domingo, 21 de mayo de 2017

EL CASO DE GUINES

En medio de la coronación de Reims y los primeros meses de reinado, María Antonieta se vio envuelta en una disputa en la cual no tenía nada que ver pero tomo partido influenciada por la camarilla de la cual se estaba rodeando. La resolución del llamado “affair de Guines” se convirtió en una lucha de voluntades políticas.

El conde de Guines, embajador de Francia en Inglaterra, había sido demandado en 1772 por su ex-secretario, que lo acuso de malversación de fondos, ganancias ilícitas y divulgar secretos de estado para sus propios intereses. El señor de Garnier estaba mostrando una venganza terrible, porque había sido arrojado a la bastilla durante varios meses por especulación en algunos casos de contrabando, además su amo lo había abandonado.

retrato del duque de Guines. artista:Louis Vigée
En 1772, el duque de Aiguillon fue ministro de asuntos exteriores y Guines, a principio de las investigaciones, se creía la victima de un complot dirigido contra los amigos de Choiseul. Una lluvia de libelos cayó sobre parís. El juicio en Chatelet se prolongo, en la adhesión de Luis XVI, el conde de Guines había escrito al nuevo rey para desafiar a D`Aiguillon y buscar justicia. Vergennes como canciller aprovecho la oportunidad para deshacerse de Guines de esta embajada y si es posible de otras embajadas futuras. Junto a Maurepas apoyaron a D`Aiguillon, y el rey se mostro reacio a tomar partido a pesar de las incesantes recriminaciones de la reina. María Antonieta, que no sabía nada de la realidad de este caso, soñaba con la absolución brillante de Guines y ofensivamente la desgracia para D`Aiguillon. Por consejo de Besenval, María Antonieta comenzó a trabajar en contra del ministro. No pasaba un día sin que ella atacara al rey sobre este tema. Aburrido por las escenas de su esposa, vencido por las lágrimas, Luis XVI prometió el exilio de Aiguillon a su tierra.

armas ancestrales de la familia de Guines.
Al comienzo del nuevo año de 1775, Turgot había terminado de desarrollar el texto de cuatro edictos cuyas consecuencias fueron, más o menos de largo plazo, a alterar las estructuras de la monarquía. Luis XVI palideció ante los archivos preparados por su ministro. Mientras el rey y el ministerio pensaban solo en edictos, una segunda ráfaga del caso de Guines cayó. Impulsada por los más desastrosos asesores, María Antonieta locamente participo de nuevo en esta dudosa batalla.

Vergennes había revelado en el consejo que el conde de Guines, que desde hace varios meses, había recuperado su embajada en Londres, se entrego a extrañas negociaciones diplomáticas. Había asumido iniciativas peligrosas y fuera de lugar, en contra de las instrucciones del rey y Vergennes. De hecho, él había sugerido a la embajada española que, denunciando el pacto de la familia franco-español, Luis XVI no apoyaría a Carlos III si se fuera a la guerra contra Portugal para ajustar a su favor la vieja disputa colonial de América.

el conde mercy fue el primero en advertir a la reina sobre este peligroso hombre. así lo describe en una carta a la emperatriz,17 de junio de 1779: " Estoy cada vez más triste con la influencia momentánea que lleva el duque de Güines con la reina.Este personaje es peligroso en varios aspectos, que es bastante inteligente, intrigante, un personaje muy ambiguo, muy ambicioso y aliado abiertamente con el conde de Maurepas".
Guines había declarado además, a la corte de St. James que Francia nunca iría a ayudar a los “insurgentes” de América. Por lo tanto ¿con que propósito fue trabajar el conteo de Guines? Sus maniobras fueron el resultado de un espíritu áspero o un proyecto de plan que llevaría a Francia a la guerra? El embajador se inspiro por Choiseul, que defendía una guerra de venganza contra Inglaterra, para volver al poder por un conflicto? Algunos especulaban.

