domingo, 20 de mayo de 2018

CALONNE ES NOMBRADO CONTRALOR GENERAL DE FINANZAS (1783)

Charles-Alexandre de Calonne
María Antonieta a pesar de las diferencias que hubo con madame de Polignac con respecto a los nombramientos de Castries y Segur, siguió reuniéndose con ella en relación aparentemente cariñosa, pero, imperceptiblemente, se puso a cierta distancia. La parcela para la designación del contralor general comenzó de una desventaja. 

Aunque el barón de Besenval solo había obtenido ventajas sin resultados duraderos de sus complicadas intrigas, siguió siendo el legislador supremo de la sociedad de la reina. Él fue acusado de obtener del conde Artois todo lo que finalmente no pudo arrebatarle a maria Antonieta. Así, como resultado de esta alianza entre el conde Artois y la sociedad de la reina era colocar a uno de sus protegidos al control general de las finanzas.

Era imposible para la reina estar iluminada en cuanto a lo que sucedía a su alrededor. Las reuniones de trianon, sin embargo, tuvieron lugar como en el pasado, pero imperceptiblemente perdieron el encanto. “ay sin mi amistad fatal, nunca hubieran sido intrigantes” – se quejó entere lagrimas la reina la príncipe de Ligne. El descontento de María Antonieta, que siempre amo a madame de Polignac y continúo honrándola con demostraciones de su apego inalterable. Pero ella dejo de consultarla sobre asuntos y de hablar con ella sobre sus crecientes problemas.

Maurepas dió el ministerio de hacienda á Joly de Fleury, consejero de estado, y divertido cuentista de anécdotas, a quien no cuadraba semejante cargo.El nombramiento de Joly de Fleury fue el último acto político de Maurepas, quien murió en veinte y uno de noviembre. Joly de Fleury era también celoso partidario del despotismo, y de acuerdo con sus colegas, comprometió a la corona en una lucha peligrosa con los parlamentos, aumentando las contribuciones y gabelas, sin que esto bastase para cubrir los gastos de la guerra.
Joly Fleury había sucedido a Necker en finanzas, habiendo estimado el déficit, causado en parte por los gastos de la guerra de estados unidos en unos 80 millones de libras. Hombre sin habilidad ni el crédito de su predecesor, pronto sucumbió bajo el peso de las fallas acumuladas. Fleury fue de nuevo despedido por las intrigas del Club de los Polignac, que quería un Contralor General dedicado a ellos. La reina los decepcionó al hacer nombrar al señor D'Ormisson, un hombre muy estimado por su integridad. LeFevre D´ormesson, quien tomo su lugar, por la voluntad expresa del rey, con el título de restaurado a él como contralor general, se unió a un hombre ilustre en el parlamento, una reputación de integridad a cualquier prueba.

Solo tenía treinta y un años, mientras se disculpaba por su edad y su inexperiencia en rechazar el puesto peligroso, Luis XVI respondió: “soy más joven que tú, y mi lugar es más difícil que el que te encomiendo”. En el control general, D´ormesson tenía la misma rigidez de principios y el mismo desinterés como en el gobierno de Saint-Cyr. Desafortunadamente en un asunto tan delicado, la honestidad y el trabajo duro incluso obstinado no reemplazo el conocimiento adquirido. 

Henri FrançoisdePaule Lefèvre d ' Ormesson
En octubre de 1783, cuando el ministro tomo la decisión de romper el contrato de arrendamiento de la granja general para reemplazarlo con un modo de recuperación por administración, recibió protestas públicas de los agricultores y en todo el mundo de las finanzas. Después de siete meses renuncio el viernes, 31 de octubre. Por lo que se tuvo que encontrar un reemplazo tan pronto como sea posible. Las intrigas se reanudaron y muchos nombres fueron presentados: Senac Meilhan, intendente de Hainault; Foulon, antiguo intendente de parís o lomenie de Brienne, arzobispo de Tolouse. La comunidad financiera y los agricultores querían imponer Calonne, muy conectado con su entorno y que se había distinguido en 1781 por sus críticas contra Necker.

El señor de Calonne tenía todas las cualidades de un hombre de mundo, pero pocas de las de un hombre de estado; aún menos hombre de finanzas. Distinguido anteriormente por Choiseul, sucesivamente mayordomo de Rennes, Metz y Lille. Cortejo al señor Maurepas; pero el viejo ministro había respondido rápidamente a alguien quien le hablo de Calonne como sucesor de Necker: “es un loco, una canasta perforada. Poner las finanzas en sus manos! El tesoro real pronto estaría tan seco como su bolsa!”. 

En este momento, M. el conde d'Artois fue muy hostigado por sus acreedores. Estos fueron los frutos de la buena educación que recibió de los amables y honorables personajes del Club de Madame de Polignac. Las deudas del Príncipe por demanda ascendieron a dieciocho millones. Sus otras deudas consistieron en 908,700 libras de anualidades de por vida.
Calonne no se desamino. Rechazado por el primer ministro, rechazado por el rey, mal visto por la reina, se volvió hacia los capitalistas, cortesanos y príncipes. El conde Artois fue seducido, madame Polignac y el conde Vaudreuil, entusiasta y teniente de la policía Lenoir interfirieron en el asunto. Tras la renuncia de D´ormesson, el guardián del tesoro real, el señor D´Harvelay hablo con Vergennes en nombre de los financieros. Instándole a elegir a Calonne a la contraloría general y que solo su recomendación al rey lograría esta solicitud.

D´Harvelay corrió a madame Polignac para advertirle de no dependeré en absoluto de Vergennes y Obligar por su parte de otro forma. Madame Polignac secundada también por el barón de Besenval, se reunió con la reina para pedirle el patrocinio a su protegido. La reina resistió mucho tiempo; pero finalmente atormentada por su favorito, presionada por un hombre en quien confiaba, Breteuil, prometió, no apoyar la elección de Calonne hasta el día siguiente con el rey y en ese día los procedimientos de madame Polignac, las obsesiones del conde Vaudreuil, del duque de Coigny, del conde Artois, los elogios, y , se dice, el apoyo secreto de Vergennes, arrebato a los dos soberanos el nombramiento de un hombre para quien no tenía ni gusto ni estima. 

madame de Polignac y sus amigas, ayudadas por el conde d'Artois, consiguieron, a la altura de la reina, el nombramiento de monsieur de Calonne para el cargo de contralora general.
En el momento en que el conde Artois y madame Polignac trabajaban en la designación del señor de Calonne, aparecieron varios panfletos, donde a la reina se le acusaba de disponer de todos los puestos de trabajo para las criaturas más indignas de la corte. Sin embargo, Luis XVI indudablemente habría elegido a Calonne sin la intervención de la reina empujada por sus amigos. En el clima de crisis financiera que prevaleció al final del mes de octubre, apareció como el único hombre capaz de restaurar la confianza. La presión del mundo de la saltas fianzas fue sin duda más fuerte que la de la camarilla de la reina.

Sin embargo, María Antonieta tenía la impresión de haber jugado un papel importante en esta ocasión, no tardo en arrepentirse, ella estaba disgustada con madame Polignac y su intervención en este caso y no oculto su disgusto. Un día, ella expreso a la duquesa que las finanzas de Francia pasaron alternativamente en vez de un hombre honesto e inteligente, a uno sin talento e intrigante. María Antonieta también expreso su decepción a su hermano: “¿qué me dices de madame Polignac y sus amigos tienen toda la razón, pero también estoy lejos de creer que están equivocados sobre el señor de Calonne”, escribió más tarde. A pesar de todo el malestar causado la corte estaba en Fontainebleau. El 1 de noviembre la reina se sintió un poco cansada en su apartamento y a la noche siguiente, ella fue presa de dolor y tuvo un aborto involuntario. Este accidente causó gran expectación pues ese día era la designación de Calonne como contralor general de finanzas. 

 El nuevo ministro concedió desde luego a los hermanos del rey cuanto quisieron y pagó sus deudas; accedió a todas las peticiones de los cortesanos, ostentó un lujo asiático, y llevó su profusión a tanto extremo que enviaba a sus mancebas cucuruchos de dulces hechos con billetes o libranzas contra el tesoro.
 El 13 de noviembre la reina volvió a aparecer en público. Ese día, llamo al barón de Breteuil sobre la próxima jubilación del señor Amelot, ministro de la casa real y su deseo de verlo tomar esta carga. La camarilla de los Polignac arremetieron fuertemente a que fuera nombrado el conde Adhemar, pero este fue pasado por alto y María Antonieta indignada por la creciente influencia de este anciano pisaverde sin sesos, se libró de él, haciéndole designar embajador en Londres. “sé que es una nulidad desarmarte –suspiro la reina- pero como estamos en paz con Inglaterra, no tendrá ocasión para hacer nada ni bueno ni malo”.

La reina animo a su marido la candidatura de Breteuil, pero una vez más, su influencia fue de poco peso, ya luis XVI y vergennes tenían de todos modos, la intención de seleccionar al barón para esta carga pesada de ministro de la casa real. Sin embargo, María Antonieta halagada de haber hecho un ministro, se consagro. 
 
Breteuil se consideraba a sí mismo como "su" ministro y decía que su ambición era "hacer reinar a la reina".En 1784 , Luis XVI emitió una circular, a través de Breteuil , el nuevo ministro de la Maison du Roi.
Calonne por su parte hizo todo para vencer la repugnancia del soberano y recuperar sus buenas gracias, buscando adivinar todos sus deseos, adulando incluso sus gustos caritativos y esforzándose por explotar su caridad. En el duro invierno de 1783 a 1784, el rey había dado tres millones para los pobres; Calonne vino a ofrecerle a la reina que le diera uno, para que pueda tenerlo distribuido bajo su nombre y según su voluntad. La reina se negó y respondió que toda la suma debía ser distribuida en nombre del rey.

Cuando Calonne salió, ella dijo: “solo evite una trampa o al menos algo que me habría causado grandes tristezas más tarde”, y además agrego: “este hombre terminara de perder las finanzas del estado. Michos dicen que es puesto por mi… no quería una suma del tesoro real, incluso para el uso más respetable, alguna vez paso a mis manos”.Cualquier cosa que el contralor general pudiera hacer, la reina era inflexible, incluso las atenciones que él demostró a ella, redoblaron la aversión hacia él. Y Calonne a su vez, obstinadamente rechazado por María Antonieta, se convirtió en uno de sus enemigos más acérrimos.

Mientras  Calonne sintió la necesidad de reconocer públicamente la deficiencia de las Finanzas, fue torturado mucho más por el temor al castigo que por las punzadas de remordimiento. En esta ocasión, Madame de Polignac y sus viles acompañantes llevaron a cabo una consulta. Resolvieron que, en primer lugar, Calonne en cualquier caso, debe poner a  Vergennes de su parte, sea lo que sea,cueste lo que cueste; que debería anunciar la deficiencia al Rey sin indicar la cantidad; que para atraer la curiosidad del público, debe ingresar a las listas con  Necker sobre el estado en el que dejó las Finanzas en el año 1781, y acusarlo de haber ocultado una deficiencia de cincuenta y seis millones ; que con el fin de evitar la furia de la nación, debería proponer una serie de medidas especiales, y que llamar su atención de su ministerio, debe divertir a la gente con el gran espectáculo de una Asamblea de Notables, que siendo elegida correctamente podría ser fácilmente manejada.

lunes, 14 de mayo de 2018

THOMAS PAINE: EL ANTIMONARQUICO QUE INTENTO SALVAR A LUIS XVI

Detalle del retrato completo de Thomas Paine de Lurent Dabos en Francia, 1791, pintado a la altura de su fama.
Después de que Francia fue proclamada una república, surgió la pregunta sobre qué hacer con el rey. La mayoría de los girondinos se opusieron a enjuiciar el rey, temiendo que durante su curso se hicieran públicos los secretos que revelaban su propio papel traicionero. Aunque estaba perdiendo el favor de los jacobinos en este momento debido a su asociación con los girondinos, Paine no se unió a sus asociados para evitar el juicio y se opuso a sus maniobras para aplazarlo. Insto a que “Louis Capet” sea juzgado por su papel en la conspiración de los “bandidos coronados” en contra de la libertad.

Paine escribió un memorando en ingles el 20 de noviembre de 1792 y, al día siguiente, lo tradujo y leyó en la convención nacional francesa, de la cual fue delegado: “como no sé exactamente que día la convención reanudara la discusión sobre el juicio de Luis XVI y, debido a mi incapacidad para expresarme en francés, no puedo hablar en la tribuna, solicito permiso para depositar en sus manos este documento adjunto, que contiene mi opinión sobre el tema. Hago esta demanda con tanto entusiasmo, porque las circunstancias demostraran cuanto importa a Francia, que Luis XVI debería seguir disfrutando de buena salud. Me gustaría que la convención tenga la bondad de leer te documento, ya que propongo enviar una copia a Londres para que se imprima en las revistas en ingles”.


Una secretaria leyó la opinión de Thomas Paine ante la convención nacional:

“creo que es necesario que se pruebe a Luis XVI, no es que este consejo sea sugerido por un espíritu de venganza, sino porque esta medida me parece justa, licita y conforme a una política sensata. Si Luis es inocente, permítanos ponerlo a prueba su inocencia, si es culpable, dejen que la nación determine si será indultado o castigado.

Mi odio y aborrecimiento de la monarquía absoluta son suficientemente conocidos; se originaron en principios de razón y convicción, ni, excepto con la vida, pueden ser extirpados por los desafortunados, ya sean amigos o enemigos, es igualmente vivaz y sincera.

Francia es ahora una república, ha completado su revolución, pero no puede obtener todas sus ventajas mientras está rodeada de gobiernos despóticos. Sus ejércitos y su marina también la obligan a mantener a las tropas y barcos listos. Por lo tanto, su interés inmediato es que todas naciones sean tan libres como ella; que las revoluciones serán universales y dado que el juicio de Luis XVI puede servir para demostrar al mundo la flaqueza de los gobiernos en general y la necesidad de las revoluciones, no debe dejar pasar una oportunidad tan preciosa.


Los déspotas de Europa han formado alianzas para preservar su autoridad respectiva y para perpetua la opresión de los pueblos. Este es el fin que se propusieron a sí mismos en su invasión del territorio francés. Temen el efecto de la revolución francesa en el seno de sus propios países, y con la esperanza de proveerlo, han llegado a intentar la destrucción de esta revolución ante de que alcance su madurez perfecta. Estos son los motivos para exigir que Luis XVI sea juzgado; y es en este punto de vista que su juicio me parece de suficiente importancia para recibir la intención de la república.

En cuanto a la “inviolabilidad” no me gustaría mencionar esa palabra. Si, viendo en Luis XVI a solo un hombre débil y de mente estrecha, mal educado, como todos los de su especie, dado, como se dice, a frecuentes excesos de embriaguez, un hombre a quien la asamblea nacional retomo imprudentemente en un trono par el cual no fue hecho; se le muestra en lo sucesivo cierta compasión, será el resultado de la magnanimidad nacional, y no la noción burlesca de una pretendida “inviolabilidad”.


La nación francesa ha llevado sus medidas de gobierno a una mayor extensión. Francia no está satisfecha con exponer la culpa del monarca, ella ha penetrado en los vicios y horrores de la monarquía. Ella los ha mostrado claros como la luz del día, y aplasto para siempre ese sistema; y quien quiera que sea, que debería atreverse a reclamar esos derechos, sería considerado no como un pretendiente, sino castigado como un traidor. Dos hermanos de Louis Capet se han desterrado del país, pero están obligados a cumplir con el espíritu y la etiqueta de los tribunales donde residen. No pueden presentar ninguna pretensión por su propia cuenta, mientras Luis viva.

Sabemos que tan frecuente se han asesinado unos a otros para allanar el camino hacia el poder. Como esas esperanzas que los emigrados habían depositado en Luis XVI huyen, lo último que queda descansar sobre su muerte, y su situación los inclina a desear esta catástrofe. Tal empresa los precipitara en un nuevo abismo de calamidades y desgracias, no es difícil de proveer.

Los malos gobiernos han entrenado a la raza humana, y la han adaptado a los actos sanguinarios y refinamientos del castigo, y es exactamente el mismo castigo que tanto tiempo ha sorprendido a la vista y atormenta la paciencia de la gente que ahora a su vez practica en venganza contra sus opresores. Pero nos lleva a estar estrictamente en guardia contra la abominación y la perversidad de tales ejemplos. Como Francia fue la primera de las naciones de Europa en modificar su gobernó, que sea también la primera en abolir el castigo de la muerte y encontrar un sustituto más suave y efectivo.

Retrato de Thomas Paine por John Wesley Jarvis, c. 1805., después de su regreso a América.

En el caso en particular se puede considerar que la convención nacional debería pronunciar la sentencia de destierro sobre Luis y su familia. Que sea detenido en prisión hasta el final dela guerra y luego se ejecutara la sentencia del destierro.

Me inclino a creer que si Louis Capet hubiera nacido en una oscura condición, si hubiera vivido dentro del circulo de un vecindario amable y respetable, en libertad de practicar los deberes de la vida doméstica, si hubiera estado situado de ese modo, no puedo creer que se habría mostrado desprovisto de virtudes sociales; estamos, en un momento de fermentación como este, naturalmente indulgente con sus vicios, o más bien con los de su gobierno, los consideramos como horror e indignación adicionales, no es que sea más atroces que los de sus predecesores, sino porque nuestro ojos están abiertos, y el velo del engaño finalmente se retiró.

Esta imagen mesiánica acompaña al panfleto La pasión y la muerte de Luis XVI, roi des juifs et des chretiens. Luis XVI (1754-93) en su juicio, crucificado entre la nobleza y el clero, c.1792. 

La gente ha derrotado a la realeza, nunca ha vuelto a levantarse, han demostrado ante el mundo entero las intrigas, la falsedad, la corrupción y la depravación arraigada de su gobierno. Los estados unidos de américa deben su apoyo que les permitió sacudirse del yugo injusto y tiránico. El ardor y el celo que ella demostró para proporcionar hombre y dinero fueron las consecuencias naturales de la sed de libertad. Entonces que sea la salvaguarda y el asilo de Louis Capet.

Allí, en lo sucesivo, lejos de las miserias y los crímenes de la realeza, puede aprender del aspecto constante de la prosperidad pública, que el verdadero sistema de gobierno consiste en una representación justa, equitativa y honorable. Lo presento como un ciudadano de américa que siente la deuda de gratitud que le debe a cada francés. Apoyo mi propuesta como ciudadano de la república francesa, porque me parece la mejor y más política medida que se puede adoptar”.

domingo, 6 de mayo de 2018

LA EMPERATRIZ EUGENIA MONTIJO Y SU FASCINACIÓN POR MARIE ANTOINETTE

 
En Winterhalter pinto a la emperatriz en un jardín de Versalles, con un vestido del silgo XVIII de tafetán dorado pálido y pelo empolvado. Si muchos hubieran visto a Eugenia vestida así, bien podría haber pensado que estaba viendo un fantasma. La princesa Mathilde le dijo a los hermanos Goncourt que era ridículo que la emperatriz se comparara con la reina, aunque las dos mujeres tenían mucho en común. Ambas eran rechazadas por extranjeras, eran criticadas por sus ropas, joyas y fiestas, amabas estaban en tronos inseguros y tenían un niño vulnerable.

Cuando napoleón III le pidió a Eugenia que se casara con él, le advirtió acerca de los peligros y le recordó el destino de María Antonieta, lo que atemorizo incluso a doña María Manuela. Aunque hasta el momento ha sabido mantener el tipo, Eugenia sabe que lo peor está por llegar y que tendrá muchos enemigos. El día anterior a su boda, le escribe a Paca su carta más sincera en que le confiesa sus temores: «En vísperas de ascender a uno de los mayores tronos de Europa, no puedo remediar cierto pavor: la responsabilidad es inmensa, me atribuirán a menudo tanto el bien como el mal. Nunca he tenido ambición, sin embargo mi destino me ha llevado a lo alto de una cuesta de la que uno puede caer al menor soplo de aire, pero no he subido desde tan bajo como para sentir vértigo. Dos cosas me protegerán, así lo espero, la fe que tengo en Dios y el inmenso deseo que tengo de ayudar a las clases más desfavorecidas». Eugenia siente que ha sido elegida por el destino para cumplir un papel en la historia pero el precio que tiene que pagar es muy alto: «.. Pronto estaré sola aquí, sin amigos; todos los destinos tienen su cara triste: por ejemplo, yo, que enloquecía ante la mera idea de libertad, encadeno mi vida: nunca sola, nunca libre, toda una etiqueta de corte de la que seré la principal víctima, pero mi creencia en el fatalismo es cada vez más arraigada».
  

En realidad nadie la conoce pero ya la juzgan sin piedad al igual que hicieron con Josefina y la desdichada María Antonieta. La española es demasiado hermosa, ambiciosa, orgullosa… en verdad no está enamorada del emperador, sólo desea su fortuna y las joyas de la Corona… ha tenido una lista interminable de amantes en España y seguramente la boda se ha adelantado porque ya está embarazada… Algunas de estas perlas se escuchan en las reuniones sociales que tienen lugar en el palacio de la princesa Matilde. Lejos de acallarlas, la prima despechada no duda en calumniar al nuevo miembro de la familia y en destacar lo mucho que le gustan las joyas: «He notado en las Tullerías cómo miraba con avidez los tesoros de la Corona, acariciaba las perlas y se las pasaba por las mejillas». Como en tiempos pasados, la maquinaria de insultos y calumnias se ha puesto en marcha. Una dama de la alta sociedad que frecuenta los mejores salones reconoce con tristeza: «Es una pena ver a nuestro país caer tan bajo; los panfletos y las calumnias llueven en todos los salones. Han arrastrado tanto a esta pobre emperatriz que, aunque sea por caridad cristiana, uno se vería obligado a defenderla». La propia Eugenia, ya en su madurez, a la hora de hacer balance de aquella época de su vida, diría con enorme pesar: «Mi leyenda está hecha; al principio de mi reinado, era ya la mujer frívola, que sólo se preocupaba de ir a la moda. ¿Cómo corregir una leyenda?»


Durante la luna de miel, la emperatriz visito el petit trianon, donde la reina había jugado a ser lechera, y más tarde instalo una copia de la lechería en una pequeña casa de Campo cerca de Saint-Cloud. En los años futuros, ella alentaría la restauración del trianon, visitándolo regularmente, como si esperara estar en comunión con el espíritu de su predecesor. A veces, el gran anticuario, el conde Nieuwerkerker, explicaba con conocimiento de la causa como se veía el pequeño palacio en los días de María Antonieta, y la emperatriz escuchaba con gran atención.

Ya el 9 de mayo de 1853, cuando Eugenia estaba embarazada por primera vez, escribió a Paca: “estoy pensando con terror en el pobre delfín Luis XVII, en Carlos I, en María Estuardo y en María Antonieta. ¿Cuál será el destino de mi pobre hijo? Preferiría mil veces que mi hijo tuviera una corona menos brillante pero más segura”. En sus lejanos y pocos frecuentes estados de depresión, Eugenia comenzó a temer cada vez más que su marido seria derrocado como Luis XVI, y que ella también moriría de una manera aterradora. Sobre todo, ella estaba preocupada por el príncipe imperial ¿terminaría tan horriblemente como el pequeño delfín en el temple, sesenta y tres años antes?. Eugenia sufre una verdadera tortura, el parto se complica y hay que recurrir al uso de fórceps para salvar su vida y la de su hijo. Finalmente en la madrugada del 16 de marzo, y prácticamente inconsciente, trae al mundo al príncipe imperial, un bebé rubio de cabellos dorados como los de ella. El recién nacido tiene una herida en la frente debido al uso del instrumental quirúrgico. Un mal presagio para su madre, que más tarde dirá: «Su sangre se derramó llegando al mundo».


Viel Castel había notado la obvia emoción de la emperatriz cuando poco después de su matrimonio fue a la conciergerie para ver la celda donde María Antonieta había sido encarcelada durante su juicio, y desde donde la llevaron a ser guillotinada. También visito los archivos nacionales para leer la carta escrita por la reina la noche antes de su ejecución. Una noche regreso inesperadamente a los archivos, pidiéndole al encargado que le mostrara la última carta de la reina otra vez, mientras que ella eligió el jueves santo de 1860 para volver a visitar la celda en la conciergerie.

El barón Hubner pensó que su obsesión lindaba con lo mórbido. Permaneciendo en Saint-Cloud en abril de 1855 donde se le mostraron los apartamentos privados de la pareja imperial y observo: “el culto casi supersticioso de la emperatriz para la reina María Antonieta se puede ver en sus propias habitaciones (estas fueron las habitaciones que una vez fueron ocupadas por María Antonieta): en el dormitorio que compartió con el emperador, solo una imagen cuelga de las paredes. Es una vieja impresión que representa a la desafortunada consorte de Luis XVI. Claramente, “doña Eugenia” está convencida de que va a morir en el andamio. Ella me ha dicho más de una vez, y cuando sonreí se puso roja. Ella menciono como prueba absoluta de que un destino trágico la aguardaba, como al preparar su ajuar para su matrimonio le habían ofrecido un velo de encaje que la reina había usado. Fue realmente más tentador, pero la señorita Montijo simplemente no tenía suficiente dinero para comprarlo. Por lo tanto, estaba abrumada, tanto eufórica como deprimida, al abrir sus regalos de bodas que encontró sentados encima de ellos el mismo velo, el mismo que había pertenecido a María Antonieta”.
  

Comprensiblemente, el nacimiento del príncipe imperial hizo que la emperatriz pensara aún más en la reina María Antonieta y el delfín. En Londres, The Times reflexiono que desde Luis XIV ningún monarca francés había sido sucedido por su hijo, aunque casi ninguno de ellos había tenido hijos, y profetizo sombríamente: “Napoleón nacido el domingo pasada por la mañana puede ser coronado como el ultimo de su línea; o puede agregar uno Más a los pretendientes de Francia”. Durante las semanas que siguieron al plan de Orsini, Cowley informo que “la pobre emperatriz esa atormentada hasta la muerte por cartas anónimas que le dicen que el pequeño príncipe será llevado y que el niño nunca se perderá de vista de la casa”.

Eugenia compro todo lo que pudo haber pertenecido a la reina mártir, o podía haber pertenecido, como si fuera una reliquia sagrada. Horace de Viel Castel le regalo un anillo usado por Luis XVI, junto con un boceto de Gravelot para la invitación al baile para la boda de María Antonieta. Eventualmente, su colección incluyo muebles, joyas, pinturas, tapices, bronces, porcelanas y letras, y libros cuyas encuadernaciones llevaban el escudo de armas de María Antonieta, particularmente libros de oraciones. Entre los artículos más apreciados se encuentra la mandolina de marfil y ébano de la reina, su cofre de joyas decorado en Sevres y algunas sillas exquisitas de Demay con el monograma “MA”, además de varios bustos de la reina francesa.


Los rumores de su culto circularon ampliamente, revelando lo asustada que estaba de una revolución y deleitando a los oponentes, republicanos o realistas del régimen. En el baile de disfraces para el carnaval de 1866, el 8 de febrero, recibió a los invitados en un vestido de terciopelo carmesí y un toque de juego con plumas rojas y blancas, modelado según lo que la reina había usado en el retrato de madame Vigee-Lebrun. Un hombre enmascarado se movió furtivamente ente la multitud, para sisear al oído: “algún día vas a morir como ella, y tu hijo va a morir en el temple como el delfín”. Prosper Merimee, muy cercano de la emperatriz, escribe a la madre de Eugenia: “me viene a la mente que el traje de María Antonieta en un baile de máscaras no produjo un buen efecto. Al principio la memoria no es muy alegre para ser representada en una fiesta; en segundo lugar, no hay nada en común, gracias a dios, entre María Antonieta y su majestad. La emperatriz tiene ingenio, buen sentido y firmeza, tres cualidades que le faltaron a la pobre reina”.

La alteración en su imagen pública no era diferente a la experimentada por María Antonieta. Ya en 1862 Viel Castel se dio cuenta de que el parecido con la reina se estaba utilizando para dañar la reputación de la emperatriz durante el repentino reemplazo del señor Thouvenel como ministro de asuntos exteriores por el pro-austriaco Drouyn de Lhuys. Eugenia fue culpada por los amigos enfurecidos de Thouvenel: “desde hace algunos días, la emperatriz infeliz ha sido considerada capaz de casi cualquier crimen, incluso se dice que espera la muerte de su marido para poder convertirse en regente”.

la emperatriz Eugenia retratada como Marie Antoinette. by Franz Xaver Winterhalter

Así como la reina había sido acusada de conspirar contra la revolución, la emperatriz fue culpada de todas las políticas más impopulares del segundo imperio tanto en casa como en el extranjero. Filon escucho que se suponía que debía tener su propio partido político, pero nunca se vio rastro de uno durante sus tres años en la corte. Lo que esta fuera de discusión es que la hostilidad hacia Eugenia notada por Viel Castel se hacía Cada vez más fuerte. Hubo rumores de que ella era responsable de la falta de salud del emperador, incluso la pedida de Francia como potencia mundial después de la victoria de Prusia en Koniggratz.

“es realmente extraordinario lo mucho que nuestra emperatriz se parece a la pobre María Antonieta”, escribió Filon, aunque no acrítica, dos años más tarde, cuando la impopularidad de Eugenia se había elevado a niveles alarmantes. También noto las semejanzas en sus temperamentos: la misma mezcla de altivez y afecto, la misma vivacidad interrumpida por estados de ánimo de melancolía y amargura. Sin embargo, Filon fue lo suficientemente astuto como para reconocer al mismo tiempo las cualidades más brillantes que marcaron a las dos mujeres: la misma moralidad y decencia, junto con un deseo honesto e indiferente no solo de complacer, sino de servir a los franceses.

Empress Eugenie by Claude Marie Dubufe (Musee Municipal, Trouville) 
Afines de la década de 1860, el segundo imperio estaba perdiendo ímpetu y obviamente estaba llegando a una crisis. La comparación de Eugenia con María Antonieta, que había comenzado en 1853 como poco más que una afectación, en parte romántica y en parte supersticiosa, ahora parecía demasiado convincente. Parecía que tenía buenas razones para temer que ella pudiera compartir el destino de la reina.

La última emperatriz de los franceses había tenido más suerte, por el momento, que su admirada María Antonieta; al menos su marido está vivo y tiene con ella a su hijo. El doctor Evans, que se ha jugado la vida por salvar a Eugenia, conmovido ante la soledad y el drama de la soberana, dirá: «Es imposible, pensaba dentro de mí, que la mujer que ha recibido tantos honores en un país extranjero, en la que tantos millones de personas han posado miradas de admiración, sea la misma persona que hoy es fugitiva, sin protección contra las inclemencias del tiempo, olvidada de sus propios súbditos, hasta el punto de que pasan a su lado sin fijarse en ella, y perdida en esa misma Francia donde antes era tan reverenciada…». Para Eugenia aún no habían acabado las penalidades y tenía por delante un largo y doloroso exilio

domingo, 22 de abril de 2018

MARIE ANTOINETTE RECIBE LA VISITA DE LA FAMILIA DE HESSE (1780)

Un retrato de María Antonieta atribuye a Madame Vigée Le Brun que la reina dio a
de la familia de Hesse en 1780. El retrato estaba en el castillo Darmstadt, donde, en 1872, nació Alice de Hesse,
futura zarina Alexandra (de la misma suerte trágica) Siempre que tenía una gran admiración por la reina francesa.
En la primavera de 1780 una visita prolongada de los amigos de la juventud de María Antonieta, las princesas de Hesse, permitió a la reina demostrar de manera elocuente el estilo que estaba empezando a desarrollar en su propia vida privada. María Antonieta rodeada a menudo en Francia por una corte de aduladores y parásitos, y no pudo siempre o era capaz de discernir entre los que eran verdaderos devotos de aquellos que hábilmente explotaban su gran necesidad de afecto.

La reina cultivo amistades duraderas, especialmente aquellas que le recordaban los felices años pasados en Viena. Es un claro testimonio de la correspondencia que mantuvo con sus amigos de la infancia, las dos hermanas Charlotte de Hesse Darmstdt, duquesa de Mecklemburgo-Strelitz y Louise de Hesse Darmstadt Landgravina y gran duquesa de Hesse. La correspondencia preciosa, además de ser una demostración de la fuerte sensación que unió a las tres mujeres, también nos proporciona muchos pequeños detalles de la vida real; nacimientos, eventos importantes, confidencias íntimas y los acontecimientos políticos que cambiaron totalmente la época.


María Antonieta había sido educada en Viena, como ella misma dijo en su juicio, con sus dos compañeras princesas que permanecieron con ella (aunque la distancia) siempre en buenos términos, tanto es así que en 1780 la totalidad de la familia de Hesse fue a visitar a la reina en el petit trianon. El 13 de febrero de 1780 finalmente el príncipe hereditario George Guillame, aunque gravemente aquejado por la gota y la perdida de la visión, llego de incognito en Francia bajo el nombre de conde Epstein, junto con su esposa y sus hijos.

Esta llegada de esta familia soberana alemana, querida por reina, fue mencionada en su correspondencia con su madre y estos príncipes demostraron el cuidado atento dado a la comodidad de sus huéspedes durante su estancia, la bondad y el espíritu evidente de amistad sincera de la reina para sus amigos. La estancia de los príncipes de Hesse se extendería en Francia hasta el 15 de abril. Durante estos meses, María Antonieta, excelente anfitriona y amiga sincera, se multiplicara para entretener a sus invitados en bailes, recepciones, varios paseos, visitas a Trianon y Marly.

retrato de Louisa de Hesse Darmstadt
La princesa Louise de Hesse nacida en 15 de febrero de 1761, fue llevada a la corte de bien a con su hermana Charlotte. Con quien acompaño a María Antonieta en su “entrega” a la nación francesa. La princesa estaba casada, en febrero de 1777, con su primo Louis, príncipe hereditario de Hesse Darmstadt, que se convirtió en el primer gran duque de este país con el nombre de Louis X. el príncipe hereditario había dado sus primeros pasos al servicio de Rusia contra los turcos, como teniente general. De vuelta en Darmstadt, se dedicó sobre todo al estudio de las artes, especialmente la música. Tres años después de su matrimonio, ambos visitaron Francia. El príncipe Louis tenía entonces veintisiete años y su esposa tenia diecinueve. Ella profesaba una particular admiración por María Antonieta.

Charlotte von Hessen-Darmstadt
La princesa Charlotte nació el 5 de noviembre de 1755, se casó el 28 de septiembre de 1784 con Charles, duque de Mecklemburgo. La noche de su llegada, Charlotte fue invitada por la reina a Versalles para una obra de teatro y alto honor, ella y su familia se les hizo llegar por lo menos con dos horas de antelación. Tal era el lazo que unió a esta familia que objetos de María Antonieta llevo consigo a la Conciergerie, había también dos miniaturas de Louise y Charlotte; en el proceso se le pregunto el nombre de las dos mujeres retratadas. Ella respondió: “princesa de Hesse y madame Mecklenburgo, dos mujeres que fueron educadas conmigo en Viena”. El 12 de diciembre de 1785 Charlotte moriría en el parto, María Antonieta devastada escribió: “voy a llevar para toda la vida su memoria y pesar por su muerte”.

Un fotograma de la película "El Autrichienne" de 1990. La escena tiene el cuestionamiento de la reina en la que se le pidió que proporcionar los nombres de las mujeres retratadas en las miniaturas en su posesión.
Un valioso testimonio sobre el carácter de la reina ofrece la hermana menor de Charlotte y Louise, la princesa Augusta, futura esposa de Maximiliano I de Baviera y bisabuela de Ludwing II, el romántico y rey soñador, que tenía una gran veneración por María Antonieta. Augusta describe a la reina en una carta: “tenía con frecuencia de ver a la reina, es hermosa, siempre bien preparada, muy educada y amable con todo el mundo, pero, hay que decir, especialmente hacia nosotros su mayor alegría que es hacer felices a los demás, para difundir a su alrededor alegría y desvanecer la rígida etiqueta de la corte. Te puedo asegurar que a menudo se olvida, con ella, que se encuentra junto a una reina…”

domingo, 15 de abril de 2018

EL DUQUE DE CHOISEUL ES ENVIADO AL EXILIO (1770)

detalle de una pintura que muestra al duque de choiseul.
Choiseul tenía sus planes. Su política exterior estaba lejos de ser un éxito. La Guerra de los Siete Años y la Paz de Hubertsburg eran un amargo recuerdo en su memoria, y temía que sus enemigos estuvieran prestos a recordarse a sí mismos y a los demás el papel preeminente que él había jugado en ellos. Al mirar hacia atrás se preguntaba si no hubiera sido más sabio dejar que Francia se mantuviera al margen de esa lucha entre Federico de Prusia y María Teresa, la emperatriz de Austria, por la posesión de Silesia; una guerra en la que Inglaterra y otras naciones europeas habían tomado parte. Había creído que el lado de Francia estaba junto a Austria, y ahora estaba planeando una unión entre los dos países para que su amistad fuera reforzada de la más segura de las maneras, cuando el duque de Berry, heredero al trono de Francia, se casase con la pequeña María Antonieta, la hija de María Teresa. Junto con Suecia, Polonia y Rusia, Francia había luchado contra Prusia e Inglaterra; y cuando un año antes del cese de hostilidades Rusia cambió de bando, Francia había empezado a preguntarse qué iba a sacar en claro de esa guerra. Estaba claro que iba a perderla. Los Sueños de un imperio colonial francés se habían evaporado, y los ingleses habían confirmado su supremacía 
en Norteamérica y en la India.

Sin embargo Choiseul había decidido no descorazonarse. Planeaba nuevas conquistas para Francia, y ese mismo año había conquistado Córcega. Tenía grandes planes: quería convertir a Francia en el más poderoso país de Europa. Pretendía reformar el ejército de tierra y la Armada. Y no estaba dispuesto a permitir que sus planes se arruinaran sólo por una estúpida mujer que había entretenido al rey durante una o dos semanas. Desechó sus temores. La mujer lo había amenazado. Era ridículo. Él, Étienne, duque de Choiseul, se consideraba a sí mismo el hombre más poderoso de Francia. El rey confiaba en él, aprobaba su política. Era un noble de ilustre cuna, descendiente de la gran casa de Lorena, y eso lo ponía en una posición especialmente privilegiada ante María Teresa, quien se había casado con un príncipe de Lorena. Sus contactos eran contactos con la realeza, y él era un brillante hombre de estado. Era encantador y popular tanto entre loscolegas políticos como entre el pueblo.

el duque de choiseul junto al rey luis XV. en la pelicula madame du barry de 1934. 
Había tenido la perspicacia de cubrir los más importantes puestos de la Corte y el gobierno con quienes le servirían lealmente. Recientemente había estado de acuerdo con la expulsión de los jesuitas de Francia, una decisión que había aumentado su popularidad en España y Portugal.Sería bien tonto si se dejaba intimidar por las insinuaciones de una estúpida mujer.  A Jeanne le resultó imposible mantenerse al margen de la política. Un  nuevo partido había comenzado a formarse, y militaban en él todos  aquellos que estaban determinados a apoyarla y a propiciar la caída de Choiseul. Este partido llegó incluso a conocerse como el de los «Barriens», y estaba presidido por Richelieu, Aiguillon, Maupeou, el duque de la Vauguyon y el abad de Terray, todos ellos hombres de reconocida influencia.  La indiferencia de Jeanne hacia los insultos que Choiseul continuaba dirigiéndole era una fuente de preocupación para los «Barriens», cuyo objetivo principal consistía en usar su influencia sobre el rey para arrojar a  Choiseul y a sus seguidores de las posiciones que habían detentado durante tanto tiempo, y poder ocuparlas ellos mismos.

grabado que muestra al duque de choiseul.
Cada palabra que decía Choiseul en contra de Jeanne se le comunicaba a ésta  enseguida, y al final Jeanne tuvo que afrontar el hecho de que ese hombre  estaba intentando destruirla. En ocasiones, cuando la Corte estaba reunida esperando la llegada del rey, se solían formar dos grupos: uno alrededor de Choiseul y el otro alrededor de madame du Barry; y resultaba evidente que gradualmente el grupo que apoyaba al ministro disminuía y el que apoyaba a la favorita aumentaba. Luis sentía pena por él y llegó al punto de recriminarle: "No deberíais disgustar tanto a madame du Barry, amigo mío " - le dijo amablemente- "No es muy sabio por vuestra parte. Dejadme deciros esto: madame du Barry es muy consciente de vuestras capacidades. Ella no pide sino que no os preocupéis por ella. Es muy  hermosa. Yo le tengo un gran afecto.Eso debería bastar para convertiros en su amigo". Pero Choiseul, a pesar del aviso del rey, fue incapaz de ofrecer esa sonrisa o esa palabra amable, y la brecha entre ambos se ensanchó. Era una situación, se decía en la Corte, que no podía durar; y Choiseul continuaba creyendo que su astuta capacidad de hombre de estado le llevaría a triunfar sobre la favorita.

Las negociaciones para la boda entre el delfín y María Antonieta estaban casi acabadas, y estaba convencido de que los lazos entre Austria y Francia se estrecharían; todos se darían cuenta de quién los había forjado y quién era el hombre idóneo para mantenerlos intactos. ¿Cómo podría el afecto de un viejo libertino por una mujer de quien muchos creían que era poco mejor que una prostituta  ser comparado con la necesidad que tenía el país del hombre que había guiado la política exterior de Francia durante tanto tiempo? En poco tiempo esperaba poder traer a Francia a la archiduquesa austriaca. Así estaban las cosas cuando la archiduquesa María Antonieta llegó a Francia para casarse con el delfín.
  
grabado que muestra al rey luis XVI con su amante madame Du Barry.
Desde el momento en que María Antonieta vio a madame du Barry se determinó a odiarla. No en vano, María Antonieta sabía perfectamente que ella debía la gran posición en que se encontraba al duque de Choiseul, ese gran aliado de Austria y amigo personal de su madre; y ella había sido bien aleccionada por su madre sobre la línea de conducta que había de seguir. Por lo tanto, los enemigos de Choiseul eran sus enemigos. La pequeña delfina, consentida hasta cierto punto, a pesar dela dureza de su madre, esperaba ganarse inmediatamente el afecto del rey y del delfín. El delfín parecía un chico hosco, casi indiferente a sus encantos. En cuanto al rey, era, en efecto, encantador; pero María Antonieta descubrió pronto que toda su atención se dirigía a una joven que parecía estar constantemente a su lado y a quien casi todos, con la excepción del duque de Choiseul mostraban gran respeto.

Con el matrimonio del delfín habían crecido las esperanzas de Choiseul. Sus enemigos, él lo sabía muy bien, estaban esperando una oportunidad para hacerlo caer en desgracia, pero él consideraba que su posición se había visto considerablemente reforzada por la alianza con Austria, y el pequeño delfín era un firme aliado suyo. Había contemplado el asunto de los asientos con gran regocijo. Era en naderías así donde se solía hallar una indicación fiable de hacia qué dirección soplaba el viento del favor real. Luis se estaba haciendo viejo. Tenía sesenta años. Y un hombre que había llevado una vida tan disipada era improbable que viviese muchos años más. El delfín estaría absolutamente en manos de su encantadora esposa, y la delfina era una de las más ardientes defensoras de Choiseul. Por lo tanto, no necesitaba perder su tiempo en ella, y dirigió sus pensamientos hacia Aiguillon, pues Aiguillon encabezaría el nuevo partido que se haría con el poder si él, Choiseul, cayera en desgracia; y sería Aiguillon quien le robaría el sillón. Aiguillon también era un loco, o así le parecía a Choiseul; y además era un hombre de quien no podía decirse que, en el pasado, hubiera tenido mucha suerte en sus asuntos.El nuevo partido que se había formado teniendo a Jeanne como cabeza visible —los «Barriens»— se colocó inmediatamente al lado de Aiguillon, quien era uno de sus líderes más influyentes. Choiseul, con el «Parlement», estaba al otro lado, enfrente.

Carle Van Loo (1705-1765), Portrait de Louis XV en habit militaire
La emoción era intensa. Para mucha gente parecía que el ministro y la favorita se hallaban frente a frente, dispuestos para la batalla. Por aquella época había una pugna creciente entre España e Inglaterra por la posesión de las islas Malvinas. El Tratado de Utrecht las había puesto bajo soberanía española, pero los ingleses habían construido allí un fuerte y defendían su posición. Los españoles habían enviado tres fragatas para asegurarse de que España seguía reteniendo aquellas islas, pero cuando los ingleses oyeron lo que estaba ocurriendo enviaron una escuadra hacia aquellas latitudes.Se trataba de un pequeño incidente, no un asunto para una guerra de envergadura, pero Choiseul creía que si Francia se ofrecía como aliada, ya fuera  de Inglaterra, ya fuera de España, el país que recibiera su apoyo declararía la guerra.Estos planes se los expuso al rey, y Luis vio cómo su ministro de Asuntos Exteriores empezaba un doble juego, coqueteando primero con el embajador inglés y luego con el español.Luis estaba ansioso por evitar la guerra contra Inglaterra, y temió que ésa fuera la dirección hacia la que Choiseul le estaba llevando. Luis todavía estaba  dolido por la pérdida de la India y de Canadá, y no le costó recordar que esas pérdidas se habían producido bajo el ministerio de Choiseul.

Ahora, Choiseul, temiendo que su influencia fuera a menos, buscaba desesperadamente algún
modo de reavivarla, y esto, a ojos de un rey determinado a mantener la paz, parecía una acción criminal. los enemigos de Choiseul fueron acorralándole. Richelieu y Aiguillon explicaron a Jeanne la necesidad del cese de Choiseul, y Jeanne, conocedora del deseo criminal de Choiseul de embarcar al país en una guerra para salvaguardar su puesto, se sumó a las voces de los otros y discutió con el rey el daño que la política de Choiseul podía depararles al trono y al país.  Luis asintió sombríamente. Ya había tomado una decisión. Escribió dos cartas; una se la dirigió a su primo, el rey de España, y en ella se leía: "Majestad no desconoce el espíritu de independencia y fanatismo que se ha extendido por todo mi reino. He soportado esto con paciencia, pero he  llegado al extremo de sentirme acosado y mis «Parlements» tienen el propósito de arrebatarme el poder soberano que yo poseo por mandato divino. Usaré todos los medios ami alcance para exigir obediencia. La guerra, tal y como están las cosas, sería desastrosa para nosotros…"Después seguía haciendo hincapié en los lazos que unían a los dos países cuyos reyes eran parientes tan próximos, y añadió que, aun en el caso de que considerara necesario cambiar a sus ministros, sus objetivos seguirían siendo los mismos. 

retrato de madame Du Barry.
Tras haber escrito la carta al rey de España, Luis escribió otra al duque de Choiseul, en la que le decía:"Primo, la insatisfacción que me han provocado tus servicios me fuerza a desterrarte a Chanteloup, por lo cual debes dejar palacio en el plazo de veinticuatro horas. Debería haberte enviado bastante más lejos, pero no lo hago por compasión de madame de Choiseul, en cuyo bienestar tengo un gran interés. Ten cuidado de que tu conducta no me obligue a cambiar de idea. Deseo que Dios, primo, te tenga en su santa y valiosa custodia".Esta carta le fue entregada a Choiseul por el duque de Vrillière en la nochebuena del año 1770. Aunque ponía fin a la fama, la fortuna y todo lo que él hubiera querido seguir reteniendo,  Choiseul recibió la carta sin mostrar decepción alguna; y al día siguiente dejó Versalles por Chanteloup. La gente de París y Versalles, que había cantado las canciones que él había ordenado escribir y que les habían enseñado a odiar al rey y a su favorita, se aglomeraron alrededor del carruaje tirado por seis caballos, pues viajaba con su esposa y con su hermana, la duquesa de Gramont, al estilo real.Desde Chanteloup la campaña contra Jeanne du Barry continuaba. Se hicieron circular escándalos, se inventaron historias y los cantantes de las calles de París aún cantaban las canciones que habían sido escritas a instigación del duque de Choiseul.

Allegory of the Exile of the duc de Choiseul

domingo, 1 de abril de 2018

EL ESCÁNDALO DEL COLLAR DE DIAMANTES (1785)


Con su mirada de águila reconoció Napoleón la manifiesta falta de María Antonieta en el proceso del collar: «La reina era inocente, y para dar a conocer públicamente esta su inocencia, quiso que juzgara el Parlamento. El resultado fue que la reina fue tenida por culpable». En efecto, en esta ocasión María Antonieta perdió por primera vez su seguridad en sí misma. Mientras que en general pasa despreciativamente, sin volver la mirada, junto al apestoso fango de maledicencias y calumnias, esta vez busca refugio en un tribunal al que hasta entonces había menospreciado: el de la opinión pública. Años enteros se ha conducido de modo como si no oyera nada del zumbido de las flechas envenenadas lanzadas contra ella. Al solicitar ahora un proceso, en una repentina y casi histérica explosión de cólera, revela lo muy violenta y antigua que era ya la irritación de su orgullo; ahora, este cardenal de Rohan, que es quien se ha atrevido a avanzar más contra ella y de modo más visible, debe pagar por todos.  El odio contagiado por la madre ha llevado a María Antonieta a una irreflexiva precipitación. Y con aquel ademán torpe y violento cae de los hombros de la reina el manto protector de la soberana: se descubre a sí misma ante el odio general.

grabado que muestra el arresto del cardenal de rohan por parte de la guardia real.
Pues, por fin, ahora todos los secretos adversarios de la reina pueden reunirse para una acción común. María Antonieta ha puesto la mano, temerariamente, en todo un nido de serpientes de ofendidas vanidades. Luis, el cardenal de Rohan -¡cómo ha podido olvidarlo!-, es portador de uno de los más antiguos y gloriosos nombres de Francia, y aliado por la sangre de otras estirpes feudales, ante todo de los Soubise, los Marsan, los Condé; todas estas familias se sienten, como es natural, mortalmente ofendidas de que uno de los suyos haya sido detenido en el palacio del rey como un vulgar ratero. Por otra parte, el alto clero también está indignado. ¡Hacer prender por un grosero espadón a un cardenal, a una Eminencia, revestido de todos sus ornamentos, pocos minutos antes de decir la misa ante la faz del Señor! Las quejas llegan hasta Roma; tanto la nobleza como el estado eclesiástico se sienten afrentados en su totalidad. Resueltos a la lucha, se presenta en el ruedo el poderoso grupo de la francmasonería, pues no sólo a su protector el cardenal, sino también al dios de los sin Dios, a su jefe, al maestro de la orden, a Cagliostro, han llevado los gendarmes a la Bastilla; llega, por fin, ahora la ocasión de lanzar algunas grandes piedras contra los vidrios de la soberanía, del trono y del altar. 
Además, el pueblo, en general excluido de todas las fiestas y picantes escándalos del mundo de la corte, está encantado con todo el asunto. 

grabado satírico del cardenal de Rohan con el "Collar en camino a Roma" del siglo XVIII
Una vez, por fin, le es ofrecido un gran espectáculo: un cardenal, en propia persona, acusado públicamente, y, a la sombra de sus vestiduras cardenalicias de color púrpura, un verdadero muestrario de estafadores, trapaceros, alcahuetes, falsarios, y además de todo, en el último fondo -¡atractivo principal!-, la orgullosa, la soberbia, la perra austríaca. Asunto más divertido que este escándalo de la «bella Eminencia» no podía ser regalado a los aventureros de la pluma y el lápiz, a los autores de libelos, a los caricaturistas, a los voceadores de periódicos. las librerías son asaltadas por el público y la Policía tiene que intervenir en ello. Ni las obras inmortales de Voltaire, de Jean-Jacques Rousseau o de Beaumarchais conocieron en varios decenios las gigantescas ventas  que tienen estos escritos en una sola semana. Siete mil, diez mil, veinte mil ejemplares, todavía con la tinta húmeda, son arrancados de las manos de los vendedores, y en las Embajadas extranjeras los diplomáticos tienen que pasarse el día entero atando paquetes para enviar, sin pérdida de tiempo, a sus príncipes, llenos de curiosidad, los más recientes libelos sobre el escándalo de la corte de Versalles. Todo el mundo quiere leerlo todo y poder decir que lo ha leído; durante semanas enteras no hay otro tema de conversación; las más alocadas conjeturas son creídas ciegamente.

grabado que muestra al conde Cagliostro en las mazmorras de las bastilla.
Para asistir al propio proceso vienen grandes caravanas de provincias, nobles, burgueses, abogados; en París, los artesanos abandonan sus talleres. Inconscientemente, adivina el recto instinto popular que aquí no se verá solamente el proceso de una falta aislada, sino que de este pequeño y sucio ovillo saldrán espontáneamente todos los hilos que llevan a Versalles; el abuso de las lettres de cachet, de la nobleza, esas arbitrarias órdenes de prisión, las dilapidaciones de la corte, el mal estado de las finanzas, el escándalo de las indignas protecciones, todo puede ahora ser tomado desde su origen. Por primera vez, gracias a una grieta casualmente abierta, puede la nación columbrar el secreto mundo inaccesible hasta ahora para ella.



Se trata en este proceso de mucho más que de un collar; se trata del sistema de gobierno ahora existente, pues esta acusación, si es hábilmente dirigida, puede rebotar contra toda la clase directora, contra la reina, y con ella contra la monarquía. «¡Qué acontecimiento grande y prometedor! -exclama uno de los frondeurs habituales del Parlamento-. ¡Un cardenal, descubierto como estafador! ¡La reina, envuelta en un proceso escandaloso! ¡Cuánta basura sobre el báculo y el cetro! ¡Qué triunfo para las ideas de la libertad!» Aún no sospecha la reina qué males ha desencadenado con un único ademán precipitado. Pero cuando un edificio está reblandecido y tiene minados sus cimientos desde hace mucho tiempo, basta arrancar de la pared un solo clavo para que toda la fábrica se venga abajo.

domingo, 25 de marzo de 2018

LA MUERTE DEL EMPERADOR FRANCISCO ESTEBAN (1765)

La dicha de la imagen de la imperial familia personificada desapareció completamente. El emperador y la emperatriz emprenden la marcha a Innsbruck con el fin de celebrar el matrimonio de su segundo hijo superviviente, el archiduque Leopoldo con la hija del rey español. Fue pesando para ser tan esplendida ocasión con el fin de destacar no solo la majestad de ambas monarquías, sino también la naturaleza brillante de la alianza.


La emperatriz ordena la construcción de un arco de triunfo con el fin de conmemorar la valiosa alianza: “servirá como un recuerdo duradero de la ocasión. Yo le enviare un boceto de lo que me gustaría. Vi un arco más satisfactorio en Waizen, muy simple y muy al estilo romano. En Innsbruck debe ser muy alto, podría ser iluminado por tres noches: en honor a nuestra llegada, la venida de la novia y otra vez en la noche de bodas”.

Antes de salir de Viena el emperador francisco Esteban hizo una pausa, y en un impulso extraño se apresuró para dar a la pequeña Antonieta de nueve años un abrazo más. La tomo en sus rodillas y la abrazo una y otra vez. Antonieta se dio cuenta con sorpresa de que tenía lágrimas en los ojos. Veinticinco años después mas tarde, ella todavía recuerda el incidente con dolor, ella creía que francisco Esteban había tenido algún presentimiento de la gran infelicidad que sería su suerte. 


A pesar de la temprana hora, las calles estaban llenas de espectadores que animaron a los viajeros a su paso primero a san esteban para oír la misa y de allí al límite de la ciudad. El novio estaba acompañado por el emperador y l emperatriz, su hermano José, sus hermanas Marianne y María Cristina, y sus tíos, el príncipe Carlos y la princesa Charlotte de Lorena. Kaunitz, que en la ocasión del segundo matrimonio de José había sido avanzado al rango de príncipe del imperio, estuvo presente con sus majestades, junto con otros titulares de estado y un sequito aparentemente interminable. Fue, de hecho, un éxodo de toda la corte.

El 1 de julio el sequito llego a Innsbruck donde la imperial familia se unió con el huésped invitado especialmente por el emperador. Era el duque de Chablais, hijo del rey de Cerdeña y la hermana mayor de francisco. Cada uno sabía que la ocasión ameritaba para discutir la unión de la archiduquesa María Cristina con el joven duque. En el primer indicio de lo que estaba en la contemplación, María Cristina imploro a su madre para salvarla de la miseria de la unión con este primo desconocido. La situación hizo un llamamiento a la emperatriz. Pero se negó a intervenir antes de la salida de Innsbruck. Sin embargo, ella no dejo que le duque de Chablais tuviera el campo para sí mismo. El otro pretendiente, Alberto de Sajonia también fue invitado a Innsbruck. Su hermano Clemente de Sajonia, ahora un hecho y derecho obispo, iba a ser el celebrante principal en el matrimonio. 

retrato del archiduque Leopoldo por Joseph Hickel
El 30 de julio, el emperador y Leopoldo se dirigieron a Botzen para cumplir con el tiempo de espera para la novia. Tres días después, la acompañaron a la capital de Tirol, debidamente pasando por debajo del arco de triunfo. Con esta hija en ley, María teresa era del todo satisfecha. Su primera impresión se registró para el beneficio de la electora de Sajonia: “la infanta tiene un cutis resplandeciente, con un bonito color de ojos azul claro, y el más bello pelo que he visto en mi vida. Ella tiene una figura muy fina, en una palabra, una encantadora joven, llena de vida y buen humor… mi felicidad podría ser demasiado completa si la salud de mi hijo no me provocar ansiedad. Durante el viaje mostro signos de fiebre”.

La ansiedad aumenta cuando se hizo evidente que Leopoldo había contraído un resfriado durante su ausencia de Innsbruck. Durante la ceremonia le costó mantenerse de pie y tan pronto termino, tuvo que ser llevado de la capilla a la cama. Cuando se hizo evidente que tendría que reservar toda su fuerza para el viaje a Florencia, hubo más objetos en el retraso de las celebraciones públicas de su matrimonio. En ausencia del esposo, los otros miembros de la familia imperial redoblaron sus esfuerzos para asegurar el éxito de las diversas festividades. 
 
Emperatriz Maria Theresa y Kaiser Franz-Stephan coronan el arco del triunfo en Innsbruck, que fue construido en 1765 para la boda de su segundo hijo mayor Leopold.
El 18 de agosto hubo una actuación especial en el teatro. El emperador se había quejado de dolores la noche anterior, pero, la sensación de mejoría por la mañana, se levantó como de costumbre y cumplió con los compromisos del día. Para obtener un breve descanso entre las funciones de la tarde, abandono el teatro antes del cierre de La, actuación. Había llegado al final del corredor entre el teatro y la residencia, cuando retornaron los síntomas angustiantes de la noche anterior, el emperador se inclinó hacia atrás en el ángulo dela puerta. José, su único acompañante le propuso que debería sentarse mientras el medico fue llamado. Pero antes de que pudiera caminar a través del pasillo cayó al suelo. Fue llevado a una vecina habitación, pero nunca recupero la conciencia y en unas pocas horas murió de un derrame cerebral masivo.

El primer pensamiento de José era su madre, pero apenas la verdad había sido aceptada, la emperatriz entro al cuarto. La conmoción en el palacio había provocado el presentimiento de que algo le había sucedido al emperador y ella había corrido al lugar. Estaba preparada para una enfermedad alarmante, pero no por el golpe que se produjo a raíz mismo de su ser. Aturdida por lo repentino y la gravedad, se arrodillo al lado de su marido, con los ojos secos, incapaz de moverse hasta por su propio bien.

“nunca olvidare esa noche –escribe el príncipe Alberto a la electora de Sajonia- pensar en ello, el emperador muerto, la emperatriz consolada en sus apartamentos por su cuñado y hermana, las archiduquesas pesas del dolor, los huéspedes que llegan para la cena y rompieron a llorar hasta que todo el palacio resonaba con sollozos y gemidos”. 

Colocación del emperador muerto (en la sala gigante del Palacio Imperial de Hofburg Innsbruck)
En el trascurso de la mañana, María Teresa pidió ver a sus hijos e hijas que estaban en Innsbruck. Todos ellos llegaron incluso Leopoldo, aunque todavía era demasiado débil para caminar. En esta tarea dolorosa y en las oraciones para el alma del difunto, el primer día de viudez estuvo totalmente ocupada. No podía ser persuadida para emitir cualquier orden o expresar cualquier deseo que sea, ninguno iba a ver a sus ministros. Por lo tanto la responsabilidad de cada descripción recayó sobre el joven de veinticuatro años que, se convirtió sin más formalidad en el emperador José II. 

El duelo con mayor sinceridad lo padeció Josefa que escribió a su hermana: “no me siento cómoda al aceptar las felicitaciones por mi título de emperatriz. Lo he recibido a un costo demasiado alto. Si hubiera dependido de mí, yo hubiera elegido en lugar de permanecer como reina, que sobreviviera mi padre en ley. Soy incapaz de expresar mi sentimiento de pesar por su perdida. Él nunca hizo ninguna diferencia entre sus propios hijos y yo, y me encanto y lo honre como si efectivamente hubiera sido mi padre. Su memoria está grabada en mi corazón y mi agradecimiento para toda la vida”.


La segunda carta, casi textualmente, fue enviada a las Archiduquesas por su hermano, el emperador reinante, José II: "Perdónenme, mis queridas hermanas, si me abruman con la pena más terrible y, además, con todas las disposiciones que deben tomarse, me dirijo a ustedes de inmediato. Acabamos de sufrir el golpe más terrible que alguna vez nos haya podido pasar. Hemos perdido al padre más tierno y a nuestro mejor amigo. ¡Inclina la cabeza a los decretos del Señor! -Esperemos sin cesar por su alma, y ​​seamos más que nunca apegados a la única felicidad que nos queda, tu augusta madre. Su preservación es mi único cuidado en los momentos espantosos del presente. Si toda la amistad de un hermano, que ahora no puede ofrecérsela, como la poseyó hace mucho tiempo, parece ser de algún servicio, mandeme; Seré consolado al poder servirte. Los abrazo a todos. Solo pido compasión por los Hijos más infelices.Tu muy humilde servidor y hermano, JOSÉ ".

La devastación de la emperatriz era total. En su diario golpeo con una nota nostálgica: “mi feliz vida matrimonial duro veintinueve años, seis meses y seis días”. Como símbolo de dolor se cortó el pelo del cual una vez había estado tan orgullosa, cubrió sus apartamentos con terciopelos sombríos y ella misma llevaría nada más que negro de viuda por el resto de su vida. Todo en ella era y seguía siendo “oscuro y lúgubre”. Incluso hablo de retirarse del mundo y terminar sus días como abadesa del recién fundado convento de Salzburgo.