domingo, 13 de noviembre de 2016

PRIMERAS LOCURAS: QUERER NOMBRAR Y DESTITUIR MINISTROS CAPRICHOSAMENTE

Durante los primeros años los pasos políticos de la reina no escapo de nadie. El embajador de Cerdeña denuncio a su amo que “la emperatriz influirá por medio de su hija en las decisiones del gabinete de Versalles”. Los planes de Mercy fueron claros: “necesitamos por la seguridad de su felicidad, que ella comience a hacerse cargo de la autoridad que el delfín no practicaba de forma precaria”, dijo durante la agonía de Luis XV. Luego pidió una intervención urgente a su soberana con la futura reina para que “deseara escucharlo en los grandes temas que podrían ser de interés para la unión”.

Madame Adelaida propuso a su sobrino para ser asesorado por el viejo conde de Maurepas, caído en desgracia en 1749 durante el reinado de Luis XV. María Antonieta había jugado en esta ocasión como intermediario entre su marido y sus tías. Alarmado por la noticia, Mercy fue a Choisy para advertir contra los primeros ministros cuyo arte “siempre ha sido la de interceptar y destruir el crédito de las reinas”. Pero María Antonieta respondió con clama que Maurepas estaba allí para ayudar al rey en los primeros días, ya que no podía ver a los ministros de Luis XV durante nueve días debido al contagio. El embajador estaba preocupado de que el anciano permaneciera sutil a las intrigas, a pesar de su largo exilio de la corte, gobernó Francia imponiendo sus puntos de vista a los príncipes más vacilantes. Maurepas comenzó una carrera como primer ministro sin tener el título y que duraría hasta su muerte en 1781.En sí era como el mentor del joven rey. "El conde de Maurepas" , dice el Príncipe de Montbarrey , "los primeros quince minutos de la instalación, que parecía ocupar un lugar que hace Nunca había dejado. "

el conde Maurepas, ministro de estado. retrato de Jean-César Fenouil.
El canciller austriaco, el príncipe Kaunitz no había perdido un momento para expresar sus deseos al embajador. Él le había enviado un largo documento sobre el curso que deseaba seguir y debía ser aprobado por la reina. Tenía que infirmar las decisiones sin que su marido pudiera darse cuenta que estaba bajo su influencia. Naturalmente, ella intentaría frustrar las maquinaciones de los que trabajarían “para fomentar en la mente la idea maligna que la reina gobierna al rey”. Con la máxima delicadeza, ella mantendría la paz dentro de la familia real.

El informe de Kaunitz fue más allá. Anuncio claramente a Mercy que el duque de Aiguillon, para los que la corte de Viena sentía el más profundo desprecio, debía ser retirado a pesar de que se mantuvo como el ministro ideal. En caso de un nombramiento de primer ministro, el cardenal de Bernis, apreciado en muchos aspectos, sería el mejor candidato para Viena. En cuanto a la protección al duque de Choiseul por parte de la reina, Kaunitz no quería oír hablar de eso. Marie Theresa por su parte insto a su hija para que siguiera los consejos del conde Mercy: “míralo a él como un ministro, aunque no tiene ese cargo, combina muy bien”. María Antonieta escucho al embajador, pero continúo obedeciendo a sus propios caprichos.

El 3 de junio el duque de Aiguillon renuncio. El fiel ejecutor dela voluntad de Kaunitz, sin embargo, sugirió a la princesa que el nombramiento del cardenal de Bernis había sido excelente para la alianza. María Antonieta seguía siendo “fría e indiferente” sobre el tema. Ella hubiera preferido al barón de Breteuil, cuya hermana María carolina se jacto de sus méritos.

El nombramiento de Vergennes, tuvo lugar poco tiempo después. La embajada austriaca empezaba a darse cuenta acerca de la real influencia de María Antonieta. El rey estaba dispuesto a ceder a sus caprichos, pero no consulto los asuntos de estado con ella. “este anuncio no dará a la reina cualquier parte en los asuntos de estado”, señalo entonces el Abad de Veri, conocedor de Maurepas y Vergennes.

el conde Vergennes, ministro de asuntos exteriores.
Para complacer a su esposa, Luis XVI acepto levantar el exilio a Choiseul. Incluso fueron utilizados todos los trucos posibles para salirse con la suya. Ella tenía que fingir que era humillante no ser capaz de obtener la gracia con la que había negociado su matrimonio. El rey escucho sus votos. Sin embargo, la recepción dada por Luis XVI, pocos días después al hombre que odiaba no tenía ninguna intención de restablecerse al departamento. A pesar de las sutilezas de la reina y el conde Artois, Choiseul inmediatamente volvió a Chanteloup.