Recordando la implacabilidad con que María Antonieta había apoyado al embajador en el caso anterior en su contra, los ministros buscaron maneras de neutralizarla. Los Choiseulistas, que permanecieron en una expectativa cautelosa durante días, cambiaron repentinamente de táctica. Pusieron a Guines como una víctima de Malesherbes y Turgot. “la visión del partico era obligar al departamento a justificar públicamente al señor de Guines y obligarlo a reparar. Su esperanza es revertir a Vergennes, perturbar el funcionamiento de un ministerio unido y desacreditar a Malesherbes y Turgot”-señalo el Abad de Veri.

grabado de Adrien-Louis de Bonnières como conde de Guines.
Para evitar que María Antonieta se convirtiera en jefe de la camarilla de Guines, Turgot tuvo la idea de convocar al embajador no solo para el rey y sus ministros, sino también a la reina. El Abad de Veri señalo: “en el fondo del corazón honesto, aunque en presencia de la reina, Turgot dijo -los intereses del rey son básicamente los intereses de la reina, y una mujer debe tener alguna influencia en las decisiones del rey, ¿no sería mejor, ya sea la suya una Pompadour o una Du Barry? Nuestro cargo es iluminar su camino cuando estamos con ellos y evitar los peligros de la falta de ignorancia y la intriga”.

María Antonieta que sin duda sintió la ofensa de Turgot tomo la causa del conde de Guines contra el departamento, poniéndose a la cabeza de una verdadera cábala. El 3 de marzo Guines, finalmente regreso a Francia, entrego una carta a Vergennes en la que quería aclarar ante los ojos del rey y de asegurar que él no se había hecho indigno de la protección de la reina. Sin embargo el caso de Guines fue aplazado a una fecha posterior debido a que el rey y los ministros estaban demasiado preocupados con los edictos de Turgot.
 
grabado del duque de guines entonces ya con su titulo.El Duque de Levis nos ha dejado el siguiente retrato. "El Duque de Guines fue embajador en Berlín antes de ser enviado a Inglaterra. tenía más espíritu y, sobre todo, más habilidad que el cardenal de Rohan, y la Reina tenia mucho gusto por él que tenía una aversión al cardenal. estaba más favorecido a su vanidad de haber agradado al gran Federico, que lo admitió en sus amigos íntimos y a menudo tocaba música con él, porque estaban jugando tanto en la flauta en una gran perfección en Versalles, fue considerado uno de los hombres más amables de la corte y, de hecho, era una broma fina y picante en lugar de sátira, la burla era su fortaleza y su gravedad era tan imperturbable”.
El 10 de mayo de 1776, a pesar de que aun no eran oficiales, dos noticias corrieron con la velocidad de un rayo: Turgot fue deshonrado y el conde de Guines se convirtió en duque. La destitución de Turgot no sorprendió, pero la segunda dejo a la corte aturdida. “la gracia que el rey acaba de hacer al señor de Guines nombrándolo duque es el trabajo de la reina -escribió Creutz a Gustavo III- esta princesa se ha comportado en este caso con un secreto y habilidad por encima de su edad, ella nunca dijo una palabra en público sobre este caso todo este tiempo; se creía que se había dado por vencida y de repente, nos acaba de dar el efecto más grande estallando en su haber. Ya no dudamos el poder que tiene sobre el rey”.

Esta vez Mercy parece muy preocupado: “no puedo y no debo ocultar su majestad -escribió a la emperatriz- en las últimas semanas, las cosas tomaron un giro aquí contrario al verdadero bien de la reina... me digno a observar los efectos del crédito de la reina, que podría ganar un día los justos reproches de su marido y de toda una nación. En el caso de Guines, el rey estaba en una clara contradicción con ella misma. Mediante cartas escritas de su propia mano al conde Vergennes y el conde Guines, completamente opuesta a las otras letras, socava todos sus ministros con el conocimiento de la opinión publica que no conoce algunas de estas circunstancias y que lo hace también consciente de que todo esto se hace por la voluntad de la reina y un tipo de violencia por su parte contra el rey”. Nuevos caprichos, nuevas locuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario