domingo, 1 de octubre de 2017

EL MATRIMONIO DE MADAME CLOTILDE CON EL PRÍNCIPE PIAMONTE (1775)


 La princesa María Adelaida Clotilde nació en Versalles el 23 de septiembre de 1759. El nacimiento de la niña fue tan precipitado que altero todas las reglas de la etiqueta del tribunal. La delfina Maris Josefa no pensó en dar a luz en el corto plazo e imputo la contaminación habitual al final de todo embarazo. Una niña nació en presencia de su padre, el delfín Luis Fernando.

Inmediatamente después del bautismo, la niña es entregada a la institutriz de los hijos de Francia. Cuatro jóvenes príncipes tienen el honor de contemplar a su nueva hermana pequeña: Luis José, de ocho años, duque de Borgoña; Luis Augusto, de cinco años, duque de Berry; Luis Estanislao Javier, de tres años y medio y Charles Philippe de un año y medio. Mientras la madre se está recuperando, el padre parece regocijarse con la llegada de su hija después de una cascada de chicos.

Clotilde retratado a los tres años junto a su hermano el conde Artois, dos años mayor. François Hubert Drouais representa a los niños despreocupados en compañía de una cabra en una felicidad pacífica y bucólica.. Esta imagen es probablemente demasiado idílica para ser verdad.
La princesa pronto revelo un temperamento placido y dulce, fundamentalmente bueno y generoso. Su educación religiosa y las reglas del decoro al alto grado de perfección inherente a su rango real le dieron el sentido de la rectitud, el deseo de aprender, la caridad, la ignorancia del vicio y el deseo constante de permanecer ocupada. Estos principios de la educación inculcados a una edad temprana en la mente de una niña impregnaron el curso de su vida por venir.

La tuberculosis golpeo a los niños de Francia. El delfín Luis Fernando murió a sus treinta y seis años el 20 de diciembre de 1765. La delfina le sobrevivió quince meses y murió el 13 de mayo de 1767. A partir de entonces, las princesas Clotilde y Elisabeth se acercaron instintivamente a la persona más cercana a ellas en su vida cotidiana, su institutriz, la condesa de Marsan.

Clotilde alcanzo los diez años de edad el 23 de septiembre de 1769. Ella era solo una princesa niña, pero ya se estaba formando proyectos informales de matrimonio. Sin duda todavía no tiene conocimiento de lo que se proyecta para ella. Más concretamente, su entrada oficial a la corte está avanzando rápidamente y corresponde a la condesa de Marsan instruirla en los detalles más pequeños sobre el protocolo vigente en Versalles. Por otra parte, la apariencia de Clotilde no le presto ventaja. Sus facciones, demasiado adornadas con una gran comodidad subrayada por los ojos sombreados por una vigente suavidad. La cara entera reflejaba un mentón pesado, un ovalo incierto, una nariz ligeramente larga y delgada. La única belleza era poseer una hermosa cabellera y abundante como su difunta madre. En los albores de la adolescencia, Clotilde era anormalmente regordeta. Según madame de Campan: “esta princesa era tan grande en su infancia que el pueblo le había dado el sobrenombre de madame Gros”.
 
madame Clotilde tocando la guitarra.
Muy pronto su presencia es necesaria durante las múltiples ceremonias de etiqueta y las fiestas que marcan el ritual monárquico de la dinastía. El 24 de abril de 1770, asistió al matrimonio de sus primos, el duque de Borbón con Luisa Batilde de Orleans. Estas bodas principescas, sin embargo, representan solo un anticipo del matrimonio de su hermano Luis Augusto con la archiduquesa de Austria María Antonieta prevista para el 16 de mayo.

En septiembre de 1773 debido a los rumores sobre su matrimonio con el príncipe Carlos Emmanuel de Saboya hicieron que la señora Marsan preparara a su alumna para su futuro papel de esposa de un príncipe heredero de una monarquía extranjera. Fue en el corazón de esta vida pacifica que el 10 de mayo de 1774, llego a golpear a Francia y la familia real la muerte del viejo Luis XV. El delfín tomo el nombre de Luis XVI, sin embargo la vida continúo sin cambios, ciertamente una nieta de un rey, se convirtió en la hermana de un rey reinante, pero por los méritos de su vida cotidiana se mantuvo sin cambios. Sin embargo, en las salas, la cuestión de su matrimonio con el príncipe de Piamonte continúo agitando a la familia real y los ministerios.

Charles-Emmanuel IV de Saboya, rey de Cerdeña.
En Versalles, el nuevo ministro de relaciones exteriores, el conde Vergennes era favorable a una tercera alianza con la casa Saboya. Creía que la presencia de una princesa francesa de Turín contrarrestaría la influencia expansionista de los Habsburgo en la península italiana. La emperatriz María teresa había colocado dos de sus hijas en los tronos de Parma y Nápoles, mientras que dos archiduques ocuparon posiciones estratégicas soberanas en la toscana en Florencia, Módena y Milán. Por su parte, la casa Saboya había escapado por elección política de las aberturas de Austria, el rey Víctor amadeo III había dado prioridad a la alianza francesa por haber concedido dos de sus hijas a los borbones.

El juego no se jugó por adelantado y las negociaciones matrimoniales entre los franceses y los estados Piamontés todavía estaban funcionando. Luis XVI, como su ministro Vergennes, triunfo en esta alianza, pero al otro lado de los Alpes, Víctor amadeo III, seguía dudando sobre el rumbo que había que tomar. Un año antes, en marzo de 1773, su embajador, el marqués de La Marmona le escribió: “por el tamaño y la figura, no hay más hermosa princesa que la señorita Clotilde, ya sea por sus rasgos o por la gentileza, las gracias, la comodidad de su mente y el carácter”.

Víctor amadeo no tenía ninguna duda, pero el sólido cuerpo de Clotilde lo dejo perplejo y es posible que el joven Charles Emmanuel de Saboya tuviera algunas objeciones. Así que fueron las opulentas formas de “Gros madame” las que despertaron tantas dudas en la corte de Turín.


Fue sin contar la buena voluntad dinástica de las cuñadas de Clotilde que entraron en silencio en la escena para unir a la princesa con su hermano Piamonte. Tan pronto como Luis XVI, montado en el trono, la condesa de Provenza intrigaba bajo su mano. Junto con el embajador de Cerdeña, el conde Viry, eran conscientes de los prejuicios de María Antonieta, hostil en principio a un tercer matrimonio de Saboya y “hostigamientos que la reina no podía mas que despertarlos”. Al comienzo del reinado de hecho, Luis XVI aprecio lo suficiente a su hermana, que según Viry era “muy avergonzado, o en ocasiones le daría señales de amistad y confianza”.

A principios del año 1775, las negociaciones diplomáticas estaban muy avanzadas y Víctor amadeo III delego en Versalles dos personas de confianza para juzgar a “Gros madame”. Las conclusiones del SR. de Saint-Germain y de madame de Aglie, gobernador y camarera del príncipe de Piamonte, convenció al rey de Cerdeña, que consideraban que “si la objeción fuese su excesivo tamaño, un carácter excelente lo compensaría”. De Turín a Versalles se decidió el matrimonio. La ceremonia por procuración, después la partida de Clotilde para Saboya y luego para Italia se fijó para el mes de agosto. Solo seis meses separaron los últimos momentos de Clotilde en Francia y la recepción de su nuevo país a una princesa de quince años.

Charles Emmanuel IV, by Giovanni Panealbo
El matrimonio de Clotilde causaría un gran dolor a María Antonieta. Durante el mes de julio se enteró de la partida del conde de Provenza y su esposa, quienes fueron autorizados a seguir a la nueva princesa Piamonte a su país de adopción y permanecer “una quincena de incognito”. La reina escribió que “es espantoso que no pueda esperar la misma felicidad”. María Antonieta pisoteada, se había encerrado en sus aposentos para llorar, mientras el conde y condesa de Provenza expresaban su alegría. No podía dejar de pensar que María Josefina vería a su familia de nuevo, mientras que su hermano José era lento para visitarla.

La boda de Clotilde fue un matrimonio estatal, pero dos ceremonias simbólicas precedieron a sus consagraciones. El 8 de agosto de 1775, la petición oficial fue hecha por el conde Viry en el nombre del rey Víctor amadeo III. El señor de Tolozan, presentador de los embajadores en Versalles y el príncipe de Marsan, le dieron la bienvenida al embajador en gran pompa, enmarcado por los setos de honor de los guardias franceses y de los guardias suizos. Desde la sala de los embajadores, Viry, enmarcado por la suite Piamontesa y escoltada por los guardias de la Porte, entro en la escalera de mármol para entrar en el gabinete real. Luis XVI y Viry intercambiaron las fórmulas de uso de cortesía “pero la solemnidad de la ceremonia fue, sin embargo, templado por los sentimientos del rey”. La cesta de la presente es hermosa, hay 1,5 millones de libras de diamantes. Ese día el embajador ofreció a madame Clotilde en nombre de su prometido, el príncipe Piamonte, dos brazaletes de diamantes.

Grabado que representa al príncipe ya la princesa del Piamonte.
El 11 de agosto, en honor antes de su partida, Clotilde es presentada por María Antonieta en la opera. La ceremonia de compromiso tuvo lugar en un ritual similar al de la presentación, en presencia de la soberana, la reina, los príncipes y las princesas y sus servicios de honor, Clotilde fue el centro de todos los ojos del gabinete del rey, la princesa entro y le dio al conde Artois una mano, mientras que madame Elisabeth llevaba la cola de su manto de gasa dorada, Vergennes y Malesherbes, hicieron publica la lectura del contrato matrimonial y la dote se fijó en tres millones de libras. El 21 de agosto se llevó a cabo el matrimonio por poder de acuerdo con una codificación invariable de la corte de Francia durante generaciones.

En cuanto a la reina de Cerdeña, le escribió desde Versalles que “el tiempo se acerca y me entrego por completo al estudio para complacer a su majestad y ofrecerle toda mi atención”. En Choisy, Elisabeth estaba tan aferrada a Clotilde en el momento de la partida que María Antonieta tuvo que separar suavemente de su hermana amorosa. La princesa de Piamonte se marchó al fin, pero antes de llegar a Saboya comenzó un largo viaje. Como de costumbre, los servicios de la casa del rey habían organizado todos los preparativos por adelantado. Más de cien personas acompañaron a la hermana de Luis XVI.

Matrimonio de Marie Clotilde de Francia con el príncipe de Piamonte en agosto de 1775
Como su institutriz, madame de Marsan siguió a su alumna, pero su tarea terminaría allí. Clotilde se despidió de su familia, de Versalles, de la corte, de Francia, pero desde lo más profundo de su carruaje, los sentimientos la animaron, cuando los primeros movimientos de las ruedas de su carruaje se sacudieron hacia su nueva patria.

En Pont-Beauvoisin en los Guiers, que marca la frontera natural entre Francia y el ducado de Saboya, se llevó a cabo la ceremonia ritual de la hermana de Luis XVI y dignatarios diligentes por Víctor amadeo III. La noche del 5 de septiembre fue ocupada por la presentación de la nueva casa de honor de la princesa Piamonte. Grandes damas de la corte de Turín se sumergieron en una reverencia ante Clotilde. Luego hubo fuegos artificiales y una gran cena que unió las suites francesa y piamontesa.

Miniaturas de Marie Clotilde y su esposo, Charles Emanuel
Fue el 6 de septiembre de 1775, que la ceremonia se celebró en todas sus formas. A ambos lados de ella frontera, los oficiales rindieron honores mientras Clotilde pasa por debajo de un arco de triunfo en el puente de Ghiers que marca la entrada en el territorio Saboya. Desde el palacio temporal que se erige para la ocasión, la princesa entra en la habitación para ser vestida y adornada al estilo Piamontés por sus nuevas damas de honor.

Fue en este vestidor ceremonial que poco después su prometido, Charles Emmanuel de Saboya, príncipe real de Piamonte, se unió a ella. Él entro y quiso besarle la mano, pero ella se arrojó sobre su cuello y lo beso diciéndole: -”usted me encuentra gorda?” - “te encuentro encantadora, tu harás mi felicidad”- le respondió el príncipe.

Charles Emmanuel IV de Cerdeña, príncipe de Piedmonte.
Desde entonces, la piadosa esposa de Víctor amadeo III, la reina María Antonieta Ferdinanda, considero a Clotilde su verdadera hija. La hermana de Luis XVI rápidamente atrajo la exaltada estima de la familia real hasta el punto de atraer a toda la corte a sus alrededor. Era tiempo, sin embargo, de regresar a Italia y Turín, la capital, que estaba impaciente por ver a su nueva princesa francesa.

El 30 de septiembre la inmensa procesión entro a Turín. Clotilde vio y saludo a miles de Turineses que se agolpaban. El entusiasmo de los italianos, sin embargo, no era ciego a las formas de su futura reina! En un rugido ensordecedor, Clotilde percibe sus palabras: -”cual grande es!”. Fue entonces cuando su suegra, la reina le dijo como una filosofa: “no es nada mi hija!” cuando vine aquí gritaban: “dios, ella es fea!”.
 
Clotilde de Leclerc, actualmente en Turín

domingo, 24 de septiembre de 2017

CONSEJOS MATERNOS: SER UNA REINA DEVOTA


“usted debe prestar absoluta atención a lo que la corte esta acostumbrada a hacer. Vaya, si es posible, después de la cena, y en especial los domingos a las vísperas y la misa. No sé si los franceses suelen tener el ángelus, pero orar en ese momento, si no en público, al menos en su corazón. Lo mismo puede decirse de la noche, o para cuando se pasa una iglesia o cruz, sin embargo, debes comportarte de la manera que son habituales.

Al entrar en la iglesia, usted debe sentir el más profundo respeto, no se permita ningún tipo de curiosidad que cause distracción. Todos los ojos se fijaran en usted, usted no debe por lo tanto sorprender a nadie. En Francia la gente se comporta de una manera muy edificante en la iglesia…. Quédate de rodillas todo el tiempo que pueda, será la mejor posición para dar el ejemplo”.


Marie Teresa a Marie Antoinette (21 de abril de 1770)

domingo, 17 de septiembre de 2017

LOS CABALLEROS QUE RODEARON A MARIE ANTOINETTE

Durante los primeros años de reinado, a veces hay pequeñas preocupaciones que agobian a la joven reina, a veces le disgusta la pesadez de los asuntos de estado, con creciente frecuencia se siente extraña en medio de estos nobles duros y belicosos, le repugna la disputa con las celosas damas de la corte y los secretos intrigantes: en tales horas vuelve a huir a Austria, la patria de su corazón. Desde luego no puede abandonar Francia, así que ha fundado una pequeña Viena, un diminuto trozo de mundo donde puede entregarse libremente y sin ser observada a sus inclinaciones predilectas, su trianon.

Con unos cuantos caballeros son felices de olvidar aquí, en el espacio cálido e iluminado de la amistad, la tristeza de este país severo y trágico y María Antonieta sobre todo de poderse quitar la fría mascara de la majestad y ser simplemente una joven alegre en el círculo de unos compañeros de igual forma de ser. Es natural que sienta tal necesidad. Pero para María Antonieta es un peligro ceder a su dejadez. El fingimiento la agobia, la cautela le resulta a la larga insoportable, pero precisamente esa virtud del no saber callar, le crea más incomodidades que a otros el peor de los engaños y la más furibunda dureza.

Marie Antoinette, 1775 by Jean-Laurent Mosnier.
Pues ya no es la cándida niña de quince años que era cuando llego a Francia, sino una mujer de veintidós años, en plena floración de su sensual belleza, seductora y al mismo tiempo sensible a la seducción; habría sido hasta contranatural que hubiera permanecido fría a indiferente en medio de la atmosfera de la corte de Versalles, erótica, sensual y excitante.

Todas sus parientes de su misma edad; todas sus amigas hace ya tiempo que tienen hijos, cada una tiene un marido verdadero, o por lo menos, un amante, solo ella está excluida por la torpeza de su desdichado esposo; solo que es más hermosa que todas, más deseable y más deseada que ninguna otra en su círculo, no ha entregado todavía a nadie el tesoro de sus sentimientos.


En vano ha desviado hacia sus amigas su intensa necesidad de ternura, aturdiéndose con incesantes placeres mundanos, para olvidar su vacío íntimo, no le sirve de nada; en toda mujer de naturaleza reclama, poco a poco, sus derechos, y por tanto también en esta, plenamente normal y natural. La vida en común de María Antonieta con los caballeros que la rodean pierde cada vez más su primitiva y despreocupada seguridad. Cierto que se guarda todavía de lo más peligroso, pero no deja de jugar con el peligro, y al hacerlo ya no es capaz de gobernar su propia sangre, que le hace traición: se ruboriza, palidece, comienza a temblar al acercarse a aquellos jóvenes inconscientemente deseados.

En las memorias de Lauzun, aquella asombroso escena en la cual la reina, recién disipado un enojo, lo estrecha de repente en un súbito abrazo, y, espantada al instante de sí misma, huye de vergüenza, tiene por completo el acento de la verdad, pues el informe del embajador de Suecia sobre la manifestación de pasión de la reina por el joven Fersen refleja idéntico estado de excitación. Es innegable que esta mujer de veintidós años, atormentada, sacrificada, dejada como en reserva por su torpe esposo, se encuentra al borde de no ser dueña de si, cierto que María Antonieta se defiende; pero, acaso por ello mismo, sus nervios no resisten ya la invisible tensión interna.


Textualmente, como si quisiera completar el cuadro clínico, el embajador Mercy habla de “afecciones nerviosas” aparecidos de repente y de los llamados “vapores”. Porque la naturalidad con la que la reina se mueve entre estos jóvenes, aceptando sonriente sus homenajes y quizá incluso provocándolos inconscientemente, engendra en esos chicos una inadecuada camarería, y para las naturalezas apasionadas se convierte incluso en un atractivo.

Precisamente porque no era poseída por un hombre, permitiera pequeñas confianzas físicas -una mano que acaricia, un beso, una mirada que invita- a veces permite olvidar a los jóvenes que la rodean que, como reina, la mujer que hay en ella tiene que seguir siendo inaccesible a todo pensamiento osado.


Durante algún tiempo, el barón de Besenval, un noble suizo de cincuenta años, con la ruidosa brusquedad de un antiguo soldado, es el que ostenta la supremacía. Hombre de buen tamaño, una figura agradable, el espíritu y la audacia. Sus modales eran demasiado libres con su gallardía y mal tono. Tal era el hombre que aspiraba a ser el guía de María Antonieta. Después cae la preferencia por el duque de Coigny, hombre apuesto, sus modales de rara distinción, su fina figura, su alto nacimiento, su valentía, su alegría pavimentada de moda, concilio el favor del rey y la reina. Lejos de los chismes y calumnias, era el caballero de honor que María Antonieta necesitaba.

retratos del barón de Besenval y el duque de Coigny.
Permanentemente se mantiene en su posición el conde de Vaudreuil, alma corrompida y veleidosa. Hombre elegante e ingenioso conversador, se destacó como un actor de profesión. Su galantería con las mujeres, lo llevo a ganarse un profundo respeto de exquisita cortesía. Le encantaba contrariar a la reina y lo único que no podía tolerar era la palabra “economía”. El duque de Guines, el periódico de Versalles, que conocía todos los chismes. Engreído por haber tocado la flauta con Federico el grande. Inteligente e intrigante, le aseguro su situación en la corte por familiarizarse con los Polignac. De grandes miras ambiciosas, levanto los ojos al ministerio e incluso llego a pensar en sustituir a Maurepas, a pesar de la frecuencia problemática de su embajada en Londres.

retratos del duque de Guines y el conde de Vaudreuil.
El príncipe de Henin, un loco encantador, un filántropo de la corte, compañero de diversión del conde Artois, hombre espiritual, elegante, amado del bello sexo, pero capaz de deshonrar sus triunfos con sus jactancias. El conde Esterhazy, oficial húngaro, más sutil bajo la apariencia de honradez militar. Fuerte por sus virtudes, una bella figura, los ojos que hablan mucho, perfecta gentileza se convierte en el más querido y apreciado por la reina, incluso llamarlo “mi hermano”. Estrellas fugaces de aquel arcaico firmamento son el “hermoso” Edward Dillon y el joven, ardiente y atolondrado duque de Lauzun, los cuales, durante algún tiempo, llegan a ser muy peligrosos para la involuntaria virginidad de la reina. Trabajosamente, con enérgicos esfuerzos, logra el embajador Mercy alejar a este joven aturdido antes de que haya conquistado más que la simple simpatía de la reina.

retratos del conde húngaro Esterhazy y el duque de Lauzun.
Un miembro influyente del clan es el conde Adhemar, era un hombre de talento, un poco más que un aficionado, un poco menos que un artista. El conde era un personaje muy interesante y animado, María Antonieta estimaba su compañía en trianon, donde fue un miembro del grupo de teatro por su agradable voz. Por su parte, el duque de Dorset, embajador británico, corteja al mundo, no ofende a nadie, común en trianon, escondió debajo de la modestia y la humildad su inmensa ambición. No de mal humor, muy contento, muy agradecido y muy conveniente se ganó la amistad de la reina. Algo más en segundo término, el más prudente y más sutil de todos, el príncipe de Ligne, tenía una gran nobleza, sin rigidez, sin afectación, todo el encanto de su mente tan bien pintado en su rostro, la bondad de su corazón, a la reina le recordaba su infancia en Viena y era un compañero agradable, “su alma era tan bella y blanca como su rostro”.

retratos del conde Adhemar y el embajador británico el duque de Dorset.
No pueden faltar, pasar por alto los hombres de la familia Polignac: el conde Jules de Polignac, con aires de superioridad quiso mantener sobre su mano el favor inesperado de la reina con su esposa; el conde de Guiche, a los pies de su madrastra a quien le debe su fortuna. Menos amigable, el conde Polastron, que tocaba maravillosamente el violín, el conde de Chalons, quien empuja hacia arriba la bondad buscando la diplomacia muy lejos, Venecia y Lisboa. Otro diplomático, menos discreto, el conde Andlau, se hizo ministro del rey en Bruselas, por lo general cumplió esta función en el salón de la duquesa.

retratos del príncipe de Ligne y el duque de Polignac.
Ninguno de estos caballeros, a excepción del príncipe de Ligne, tiene realmente una categoría espiritual, ninguno, la ambición de utilizar elevadamente en sentido político, la influencia que les brinda la amistad de la reina: ninguno de estos héroes de las mascaradas de trianon ha llegado a ser realmente un héroe de la historia. Por ninguno de ellos, verdaderamente, en lo profundo, siente estimación María Antonieta. A varios les ha permitido la joven coqueta más familiaridades de lo que hubiera sido conveniente en la posición de una reina, pero a ninguno de los, y esto es lo decisivo, se le ha entregado por completo no física ni espiritualmente. El único de todos que, de una vez para siempre, debe ser quien llegue al corazón de la reina esta todavía envuelto en sombra. Y acaso la abirragada agitación de la comparsería sirva solo para ocultar mejor su proximidad y presencia: el conde Axel de Fersen.

miniatura del conde Axel de Fersen.

domingo, 3 de septiembre de 2017

MARIE ANTOINETTE Y LA CRISIS DE BAVIERA (1778)

La crisis de Baviera enfrento a María Antonieta con su primera prueba política real. En el momento de la partición de Polonia en 1772, había sido simplemente la delfina y el conflicto potencial tenido en cualquier caso se fijó en el cumplimiento de Luis XV con Austria. Ahora el “sueño” de los Habsburgo debía ser animado con más fuerza en los intereses de esa alianza hecho hace mucho tiempo, de la que María Antonieta fue la prenda visible. El problema era que, al menos políticamente, la cuestión de la sucesión Bávara, lejos de unir aún más al rey y a la reina, los empujo aparte.

el emperador Jose II.
El caso es complejo. Deseoso de ampliar aún más sus posesiones, José II anhelaba Baviera. El control sobre el estado no solo aumentaba el número de súbditos alemanes sino también empujo los límites del imperio hasta el Rin, que era un peligro para Francia. En 1765, José se había casado con la princesa María Josefa, hermana del príncipe elector Maximiliano José, que no tenía hijos. La princesa murió dos años más tarde, sin dejar heredero varón, pero el emperador nunca había perdido la esperanza de la sucesión Bávara. Él esperaba que la muerte de Maximiliano podía reclamar al menos parte de Baviera.

Sus intenciones fueron preparadas largo tiempo. Junto con Kaunitz, pacientemente eludió al elector palatino, Charles Theodoro, primo y heredero legítimo de Maximiliano José. Palatino finalmente había admitido los derechos del emperador en Baviera y desheredar a su propio heredero, su primo Charles duque de Deux-Ponts, que pertenecía a una rama más joven de los Wittelsbach. Charles Theodoro,de 55 años de edad, Duque de Jülich fue el candidato legítimo. Por desgracia para Charles Théodore, que ya estaba elector palatino. Bajo los términos del Tratado de Westfalia de 1648, que tenía que dar al electorado Palatino a su heredero antes de que puedan reclamar la sucesión bávara. No era particularmente a la espera de que a pesar de Baviera era más grande y potente. Prefirió quedarse en el Palatinado, donde sabía el clima social.

Maximiliano Jose.trajo la paz y la prosperidad a su reino. A su muerte, mucha gente pensaba de dividir el ducado.
Sin explicito acerca de sus intenciones y negociaciones, José II había hablado con Luis XVI y sus ministros sobre la cuestión de Baviera cuando llego a Versalles la primavera anterior. Sintió la necesidad de probar la fuerza de la alianza en la víspera de los acontecimientos que podría despertar la ira de Prusia contra Austria y alterar el equilibrio europeo.

Sin embargo, ni el rey y Vergennes tenían intención de apoyar las ambiciones del emperador ya que resultaría contrario a las disposiciones del tratado de Westfalia que Francia era garante. Desde que dirigió los asuntos externos, Vergennes critico la práctica de bandolerismo adoptada por las grandes potencias. La alianza con Austria inspiro la desconfianza de Vergennes. El ministro busco por todos los medios borrar la vergüenza cuyas consecuencias todavía se cierne sobre el destino del reino. Oyó entonces a guiar la política exterior francesa contra Inglaterra, que supone va apoyar las ambiciones de Austria en Europa central.

"A pesar de su naturaleza inteligente, nunca llegó a hacerse cargo; él siempre fue manipulado por sus ministros, por su confesor o su esposa. Esto condujo a un fortalecimiento de su debilidad y apatía tal que no tenía otras opiniones que las sopladas por su entorno. El vacío de esta indolencia había dejado que su alma se llenara de entretenimientos causados por la caza, la música y rutas secretas, donde Su Majestad siempre había tenido una inclinación " asi describe Vergennes al elector palatino Charles Theodoro.
El 30 de diciembre de 1777 a los cincuenta años de edad, el elector Maximiliano José murió. Mientras estaba en Viena para llorar José II se apresuró a celebrar un acuerdo con el elector palatino. Bajo el tratado firmado el 3 de enero, Charles Theodoro cedió al emperador la baja Baviera con la regencia de Landshut y Straubing. José II tenía previsto apoderarse más tarde de toda Baviera, a través de la venta de parte de los países bajos. Inmediatamente el emperador preparo un cuerpo de 12,000 hombres a marchar a la baja Baviera. Mientras tanto, para mantener todas las apariencias de un amistoso tratado aliado, el canciller Kaunitz trasmitió a Vergennes el texto del acuerdo del 3 de enero. En Versalles, Mercy estaba haciendo todo lo posible para preparar el papel de la reina como su hermano quería que ella jugara. Esta alianza fue la promesa que era, a los ojos de los oficiales austriacos, un instrumento al servicio de las ambiciones imperiales y algo más.

La noticia de la muerte del elector y la amenaza de invasión que se cierne sobre Baviera, en parís había causado un rápido movimiento en contra de la política hostil de Viena. Se volvió hablar de dañar la alianza. El sonido de una inminente guerra se estaba extendiendo. Impresionada por esta agitación que había visto a pesar de su frenética vida, María Antonieta temía por encima de todo una grieta entre las dos familias.

José II y sus generales en 1779.
A pesar de que María Teresa era extremadamente preocupada por la operación iniciada por su hijo, insistió en que María Antonieta ”hiciera buen uso de su ascendencia sobre el rey”. Pero ¿cómo podemos halagar ya que esta incrustada en sus frivolidades y disipaciones habituales?.

En pocas semanas, la relación entre la corte de Viena y Versalles se había convertido en algo tenso. Al igual que otros reyes, Luis XVI aún no había respondido sobre la cuestión Bávara. El rey y Vergennes estaban tan preocupados por los “insurgentes “de américa con los que estaban a punto de firmar un tratado de preludio a la ruptura con Inglaterra. A pesar de que Francia había querido apoyar a Austria si consideraba legítimos los derechos, la posibilidad de una guerra continental, eran los peligros más graves del rey cristiano. Así que Francia todavía estaba en el limbo cuando el duque de Deux-Ponts, heredero del elector palatino, protesto contra la convención del 3 de enero, que daña seriamente sus derechos.

Charles II Auguste de Palatinat-Deux-Ponts, primo Charles Theodoro y su legitimo heredero. Con el apoyo de la viuda de Maximiliano III y su madrastra, hermana del elector fallecido, espoleado por el rey prusiano Federico II, enemigo de los Habsburgo se hizo pasar airosamente defensor de las libertades alemanas, Charles Augusto, recordando tal vez su desafortunada aventura con María Amalia - el cual, a su vez, había cesado toda relación con su familia - se opone a este cambio y entró en la guerra de sucesión de Baviera lado de Prusia exigiendo sus derechos sobre Baviera.
¿Cuál sería, por ejemplo, la reacción de Federico de Prusia y el elector de Sajonia a cualquier agresión mala en sus propias fronteras? El rey de Prusia tomo la causa del príncipe, al mismo tiempo, insto al barón de Goltz, su embajador en parís, para que Luis XVI reaccionara claramente sobre el asunto. La emperatriz María Teresa también tenía su propia agenda, alentando a su hija María Cristina como esposa de un príncipe sajón a que estuviera leal al servicio de Austria, sin embargo, María Cristina no le gustaba la idea de que su marido tuviera que luchar contra su propio país de origen y sus propias relaciones de sangre. Como resultado, las relaciones entre María Cristina y su hermano José de deterioraron.

Convencido de la amenaza para la alianza, Mercy puso presión sobre la reina en iluminar a su marido acerca de las verdaderas intenciones de Prusia. No fue difícil convencer a María Antonieta sobre la oscuridad de Federico II. Criada en el odio contra este hombre, fortalecido por sus sentimientos de que estaba propagando calumnias contra ella durante meses. En esta ocasión, por primera vez, tal vez, ella escucho a su esposo: “es la ambición de sus padres que va a cambiar todo – él dijo- comenzaron por Polonia, Baviera es ahora su segundo objetivo, estoy enojado por ti”. “pero -respondió la reina- no se puede negar, señor, que usted fue informado y estuvo de acuerdo en el caso de Baviera”. “yo estaba tan poco de acuerdo que acabamos de dar órdenes a los ministros franceses para dar a conocer el curso del desmembramiento de Baviera está en contra de nuestra voluntad y no estamos de acuerdo”. No podría ser más claro. Luis XVI denuncio oficialmente la política de su aliado imperial.

Marie Antoinette en 1778 por madame Vigee-LeBrun.
Exasperado por la actitud de Francia y con ganas de conocer las verdaderas intenciones de Luis XVI, José II el 14 de marzo busco mediar con su hermano y le pregunto si estaba dispuesto a proporcionar tropas en caso de agresión de Prusia, en virtud del tratado de 1756. María Antonieta decidió pasar unas pocas noches con su marido a finales de este mes de marzo. Ella aprovecho la privacidad -como le habían solicitado en repetidas ocasiones- la noticia tranquilizadora para su familia. Así que le escribió a su madre que su marido “estaba muy comprometido con la alianza”. Añadió que también había hablado con Maurepas y Vergennes que parecían sentir lo mismo, pero no había sido capaz de encontrar nada más sobre la posible intervención armada de Francia. La vehemencia que ella puso en su discurso sobre el rey de Prusia, la calidez con la que hablaba de alianza, largas conversaciones con Mercy, las solicitudes a los ministros, sus lazos con el clan que arremetió el departamento de Choiseul, contribuyo a desacreditarla ante el público y le presto bastante mal, un poder y una influencia que ella no tenía.

Ni el rey ni el departamento vacilaron ante la reina. Como el emperador temía la respuesta de Luis XVI a sus peticiones fue dilatada -mientras afirmo su lealtad a la alianza, dijo el 30 de marzo que “posición de mediador supero con creces el papel que se había propuesto a sí mismo”. Por otra parte, “las circunstancias no le permitieron abrazar una parte distinta de la neutralidad” en caso de agresión de Prusia. Estas declaraciones enfurecieron al emperador y su canciller.

Charles Gravier, conde de Vergennes, el canciller francés, preocupado de que la guerra de Sucesión de Baviera no se interponga en sus planes en América del Norte.
Habiendo quedado embarazada cuando su marido se negó a mediación y ayuda militar a Austria si ataca Prusia, María Antonieta convoco a Maurepas y Vergennes el 22 de abril. “hable con ellos un poco apretado -dijo a su madre- y creo que hice su impresión, especialmente en el ultimo. Yo no estaba muy contenta con el razonamiento de estos señores. Tengo la intención de hablar con ellos de nuevo, tal vez incluso en presencia del rey. Es cruel, en un caso importante tratar con personas que no son ciertas”.

Sin embargo, después de haber utilizado todos los argumentos para demostrar a María Antonieta que la voluntad del rey era no inmiscuirse en los asuntos de Alemania, Maurepas termino diciéndole: “señora, las reinas a menudo van jugando el papel de mediador. El emperador debería renunciar a una parte de Baviera, entonces podríamos tratar de aceptar al rey de Prusia que mantenga el resto”. Para la gran satisfacción de la reina, el rey accedió a decirle que había decidido en el consejo prometer su intervención en el caso de que los países bajos fueran atacados. María Antonieta se sentía muy aliviada. Su hermano, de hecho, no dudo en culparla por su inutilidad. “dado que no se puede evitar la guerra, vamos a luchar como hombres valientes, y en todas las circunstancias, tendrá que avergonzarse de un hermano que todavía merece su respeto”, le escribió. Conmovida hasta las lágrimas, María Antonieta siguió diciendo: “lo que yo estoy preocupada es por mi madre”.

Federico II de prusia, presagiaba que las adquisiciones de Austria en Baviera limitar la influencia de Prusia en los asuntos alemanes.
El 7 de julio de 1778, Federico II invadió Bohemia, la noticia molesta a María Antonieta. Ella se echó a llorar. Mientras tanto, desconocido, para el emperador, su madre un tanto angustiada por el giro de los acontecimientos, ofreció la paz con el rey de Prusia. El 17 de julio, el barón de Thugut envió la propuesta a Federico II. Él estaba dispuesto a negociar cuando José aprendiera el enfoque de su madre. Loco de rabia, empujo las propuestas y continúo con la guerra. La situación militar no cambio en su favor. El ejército prusiano, había recibido refuerzos de Sajonia y probablemente otros estados alemanes era casi dos veces mayor que la del emperador.

Asustada por su madre, preocupada por su familia, incapaz de comprender la diplomacia, María Antonieta siguió convencida de la mala fe del ministerio francés. Ella también cree que su marido es un juguete en manos de Maurepas y Vergennes. El papel de María Antonieta iba a terminar antes de lo que pensaba en este doloroso caso. Catalina de Rusia dijo que pensaba ahora intervenir en virtud de sus obligaciones a su aliado, Prusia. Así que ella solo amenazo a Austria con ir a la guerra junto a Federico sino se tomaban los derechos de los príncipes alemanes. María Teresa y José tuvieron solo rendimiento.

Federico Augusto de Sajonia, considera que cualquier partición de Baviera estaría en contra de sus intereses y los de su hermana Amelia de sajonia que estaba casada con Charles Augusto de Deux-Ponts y legitimo heredero.
Bajo la egida de Francia representada por el barón de Breteuil, con plenos poderes del rey y el príncipe Galitzine para Rusia, abrió negociaciones que se completaron el 13 de mayo de 1779 con la paz de Teschen. Austria obtuvo la región baja de Baviera entre el Danubio, el Rin y el Salza. El príncipe palatino heredo sus nuevos dominios. En cuanto a Prusia, vio reconocer sus derechos sobre Ansbach y Bayreuth. Posteriormente Vergennes estaba exaltante sobre el tema en un memorando a su soberano: “su majestad ha impedido que la casa de Austria consiga dominios, y ha establecido la influencia de Francia en Alemania, también la armonía entre ella y Prusia”.

La actitud de María Antonieta era algo diferente. Para ella fue, naturalmente, una “paz tan deseada”. Sin embargo, no tenía idea que todas sus acciones, en el caso de Baviera la dañaron seriamente, esta reina había sido considerada hasta ahora como un tipo despistado en los ojos del público de Austria en lugar de la reina de Francia. Ya se había vilipendiado su ligereza y su gasto ahora flotaba la idea de la traición. Era el amanecer del año 1779.

mesa conmemorativa donde se firmo la paz de Teschen el 13 de mayo de 1779. encargada por Federico Augusto de sajonia en virtud del tratado, ofreciendola la baron de Breteuil por el reconocimiento de su trabajo.

domingo, 13 de agosto de 2017

LA MUERTE DE LA PRINCESA DE LAMBALLE

 
El tiempo no se mantiene inmóvil, y aunque esto no se perciba en aquella torre del temple donde la familia real reside, fuera vuela con aletazos gigantescos.

La princesa de Lamballe, después de haber sido sacada del temple en la noche del 18 al 19 de agosto, había sido examinada por Billaud-Varennes en el hotel de Ville y luego enviada al mediodía del 19 de agosto a la Force. Las masacres del 2 de septiembre, ese día la princesa se salvo. Por la noche se arrojo sobre su cama, presa de la más cruel angustia. Hacia las seis de la mañana siguiente, el carcelero entro con un aire asustado -vienen aquí- le dijo a los prisioneros. Seis hombres, armados con sables, cañones y pistolas se acercaron a las camas, preguntando los nombres de las mujeres y salieron de nuevo. La señora de Tourzel, que compartió el cautiverio con la princesa, le dijo: “esto amenaza con ser un día horrible, querida princesa, no sabemos lo que el cielo pretenda para nosotros, debemos pedirle a dios que perdone nuestras faltas”. Las dos mujeres dijeron oraciones en voz alta y se incitaron a la resignación y al coraje.


Había una ventana que se abrió en la calle y de la cual, aunque era muy alto, se veía lo que pasaba montando en la cama. La princesa subió y tan pronto como su cabeza se noto en la calle, se hizo una pretensión de disparar sobre ella. Vio a una muchedumbre considerable en la puerta de la prisión. Quedaba muy poca duda de su destino. Ni ella ni la señora de Tourzel habían comido desde el día anterior, no se atrevían a hablar entre sí, se sentaron a esperar el resultado del día fatal en silencio.

Hacia las once la mañana se abrió la puerta. Los hombres armados llenaron la habitación y exigieron a la señora de Lamballe. La princesa se puso una bata, se despidió de la señora de Tourzel y fue llevada ante algunos oficiales municipales, con sus insignias, sometieron a los prisioneros a un pretendido juicio. Frente a este tribunal había un verdugo de rostro feroz, que blandían armas sangrientas. El ambiente era asqueroso. El vapor de la carnicería, y olores del vino y la sangre. La señora de Lamballe se desmayo. Cuando recobro la conciencia fue interrogada: -¿quién es usted?- Marie Louise, princesa de Saboya.- ¿cuál es su rango? - superintendente de la casa de la reina- ¿conocía usted las conspiraciones de la corte el 10 de agosto? -no sé qué conspiraciones el 10 de agosto, pero sé que no tenia conocimientos de ellas- jura libertad, igualdad, odio al rey, a la reina y la realeza - “jurare los dos primeros sin dificultad, no puedo jurar lo último, no está en mi corazón”.


Aquí un ayudante le dijo en un susurro a la señora de Lamballe: - júralo, si no juras, eres una mujer muerta!. La princesa no respondió, se llevo las manos a los ojos, se cubrió el rostro con ellas y dio un paso hacia el portón. El juez exclamo: “que alguien suelte a la señora!” esta frase era la señal de muerte. Dos hombres tomaron a la victima por los brazos y la hicieron caminar sobre cadáveres. Apenas había cruzado el umbral cuando recibió un golpe de un sable en la parte posterior de su cabeza, lo que hizo que su sangre fluyera en arroyos. Su cuerpo fue arrojado sobre un montón de cadáveres, luego fue desnuda y expusieron su cuerpo a los insultos de una horda de caníbales. Cuando la sangre que fluía de sus heridas o de los cadáveres vecinos, habían ensuciado el cuerpo, lo lavaron con una esponja, para que la multitud pudiera notar mejor su blancura. Le cortaron la cabeza y los pechos. Le arrancaron el corazón que fue llevado en señal de trofeo junto con su cabeza.

En el mismo momento en que la horrible procesión comenzó su marcha, la señora de Lebel, esposa de un pintor, que debía muchos beneficios a la señora de Lamballe, trato de acercarse a la prisión, esperando escuchar noticias de ella. Viendo la gran conmoción en la multitud, ella pregunto la causa. Cuando alguien le contesto: -la cabeza de Lamballe va a travesar parís- se apodero de horror y volviéndose hacia atrás, se refugió en una peluquería de la plaza Bastille. Los asesinos entraron en la tienda y pidieron al peluquero que arreglara la cabeza de la princesa. La lavaron y enjabonaron los cabellos rubios, todos manchados de sangre. Entonces unos de los asesinos grito con alegría: -ahora Antoinette puede reconocerla!- la procesión reanudo su marcha. Otros individuos arrastraron el cadáver sin cabeza. De esta manera llegaron al frente del Temple a las tres de la tarde.


Aquel día, a la familia real se le había negado el permiso para salir al jardín. Apartados de toda voz viviente y de toda letra impresa. Solo oye, de repente, como comienzan a sonar las campanas de las tres, y María Antonieta conoce muy bien aquellas aves de bronce de la desgracia. Ya sabe que cuando retumban sobre la ciudad con sus sones revoloteantes descarga una tempestad, se acerca volando un desastre. Excitados, murmuran entre si los prisioneros de la torre: ¿estará ya por fin el duque de Bronswick, con sus tropas, a las puertas de parís? ¿Ha estallado una revolución contra la revolución? Más abajo, en la cerrada entrada del temple, deliberan con la mayor agitación los guardias y empleados municipales: ellos saben más. Desesperada, la guardia envía mensajeros a la comuna pidiendo refuerzos militares, pues ella sola no puede hacer frente a esas enfurecidas masas; pero el cauteloso Petion permanece invisible, como siempre, cuando la situación es peligrosa, no viene ningún refuerzo y ya brama aquella muchedumbre, con sus espantosas presas, delante de la puerta principal.

 Para no enfurecer aun mas a las masas y evitar un asalto que indudablemente seria mortal para la real familia, procura el comandante detener a aquella tropa; deja primeramente que el báquico cortejo penetre en el patio exterior del recinto del temple y como un sucio arroyo desbordado, pasa espumeando la muchedumbre a través de la puerta. Dos caníbales arrastran el desnudo cuerpo cogido por las piernas, otro levanta en sus manos las sangrientas entrañas, un tercero alza en una pica la ensangrentada cabeza de la princesa, de una palidez verdosa. Con estos trofeos quieren subir a la torre para obligar a la reina, según anuncian, a que bese la cabeza de su querida. ¿Fue forzada la mazmorra del temple? ¿Estaban los asesinos a punto de apoderarse de la reina, de despedazarla y de arrastrarla, como su amiga, por las calles y plazas, acompañada por el ruido de los tambores y el canto de la Marsellesa y de la Çaira?.
 

Un oficial municipal entro en la torre y comenzó un misterioso debate con sus colegas. Como Luis XVI pregunto que sucedía, alguien respondió: -pues bien señor ya que quiere usted saberlo, es que quieren mostrar a ustedes la cabeza de madame Lamballe. Puedo aconsejarles que se asomen a la ventana sino quieren que el pueblo suba hasta aquí- ante estas palabras se oye un ahogado grito: María Antonieta ha caído sin sentido. Sus hijos rompieron a llorar y trataron por sus caricias de hacerla volver a la conciencia. El rey indignado protesto que aunque estaban preparados para lo peor, habría sido mejor si no se hubiese informado a la reina de esta espantosa calamidad. Clery, el criado del rey, miraba por una esquina de las persianas y veía la cabeza de la princesa.


Los asesinos se marcharon, después de haber cubierto su rostro con besos que olían a vino y sangre. Querían mostrar la cabeza de su víctima en el hotel de Toulouse, la mansión del venerable duque de Penthievre, su suegro, pero se disuadieron con la seguridad de que ella no vivía allí habitualmente, sino en las tullerias. Luego se volvieron hacia el Palais Royal. El duque de Orleans estaba en una ventana con su señora, puede que haya visto la cabeza de su cuñada.

domingo, 23 de julio de 2017

JUBILO EN HONOR AL NACIMIENTO DEL DELFIN (1781)


“el acontecimiento más feliz y el más importante para mí”. Así describe María Antonieta el nacimiento de su hijo en una carta a la princesa de Hesse. Tal reacción de júbilo no se limitó a la madre del bebe. El bautismo, según la costumbre, se llevó a cabo en la tarde después del nacimiento. Con el emperador alemán y la princesa de Piamonte como padrinos, el niño fue nombrado Louis Joseph (por sus antepasados Borbón y su padrino Habsburgo) con los nombres adicionales de Xavier Francois. El rey lloro durante toda la ceremonia, mientras tanto agotada pero feliz, la reina estaba descansando.

Versalles y parís vivieron unos días de júbilo. Hablaron de coronar a la reina para darle las gracias por dar un heredero a la dinastía. Tres noches la capital se ilumino por orden del rey y hogueras se encendieron espontáneamente aquí y allá. Acompañado por sus hermanos y los príncipes de la sangre, Luis XVI fue solemnemente a asistir al Te Deum para celebrar el nacimiento de un delfín. En el camino al coche, de la Theatine Muelle de la catedral, los aplausos subieron, se distribuyó dinero durante el camino. La respuesta de la nación francesa en su conjunto de resume en una carta del conde Mercy al príncipe Kaunitz en Viena: “la alegría tumultuosa reina aquí”. Algunas celebraciones eran más elegantes que otras. El 27 de octubre se estrenó Adele Et Ponthieu de Gluck en honor del delfín. Se esperaban mil ochocientas personas; en el caso 6,000 se abrieron paso. Gritos de “viva el rey!”, “larga viva a la reina!” y “viva el señor delfín” vinieron de la audiencia feliz. El mundo de la moda con el nuevo color café denominado caca-delfín se introdujo en la sociedad.


Vestidos en sus galas ceremoniales, comerciantes y artesanos marcharon alegremente en el balcón del patio de mármol donde el rey estaba de pie, cada uno con una exposición de una escena o un símbolo del nacimiento ilustre. El rey permaneció mucho tiempo en el balcón para disfrutar de este espectáculo, que interesa a toda la corte.

El 5 de noviembre, el rey recibió ciento veinte damas de la Halle que venían a felicitar a la reina. La princesa de Chimay estaba en la puerta del dormitorio de la reina para recibir tres de estas mujeres que se introdujeron en la cama. Una de ellas halago al rey diciendo: “señor, el cielo nos debía un hijo de un rey que mira  a su pueblo como a su familia, nuestras oraciones y nuestros deseos finalmente son contestados. Estamos seguros de que nuestros hijos serán tan felices como nosotros, porque este niño se parecerá a usted. Aprenderá a ser bueno al igual que usted”. Sus  majestades se vieron afectados por estos discursos y canciones. La reina respondió con agrado. Luis XVI quería una comida grande fuese dada a todas aquellas mujeres; como de costumbre en estos casos. Las puertas se mantuvieron abiertas y muchas personas tuvieron curiosidad de ir a ver este espectáculo.

alegoría que muestra a la reina entregando al delfín en manos de Francia.
 El 21 de enero de 1782 la reina decidió entrar a la iglesia de ST. Genevieve y Notre-Dame para dar gracias a dios por la gracia que había recibido de él. Luego en el ayuntamiento se ofreció un gran banquete en su honor. Sus majestades tuvieron la bondad de mostrarse varias veces en el balcón, donde iban a ver los fuegos artificiales; y el favor del rey y la reina se expresa de la manera más viva por la alegría de la inmensa multitud que se reunió en la plaza.

A su vuelta, vieron varias de las iluminaciones que se encontraban en su camino, en particular la Place Vendome, que los reyes visitaron. También vieron la brillante iluminación de la plaza de Luis XV, teniendo en cuenta el palacio Borbón, que tuvo el mayor brillo de la iluminación. Los reyes, durante todo el día, tan valioso para los parisinos, testificaron en todas partes la mayor satisfacción e hicieron los más honorables cumplidos.

Llegada de la reina en la ciudad el 21 de enero de 1782, para la fiesta ofrecida con motivo del nacimiento del delfin Louis Joseph. Obra de Moreau el Joven. se observa en el carruaje donde Marie Antoinette está sola con sus damas. Luis XVI, lleno de delicadeza, vino a unirse más tarde porque, "como la celebracion se hizo principalmente para la reina, él quería que ella tuviera todos los honores".
 En Austria, el orgullo por el logro de su princesa era incontenible. Gluck informo como toda Viena se regocijo no tanto por el bien de los franceses, por supuesto, como por el bien de la reina.

La reina estaba perfectamente recuperada de su confinamiento. Su felicidad, sin embargo, fue un poco perturbada por los panfletos de campaña que lanzan sospechas sobre la legitimidad del joven príncipe:

El nacimiento de un delfín
Encanta a todo parís;
Su existencia repentina
¿Quién diablos, lo produjo?
Dicho verbo enojado;
Es un tono del espíritu santo
Pues nadie jamás contaba
Que el rey podría ser su padre

El autor pronto llego al punto: “el duque de Coigny ha encendido la antorcha sin esfuerzo”. Otro grabado malicioso mostro a María Antonieta acunando a su bebe, acompañada de Luis XVI que llevaba cuernos y un ángel con una trompeta que se suponía que anunciaría por todas partes: “tenga cuidado de no abrir los ojos para el secreto de su nacimiento”. Sin embargo el bienestar del bebe era la principal preocupación de la reina en este momento.

domingo, 2 de julio de 2017

LA CEREMONIA DE "COUCHER DU ROI" EN TIEMPOS DE LUIS XVI

Luis XVI, rey de Francia en la audiencia de la mañana, grabado por Jean Miche. vemos como al igual que la reina tenia ceremonia tanto para despertar como dormir.
La ceremonia para la inclusión en la cama del rey consistía en una serie de rituales y prioridades. Bajo Luis XIV estas ceremonias eran mucho más articuladas y la música vestía en tales ocasiones un papel importante. Esto dio lugar a composiciones tales como sinfonías para la cena de los reyes o tríos para la hora de dormir. Estas composiciones se realizaron con frecuencia durante tales rituales. 

el "coucher" de luis XIV, donde la ceremonia era de suma importancia en la vida cortesana.
Así como la reina tenia ceremonias tanto para levantarse como para dormir, la Coucher también se llevó a cabo regularmente por Luis XVI, a pesar de lo sagrado de la ceremonia ya había perdido su significado original y, a partir de las memorias de la condesa de Boigne, aprendemos la forma en que se llevó a cabo:

“el Coucher se llevó a cabo todas las noches a las nueve y media y los hombres se reunieron en la sala de corte de Luis XIV (que no era donde dormía Luis XVI); creo que todas las personas habían presentado el acceso allí. El rey llego desde el interior de un armario, seguido de su personal, su pelo fue “peinado” y habían eliminado las decoraciones de orden (peluca, joyas y cinta de estado). Sin cuidado de nadie, entro en la barandilla de la cama; el capellán siguió al rey en el interior de la balaustrada, le dio el libro y él llevo el candelabro de dos velas durante la oración que fue corta. El rey pasó a la sala ocupada por los cortesanos, el limosnero entrego el candelabro a la persona elegida por el rey que lo mantuvo durante la duración de la Coucher. Fue una muy solicitada distinción, por lo que en las salas de estar de la corte, la primera pregunta a la gente al devolver del Coucher fue: “¿quién tenía el candelabro?”. El rey se desvistió a continuación, el manto, y por último la camisa, se quedó desnudo hasta la cintura, en presencia de toda la corte y, a menudo muchos extranjeros de distinción. El primer ayuda dio la camisa para los primeros calificados, los príncipes de la sangre, se trataba de un derecho y no de un favor. Una vez se pone la camisa, seguido de la bata... todo esto no duro más de diez minutos. El duque de Coigny con frecuencia era el encargado de la lectura real al rey. En el centro de la habitación el rey se dejó caer pesadamente, levantando las piernas, dos ayudas de cámara cambiaron sus zapatos. Cuando todo ha culminado, el ujier abrió la puerta diciendo: “ir señores”. Todos se fueron y la ceremonia había terminado. Sin embargo, la persona que sostenía el candelabro podía quedarse si tenía algo especial que decir al rey, y esto explica el valor que se dio a este extraño favor...”

imágenes del film "L'évasion de Louis XVI" donde observamos en una escena un poco en que consistía esta ceremonia de "coucher du roi"

domingo, 18 de junio de 2017

CHAUVEAU LAGARDE: EL ABOGADO DEFENSOR DE MARIE ANTOINETTE

Claude François Chauveau-Lagarde (1756 - 1741), sera no solo el abogado defensor de la reina sino tambien de Jean Sylvain Bailly , de Madame Roland y Charlotte Corday.
A diferencia de Luis XVI, había recibido varios meses para preparar su defensa con sus abogados, María Antonieta y los dos hombres que fueron escogidos para defenderla; Tronson Ducoudray Chauveau Lagarde tuvieron solo unas pocas horas en la noche antes de la audiencia. Como Chauveau Lagarde relato más tarde:

“... yo estaba en parís cuando recibí la noticia de que había sido nombrado junto al señor Tronson Ducoudray para defender a la reina ante el tribunal revolucionario, el juicio iba a comenzar a la mañana siguiente, a las ocho en punto.

De inmediato partí hacia la prisión lleno de un sentido de mi sagrado deber que ahora se me había impuesto a mí, mezclado con un intenso sentimiento de amargura.

La Conciergerie, como es bien sabido es la prisión en la que se limitan las personas a causa de ser juzgados de aquellos a ser ejecutados después de dictada.



Después de pasar a través de dos puertas a un pasillo oscuro que no se podía localizar sin la ayuda de una lámpara que ilumina la entrada. A la derecha están las celdas y, a la izquierda hay una cámara en la que la luz entra por dos pequeñas ventanas enrejadas que miran en el pequeño patio reservado para las mujeres.

Fue en esta sala que la reina estaba presa. Se dividió por una pantalla. A la izquierda, se encontraba un gendarme armado, y en la derecha la habitación ocupada por la reina que contenía una cama, una mesa y dos sillas. Su majestad estaba vestida con un traje blanco de una simplicidad extrema.

Nadie capaz de imaginación empática podía dejar de darse cuenta de mis sentimientos en encontrar en este lugar a la esposa de uno de los más dignos sucesores de San Luis y descendiente de los emperadores de Alemania, una reina que por su gracia y bondad había sido la gloria de la corte más brillante de Europa y el ídolo de la nación francesa.


Me presente a la reina con devoción respetuosa, sentí que mis rodillas temblaban bajo mis pies y mis ojos llenos de lágrimas. No pude ocultar mi emoción y mi vergüenza era mucho más grande que cualquiera podría haber sentido por haber sido presentado a su majestad en medio de su corte, sentada en un trono y rodeada con los adornos brillantes de la realeza.

Su recepción majestuosa me puso a gusto y me hizo sentir, mientras yo hablaba y ella escuchaba, que ella me honraba con su confianza. Leí su acta de acusación, que más tarde llego a ser conocido en toda Europa. No voy a recordar los detalles horribles.

Al leer este documento satánico, me sentí abrumado absolutamente, pero yo solo, porque la reina, sin mostrar emoción, me dio sus impresiones al respecto. Ella percibe, y había llegado a la misma conclusión, que el gendarme podía oír lo que se dijera allí. Pero ella no mostro ningún signo al respecto y continuo expresándose con la misma confianza.


Hice mis notas iniciales para su defensa y luego subí el registro para examinar lo que llamaron documentos pertinentes. Allí me encontré con un montón de papeles tan confusos y voluminosos que debería haber necesitado semanas enteras para examinarlos.

Cuando sugería a la reina que no sería posible para nosotros conocer todos estos documentos en tan poco tiempo y era indispensable pedir un aplazamiento para darnos tiempo de examinarlos, la reina dijo: “a quien debemos aplicar para eso?”.

Temía el efecto de mi pregunta y como me dijo en voz baja: “la convención nacional” dijo la reina volviendo la cabeza hacia un lado: “no, nunca!”...


Añadí que había que defender la persona de su majestad la reina no solo de Francia, sino también a la viuda de Luis XVI, madre de sus hijos y hermana en ley de nuestra princesa, que fueron acusados con ella en el proceso.

Sin pronunciar una sola palabra, aunque dejó escapar un suspiro de ella, la reina tomo la pluma y escribió a la asamblea en nuestro nombre, unas líneas llenas de dignidad noble en la que se quejaba de que no nos habían dado tiempo suficiente para examinar las pruebas y alego en nuestro nombre el respiro necesario.

La nota no fue trasmitida a Fouquier-Tinville, quien prometió que lo presentaría a la asamblea, pero, de hecho, no hizo con ella o al menos, nada útil para el día siguiente... la audiencia comenzó a las ocho de la mañana”.