domingo, 1 de febrero de 2015

SU PASIÓN POR EL ARPA

“a pesar de los placeres del carnaval soy siempre fiel a mi arpa, y encontró que estoy haciendo progresos”.
María Antonieta (13 enero 1773)


Para el siglo 18 la elite francesa, la música no solo era un placer social, sino también una actividad que equipara una vida de privilegios, refinamiento y riqueza. El interés por la música era “fundamental en el concepto y la práctica de la vida artística del siglo 18”, una parte esencial de los placeres cotidianos de los ricos, la música evoca un estilo de vida de la clase alta que animo las interacciones sociales, esto se ve especialmente en el instrumento musical de la arpa, la cual, debido a su tamaño y sonido delicado, enfatizo tales nociones.

Las funciones principales de la música para los ricos eran para el entretenimiento, el disfrute y la apreciación. Solo la clase alta podía darse el lujo de estudiar música en sí misma, y por lo que fueron por lo general los compradores y empleadores de músicos. Para la clase alta, la presencia del arpa creo situaciones sociales de intercambio o música de lección dio lugar a espacios muy íntimos de placer.


La música en Francia en la ilustración es una historia de mujeres. Entre los que cuentan en la renovación de las artes, el primer lugar pertenece claramente a María Antonieta.

En la música, la estética “Louis XVI” se define principalmente por un amplio espectro estilístico de gran opera trágica “neoclásica” como Gluck y ópera cómica de Gretry y Monsigny; todos protegidos por la reina. Es imposible comparar a María Antonieta con Luis XIV, pues las artes eran objeto de propaganda y poder, una extensión natural de la energía. María Antonieta no veía tan lejos, lo demuestra loas representaciones en la que se produjo en su pequeño teatro privado en trianon. Sin embargo, su ecléctico gusto y buen juicio casi hizo la técnica de todas las estrategias, sin saberlo revoluciono las artes en Francia.

salón de música de la reina en el trianon
Para María Antonieta, el arpa era la manera perfecta para entretenerse y tal vez mostrase a sus invitados. También permitió una expectativa más íntima de la reina de Francia, a pesar de no utilizar su ajuar completo, María Antonieta llevo un sencillo vestido en la mañana mientras ella elegantemente tomaba lecciones, a pesar de su conjunto casual, ella fue todavía una gran reina.

“la reina ha utilizado un par de horas todos los días a la música –según el informe del embajador Mercy-  sobre todo a tocar el arpa, un instrumento para el cual muestra progreso… tiene casi todas las tardes un concierto que sirvió para mostrar lo aprendido en las lecciones de la mañana. Los progresos realizados por la reina en la música aumentan el saber por este tipo de entretenimiento”.

El arpa era no solo un instrumento musical, sino también un apoyo social, que, si se usa correctamente, podría resaltar el cuerpo a su ventaja. Una manera de controlar los actos de ocio de la sociedad privilegiada. El arpa tenía la capacidad de representar interacciones humanas, el arpa es el foco central de la escena, ya que sus resultados dan intimidad, sensualidad y romance. El arpa demuestra ser un poderoso instrumento de seducción y un estimulante sexual para los jugadores de arpa y espectadores.


Jean-Henry Naderman, un maestro Luthier, hizo una hermosa arpa para María Antonieta y se la dio en versalles para su cumpleaños número 19 en 1774. El instrumento fue pintado a mano, represento a Minerva, la patrona de los artistas. La reina a menudo toco canciones de cuna en esta arpa para calmar a sus hijos, especialmente al pequeño Luis Carlos.

Para los ricos, la musicalidad, eran aspectos positivos asociados con un alto estatus y gusto. La aptitud musical fue visto como un “signo de feminidad refinada, lo que eleva las perspectivas de matrimonios de una mujer joven”. La reina alentó al tribunal para seguir su afición por el instrumento lo que se convirtió en la nueva moda francesa. Las facturas de arpas en época de Luís XVI alcanzo sin precedentes de refinamientos, hermosos terminados, suntuosamente decoradas, farolas, adornos como ramos de flores, querubines, guirnaldas y escenas pintadas.

En 1774 Jean Baptiste Gautier pinto a María Antonieta en su dormitorio en versalles precisamente con su pasatiempo favorito: el arpa. Era una composición encantadora. Llevaba un vestido de gasa gris claro bajo un envoltorio con un toque de la cinta color melocotón en el pecho, una lectora tendió un libro, un cantante toco la música, una doncella extendió una cesta de plumas para poner en el pelo y en la esquina un artista contemplo su paleta. Aquí la reina afirma su feminidad a través del simbolismo del arpa, que se posiciona a si misma para acentuar su figura y manos delicadas.

2 comentarios:

  1. El inmortal Willibald Glûck fué su maestro de música. Y este caballero le enseñó a componer.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me pueden dar informacion de el arpa!!
    ¿Que antiguedad tiene?
    ¿A que cultura pertenece ?
    ¿Donde se encuentra en la actualidad?

    ResponderEliminar