domingo, 5 de octubre de 2014

"LES AMOURS DE CHARLOT ET TOINETTE"


Una reina joven y fragante,
Augusto, cuyo marido era un hijo de puta muy pobre,
Fue, en ocasiones, una mujer muy conservadora,
La desviación de su dolor,
Mediante el aprovechamiento de la pequeña industria
En un espíritu cansado de esperar y un mal atornillado en contra.

En un dulce sueño
Su cuerpo compacto muy pequeño, desnudo,
A veces en la llanura suave de una pastora,
Con un dedo, el portero del amor
Busca la relajación de las restricciones de los días de noche;
Y quemaron incienso al dios de Citera:
A veces, morir de aburrimiento en medio de un hermoso día,
Se removió en la cama sola:
Sus pezones palpitantes, sus hermosos ojos y la boca,
Suavemente jadeando, medio abierta,
Parecía una hija de puta orgullosa de invitar al desafío.

En sus actitudes lascivas,
Antoinette le hubiera gustado
No permanecer en los preludios,
Y Luis tuvo la mejor maldita;
Pero, ¿qué puede uno decir?
Sabemos que el señor de los pobre,
Tres o cuatro veces condenado a la opción segura,
Para una completa impotencia
Que no satisface a antoinette.

Convencidos de esta desgracia,
Considerando la horma de su zapato
¿No es más grande que una paja?
Eso sigue siendo suave y torcido,
Ha vivido en el bolsillo,
En el lugar de mierda que ha hecho.

D’artois sensación de una día de gracia triunfante,
De esperma y deseo de renacimiento
Llego a los pies de la esperanza de la reina y tiembla;
A menudo pierde su voz que quiere hablar con él,
Presiona sus hermosas manos con una mano que acaricia,
A veces las hojas brillan con su linterna hacia adelante,
Muestra un poco de problemas, le da su vez,
Por último, por favor, antoinette fue el trabajo de una día:
Los príncipes y reyes pronto son de amor.

En una alcoba de oro artísticamente bello
La cual no era oscura y no muy iluminada,
Ternero en un sofá de terciopelo rayado,
La belleza de augusto de los encantos que recibe.

El príncipe tiende su polla a la diosa:
Delicioso momento de esperma y de ternura!
El corazón se ganó, el amor y la modestia
Pintar la belleza de un rojo precioso;
Pero la decencia se va, y solo el amor sigue siendo:
La reina se defiende débilmente, ella llora.

Los ojos soberbios… deslumbrados, encantados
Impulsados por un buen fuego, deambulan por estas bellezas:
¡A! Que no afectaron a un idolatra.

Bajo un cuello bien torneado, que no avergüenza a la de alabastro
Son dos bonitos pezones, se separaron
Latidos suavemente redondeados por el amor:
Cada uno de ellos representa una pequeña rosa.

Pezón con encanto que nunca descansa,
Parece que te invita a apretar la mano,
La mirada se fija en ti, darte un beso en la boca.

Antoinette es divina y todo los que es encantador en él:
El dulce placer que ella le coge la mano,
Sin embargo parece dar una nueva gracia:
Cubierta de placer, el amor es un gran agujero.

D’artois sabe que por el corazón y la folla por todas partes,
Su composición es perfecta, su corazón un horno;
Besa sus hermosos brazos, su coño muy bonito
Y a veces las nalgas y, a veces un alfiler:
Suavemente abofetea su regordete glúteo,
El muslo, el abdomen, el ombligo, el centro
De todo lo bueno;
El príncipe se folla en toda su dulce locura;
Y sin darse cuenta se ve como un canalla,
Mientras se transporta en su ardor extremo,
Él quiere ir derecho al punto de la amistad.

Antoinette pretende evitar lo que a ella le gusta,
El miedo de la sorpresa, se presta solo la mitad:
D’artois aprovecha el momento, y derrota a antoinette
Por ultimo considera que es dulce que se la follen así.

Si bien muy caro encanta el entrelazado
Carlos apretando, le ruego por la misericordia,
Palpita antoinette, y ya en los ojos
Se pintan los placeres de los dioses:
Llegan a la felicidad, pero el hechizo es un traidor,
Suena el timbre… una página de alerta
Demasiado dispuesto a obedecer, perturbado
Por entrar en…
Abrir y ver… ver todo y se van, fue la obra de un momento.

Asombrado por su desgracia,
D’artois… había dejado el lugar
Ella suspiro,
Miro hacia abajo, ruborizada,
Sin pronunciar una palabra:
Por otro beso consola al príncipe
“olvídalo, querida reina, olvídate de esta desgracia,
Esta advertencia me molesto demasiado,
Un retraso de nuestra felicidad,
Da vigor más placer
Además reparare está perdida”.

El amor es llorar su ruptura,
La reina está enojada, ella pronuncia sollozos,
Lugo cae como un peso pesado
Las capturas en una ficha,
Mudos testigos de su desgracia.

El evento cesa, y rompe su bonito cuerpo
El obstáculo de sus fuegos… se trata de la cinta maldita
La campana, el glande,
Fuentes malditas, envenenado,
Los accidentes del día
Entre dos cojines se tomó…

Nuestros amantes celebran el amor
Dos o tres buenos tiempos, antes del final del día:
Y los dos se hundieron en el seno de la felicidad
Parecen disfrutar de sus instalaciones precisos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario