domingo, 22 de noviembre de 2020

LOS ABOGADOS DE LUIS XVI

Luis XVI reunido con Target
La solicitud de un abogado para el rey, fue ignorado el 11 de diciembre durante su interrogatorio. Se propuso que se enviara una comisión al Temple para obtener del prisionero los nombres de aquellos que deseaba que lo defendiera. La comisión, con Alexis Thuriot, fue nombrado inmediatamente y se dirigió hacia el Temple. Cuando regresaron a la convención informaron que Luis había elegido a Jean Target y, si declinaba, Francois Denis Tronchet. La convención decreto que los dos hombres serian inmediatamente informados y se le pediría a la comuna acceso gratuito a su cliente y proporcionar al prisionero con bolígrafos, papel y tinta.

Target, entonces de cincuenta y nueve años, era un hombre del antiguo régimen, miembro de la academia francesa y había defendido al cardenal de Rohan en el escándalo del infame collar de diamantes en 1785. Tuvo un puesto en los estados generales y fue uno de los autores de la constitución de 1791, hombre desconcertado por el curso de la revolución, declino la oferta para defender a su antiguo maestro. La carta de rechazo también divago sobre los deberes de un republicano. La cautela de Target le gano el desprecio de los realistas y los revolucionarios por igual. 

Jean Baptiste Target
Tronchet, sin embargo, acepto el nombramiento, firmados él mismo “el republicano Tronchet” en su carta de aceptación. Otro renombrado abogado del antiguo régimen, Tronchet tenía sesenta y seis años cuando se convirtió en el abogado de Luis. Cuando los estados generales se declararon asamblea nacional, Tronchet se retiró a los suburbios de parís: no era radical. Su retiro autoimpuesto fue una respuesta no inusual de los hombres moderados que no pudieron unirse a la revolución o la contrarrevolución en el exilio.

Además de Tronchet, varios de los antiguos sujetos de Luis se ofrecieron como voluntarios para defenderlo, un acto que involucraba riesgo potencial y cierto oprobio. Lamoignon de Malesherbes, amigo y protector de muchos de los filósofos durante los años de la censura real, este ministro reformista del antiguo régimen, ofreció sus servicios. Malesherbes fue la encarnación de las mejores cualidades del servicio de la nobleza. Era de mente dura pero compasivo, y a la edad de sesenta y dos podría haber vivido fácilmente pero el 11 de diciembre escribió a la convención una carta que hace honor a una carrera ilustre y un hombre valiente: “quiero que Luis XVI sepa que si él me elige para esto, estoy listo para dedicarme a ello”. 

François Denis Tronchet
La convención envió estas notas junto a Luis, con la carta de aceptación de Tronchet, en que se quejó de ser “arrastrado” de la jubilación, pero concluye que “como hombre no puedo rechazar mi ayuda a otro hombre cuya cabeza de la espada de la ley esta suspendida”. Luis agradecido acepto los servicios de Tronchet y Malesherbes. La comuna, sin embargo, se mostró reacias a dar a los dos abogados acceso gratuito al prisionero. El consejo general cedió los recursos de la convención, pero insistió en una búsqueda exhaustiva de los visitantes, “incluyendo los lugares más secretos”. Estos hombres distinguidos fueron obligados a desvestirse y ponerse ropa nueva antes de que los guardias los condujeran al apartamento del rey.

La sesión del 15 de diciembre con asuntos procesales, la evidencia utilizada en su acusación se terminaría en breve y dada al rey. Según el código penal, los acusados debían tener acceso a los documentos originales así como copias para su oprobio. Esta solicitud condujo, naturalmente, a la cuestión de verificación. Ya que Luis, en su interrogatorio, se negó a reconocer su firma o cualquier documento, no podían ser utilizados en el juicio hasta ser verificados por un experto en escrituras a mano. Habiendo dejado de lado la cuestión de la autenticidad, el convenio, después de una discusión mordaz, decidió que Luis seria escuchado en defensa propia el miércoles 26 de diciembre. 


La breve pausa entre el interrogatorio de Luis y su defensa programada fue tomada con un nuevo asalto de los Girondinos. Este ataque se centró en el duque de Orleans. En el verano de 1791, después de que Luis había sido capturado en Varennes y suspendido de la monarquía, cuando Francia no tenía rey, se habló de poner a Philippe en el trono. En ese momento parecía una buena táctica para la izquierda, tenían poco poder en la asamblea nacional, los conservadores estaban decididos a encontrar la manera de reinstalar a Luis y Philippe fue favorable a la revolución. Sentándose en el trono, la vieja fiesta de la corte seria destruida, los conservadores en la asamblea serian socavados, y los amigos del duque, muchos de ellos aislados del poder, gobernarían Francia. La táctica también preservaría la letra de la constitución, ya que la monarquía permanecería en la familia Borbónica y todos los que apoyaban a Philippe esperaban que el fabulosamente rico y ambicioso duque recordaría su deuda a sus amigos.

El 16 de diciembre Buzot y los Girondinos atacaron de nuevo al duque. “déjalo ir a otra parte -dijo Buzot- que el oído de un hombre libre ya no puede oír sin ser herido”. Louvet continúo el ataque comparando la situación de Bruto, que había pedido la expulsión de los Tarquines en la antigua roma. Incluso Marat, quien odiaba al duque, salió en su defensa. Philippe fue para Marat, un “indigno favorito de la fortuna, sin virtud, sin alama, sin agallas, que no tiene por mérito más que la jerga del callejón”. Pero él también fue un representante de la nación y debe ser defendido como tal. Los Jacobinos tuvieron que caminar sobre la cuerda floja.

La convención pospuso la discusión sobre la expulsión del duque de Orleans del 16 al 18 de diciembre. Robespierre denuncio a todos aquellos que exigían el exilio del duque como creadores de la discordia. En su discurso, con su mezcla familiar de la teoría de la alta mentalidad y desprecio arrogante por aquellos menos virtuosos que él mismo, desato una competencia de gritos. Fue Jean Francois Rewbell, un moderado, quien restableció la discusión a la razón, pidiendo un aplazamiento del movimiento inflamatorio de Buzot hasta después del juicio del rey.

el duque de Orleans en su arresto junto con su esposa Maria Adelaida de Borbon y su familia
Sin embargo, esta vez, tanto los Jacobinos como los Girondinos había juzgado mal el genio de la propia convención y de parís. La prensa quería seguir con el juicio. Los Girondinos, dándose cuenta de que tenía pérdida la atención de la mayoría, cedieron de mala gana, que se aplace la cuestión del duque. El retiro de los Girondinos no fue una expresión de buena voluntad e incluso de buen sentido. Habían sido obligados a retirarse. El 23 de diciembre se acusó a los que instaron a cualquier demora en la continuidad del juicio, diseñando obstáculos pata crear simpatía “por el destino de este hombre culpable”, era hora de que Francia se librara de “el ultimo de nuestros reyes”. Tales amenazas podrían ser perturbadoras, pero no podrían ser ignoradas. 

El 17 de diciembre, antes del atentado contra el duque de Orleans, la convención volvió a los detalles del juicio. La comisión del veintiuno informo que los documentos utilizados en la acusación contra Luis habían sido entregados al prisionero y sus abogados. Una vez más la comisión había preguntado al rey si reconocía su propia letra y la firma, y una vez más había repudiado la mayor parte de las piezas de evidencia. Este informe fue seguido por una carta de losa bogados de Luis donde lamentan que la fecha fijada para la defensa del rey no les dio suficiente tiempo para preparase. Ellos abogaron por más tiempo, e infirmaron a la convención que Luis había elegido a otro abogado, Raymond Deseze. El 18 de diciembre la convención voto para aceptar a Deseze, pero se negó a retrasar la aparición del rey en la comuna. 

Raymond de Sèze
Deseze era un brillante abogado de Burdeos que había venido a prominencia nacional en 1789 cuando defendió con éxito al barón de Beseval contra la acusación de alta traición. Tenía cuarenta y cuatro años cuando acepto defender al rey. Un orador extraordinariamente bueno, que fueron celebradas por su pasión y su capacidad para mover los corazones de los hombres, Deseze fue, además, considerado un buen pensador legal y estratega. Fue de los representantes más distinguidos de la tradición jurídica más respetada en Francia, la de Burdeos y su famosa facultad de derecho. Simpatizaba con la monarquía y prefirió la jubilación a la traición de sus convicciones, y sufrió encarcelamiento durante el terror por su actitud.

La convención ahora tenía poco que hacer excepto esperare la defensa de Luis. Ni los Girondinos ni los Jacobinos tenían poco estomago para otra lucha. Era mejor esperar y ver que diría el rey y como reaccionarían los diputados. Por el momento los Jacobinos parecían tener la posición más fuerte y los Girondinos se habían visto obligados a retirarse. La acusación contra el rey expreso, en general, toda la atención de parís y ambas facciones, como todos los demás en Francia, estaban ansiosos por escuchar la defensa del rey.

domingo, 8 de noviembre de 2020

EL REGRESO DE JACQUES NECKER (1788)

Jacques Necker
El 8 de agosto de 1788 fue por fin anunciado formalmente que habría una reunión de los estados generales. Las medidas de Brienne habían fallado demostrablemente para restaurar el crédito financiero, a mediados de agosto el tesoro se movía al borde de la quiebra, un funcionario cálculo que solo había fondos suficientes “para los gastos del estado durante uno o dos meses”. Cada vez era más evidente la ansiedad de la reina, aun en su papel político, tratando de impulsar a su marido, que podría ser necesario tomar en cuenta al hombre que se pensaba era capaz de restaurar la confianza del público. Este fue Jacques Necker, ampliamente visto como la encarnación de las virtudes solidas financieras de los suizos protestantes, quien había sido despedido hace siete años y quien la reina no le gustaba personalmente. Queda por convencer al rey, que no fue fácil.

 La reina percibe por primera vez que solo podía contar con muy pocos fieles. Su protegido Breteuil renuncio como ministro de la casa real a finales de julio, su otro protegido Brienne tampoco sobreviviría mucho tiempo. El conde Mercy parecía el más indicado para las negociaciones con Necker, a pesar de que se trataba de un asunto interno. Ella al menos era segura de su total discreción en un movimiento tan arriesgado. El 19 de agosto convoco al diplomático: “ella quería que yo sirviese de instrumento para cumplir sus propósitos -dijo- ella al ver la insuficiencia del primer ministro, había logrado hacer coincidir en la necesidad de poner las finanzas al señor Necker; pero faltaba determinar si él aceptaría esta carga dolorosa”.

El arzobispo Lomenie de Brienne se alarmó por los acontecimientos; un poco, quizás, para la nación y el rey, pero mucho más para su propio lugar, que ya se las había ingeniado para beneficiarse con las preferencias que le había permitido absorber. Y, con la esperanza de salvarlo, ahora suplicó a Necker que se uniera al gobierno, proponiéndole cederle la administración de las finanzas y retener solo el puesto de primer ministro.

En cuanto a Brienne, aliviado por el enfoque de Mercy, rezo este último a “sondear al señor Necker a sus disposiciones”. Todavía no era capaz de superar la repugnancia del rey; tan fuerte como en el pasado. El 20 de agosto, Mercy hablo durante tres horas con Necker. A petición de la reina, el embajador le hizo creer que la iniciativa vino de él y solo de él. Como se temía por su negociación, se encontró con su interlocutor muy reacio a entrar en el ministerio y mucho menos bajo las órdenes de Brienne. Antes de tomar una decisión finalmente pidió dos días de reflexión.

 El 22 de agosto Mercy insiste largamente a la reina sobre las consecuencias adversas de mantener a Brienne en el poder como principal ministro, él le aconsejo que lo mejor era retirarlo que era una de las exigencias de Necker. La reina dudo en ir a este extremo. Al día siguiente, según lo acordado, Mercy se reunió con Necker que no había decidido sobre el curso a tomar. Incluso pidió un tiempo para la reflexión. Mientras tanto, él se negó categóricamente a depender del arzobispo, diciendo “que en esta posición, todos los medios se vuelven inútiles para el estado y especialmente para la reina”.

 El 24 de agosto María Antonieta informo a Luis XVI sobre las negociaciones llevadas a cabo por Mercy, acordó utilizar a Necker. Luis XVI se comprometió a dar libertad para administrar las finanzas a su antojo. Se espera que su presencia seria restaurar la confianza que tanto se necesitaba. Mercy tendría una entrevista decisiva con Necker.

Una carta de la reina a Mercy muestra que ella consintió en el plan. Su desaprobación de la conducta pasada de Necker fue superada por su sentido de la necesidad que el Estado tenía de él.

 El 25 de agosto, el día de Saint-Louis, Mercy anuncio el éxito de sus conversaciones a la reina. María Antonieta había entendido que era esencial separarse de Lomenie de Brienne, pero no tuvo el valor de pedirle la renuncia. Así rezaba al conde Mercy para hacerse cargo: “después de la muestra de pesar de la reina, las razones de su sinceridad, unidas a las mías, no dude en hablar con él de manera franca y rechazar cualquier injusticia en el público, no tenía ninguna dificultad para demonstrar las consecuencias infalibles, ya sea con respeto del arzobispo o respeto a su administración -dice Mercy- admitió que durante dos días fue atormentado por el mismo pensamiento, que mi sinceridad añadió una nueva línea de luz... él no dudo en  ir a anunciar su renuncia al rey, quien la acepto en el acto”.

 María Antonieta estaba molesta, su plan había tenido éxito. Por primera vez, había tomado una decisión política de importancia y actuado en lugar del rey. En estos tiempos difíciles, Luis XVI parecía no tener el suficiente carácter para gobernar. Con la salida de Brienne, María Antonieta parecía perder la única guía que había seguido. La reina se aseguró e que él fuera recompensado con diversos emolumentos incluyendo el sombrero de cardenal, ella le dio una caja enriquecida con diamantes que encierran su retrato; prometió que madame Canisy, sobrina del arzobispo, el cargo de dama de palacio con una pensión de 2.000 coronas, la señora Lomenie, su madre, una pensión de 1.000 coronas y un seguro de 12.000 francos después de la muerte del arzobispo.

la negativa de Necker, Mercy informó a la reina.  que, aunque la excitación era grande, se limitó a desacreditar al arzobispo y de la meta de los sellos, y que "el nombre de la reina no se había mencionado ni una sola vez";  María Antonieta, convencida de la  grandeza de la emergencia, decidió ver a Necker ella misma;  y contrató al embajador y al abad  Vermond para avisarle de su propio deseo de que él volviera a la dirección de las  finanzas era sincero y serio.

 El 26 de agosto a la diez de la mañana Necker fue recibido por el rey en presencia de la reina. Fue la primera vez que Luis XVI pidió a su esposa recibir oficialmente un ministro con él. Nombrado director financiero, Necker fue nombrado ministro de estado dos días más tarde, lo que le permitió participare en todos los consejos, cargo que se le había escapado en 1781 por motivos de su religión protestante. La reina estaba pensando en imponer al duque Du Chatelet como principal ministro, sin embargo, Necker frustra la maniobra diciendo en voz alta que renunciaría en este caso.

 El nombramiento de Necker, efectivamente, conduce a un aumento de la popularidad del gobierno: “viva el rey!”, “viva Necker!” se escucharon de nuevo. Era cierto, como madame Stael escribió al rey de Suecia el 4 de septiembre, que “el barco se está poniendo en manos de Necker, tan cerca del naufragio que hasta mi admiración sin límites es apenas suficiente para inspirarme confianza”. Solo la reina no tiene valor de unirse a aquellas manifestaciones de júbilo, la intimida demasiado la responsabilidad de haber intervenido, con su mano inexperta, en el girar de la rueda del destino. Además un inexplicable presentimiento ensombrece su ánimo con el solo nombre del nuevo ministro, sin saber porque y una vez más, se muestra su instinto más fuerte que su razón: “tiemblo solo con la idea -escribió a Mercy el mismo día- que he sido yo quien le ha hecho volver. Mi destino es atraer la desgracia, y si otra vez llega a haber maquinaciones infernales que le hagan fracasar o si hace él recular la autoridad del rey, todavía seré más odiada que antes”.

 En parte, esta reacción surgió de esa nueva “melancolía alemana”, que el peluquero Leonard, en la asistencia constante a la reina, se dio cuenta de su carácter, “si yo comenzara de nuevo mi vida...” le dijo varias veces. Esta melancolía coexistió con la nueva determinación que había desarrollado como resultado del asunto del collar. La muerte de la pequeña Sofía y la grave enfermedad del delfín contribuyo a esta depresión. Más que eso, sin embargo, María Antonieta estaba empezando a sentirse desafortunada, incluso condenada.

Sin embargo, la mera presencia de Necker no restaura la calma. El 29 de agosto, la custodia Pont-Neuf de los cuerpos fue saqueada e incendiada por manifestantes. Bajo el mando del mariscal Biron, guardias suizos y guardias franceses abrieron fuego contra la multitud. Unos días más tarde, el 14 de septiembre, Lamoignon considerado como el responsable de los edictos de mayo estallaron disturbios. En forma de maniquí quemaron la imagen del ministro de justicia y trataron de prender fuego a su hotel. La guardia reacciono brutalmente habiendo varios muertos. Era imposible salir de la justicia suspendida como fue el caso durante varios meses. Por lo tanto, Necker propuso restaurar el parlamento. El 23 de septiembre Luis XVI anuncio la sustitución de las viejas instituciones al tiempo que confirmo la convocación de los estados generales. Necker entiende perfectamente que la nación anhelaba un nuevo sistema legislativo.

Luis XVI no dio el nombre de primer ministro a Necker, pero prácticamente asumió las mismas funciones. La causa era más pesada de lo que esperaba. No solo trataría de manejar la crisis financiera sino también preparar la Reunión de los estados generales. “recordando demasiado tarde el único hombre con talento en el cual descansa el destino del estado, se impuso una tarea difícil de completar”, escribió Mercy. La crisis alcanzo proporciones que el soberano no hubiera sospechado. Un verdadero debate acerca de la naturaleza del régimen se había involucrado en todo el país. Los pensamientos en cafés y clubes que proliferaron desde noviembre, solo se hablaba de una nueva constitución para romper con el despotismo y los privilegios.

Incendio de la caseta de vigilancia del Pont Neuf, 29 de agosto de 1788, sexto distrito.

El parlamento de parís y la clase privilegiada deseaba que fueran convocadas las tres órdenes similares a la última Reunión en 1614. Esto requiere una representación del tercer estado muy modesto en número. Necker sugirió al rey convocare las tres órdenes con el mismo número de diputados lo que causo indignación en la nobleza y el 13 de diciembre presentaron ante Luis XVI un memorándum exigiendo “no sacrificar y humillar a esta nobleza valiente, antigua y respetable”.

 El rey tenía que decidir, mientras experimento el fuerte resentimiento del clero y la nobleza, pensó en atraer la popularidad que necesitaba, duplico el número de la tercera parte de los diputados, además de no haber ninguna duda de voto por cabeza. Antes de tomar tal decisión, convoco un consejo extraordinario con la participación por primera vez de su esposa y hermanos. Hasta entonces, María Antonieta solo había intervenido en las comisiones interdepartamentales sin jugar un papel decisivo. “en una situación tan crítica, la reina hace sabiamente lo necesario, limita sus opiniones, a fin de evitar inclinarse ya sea para un partido o para el otro”, escribió Mercy al emperador. En el consejo del 27 de diciembre de 1788 no tomo la palabra, pero aprobó la duplicación del tercer estado, en contra de sus convicciones internas, al igual que su marido, ella cedió a los deseos del ministro en el cual parecía descansar el futuro de la monarquía.  

Moneda con el perfil de Luis XVI. Décimo escudo llamado "con ramas de olivo" 1788 Marsella
La ansiedad de la reina se acentuó en el día en que los estados generales se reunirían. Ella trato de ocultar las preocupaciones que la asaltaron e inculcar determinación y firmeza al rey, siempre postrado y con sueño, incluso en los momentos más críticos. Los consejos de Mercy no se hicieron para tranquilizar. En Versalles, dijo, “estamos en un abismo que se considera el terror, la Reunión de los estados generales; anuncia un golpe fatal a la realeza”. El embajador no dudo en hablar que “la revolución vendría a esta monarquía”.

La nación aspiraba a cambiar, sin entrar en los detalles de las demandas, era fácil de entender que la mayoría de los sujetos querían la abolición de los privilegios y una constitución  diferente de las leyes fundamentales del reino. Sin embargó, el rey y la reina pensaban si bien los estados no podían tener otra tarea que resolver la crisis financiera y la reforma del sistema fiscal. Independientemente de la crisis financiera que afecto al estado, muy grave fue la crisis económica que afecto al reino. Los disturbios se mantuvieron en todos las provincias, se reforzó la crisis política y contribuyo a asustar al rey, la reina y la corte. De hecho, hasta finales de 1788, sectores de la nobleza y el clero, lo que resulta en los grados superiores del tercer estado, se habían levantado para diferentes fines, en contra del absolutismo real.

En las calles de paris se escuchaban las quejas y murmuraciones que continuamente despertaban el régimen y el reparto de impuestos, los rigores y las rarezas de la Legislación Tributaria, y se informaba de los obstáculos que una formidable complicación de privilegios y autoridades se opuso a las ideas de reforma y mejora.

Ante el aumento de los peligros, el partido aristocrático de la corte, fundamentalmente hostil a Necker, se convirtieron en el chivo expiatorio perfecto. A partir de enero de 1789, varios folletos, dos de los cuales provenían de Calonne, refugiado en Inglaterra, había denunciado el papel del ministro. Necker se mostró “oscilando entre las dos partes del conflicto, mediante la excusa y vueltas capciosas para captar la opinión, el aumento del tercer estado, el más fuerte, más robusto y más frenético de las tres órdenes, en contra de los dos primeros”. Todos los recuerdos de la época escritos por los familiares de la corte son imprecaciones contra Necker, acusado de diseños oscuros.

El conde Bombelles escribió: “admiradores fanáticos de un hipócrita e innovador, dispuestos como Mohammed para crear un imperio, al menos debería tener talento para hechizar”. Augeard, secretario de la reina, encontró que “mientras Necker anuncio los diseños más malignos... el déficit del estado fue la excusa para hacer un cambio en el reino”.

folleto satirico que muestra a los reyes con los ojos vendados, por un lado la reina cegada por la familia  Polignac y por el otro, el rey cegado por la nobleza y el clero, liderada por la camarilla del conde Artois.
El conde Artois animo la cábala hostil a Necker, desprovisto de conocimiento político o jurídico serio, previniendo cambios serios en su fortuna, quería presionar al rey contra Necker, el mal absoluto en sus ojos. Sin demasiada dificultad, el conde Artois logro convencer al ministro de justicia, el señor Barentin y al historiador y canciller, el señor de Moreau, escribir una carta a Luis XVI denunciando los peligros que corría la monarquía. Los príncipes de Conde y Conti pronto se unieron a los hermanos del rey para animar la cábala antineckerista. Alrededor del 13 de abril imaginaron la victoria.

El rey parecía decidido a despedir a Necker y componer un nuevo ministerio alrededor del barón de Breteuil, partidario incondicional de la autoridad, en la corte lo consideraban el único hombre capaz de mantener intactas las prerrogativas de la corona. Todo parís ya estaba hablando acerca de este cambio, pero lo pensó mejor Luis XVI y desistió de la idea. Según Saint-Priest, la reina estaba detrás de este cambio de tendencia. Esto probablemente no es para apoyar la política adoptada por su ministro que lo mantuvo en el cargo, sino un cambio de ministerio unos días antes de la Reunión de los estados habría pasado por un golpe de estado. Por temor a las ambiciones de los príncipes, concediendo de mala gana la confianza en Necker, la reina se hundió en un abismo de incertidumbre.

domingo, 18 de octubre de 2020

LIBERACION DE MADAME ROYALE (18 DICIEMBRE 1795)

  Heinrich Friedrich Füger , Marie Thérèse Charlotte de Francia , 1796 . Museo del Hermitage, San Petersburgo. Está representada en Viena, vestida de luto profundo, luciendo un medallón que muestra a sus padres y hermano.
-España reclama a los hijos reales

Con la caída de Robespierre el 27 de julio de 1794, salvo a Francia de un desastre. E poder ahora está en manos de los adversarios políticos, sobrevivientes del gran terror y algunos diputados que aun defienden el antiguo régimen. Su primer paso fue una ola de reformas “reales” que permiten que Francia ya no sea considerada como un país perjudicial por las naciones vecinas.

Ahora debe poner fin a la guerra que se opone a la primera coalición (Austria, Prusia, Inglaterra, provincias unidas, sacro imperio, Piamonte-Cerdeña y España). Prusia dice que está lista para negociar y a España le gustaría poner fin al conflicto. El 7 de octubre de 1794 el comité envió un emisario a Madrid para conocer los deseos del gabinete español. Este reconociera el sistema actual de gobierno francés, pero Francia debería entregar a los hijos de Luis XVI. Finalmente el rey Carlos IV exige que las provincias fronterizas francesas formen un estado independiente para el hijo de Luis XVI. Las gobernaría soberanamente como rey. 
 

El 23 de abril, el diplomático español Ocaritz escribió: “la tierna preocupación de la corte española se concentra actualmente en los hijos de Luis XVI. El gobierno francés no podría mostrar de una manera más sensible los respetos que tendría por España que confiando a su majestad cristiana, estos niños inocentes que no sirven en Francia. Su majestad cristiana recibiría un gran consuelo de esta descendencia y, en consecuencia, ella contribuiría de la mejor voluntad a un acercamiento con Francia”.

Un evento inesperado dio un impulso negativo al tratado. Durante la sesión del 9 de junio de 1795, el diputado Joseph Marie Sevestre anuncio a la convención nacional, la muerte del hijo del último rey, el día anterior, a las dos y cuarto de la tarde. Mientras tanto, Francia se había preparado para iniciar negociaciones de paz con Austria y el 22 de julio de 1795 en Basilea, España aun conmovido por la muerte del pequeño, firmo el tratado de paz. 
  
El joven Luis Carlos de Borbón durante su cautiverio en la prisión del Temple
El anuncio de la muerte del pequeño rey y los rumores mal controlados sobre los malos tratos que lo aniquilaron se extendieron muy rápidamente en parís, luego en todas las provincias. El martirio de Luis XVII molesto a muchos ciudadanos, para disgusto de los revolucionarios. La multitud también descubre la verdadera situación de su hermana y se conmueve con el destino de esta joven inocente, aislada del mundo sin una razón real. Para la convención, madame Royale se convierte en un rehén particularmente engorroso. 

-Austria entra en escena

Mientras España recibe dolorosamente la noticia de la muerte de Luis XVII, Austria ofreció dos millones de libras a cambio de Marie Therese. La republica lo había ignorado. Por otro lado, esta vez, los roles se invierten: ignorando las negociaciones con España, la convención prácticamente impone al imperio austriaco el intercambio de la princesa.

El 30 de julio de 1795, el emperador Francisco II envió una carta al mariscal Clerfayt, comandante en jefe de las tropas austriacas imperiales, que acepte las propuestas de la convención. Incluso aprovecho esta oportunidad para un intercambio complementario de numerosos prisioneros de guerra austriacos y franceses. 
  
Un retrato de principios del siglo XIX de Madame Royale, hija de Luis XVI y María Antonieta, en el Templo de París; la torre del Templo se puede ver al fondo a la izquierda. Después de una pintura de 1797.
Sin embargo, Viena estaba avergonzada a pesar de la respuesta positiva del emperador. El barón de Thugut, este hombre frió, de gran inteligencia y mente sutil, desprovisto de escrúpulos, solo se preocupa por el presente. Con cruel indiferencia hacia el destino de María Antonieta, está listo para observar la misma actitud para su hija. Además, teme los gastos causados por la instalación de la princesa y teme una inmigración masiva de los Borbones desde Francia a su paso.

El partido de la corte, por su parte, cultiva el espíritu de solidaridad familiar inculcado por la emperatriz María Teresa. Cada archiduque y cada archiduquesa deben contribuir a la grandeza de la casa de Austria. La reina María Carolina de Nápoles, hermana mayor de María Antonieta y suegra de Francisco II, tomo la iniciativa sobre la intención de dar asilo a su sobrina. El 18 de julio de 1795 ofreció sus servicios a su yerno:

“la muerte del infeliz huérfano me afecto, pero siempre fue su hermana quien tuvo mi mayor interés. Admito que esta niña infeliz, en su decimoséptimo año, sola, expuesta a todo, me estremece. Con mucho gusto la tomaría como una hija más, como no tiene derechos ni ventajas que esperar, esto es lo que la haría más agradable, interesante, y solo satisfaría mi sentimiento de hermana y madre”. 
 
Maria Antonieta,Madame Elisabeth y Madame Royal en el Temple.
En su carta, la reina de Nápoles señala la posibilidad de un matrimonio de madame Royale con el duque de Anguleme o el duque de Enghien. Por otro lado no menciona en ningún momento la posibilidad de comprometerse con un archiduque austriaco, mientras que el archiduque Charles, segundo hermano menor de Francisco II, podría reclamar la mano de la princesa y así alcanzar el trono de Francia. Lo que el conde de Provenza quiere evitar a toda costa. Mientras tanto, En Basilea, los negociadores han establecido un primer escenario para el traslado de prisionero de guerra, previstos para mediados de septiembre. A finales de noviembre de 1795, el futuro de madame Royale está prácticamente resuelto. Ahora queda por concluir la paz con Austria porque los dos países todavía están en guerra.

-Luis XVIII quiere a su sobrina!

Cuando el pequeño Luis XVII muere, el 8 de junio de 1795, su tío, el conde de Provenza, es un refugiado en Verona, Italia. Rápidamente informado de la desaparición de su sobrino por agentes realistas que vigilan Francia, el conde de Provenza se apresura a proclamarse rey bajo el título de Luis XVIII.

El 27 de julio, Luis XVIII en una carta al emperador pidió que la princesa fuera entregada a él. Sorprendido y especialmente molesto por esta misiva, el trabajo de un hombre que nunca ha intentado nada para ayudar a su familia desde el fatal 20 de junio de 1792, Francisco no respondió. 

La huérfana del Temple, por Edward Matthew Ward (siglo XIX)
En realidad, Luis XVIII no sentía ternura por madame Royale, hija de un hermano la que apodaba “gordo tonto” y una cuñada que odiaba. Prácticamente no la conocía de niña, no la veía crecer. Él la quiere a su lado porque es la única sobreviviente de la tragedia del Temple y su popularidad está creciendo a una velocidad increíble. Príncipe sin imagen y ahora rey sin reino, Luis XVIII es inteligente. Entendió antes que los demás que su sobrina está en camino de convertirse en una figura política.

En rey sin corona, por lo tanto, se aferra a madame Royale con la esperanza de que el aura naciente de su sobrina se refleje en su persona. Dispuesto a hacer cualquier cosa por obtener la custodia de Marie Therese, Luis XVIII continuo acosando a Francisco II. Irritado, el emperador de Austria finalmente ordeno la interrupción de la correspondencia. Además en Viena, un rumor susurra que madame Royale pronto disfrutará de importantes ingresos: la dote de su madre que no ha sido absuelta; todas sus joyas y las de madame Elisabeth; sin olvidar el dinero que la reina había enviado a Bélgica durante los preparativos para el vuelo. Francisco II deja crecer el rumor. Lo que hace decir al tribunal que la joven princesa “no le costara nada”. Esta información, reportada a Luis XVIII, intereso profundamente al refugiado de Verona que carecía de subsidios. 

-Salida discreta en medio de la noche

De muto acuerdo, los franceses y austriacos quieren que el intercambio se realice con la mayor discreción. Sin manifestaciones multitudinarias, sin movimientos de curiosidad, y la princesa saldrá de parís por la noche. El ultimo día en el Temple pasa muy rápido. Con la ayuda de madame de Chaterenne, el equipaje se envuelve rápidamente en un pesado silencio. Alrededor de las cinco de la tarde, la joven princesa, vestida con un traje de seda verde, fue al jardín del Temple por última vez. A modo de despedida, hizo una larga reverencia destinada a esas caras amistosas instaladas en ventana de la rotonda. 

Carlo Lasinio, la princesa Marie-Thérèse-Charlotte, hija del rey Luis XVI, deja París para ir a Suiza . Grabado. Museo de la Revolución Francesa .
A las once en punto, antes de cruzar el umbral, la niña se da vuelta en el set de los tres años más dolorosos de su vida. Ella solo tiene ojos para la cama de María Antonieta, cubierto de damasco verde, y para el maldito péndulo que representa la fortuna, que nunca dejo de causar las peores horas de los Borbones. Llorosa, ella baja la escalera de piedra de esta torre maldita por última vez.

El ministro Bénézech firma el informe de entrega y lo está esperando. Al salir, madame Royale se gira bruscamente para arrojarse a los brazos de Renette. Mientras besa a su compañera, desliza un fajo de papeles en su mano. Luego, en el brazo del ministro, cruza los mostradores y los patios. La guardia no se mueve. Solo un oficial avanza y saluda. Le gustaría echar un último vistazo a la torre, pero las lágrimas nublan su vista. Sus cuarenta meses de infierno, la hija de Luis XVI y María Antonieta nunca puede olvidarlos.
  
intercambio de Madame Royale
El capitán Mechain escolta a la princesa a Huningue, una ciudad fronteriza cerca de Basilea. El príncipe Gavre fue designado por el emperador para recibir a madame Royale, ya la esperan con seis carruajes, una gran suite y muchos sirvientes. Los rehenes devueltos por Austria también han sido pacientes en Friburgo de Brisgovia desde el 14 de noviembre.

Al llegar frente a su carruaje, madame Royale se da vuelta, sus ojos se llenan de lágrimas y no puede evitar confiar: “me voy de Francia con pesar, nunca dejare de verlo como mi tierra natal". Y cuando el camarero abre la puerta del sedán, Marie Therese le entrega el pañuelo que tenía en su mano mientras le admitía: “¡eso es todo lo que puedo darte! No tengo dinero!”.

-Una familia numerosa

Madame Royale es bien recibida por el tribunal de Viena y por su familia. Sus numerosos primos le muestran un afecto inesperado, aunque la joven princesa le resulta difícil identificarlos al principio. No debemos olvidar que sus abuelos maternos, Francisco I y Maria Teresa, tenían dieciséis hijos. Francisco II está rodeado de muchos hermanos y hermanas que se codearon con madame Royale a diario.
 
Arrivo de Madame Royale a territorio de Basilea.
El 19 de febrero de 1796, al regresar de misa, madame Royale se encontró cara a cara con el conde Fersen. Marie Therese no lo había visto desde la noche del vuelo a Varennes y Fersen encuentra una mujer joven en lugar de una niña, a quien describe en su diario:

“es alta, bien hecha, pero me recuerda más a madame Elizabeth que a la reina. Su cara está más formada, pero no cambia. Ella es rubia, tiene pies bonitos, tiene gracia y nobleza. Cuando paso, se sonrojo, nos saludó y, cuando llego a casa, se volvió para mirarnos de nuevo. En sus formas, reconocí a su madre, y creía ver la necesidad de ser cortes con nosotros y decirnos que ella nos reconoció”. 
 
El 6 de marzo, Fersen se apresura a ir al Hofburg para asistir a la presentación de Marie Therese de Francia ante la corte, con la esperanza de encontrar las características de María Antonieta en la cara de su hija, él escribe:

“miro a la multitud como su difunta madre, y después de haberme visto, me saludo… al pasar frente a mí, me dijo en un tono muy amable: “estoy contenta de verte a salvo”. Todos estaban encantados. ¡Qué diferencia ella para toda su familia! Los eclipso a todos por su rostro y sus modales. Experimente un verdadero placer, pero tuve más de veinte veces lágrimas en los ojos de placer y dolor…”

domingo, 4 de octubre de 2020

MARIE ANTOINETTE Y LAS PREDICCIONES DEL CONDE DE SAINT-GERMAIN

El conde de Saint-Germain apareció un día en la corte del rey de Francia y nunca quiso revelar nada de su edad, su familia o sus orígenes. Durante sus viajes y reuniones, se presentó bajo diversas identidades, incluida la del conde de Saint-Germain, que seguía siendo el más famoso. Aquí está su historia, o al menos lo que sabemos al respecto.

Desde 1737 hasta 1742, el conde de Saint-Germain habría estado en la corte del Shah de Persia, donde habría aprendido muchos secretos. Mientras estaba en Viena, Austria, el Conde de Belle-Isle, entonces en manos de una misteriosa enfermedad, fue presentado al Conde de Saint-Germain, un hombre del que nadie había oído hablar. Cuando regresó de Praga, el mariscal Belle-Isle fue acompañado por el conde, que lo curó milagrosamente y, para agradecerle por sus servicios, lo presentó a la corte. Allí, el conde de Saint-Germain rápidamente se hizo amigo de la marquesa de Pompadour, quien lo presentó al rey Luis XV en diciembre del año siguiente. En ese momento, el conde vivía en Londres, Inglaterra, frecuentaba la nobleza y se distinguía por su talento excepcional como violinista.

Durante el otoño de 1744, el rey, quien había quedado muy impresionado por el conde de Saint-Germain, le pidió que curara a su favorita, Madame de Châteauroux, víctima de envenenamiento. Desafortunadamente, nada podría salvarla. Un poco más tarde, el escritor británico Horace Walpole informó en una de sus cartas que un hombre extraño que vivía en Londres durante dos años sabía algo diferente. Este hombre, que se hacía llamar el Conde de Saint-Germain, había admitido haber usado un nombre falso, pero se negó a rechazar su verdadera identidad. Sospechoso de espiar, el conde de Saint-Germain había sido arrestado, pero como no se habían establecido pruebas en su contra, la policía lo había confinado a arresto domiciliario. Durante todo este período, el conde asistió asiduamente a la corte de Viena.


En 1746, el conde de Saint-Germain desapareció durante tres años. El rumor decía que estaba en India o en Persia, pero tal vez estaba en sus tierras, en Alemania, dedicándose a su gran pasión, la química. En 1749, el conde reapareció en Francia y Louis XV, que parecía tener una verdadera admiración por él, le confió algunas misiones diplomáticas que logró con éxito. Posteriormente, el conde de Saint-Germain hizo un viaje a la India, como una de sus cartas indica: "Debo mi conocimiento en la fusión de joyas a mi segundo viaje a la India, en 1755, con el general Clive, que estaba bajo el mando del vicealmirante Watson. En mi primer viaje, tuve una idea muy vaga del maravilloso secreto del que estamos hablando. Todos los intentos que hice en Viena, París y Londres no tienen valor como experiencias".

A su regreso a Francia en 1758, el conde de Saint-Germain envió una solicitud al marqués de Marigny, director de los edificios del rey, solicitando que se le pusiera una casa real para que pudiera instalar un laboratorio allí. química, prometiendo a Luis XV el más rico y raro de los descubrimientos. Al principio escéptico, el ministro finalmente le asignó el Castillo de Chambord y el conde instaló allí a sus asistentes, trabajadores y laboratorio. Durante varias estancias, experimentó con nuevos tintes que combinaban química y alquimia, pero también con lentes de colores, piedras preciosas artificiales y tintes. Luego, contra todas las expectativas, en diciembre del mismo año, la fábrica de Chambord cerró sus puertas. Sin embargo, El conde de Saint-Germain parecía haber tenido cierto éxito en su investigación, ya que parecía probar la magnífica colección de retratos de mujeres engastadas con piedras preciosas que guardaba en casa. Había descubierto un proceso para hacer colores extraordinarios y lo usó en las pinturas que pintó. Muchos artistas famosos le pidieron el secreto, pero el conde nunca quiso revelarlo.

Luis XV y Madame de Pompadour, visto aquí con Voltaire, ambos muy estimados porSaint-Germain.
Cuando no se alojaba en Chambord, el conde de Saint-Germain vivía en París, con su amigo el mariscal de Belle-Isle. Asistió asiduamente a los bailes, fiestas y cenas de la alta sociedad aristocrática parisina, donde se le notó rápidamente. El conde fue descrito como un hombre de unos cincuenta años, delgado, de mediana estatura, con cabello oscuro y piel oscura. "Parece un español de alto nacimiento", escribió uno de sus contemporáneos. El conde de Saint-Germain mantuvo una imagen misteriosa, negándose obstinadamente a revelar su edad, su lugar de nacimiento, su nombre real o cualquier detalle sobre su pasado. Se enorgullecía de tener eterna juventud y dijo que tenía siglos de edad, lo que divirtió a su audiencia. Cuando se le preguntó cuál era el secreto de su inmortalidad, el conde a veces respondió que tenía el poder de detener, durante su sueño, los latidos de su corazón y los movimientos de su respiración.

El conde vestía con elegante simplicidad, pero siempre se mostraba cubierto de piedras preciosas. Lo tenía en los dedos, en la caja de rapé, en el reloj y, a veces, incluso en el cuello, el pecho o las hebillas de sus zapatos. Él cambiaba constantemente las joyas, pero nunca usaba las mediocres u ordinarias y Madame de Pompadour, al contemplar su atuendo en cierta ocasión, le había dicho que no creía que el rey tuviera piedras tan hermosas. Todos no sabían de dónde había sacado tanta fortuna, lo que despertó curiosidad, pero si el conde de Saint-Germain intrigaba, deberíamos tener cuidado de no criticarlo en presencia de Luis XV o Madame de Pompadour, quien lo tenía en gran estima. Un día, intrigado, el barón de Gleichein le hizo la pregunta que le quemó los labios: "¿Pero de dónde vienen esas piedras tan hermosas y raras? ". A lo que Saint-Germain respondió: “Los rajas y los magos de la India me ofrecieron los más pequeños; pero los más grandes, fui yo quien los hizo ".

Durante una discusión entre Madame de Pompadour, unos pocos señores y el Conde de Saint-Germain, sobre el secreto que hizo desaparecer las manchas de diamantes, Luis XV ordenó que se trajera un diamante mediocre en el que se arruinó una tarea. Lo pesaron y el rey le dijo al conde: "Se estima en seis mil libras, pero valdría diez sin la mancha. ¿Quieres hacerte cargo de hacerme ganar cuatro mil francos? ". Después de haberlo examinado cuidadosamente, Saint-Germain respondió: "Es posible, y en un mes se lo devolveré a Su Majestad. ". Un mes después, el conde le devolvió al rey aturdido un diamante puro. El conde de Saint-Germain afirmó conocer el secreto de la fusión de diamantes, para poder hacer uno grande de diez o doce pequeños, sin perder un poco de su peso y también se enorgullecía de saber cómo hacer crecer las perlas. Casanova, que conoció al conde de Saint-Germain en 1757, en París, informó que en una ocasión, el conde le había pedido un trozo de cobre de unos pocos suelos que había colocado en una especie de semilla negra. Luego lo sopló con una pipeta de vidrio antes de colocar todo sobre un carbón caliente. Una vez enfriada, la moneda cambió a una moneda de oro.
 
Uno de los datos de la singular biografía de Saint Germain es la nebulosa que siempre rodeó sus orígenes. El misterioso conde se preocupó mucho, incluso cuando se hizo miembro de las órdenes masónicas, de ocultar su procedencia.
El conde de Saint-Germain parecía estar dotado de todos los talentos. En la sociedad, siempre se le pidió que lo escucharan. Cuando tocó el clavicordio, el violín o cuando comenzó a cantar, sumió a su público en éxtasis. Era un ambidiestro perfecto y podía demostrarlo escribiendo al mismo tiempo dos hojas idénticas, una de la mano derecha y la otra de la izquierda, cuyos escritos se superponían magníficamente cuando se comparaban con la transparencia en una ventana. . El conde también parecía haber recibido la educación más brillante. No solo era químico y alquimista consumado, sino que también componía música, pintaba y hablaba alemán, inglés, italiano, portugués, español, francés, griego, latín, sánscrito, árabe y chino. Sus modales fueron refinados, Sus fascinantes conversaciones y su extraordinario conocimiento de la historia deleitaron a sus oyentes. En sus memorias, Casanova dijo que el conde habló con facilidad y un encanto que lo cautivó. Grimm, famoso por sus Cuentos, dijo sobre él que "tenía el talento para recordar en la conversación los eventos más importantes de la historia antigua y contarlos como contamos la anécdota del día, con el mismo detalles, el mismo grado de interés y vivacidad ".

Si el conde de Saint-Germain tenía muchos admiradores y algunos discípulos ilustres como Cagliostro o Goethe, también se había convertido en enemigos poderosos. Así, el duque de Choiseul, ministro de Asuntos Exteriores, lo odiaba por la intimidad sospechosa que mantenía con Luis XV. Además, con la esperanza de deshacerse de lo inoportuno, Choiseul decidió lanzar una campaña para manchar su reputación.

Con este fin, contrató a un actor llamado Gauve y le ordenó que imitara al conde de Saint-Germain y que pasara por él. Gauve comenzó a dirigir los salones parisinos bajo la identidad del conde, contando las historias más increíbles: había bebido con Alejandro Magno, había conocido a Jesús y había predicho un final abominable, etc. Pero el impostor fue rápidamente desenmascarado y el engaño expuesto. Al contrario de lo que esperaba el duque de Choiseul, el conde de Saint-Germain no salió ridiculizado, sino que creció.
 
Un raro busto de The Immortal Count St. Germain, el Gran Alquimista.
Sin embargo, el duque iba a lograr sus fines. En 1760, Luis XV, deseando poner fin a una guerra que se prolongó, ordenó al Conde de Saint-Germain que entablara conversaciones secretas de paz con Inglaterra en Amsterdam. Mientras estaba en los Países Bajos, el duque de Choiseul interceptó todas las cartas del conde y logró convencer al rey de su traición.Acusado de espionaje, caído en desgracia, el conde de Saint-Germain se refugió en Londres durante tres meses.

Tras la muerte de Luis XV en mayo de 1774, el conde de Saint-Germain visitó a la condesa de Adhémar, que lo reconoció "como lo había visto una vez, fresco, sano, casi rejuvenecido". Quince años habían pasado, sin embargo. En sus Recuerdos , ella le dedicó un largo párrafo. Relató, entre otras cosas, la transmutación de una moneda de plata en oro que Saint-Germain hizo frente a su primer esposo, el marqués de Valbelle. En otro capítulo, la condesa de Adhémar informó sobre la visita del conde, que luego quiso advertir al rey Luis XVI de las desgracias por venir y de la Revolución Francesa: "Este reinado será desastroso para él ... Se está formando una conspiración gigantesca que aún no tiene un líder visible, pero aparecerá pronto. Tendemos a nada menos que a volcar lo que existe, excepto a reconstruirlo en un nuevo plano. Culpamos a la familia real, el clero, la nobleza, la magistratura. Sin embargo, todavía hay tiempo para frustrar la intriga: más tarde sería imposible ".
 

Durante esta visita, la condesa de Adhemar presento discretamente al conde Saint Germain a María Antonieta y fue testigo de sus asombrosas revelaciones. En presencia de la reina, hablo con voz grave y pronostico eventos que tendrían lugar quince años después: “el partido enciclopedista desea poder, que obtendrá solo por la caída completa del clero. Para lograr este resultado, derrocaran a la monarquía. Los enciclopedistas, buscan un jefe entre los miembros de la familia real, han puesto sus ojos en el duque de Chartres. El duque se convertirá en el instrumento de estos hombres que lo sacrificaran cuando haya dejado de serles útil. Se le ofrecerá la corona de Francia y el andamio ocupara su lugar en el trono. No por mucho tiempo las leyes seguirán siendo la protección del ben y el terror de los impíos. Los malvados tomaron el poder con manos manchadas de sangre. Ellos eliminaran la religión católica”.

-“para que solo quede la realeza”, la reina interrumpió con impaciencia.

-“ni siquiera la realeza. Habrá una república sanguinaria, cuyo cetro será el cuchillo del verdugo”.

Es bastante claro de estas palabras que las ideas de Saint Germain eran completamente diferentes de las que le atribuye la mayoría de los autores históricos de este periodo, y casi todos los que ven en él un instrumento activo del movimiento revolucionario. Sus terribles y sorprendentes predicciones llenaron a María Antonieta de presentimientos y agitación. Saint Germain pidió ver al rey para hacer revelaciones aún más serias, pero pidió verlo sin que su ministro, Maurepas, fuera informado de ello.

“es mi enemigo -dijo- y lo cuento entre los que contribuirán a la ruina del reino, no por malicia sino por incapacidad”.

El rey no poseía autoridad suficiente para entrevistarse con nadie sin la presencia de su ministro. Informo a Maurepas de la entrevista que Saint Germain había tenido con la reina, y Maurepas pensó que sería más inteligente encarcelar en la bastilla a un hombre que tenía una visión tan sombría del futuro.
  

Maurepas visito por cortesía a la condesa de Adhemar para informarle sobre esta decisión. Ella lo recibió en su habitación. “conozco al sinvergüenza mejor que tu -dijo- estará expuesto. Nuestros oficiales de policía tienen un olor muy agudo. Solo una cosa me sorprende. Los años no me han escatimado, mientras que la reina declara que el conde de Saint Germain parece un hombre de cuarenta años”.

En este momento, la atención de ambos se distrajo con el sonido de una puerta cerrada. La condesa lanzo un grito. La expresión en el rostro de Maurepas cambio. Saint Germain estaba delante de ellos.

“el rey te ha pedido que le des un buen consejo -dijo- y al negarme a permitirme verlo, solo piensas en mantener tu autoridad. Estas destruyendo la monarquía, porque solo tengo un tiempo limitado para estar en Francia, y cuando ese tiempo haya pasado, volveré a ser visto después de tres generaciones. No tendré la culpa cuando la anarquía con todos sus horrores arrase a Francia. No veras estas calamidades, pero el hecho de que allanaste el camino para ellas será suficiente para ennegrecer tu memoria”.

domingo, 20 de septiembre de 2020

UN TUTOR PARA LA ARCHIDUQUESA: EL ABAD DE VERMOND

La eminencia gris de María Antonieta: abad de Vermond
Tan pronto como estuvo seguro de que el matrimonio se llevaría a cabo, María Teresa se comprometió a preparar a su hija para su alto destino. De hecho, la conocía muy mal. Cuando miro de cerca, se sintió consternada por lo que descubrió: María Antonieta no había sido educada. 

Como suele ser el caso en familias numerosas, la energía de los adultos se había desvanecido con los nacimientos. Las institutrices, abrumadas, exigieron menos a los más jóvenes, por cansancio. Con la experiencia por venir, creyeron menos en los resultados. Los dos niños más pequeños, Antonieta y Maximiliano, se beneficiaron si se atreven a decir, de la protección de sus mayores, rápidos para hacer su tarea por ellos y ocultar sus tonterías.

En lugar de luchar para disciplinar a la pequeña, el ama de llaves, madame de Brandeiss, eligió el camino fácil. Cerro los ojos, logrando presentarle a la emperatriz, la tarea perfecta, impecablemente caligrafiada. Por desgracia, la niña, invitada a tomar el bolígrafo por su madre, solo pudo proporcionar un garabato infame y tuvo que admitir el engaño: estaba trazando textos previamente escritos con lápiz.
 

Quedaba muy poco tiempo. Las jóvenes archiduquesas, criadas por la emperatriz, tenían, según se decía en todos los tribunales de Europa, la más amplia educación. María Teresa rompió la complicidad desafortunada al separarla de la institutriz, por primera vez, la archiduquesa María Antonieta se sometió a un largo examen bajo los ojos de su madre, que le revelo todo lo que necesitaría para robar el conocimiento de los franceses.

En términos de lengua y cultura francesa, había mucho que hacer. Para mejorar su pronunciación y deshacerse de su acento, María Teresa pensó que podía usar profesionales de la dicción, recluto a dos actores franceses cuya compañía se quedaba en Viena. Choiseul la hizo disuadirla: no podía poner en contacto a una futura delfina de Francia con personas que supuestamente eran inmorales, como se dijo entonces a los actores. Entonces decidió matar dos pájaros de un tiro. Confiaría en un solo tutor para que le enseñara buen francés a su hija, para inculcar los rudimentos esenciales de la literatura y la historia y para iniciarla en las costumbres de la corte. 
 

Ella instruyo a su embajador para que le encontrara un tutor, preferiblemente un clérigo. El conde Mercy consulto a Choiseul, quien, aprovechando la oportunidad, le pidió a su amigo el obispo de Orleans que le ofreciera a un hombre de su confianza.

“tengo la esperanza de que la emperatriz quedara satisfecha –escribió el obispo al conde Mercy, 6 de octubre de 1768- y es uno de los mas cálidos deseos que he tenido en mi vida… es con verdadera confianza en que esta elección tendrá éxito”. Su candidato fue un gran vicario de Lomenie de Brienne, arzobispo de Toulouse, un gran prelado con costumbres cuestionables, muy influido por la filosofía, que tuvieron cuidado de no decirle a la emperatriz. “educado, sencillo y modesto”, Mathieu-Jacques, abad de Vermond, doctor de Sorbona, bibliotecario del colegio de las cuatro naciones, presento según Mercy todas las garantías intelectuales y morales, por otro lado, no tenía experiencia como docente y, a los treinta y tres años, tal vez era un poco joven para el trabajo.

Sin oposición, el abad acepto la misión y fue enviado inmediatamente a Viena. Vermond es acogido con cierta frialdad por el marqués de Dufort, entonces embajador del rey francés en Austria. El marques temía su influencia eclipsará la suya. El tribunal de Viena, sin embargo, da la bienvenida al abad de una manera calurosa. Un amigo del conde Mercy le escribió el 17 de diciembre: “el abad Vermond vino de parís para educare a la archiduquesa Antonieta. Fue tratado muy bien por el tribunal. Su intención es instruir a la futura delfina. Parece sorprendido de encontrar pocos franceses en Viena y que las bibliotecas no están equipadas con los libros en este idioma”. 


Al introducir al abad Vermond en su círculo familiar, María Teresa fue el preludio de su conquista. Sabemos que esta soberana, así como todos los príncipes de la casa de Lorena, no conservaron en si interior ninguna especie de ceremonial que podía recordar su rango, y que allí reinaba una especie de igualdad relativa, una simplicidad tranquila, seria y llena de dignidad. Tan pronto como llego a Viena, lucho en su correspondencia por las calumnias que se extendieron en Versalles sobre María Teresa y su hija.

Hasta entonces, la archiduquesa había quedado en manos de gobernantes demasiado débiles y por lo tanto desde los primeros días había entregado a la emperatriz, que aprobó un plan de estudios que varazo la religión, la historia de Francia, la literatura, ortografía y pronunciación de la lengua francesa, el conocimiento de las costumbres y tradiciones en Francia, las familias numerosas, en particular las que tendría que ver la futura delfina.

En cuanto a los resultados, ¡ese es otro asunto! La niña es exquisita, pero rebelde a cualquier esfuerzo. Es imposible fijar su atención por más de cinco minutos. Se cree que ella escucha, y ya su mente vaga a otra parte. Vermond se ve obligado a admitir sus primeras decepciones a Mercy: “Tiene más inteligencia de la que se sospechó en ella durante largo tiempo, pero, por desgracia, esta inteligencia, hasta los doce años, no ha sido acostumbrada a ninguna concentración. Un poco de dejadez y mucha ligereza me han hecho aún más difícil el darle lecciones. Comencé durante seis semanas por los fundamentos de las bellas letras; comprendía bien, juzgaba rectamente, pero no podía llevarla a que profundizara en las materias, aunque sentía yo que tenía capacidad para ello. De este modo comprendí finalmente que sólo sería posible educarla distrayéndola al mismo tiempo”. 


Ella lo cautivo con su alegría, sus sonrisas, su confusión incluso cuando cometió un error y sus afectuosas disculpas. Este empleado altamente en el polvo de los libros descubre en ella, por primera vez, todas las gracias de la infancia. Él está listo para perdonarle cualquier cosa. Ella, por su parte, esta encantada con su tutor. El abad cae en el momento adecuado. Privada de su confidente habitual por la partida a Nápoles de su querida hermana, esta aburrida. Ella ya no puede prescindir de él, lo arrastra detrás de ella durante todo el día, lo asocia con todo su entretenimiento, hasta el punto que su madre la acusa de ello: “sujetas demasiado al abad”“no mama puedo ver que lo hace feliz”.

Esta forma singular de educación de más fruto de lo que se podía haber esperado. De hecho, la niña está progresando considerablemente en francés. Escucho en la boca del abad una lengua mucho más pura que la que se habla en Viena. Corrige su acento, observa sus errores gramaticales, le enseña a evitarlos. Además de estos logros esenciales, las fallas en la ortografía le parecen aún más secundarias, ya que es seguro que “no cometería casi ningún error si pudiera dedicarse a una atención sostenida”.

El 21 de abril de 1770, María Antonieta, escoltada por un gran número de seguidores, y acompañada por el abad Vermond, que estaba disfrazado bajo el título de “vicario general”, dejaron Viena para no volver nunca más. Su presencia continua con la joven le gano los celos de todos los demás candidatos por su confianza exclusiva. Por otro lado, su membresía en la clientela de Choiseul y Lomenie de Brienne lo hizo sospechar de supuestas simpatías por nuevas ideas y le atrajo la enemistad de la fiesta devota y, lo que es más grave, la del delfín. En cuanto a la camarilla hostil al “austriaco”, denunciaron los servicios prestados a una potencia extranjera y clamaron por traición. 
 
El abad de Vermond implora la bondad y la protección de Mme la Dauphine para su hermano, caballero de Saint-Louis, capitán reformado de la Legión de Flandes.
Porque a diferencia de Mercy, depende de la corte de Francia, no de la emperatriz. Si se descubre su papel, corre el riesgo de terminar en la Bastilla. Si deja de complacer, recibiría una licencia brutal. Y en la corte de Francia, después de la ciada de Choiseul, pronto tuvo el único apoyo de María Antonieta. Ahora, la parte más clara de su tarea consiste en imponerle lecciones y deberes y hacerlo moral: suficiente para no sentirse bienvenido. “quizás mi hija no lamentaría deshacerse de un hombre que podría ser un inconveniente para ella en sus momentos de disipación”, escribió María Teresa a Mercy en febrero de 1771, menos de un año después del matrimonio.

Sin servilismo, al parecer, y en su propio interés. Se compromete a perfeccionar su educación. Comenzó a hacerla leer más obstinadamente que antes: tenía una ventaja considerable, la amenaza de su despido. Si ella no lee ¿Qué necesidad tener un lector? “no podía quedarse en la corte –le explico Mercy- ella respondió que por nada del mundo no consentiría en la remoción del abad” y prometió comenzar a leer de inmediato.

Cuando madame Noailles, la primera dama de honor, había descubierto la presencia del joven abad Vermond con María Antonieta, estaba muy molesta. Estos abades o tutores –pensaba ella- eran ambiciosos, en esa función dieron un lugar de honor para ganar la confianza de sus alumnos. Tenían sus raíces para convertirse en ministros o cardenales. 
 
el Abad de Vermont tambien se volvió una figura importante en la vida de los hijos de la reina
Madame Noailles hizo todo lo posible para reducir el tiempo asignado de estas lecturas sospechosas, y también su seguimiento, ella no necesitaba esconderse detrás de las cortinas, en la habitación contigua, dejando la puerta entre abierta, vigilo cada conversación. El abad y la delfina leyeron y escribieron. María Antonieta escribió en francés a su madre y hermanas. Desde su mesa, tenía la tranquila calma de una conversación entre dos personas que se conocen bien.

En palabras de la señora Campan: “este abad Vermond que los historiadores hablan poco, porque su poder se había mantenido en las sombras. Él había establecido su influencia cuando la reina todavía no había llegado a Versalles… fue fácil conseguir el amor de su alumno y le importaba poco sobre el cuidado de su educación”.

domingo, 6 de septiembre de 2020

LA CORTA VIDA DE LA PRINCESA SOFIA BEATRIZ (1786-1787)

La princesa Sofía Helene Beatriz de Francia fue la cuarta hija y la segunda hija del rey Luis XVI y María Antonieta. Era un bebé tan grande y tristemente falleció por las convulsiones el 19 de junio de 1787 a la edad de 11 meses cuando estaba dentando.
El trigésimo cumpleaños de la reina cayó el 2 de noviembre de 1785. Era una fecha que ella tomo en serio. María Antonieta dijo a Rose Bertin que quería abandonar las nuevas modas; ella renuncio vistiendo sus queridas flores en sus tocados en favor de algo más serio debido a su edad. 

Seis meses más tarde, el duque de Dorset dijo a la duquesa de Devonshire que si amiga en común “Mrs Brown” (significado Borbón), como ellos llamaban a María Antonieta en correspondencia, ahora se veía a sí misma como “una mujer mayor”. El hecho fue que la reina estaba empezando a subir de peso, y fue con la majestad de su aspecto; que la primavera dio pasó a un verano de maduración. El conde de Heczeques enfatizo de qué ella se hizo especialmente orgullosa y majestuosa ya que se enfrentó a las calumnias anónimas sobre el collar de diamantes. Cito un pasaje de Fenelon cuando vio a la reina proceder a misa de forma majestuosa, las plumas de su tocado temblaban, y ella dominaba todas las otras damas de la corte como un gran roble que se eleva por encima de todos los demás árboles. 
 

parte de la corpulencia percibida se puede atribuir a un nuevo embarazo, que comenzó en la época de su cumpleaños, cuando la reina no se había recuperado por completo su figura desde el nacimiento del duque de Normandía antes en el mismo año. Sin duda fue un punto importante que a lo largo de los meses siguientes, en la que su impopularidad alcanzaría niveles sin precedentes, la reina misma no solo estaba embarazada, sino también se sentía mal por estar en este estado. 

Este embarazo, a diferencia de los tres anteriores que se tradujo en nacidos vivos, nunca parece haber ido bien desde el principio. Desde hacía algún tiempo había dudas reales acerca de si la reina estaba en realidad con cinta, y no fue hasta febrero que se confirmó el hecho en una carta a la princesa luisa de Hesse.

Los rumores de la corte acelero alrededor de que la reina estaba molesta al encontrarse embarazada una vez más, con el argumento de que ya había producido dos herederos varones; ella misma lo dijo a José que pensaba que tenía suficientes niños y que este nacimiento podría tener graves consecuencias para su salud.
  
Sofía de Francia, boceto de  Madame Vigée-Lebrun.
El duque de Dorset dijo a la duquesa de Devonshire que mantendría “un ojo sobre el bambino: sin gafas puedo adivinar a quien va a parecerse más “. Pero esto fue solo chismes difamatorios entre sus amigos. Una vez más Luis XVI nunca cuestiono la paternidad del bebe por lo que uno puede suponer que sus visitas conyugales no habían cesado. La renuencia de María Antonieta pudo haber sido simplemente por sentirse enferma; alternativamente, se puede haber sentido que la brecha entre los dos embarazos era demasiado corta. Es más probable que ella estaba expresando una especie de melancolía generalizada en la manera que las cosas estaban saliendo para lo peor en todos los aspectos de su vida.

Diez días mar tarde de la llegada del rey de visitar el puerto de Cherbourg, la reina empezó a sentirse mal. Al principio se negó a creer que estos podrían ser los dolores de parto. Ella continúo con su propia rutina, que incluía la misa en la capilla real. No fue sino hasta las cuatro y media de la tarde, el 9 de julio de 1786, el bebe nació. 
  
Sophie Beatrix, retrato de Madame Vigée Le Brun.
Era una niña, al instante llamada Sophie Helene Beatrice (Sofía en honor a madame Sofía, tía del rey, que había muerto de hidropesía cuatro años antes. El emperador José observo con lástima que el bebe no fuera un tercer hijo varón. El marqués de Bombelles relata en su diario las secuelas de este nacimiento: “La noticia del nacimiento de un príncipe fue gritada desde un balcón de su departamento a la multitud que esperaba el evento en la terraza; pero un instante después supimos que era una princesa a la que la Reina acababa de dar a luz ». El rey, por otra parte estaba extremadamente alegre cuando le dijo al embajador español: “es una chica”. El embajador respondió con una referencia galante a las perspectivas de matrimonio de la nueva princesa: “como su majestad mantiene a sus príncipes a su lado, ahora tiene un medio (sus hijas) de otorgar regalos en el resto de Europa”. 

Acta bautismal de Sophie Héléne Beatrix, Archives départementales des Yvelines.
Sin embargo, un destino tan augusto para la nueva princesa Sofía parecía poco probable. Unas pocas semanas de su primer cumpleaños, murió el 19 de junio de 1787 en los brazos de madame Toruzel, entonces primera institutriz del pequeño luis Carlos. Las amas de casa, todas reunidas en los apartamentos del Delfín después del desastre, no sabrán cómo anunciar la noticia a la Reina que adoraba a su hija, llamándola en sus cartas "mi amor tonto". Madame de Tourzel explicó en sus memorias "como sea que se anuncie, ¡nunca lo superará!" , Antes de ver a la Reina venir corriendo y llorando, viniendo porque tenía un presentimiento terrible, aunque todavía nadie le había comunicado sobre la muerte de la niña. Al ver a todas sus damas y amas de casa reunidas, sorprendidas y llorando en la habitación de su hija, sin una palabra, María Antonieta entendió de inmediato y perdió el conocimiento.


 La gran pintura de madame Vigee-Lebrun donde representaba a la reina con sus cuatro hijos tuvo que ser modificada. La figura de la princesa fue retirada, el dedo del delfín apuntado en la dirección de la cuna vacía fue un triste monumento a la corta vida de su hermana. La reina “sumamente afligida”  le confeso a la princesa Luisa que el bebe no había crecido nunca ni se había desarrollado. Esto fue confirmado por la autopsia, firmada por la gobernadora suplente madame Mackau en ausencia de la duquesa de Polignac en Inglaterra. Ahora el cuerpo del “pequeño ángel” yacía en un salón en el gran Trianon, bajo una corona dorada y un manto de terciopelo. María Antonieta invitó a Madame Elizabeth para velar el cuerpo de su sobrina: "Si vienes, lloraremos la muerte de mi pequeño ángel. Necesito tu corazón para consolar el mío". La pequeña Delfina fue enterrada el  20 de junio 1787 en la basílica de Saint-Denis.

María Antonieta estará inconsolable por la pérdida de su "pequeña Sophie" y entró en una profunda depresión hasta el punto de escribir una carta a Madame de Tourzel de 1788, "Si no hubiera tenido a mis otros adorados hijos, Me hubiera gustado morir ”.
 
 La reina María Antonieta con sus hijos, 1787 en Versalles; la joven Madame Royale ; la Reina con el Duque de Normandía en su regazo; el Delfin está a la derecha apuntando a una cuna vacía; la cuna utilizada para mostrar a Madame Sophie; murió más tarde en el año y tuvo que ser retirada la imagen; Por Madame Vigée-Le Brun; el Fleur-de-lis de Francia y los Borbones se puede ver detrás en el gabinete.