Tras la ausencia de Maurepas a Pontchartrain, los choiseulistas continuaron su batalla con el mayor ardor de su gran hombre que estaba allí. Mercy vio impotente sus maniobras: “la reina esta rodeada de todos los aficionados del duque de Choiseul que hacen mal en ejercer su favor e imponer sus puntos de vista personales sin cuidado por la gloria y reputación de la reina”, escribió a la emperatriz.

Toda la corte hablaba sobre la audiencia concedida por la reina al duque de Choiseul, se pensaba que estaría de vuelta en el poder. Sin embargo, esperando su regreso al poder en un futuro próximo, Choiseul se mantuvo cauteloso. Sintiendo como el nuevo monarca revela su repugnancia visible hacia él, sus posibilidades eran muy limitadas, su conversación con la reina era la de un cortesano interesado y traicionero. Él había pedido favores a sus amigos, especialmente la cinta azul para el conde Guines y el título de duque para el príncipe de Beauveua y el conde Du Chatelet. Por ultimo Choiseul  le dio el consejo más desastroso a la reina: “tiene solo dos cursos a tomar, ganarse al rey por los caminos de la ternura, o la de los subyugados por el miedo y habidos de poder”. Según Mercy, la reina adopto el segundo enfoque. Los partidarios de Choiseul aun halagaban su pronto retorno. Besenval y la condesa de Brionne se apresuraron a reanudar su alza sobre María Antonieta a pesar de que Vermond y Mercy trataron en vano de oponerse a sus maniobras.

el duque de Choiseul.
Desde que había regresado a Versalles, la reina había cambiado su comportamiento hacia Maurepas. Abandonando sus aires altivos, lo trataba con especial amenidad, que no dejo de sorprender al anciano y los otros ministros muchos más atentos a sus cambios de humor desde el reciente caso de Aiguillon. El ministerio pronto interpreta esto como el efecto de un nuevo plan de los Choiseulistas. No se habían equivocado, la maniobra de Besenval es aconsejar fuertemente a la reina de acercarse al mentor, así ganarse el favor de Maurepas que retuvo la confianza del rey para atacar esta vez a Turgot, el hombre fuerte del departamento. “la presencia de la contraloría general es incompatible con el regreso de Choiseul –dijo Veri- el tipo de espíritu, los principios del gobierno y los corazones son absolutamente contradictorias en ambos personajes”.

El día después de la coronación, Turgot, verdadero estadista, contralor general del ministro de finanzas parecía ser la clave, capaz de imponer sus puntos de vista con el rey, podía seguir en el camino previo a reformas audaces. Turgot estaba construyendo no solo proyectos innovadores económicos y fiscales, también cree que inspira las medidas que están directamente relacionadas con su ministerio tan vital para los protestantes, la secularización de la educación y la asistencia publica. Todas estas propuestas, que se distorsionaron arbitrariamente amenazaban muchos privilegios.

Algunos lo hicieron responsable de la “guerra de la harina”, atribuyendo el alto precio del pan a la libertad del comercio de granos en el reino. La camarilla Choiseul profeso el más profundo desprecio por este Robín comido por “la furia del bien público”. Para Besenval, Turgot, “con su inutilidad”, era una prueba de “discapacidad real”. Rápidamente consiguió disgustar a la reina de este “sistema de hombre”, “filosofo arrogante y débil”. Al mismo tiempo, le aseguro que el momento era propicio para la afirmación de su propio poder.

Jacques Turgot, contralor general de finanzas.
Luis XVI quería nombrar sucesor al duque de Vrilliere, único sobreviviente del antiguo ministerio de Luis XV. Maurepas insistió en que Malesherbes, el famoso presidente del tribunal de Sida, sería más adecuado para este cargo. El destacado abogado con una pasión por la institucionalidad, Malesherbes fue justamente una de las mentes más ilustradas de su tiempo. Entrado al ministerio reforzó el partido “filosófico” que desean renovar las reformas estructurales del viejo edificio monárquico. Pero el rey vacilo esta vez en nombrarlo. Sin embargo, Turgot tuvo que escuchar como María Antonieta le dijo en su cara que “se había aprobado la elección de Sr. Malesherbes”.

Pero unos días después de regresar de Reims, cambio de opinión porque Besenval la había convencido de nombrar a Sartine en la casa real y Ennery en la armada. María Antonieta fue a buscar a Maurepas: “ya sabes las ganas que tengo de caminar de acuerdo con usted –dijo- es por el bien del estado, el bien del rey y por lo tanto el mío propio. El señor Vrilliere se retirara, quiero poner a Sartines y la posición de la armada para el señor Ennery. Esto es suficiente para tener la seguridad que estarán al servicio del rey. Sino serian bribones… te advierto que se lo diré esta noche al rey, y lo voy a repetir mañana lo que quiero. Reitero que quiero estar unida con vosotros”. Maurepas evadió amablemente la petición de la reina. Trato de hacer todo lo posible para frenar la influencia de esta mujer ignorante que cambia de opinión a discreción de asesores interesados y peligrosos.

Este delicado nombramiento dependía naturalmente de Luis XVI, que aun vacilaba en tomar una decisión. Sus ministros respetuosamente le dijeron que el público lo culpaba por ser demasiado débil respecto a su esposa, el rey resolvió resistirse: “estos son sus deseos señora, lo sé, eso es suficiente, pero es mi deber tomar la decisión”, dijo con cierta brusquedad cuando ella trato de darles los ministros de su elección. También envió una carta urgente a Malesherbes para que aceptara el ministerio. El fracaso de la reina era también al del partido de Choiseul.

Guillaume-Chrétien de Lamoignon de Malesherbes, ministro de la casa real.
María Antonieta saludo fríamente a Malesherbes pero pronto seguirán nuevas locuras. Todavía bajo la influencia de Besenval mantuvo intrigando sin perder un momento. Ella pidió que el duque de Chartres fueras gobernador de Languedoc que el rey había prometido al mariscal Biron. Luis XVI no hizo caso. Quería que el Chevalier de Montmorency debía obtener el trabajo de superintendente, vacante desde la caída de Choiseul, mientras Turgot propone eliminar este cargo que resultaba costoso. Luis XVI se unió a las opiniones de su ministro. Nada contuvo a María Antonieta a pedir los ministros a destiempo por sus amigos. Incluso se atrevió a exigir la destitución del señor Garnier, secretario de la embajada de Londres porque no se había presentado conforme a lo solicitado por el conde de Guines durante su juicio. María Antonieta También quería la protección de Choiseul y el título de duque para el conde de Du Chatelet y el príncipe de Beauveau, pero Vergennes frustra momentáneamente este proyecto a lo que la reina le dijo sin rodeos: “seguiré insistiendo”, verdaderos escrúpulos de reina.

De hecho, tras la repentina muerte del mariscal de Muy quien ocupó ese cargo, Turgot y Malesherbes pensaron en dar como sucesor al conde de Saint-Germain y se mantuvieron en secreto con el rey. Aun sin saber que la cita estaba prácticamente decidido, Besenval corrió a la reina. Le mostro la oportunidad de probar su crédito y vengarse de su anterior fracaso. Quería nombrar al mariscal de Castries en lugar del conde de Muy. María Antonieta lo escucho. Sin embargo Luis XVI ya había deicidio, la reina mantuvo el secreto del nombramiento de Saint-Germain como ministro de guerra a sus confidentes más cercanos.
   
Claude-Louis de Saint-Germain, ministro de guerra.
 En cuanto al emperador José, furioso contra su hermana, escribió sus reprimendas más severas: “«¿Para qué te mezclas tú en estas cosas?. Haces deponer ministros; a los otros mandas desterrados a sus tierras; creas en la corte nuevos destinos dispendiosos. ¿Te has preguntado alguna vez con qué derecho te metes en los asuntos de la corte y de la monarquía francesa? ¿Qué conocimientos has adquirido para atreverte a participar en ellos; para imaginarte que tu opinión pueda ser importante desde cualquier punto de vista, y especialmente en los asuntos de Estado, que exigen muy especial y profundo saber? ¿Tú, una admirable personilla, que en todo el día no piensa más que en frivolidades, en sus toilettes y diversiones; que no lee nada, que no emplea ni un cuarto de hora al mes en una conversación instructiva, que no reflexiona, que nada acaba, y nunca, estoy seguro de ello, piensa en las consecuencias de lo que dice o hace?». A este agrio tono de maestro de escuela no está acostumbrada aquella mimada y adulada mujer; jamás lo oyó en boca de sus cortesanos de Trianón, nuevas locuras, nuevos caprichos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario