sábado, 22 de octubre de 2016

LAS MUÑECAS "PANDORA"

Un fabricante de muñecos de Pandora - Comte d'Angelo
de Courten.
Las niñas han jugado con muñecas de papel desde la época del antiguo Egipto, a pesar de que las muñecas de moda como tal, se conocieron hasta finales de la edad media. El origen de la muñeca es incierto; algunos argumentan que proceden de Francia, otros de la Italia del renacimiento. Sin lugar a dudas, la historia de la muñeca está vinculada estrechamente con parís, estableciéndola como la capital de la moda.

diseño de una pandora
En la Europa medieval, las muñecas fueron intercambiadas entre los miembros de la realeza en espectáculos extravagantes de la diplomacia. En 1391, Carlos VI de Francia envió una muñeca de tamaño completo a la reina de Inglaterra, y en 1496, la reina Ana de Bretaña en vio una muñeca pandora a la reina Isabel de España. Enrique IV de franca envió a su prometida, Marie de Medicis, la forma de vestir de la corte francesa mediante una colección de muñecas pandora.

Luis XIV estaba ansioso por mostrar el esplendor de la moda parisina, envió muchas muñecas en miniatura de tamaño natural a todas las cortes de Europa. Las muñecas fueron consideradas tan importantes que se les concedió escolta de caballería y la inmunidad diplomática en las alturas de la guerra entre Inglaterra y Francia. En 1704, el Abad Prouost escribió: “por un acto de galantería… los ministros de ambos tribunales otorgan un pase especial para el maniquí, con respeto y durante los momentos de mayor enemistad con experiencia de ambos lados del maniquí era el único objeto que permaneció sin ser molestado”.

Un pastel por Lio en representación de la hija del pintor (ahijada de la emperatriz María Teresa), con su Pandora.
En 1768, el príncipe de Starhemberg fue encargado por Marie Theresa para pasar una asombrosa suma de cuatrocientos mil francos para el ajuar de María Antonieta. Toda la ropa seria elaborada en parís, encargado por los sastres que sirvieron regularmente a la corte. Fueron enviadas 37 muñecas pandoras vestidas a la francesa, llamados aquel entonces “poupees de la mode” o “pouppes de la rue saint-honore”. Estas muñecas fueron divididas en “pequeñas pandoras” (por el desgaste del día) y “gran pandora” (para la noche).

una muñeca pandora cuyo vestido fue diseñado por Rose Bertin para Maria Feodorovna,
Museum palace Gatchina
En 1778, María Antonieta rodena a madame Bertin enviar muñecas vestidas para su madre en Viena, también para sus hermanas en Nápoles y Parma.Se crearon docenas de muñecas con pelucas hechas con pelo de caballo, cada una vestida ricamente, seis cofres contenían una sola muñeca, más grande y más elaborada que la otra. La ropa era de raso, seda, brocado y damasco e incluso bordadas en oro y plata con encaje de Chantilly, Alencon y Le Puy.

Muchas mujeres de la alta sociedad poseían una muñeca pandora vestida en gran Toilette (en traje de corte). Estas pandoras fueron hechas de madera o yeso, con el rostro pintado y el cabello peinado. Llevaban pieles en miniatura, joyería e incluso ropa interior.

Christopher Anstey y su hija con su Pandora - por William Hoare
A mediados del siglo XVIII, las muñecas se habían convertido en algo más que una diversión para la aristocracia, era una parte esencial del comercio de un sastre. Las modistas las utilizaban para mostrar sus creaciones. Estas muñecas viajaron por todo el continente y algunas incluso llegaron a américa.

dama aristócrata acompañada de su hija quien le enseña su pandora

No hay comentarios:

Publicar un comentario