domingo, 23 de abril de 2017

INFANCIA DE LUIS XVI

 
Luis augusto fue el cuarto hijo y el segundo sobreviviente de la pareja real inusualmente fiel, el delfín Luis Fernando y su segunda esposa María Josefa de Sajonia, que fue conocida cariñosamente como “Pepa”.

El nuevo bebe, nacido el 23 de agosto de 1754, tras su nacimiento paso al cuidado de la señora de Marsan, que era institutriz de su hermano mayor, el duque de Borgoña. El abuelo del bebe esta fuera cazando a su cercana finca en Choisy cuando llego la noticia de que su nuera estaba en proceso de parto. Pero -fatalidad- el mensajero enviado por la corte para anunciar la feliz noticia fue tan a prisa para realizar esta importante tarea que tuvo una fuerte caída de su caballo y murió en el acto. Sin embargo, el nuevo primogénito deleito a todos por ser gloriosamente regordete, sano y fuerte. De acuerdo con el protocolo de la corte, fue bautizado inmediatamente, así como la cinta azul de la orden del espíritu santo y se le dio el título de duque de Berry.

detalle de una impresión que muestra el nacimiento del duque de Berry, aquí el pequeño bebe es presentado al delfín luis fernando.
Sin embargo un rasgo es constante. Todo el mundo está de acuerdo sobre su deficiencia física y moral. El Abad Poryart habla de su “temperamento débil” y otros lo llaman “niño placido”, “no precoz”, “que todavía necesita a la edad de tres años guiarse en su andar vacilante”. Pero hay circunstancias atenuantes. Su primera enfermera tuvo gran dificultad en la succión de leche. En cuanto a la condesa de Marsan, no estaba en el mejor estado de salud: “el estado de su pecho dio miedo por su vida, y ella podría vivir solo con un poco de leche”, informa el duque de Luynes.

El 16 de marzo de 1756, fue destetado con veinte meses de edad. Su pérdida de peso preocupaba a los médicos y el rey Luis XV pidió la visita del Sr. Tronchin, un medico suizo ilustre que pasaba a través de Francia. El niño fue enviado a tomar el aire en las alturas de Meudon. El estado del príncipe mejoro rápidamente, pero su destete quedaría grabado en la memoria del joven.

Además de esto, las enfermeras apenas marcaron su memoria afectiva. Hay que decir que no era el que ocupaba el rango más alto. El duque de Borgoña -el heredero presunto de la corona- llevaba todos los votos. En cuanto al conde de Provenza era el favorito de la condesa de Marsan.

el delfín luis fernando instruyendo a sus hijos.
El príncipe sufrió mucho por la preeminencia de sus hermanos, en especial la del duque de Borgoña. Desde su nacimiento el duque había sido recibido como el “hijo de la reconciliación”. el niño de la armonía recién descubierto. Se le dio el nombre de sus padres unidos en bautizo. Desde el principio dibujo cada mirada, este príncipe “hermoso como el día” parecía dotado de genio precoz en los más diversos ámbitos. Ama el arte de manejar las armas. La capacidad de su memoria parece no tener límites. Se destaca en la geometría y las matemáticas.

El duque de Borgoña parecía estar lleno de todas las gracias. Todo el mundo lo admira. No solo sus padres, el rey Luis XV y su educador el señor de La Vauguyon, sino también la corte. Cada uno de sus gestos se aplaude, sus respuestas, su ingenio, incluso su impertinencia. El niño ya se ve a sí mismo en el trono de Francia y está preparando la imagen que quiere dar de sí mismo a sus futuros temas. Una incontestable, inatacable imagen irreprochable: “soy el amo aquí... ¿porque no he nacido dios?, voy a someter a Inglaterra, voy a tomar al rey de Prusia prisionero, voy a hacer todo lo que quiero”.

grabado del pequeño duque de Borgoña.
En cuanto al duque de Berry, todo el mundo parecía olvidarse de él. Un día, durante una fiesta en honor de los pequeños príncipes, cada persona tiene que dar un regalo a la persona que cuida al máximo. Todo el mundo está cubierto de regalos excepto el príncipe Berry, cuyas manos quedaran vacías.

A parte de unas pocas diversiones, el tiempo de los príncipes es principalmente consagrado a estudiar. El futuro Luis XVI, duque de Berry, en compañía de sus dos hermanos menores -los condes de Provenza y Artois. Continúa su aprendizaje con madame de Marsan. Esta señora, gobernada por el “partido de la devoción”, defiende con firmeza la causa de la monarquía tradicional y la religión. Ella rechaza todas las nuevas ideas, sobre todo los de la facción de la oposición, dedicado a la causa de la filosofía.
 

Esta educación estricta y autoritaria, que Pierrette Girault de Coursac califica como “un condicionamiento hipnótico” profundamente deja su huella en el niño todavía maleable. Copia de su institutriz, repite y graba en su memoria los principios que se aplican a una persona de su rango, como una página del catecismo:

“un príncipe es verdaderamente la imagen de dios, cuando es justo y cuando reina solo para ser regla de la virtud... el príncipe es establecido por dios para ser el modelo de todas las virtudes de los demás... usted es absolutamente igual por naturaleza a otros hombres y por lo tanto debe ser sensible a todos los problemas y todas las miserias de la humanidad... un príncipe no solo debe desviar y divertirse a si mismo después de haber absuelto exactamente a sí mismo de sus funciones, y solo durante el tiempo necesario para relajar su mente, fortalecer su cuerpo y cuidar de su salud... hijo de Saint-Louis, ser como su padre; imitar su fe, su celo por la religión. Ser santo, justo y bueno como él.... un trono no puede ser destruido cuando su fundamento es la razón y la justicia, cuando todo lo que es malo es castigado y todo lo que es bueno es recompensado”.

Le duc de Berry par François Drouais.
Tal programa parece planear largos años de estudio, pero un cambio brutal interrumpirá el curso de esta enseñanza. El 8 de septiembre de 1760, los médicos y cirujanos penetran en la habitación del niño. Ellos lo examinan con atención y declaran a su madre que está en buen estado de salud. Luis augusto entiende rápidamente la importancia de esta visita improvisada: a sus seis años de edad tiene que salir de sus institutrices para “pasar a los hombres”. El malestar causado a un niño tan pequeño por esta ruptura se puede imaginar. Sin embargo, el duque de Berry se consuela rápidamente. Él va a unirse a su hermano mayor, que había sido confiado al señor de La Vauguyon en junio de 1758.

El duque de Borgoña es tan feliz de ver a su hermano a quien ha visto tan poco en los últimos dos años. Se podrá volver a ejercer su autoridad sobre su hermano más joven y perfeccionar su educación. Incluso se dice que un día se le llama para hacerle escuchar -en presencia de sus gobernantes- la lista de sus propias cualidades y defectos, escrupulosamente escrito en un libro. Este ejercicio se supone que un ejemplo para él, así como un contraejemplo. “esto va hacer bien”, proclama solemnemente el duque de Borgoña, de nueve años. El duque de Berry acepta sin un abrir y cerrar estos métodos y rara vez se rebela contra su hermano a quien le dedica una relación impecable.

retrato de la delfina Maria Josefa con el pequeño duque de Borgoña.
Pero la amistad fraterna no es la única razón de esta presentación. Si los dos hermanos se han reunido antes de tiempo, se debe a una nueva tragedia que se cierne sobre la familia. Durante los últimos meses, el duque de Borgoña ha estado mostrando síntomas extraños. En un primer momento, se creía que tenía un absceso en la cadera, debido a una caída que había tenido mientras jugaba con su caballo de cartón. Una primera operación solo había empeorado la salud del niño. El general de Fontenay escribe el 27 de abril estas pocas palabras al hermano de la delfina:

“mi señor, soy muy mortificado de tener solo mala noticias acerca de la salud de un sobrino que es querido por usted, y que es menor con una tierna hermana y con un hermano-en-ley que responde de manera cordial a su amistad. El estado del pequeño príncipe, de día en día, se está convirtiendo en débil, la herida es de un color que es preocupante y el pus es de muy mala calidad. Ha sido puesto en la leche de cabra recientemente como su único alimento. Los informes de los médicos confirman al señor delfín y mi señora delfina, la esperanza de su recuperacion, pero los cirujanos más dotados piensan muy distinto. No se sabe cómo preparar a esta augusta pareja para un evento que traspasaría sus corazones”.

A partir de este momento, los papeles se invierten. El duque de Berry ya no es el pequeño príncipe de segundo orden. Prometido el trono, él se encuentra proyectado en la parte delantera del escenario. Los que ayer murmuraban de él, vienen a visitarlo, desbordando cortesía. Al mismo tiempo, las filas en torno al duque de Borgoña se vuelven más delgadas. El duque de Berry podría haber entonces sacado provecho de la ocasión para mostrar sus cualidades, pero no lo hizo. Él permaneció pegado a su hermano.

Es cierto que, a lo largo de todo su sufrimiento, el príncipe tuvo que ser admirado. Cuando su preceptor le pregunto si se arrepentía de la vida, el niño respondió: “tengo que reconocer que la estoy perdiendo, pero yo he hecho el sacrificio de ella a dios por mucho tiempo”. Esta forma valiente de afrontar la muerte marcara profundamente la memoria del duque de Berry. Los sufrimientos atroces que consumen poco a poco el niño moribundo tiene que ser admitido que su pequeño cuerpo laminado con ulceras, sacudido por una tos incesante, compone una imagen oscura.

el pequeño duque de Borgoña en sus últimos meses.
El 29 de noviembre de 1760, el duque de Borgoña es bautizado. Al día siguiente se presenta en la santa eucaristía por primera vez. Ahora sabe que está viviendo sus últimos momentos y se prepara para el acto final con la calma y la piedad. Justo hasta su muerte, conserva su fuerza y lucidez. Cuando traen los últimos sacramentos, su mayor preocupación no es por sí mismo, sino por su hermano menor.

En la noche del 20 al 21 de marzo de 1761, el duque de Borgoña se libro de su largo sufrimiento. Unos meses antes de cumplir los diez años, se desvanece en la luz de pascua, con un crucifijo en sus manos, llamando: “mama, mama...”. La familia real nunca se recuperaría de este drama. El delfín Luis Fernando se esforzó por distraerse a su pesar, pero cada evento revivió su dolor, cada palabra abrió la herida demasiado reciente. Recuerdos surgieron por todas partes. Los apartamentos funerarios ahora fueron ocupados por el duque de Berry. Podría pensarse que el delfín transferiría su afecto a este niño que ahora promete al trono, no lo hizo. Al mismo tiempo, se le reprocha al pequeño por no guardar las apariencias, parecía excesivamente reservado, demasiado arraigado en su timidez.

alegoría que muestra el ascenso del pequeño príncipe al cielo.
Además de esto, su aspecto físico es todo los contrario al duque de Borgonña. Èl es rubio, el niño muerto era de cabellera oscura. Sus ojos azules como los de su madre. Por otro lado, los condes de Provenza y Artois tienen mucho a su favor. Sus ojos brillantes, oscuros hacen que se parezcan, no solo al duque de Borgoña, sino también a su padre. Sus personalidades les ayudan también. Son habladores y les gusta brillar en la sociedad. En particular, se observa que el conde de Provenza tiene la misma impertinencia como su hermano muerto. Por lo tanto, es especialmente mimado por su padre, que lo considera el genio de la familia.

Que queda para el príncipe sin amor? El consuelo de ser -después de su padre- el heredero al trono de Francia. Aunque esta es también una carga pesada de llevar. Para tal destino -en particular cuando se lleva por accidente- está destinado a provocar los celos y el resentimiento. En esto, nos encontramos con una facción de la corte entera, ligada a las corrientes filosóficas. En su cabeza, el duque de Choiseul, ministro de asuntos exteriores, hizo lo mas mínimo con tal de socavar al príncipe. En 1761, cuando Carlos III de España, pidió al duque de Berry representarlo en el bautismo del conde Artois, Choiseul hizo todo el posible para disuadir al monarca. No tuvo éxito, pero su hostilidad fue expuesta por lo tanto a todo el mundo.
  
En medio de estas intrigas, el duque de Berry continúo su aprendizaje. El señor La Vauguyon compuso obras filosóficas que presentaban figuras ejemplares de su alumno. Esta instrucción va de la mano, por su puesto, con la exaltación del carácter grandilocuente del duque de Borgoña, en el que cada rasgo contribuye a cepillar un modelo de santidad para ser imitado en detalle.la lección se supone que, aunque indigno de su hermano mártir, tiene que hacer todo lo posible para tratar de adquirir sus cualidades. Su preceptor repite incansablemente a él: “es el momento de responder al llamado de su elevado destino. Francia y toda Europa tienen sus ojos fijos en ti”.

miniatura de luis Augusto, duque de Berry.
En esta escuela, el príncipe crece de edad, en la ciencia y la sabiduría. Y el delfín no permanece insensible a su progreso. Sin embargo, se reserva para él un tratamiento preferencial especialmente riguroso. Su mayor preocupación es perfeccionar su formación intelectual.

Un día, con el pretexto de que el duque de Berry, futuro Luis XVI, no ha sido los suficientemente diligente en sus estudios, su padre, el delfín, decide castigarlo privándolo de la gran caza de Saint-Hubert, un ritual sagrado en el calendario de la familia real. El entorno del delfín trata de tener el castigo atenuado, sin éxito. Este castigo, mientras cae enfermo en una cama, es sin embargo, la ultima que va a dar.

El 19 de octubre de 1765, los niños de Francia se les aconsejan prepararse para la muerte de su padre. El duque de Berry es incapaz de contener las lágrimas. Por lo que esta ultima sanción quedo grabada en la memoria afectiva de este niño muy sensible, y esta singularmente entrelazada con esta nueva tragedia. Una maldición parece pesar por esta joven vida, marcada con miserias y sufrimiento. Se podría repetir una de las últimas frases de su padre, que todavía resuena en su memoria: “me gustaría todo tipo de felicidad y bendiciones para mis hijos”.

Para su madre, también es un golpe fatal. La idea de la muerte atacando a la familia real se convierte en una obsesión para ella. Viviendo en su constante compañía, comienza a llamarla y con ardor desear su muerte. Instala cortinas negras en sus apartamentos y una copia del monumento funerario erigido para su marido. Jean-Francois Chiappe comenta: “Luis augusto, después de haber perdido a su padre, tiene un cadáver viviente como madre”. Ella dedica sus días a las oraciones y lecturas piadosas, incitando a sus hijos a pasar su tiempo en el estudio y la oración. Ella se niega todas las distracciones y vestidos austeros para hacer “su cara tan clara como su alma”. En un gesto muy simbólico, se corta el pelo.

Una vez más, el nuevo delfín tiene que asumir el papel de chivo expiatorio. El 31 de marzo de 1766, día de la pascua, ocupa el lugar de su padre en el servicio de la iglesia, después de la misa por primera vez como la segunda persona de más alto rango en el reino, esta es otra “puñalada” para la viuda, por la que culpa al niño inocente. Más tarde, se hará reproches al tiempo que acusa a su padre-en-ley Luis XV de recordarle a su fallecido esposo con demasiada insistencia de sus frecuentes visitas.

alegoría de la muerte del delfín luis fernando.
Por lo tanto, es en este clima austero, gravada por fantasmas y espectros que la infancia del príncipe continuo. Enfermedad, muerte y sufrimiento uno tras otro. El 23 de febrero de 1766, su bisabuelo -el rey Estanislao de Polonia- sucumbe de un accidente atroz. Después de haber reavivado el fuego en su dormitorio, se acerco a ella para calentarse, sin embargo, su ropa se incendio y el pobre, gritando de dolor, cayó en la parrilla. Antes de su muerte, que fue capaz de dejar algunas palabras de consejo a su bisnieto, al comentar una obra de Maquiavelo en un tono profético:

“de todos las cosas malas que pueden suceder a una nación, hay algunas que, de acuerdo con un famoso político, como enfermedades de languidez y consumo, en un principio fácil de curar y difícil de reconocer, y a medida que progresan, muy fácil de reconocer y muy difícil de curar. No hay duda de que una prudente sabiduría puede fácilmente evitar que entren a un punto crítico. Pero, si no se ha visto, y son capaces de descubrir la causa o la naturaleza de ellos, entonces es casi imposible detener su curso...”

El diario del delfín, iniciado en 1766, rara vez se menciona salidas y distracciones. Pierrette Girault de Coursac habla de una “especie de encarcelamiento”. Este era el deseo de su padre, y su madre por lo que sigue aplicándolo. Con la intersección del señor de La Vauguyon se le autoriza clases de equitación o seguir una cacería en un coche abierto.

grabado de luis Augusto como delfín de Francia.
Justo cuando el niño empezaba a conquistar a través de su piedad y su rectitud, el afecto y la confianza de su madre, el destino pone en marcha las primeras señales de alarma. A pesar de que los médicos querían ocultar el hecho, el estado de salud de María Josefa ya no podía ocultar la cruel verdad. Si bien en el cuidado de su marido, había contraído tuberculosis pulmonar. Los síntomas son inconfundibles: tos continua, la asfixia, la fiebre, la delgadez extrema. Un visitante incluso comenta: “yo pensaba que estaba hablando con la muerte misma, ella estaba tan desfigurada”.

El viernes 13 de marzo de 1767, después de haber agotado sus últimas fuerzas, ella cae de un desmayo después de haber bebido una taza de chocolate. En este día, solo hay una línea en el diario del delfín: “la muerte de mi madre, a las ocho de la tarde”. Sin embargo, no hay que cometer el error de sacar conclusiones apresuradas acerca de la sequedad de la presente nota. Se encuentra en una escritura irregular, ocultando extremo sufrimiento y dolor infalible.

Maria Josefa de Sajonia por Maurice Quentin de La Tour.
En las semanas que precedieron a la muerte de su madre, hay muchas menciones del delfín que muestran su aspecto enfermizo y su sombría expresión. Sus ojos rojos incluso llevaron a algunas personas s pensar que estaba sufriendo de una miopía precoz. En cuanto a su atractivo en general, no es mejor. El niño es delgado, su andar es torpe. Todos estos elementos combinados dan rumores de que el niño pronto se reunirá a los que han precedido en el reino de los muertos. De hecho, este rumor demuestra el deseo secreto de toda la corte. La muerte del príncipe dejaría la posición libre para el conde de Provenza, querido por todos. Xavier de Sajonia escribe en esta época: “mi señor, el delfín es muy delicado y el señor conde de Provenza siempre será un buen partido...”.

A la derecha, el Duque de Berry , el futuro Luis XVI , a la izquierda, el conde de Provenza , el futuro Luis XVIII con trajes de corte suntuosas. Pintura François-Hubert Drouais.
Poco a poco se prepara para las tareas que se le llamara. Él describe los argumentos a los que va a tratar de conformar su conducta: “siento que le debo a dios, a la elección que ha hecho para que yo reinase, las virtudes de mis antepasados, a partir de la infancia y hacerme digno del trono en el que un día podre estar sentado, que por esta razón, debo convertirme en un príncipe piadoso, bueno, justo y firme; que solo puedo adquirir estas cualidades por el trabajo duro, y que hago la resolución a entregarme a él por completo”.

A medida que fueron pasando los años, los tres sentimientos que formaron la base del personaje de Luis XVI, es decir, la timidez, la modestia y la caridad, aparecieron con mayor claridad. Con este complejo de inferioridad ante los personajes de alto rango, se reunió con los trabajadores en las terrazas y los jardines, mientras se encontraba en sus anchas. Charlo animadamente de jardinería, carpintería, cal y mortero. A fuerza de presentación y de forjar, se convirtió en experto cerrajero y mecánico, lo que hizo que años más tarde la delfina, que venía a verlo tan elegante, tan noble, a limpiarle cuidadosamente las manos negras de su esposo, dijera entre risas: -¡ah! Este es mi dios vulcano”. Sin embargo su tutor fue el primero en juzgar estos oficios del delfín: “no se puede negar que tiene habilidad para este tipo de oficio, lo que no se puede pasar por alto es que no son las actitudes propias de un joven que en un futuro será soberano de Francia”.

el delfin luis augusto reparando un reloj.
ilustracion: alexander dumas
El 19 de abril de 1770, la función del señor de La Vauguyon como gobernador del delfín llega a su fin. Esta se debe a que su alumno, a la edad de quince años y medio, pone fin a su infancia al casarse, por procuración la archiduquesa María Antonieta, hija de la emperatriz de Austria. Con esto comienza el deber y las pruebas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario