños Mozart. Tras su magnífica ejecución se bajó del asiento con tan mala pata de tropezar y caer de bruces al suelo.

El estirado protocolo no contemplaba este tipo de situaciones en un acto social, por lo que todos los presentes quedaron parados sin saber qué era lo que debían hacer frente al niño que estaba tumbado sobre el piso. En ese momento, María Antonieta (penúltima hija de la emperatriz, de los 16 que tenía) que era un par de meses mayor que Mozart se saltó el protocolo y acudió a ayudar a levantar al pequeño. 


“eres buena, quiero casarme contigo”, le dijo a la princesa. “por gratitud”, respondió a la emperatriz que se rio cuando le pregunto porque quería casarse con su hija. La anécdota ha sido repetidamente reportada. Nada permite autenticar, pero es muy probable. En Viena se sabía del distanciamiento del protocolo y la educación que recibió la archiduquesa no rompió la espontaneidad de su carácter.

La joven archiduquesa Josefa, que trágicamente moriría temprano de viruela, tomo al pequeño Wolfgang de la mano y “lo llevo de un lado a otro en sus habitaciones”. Leopold Mozart informo con orgullo: “Wolferl (Wolfgang) salto al regazo de la emperatriz, la agarró del cuello y la beso de forma correcta”. Esto debe haber sido realmente un placer para la emperatriz, ella misma “insaciable” cuando se trataba de niños y ella misma la madre de muchos príncipes.
 

Dos días después, llego un correo imperial con regalos para los niños de Mozart. El joven Mozart estaba pintando con su vestido de gala, un atuendo de seda color lila que había pertenecido al pequeño archiduque Maximiliano, aproximadamente de la misma edad que Mozart. Este fue un regalo de su emperatriz además de un pago de 100 ducados por su actuación.