domingo, 19 de enero de 2014

MONTREUIL: UN REGALO PARA MADAME ELISABETH

Montreuil fue dado a madame Elisabeth en 1781 como un regalo de parte de Luis XVI y María Antonieta puesto que la vida en el palacio real ofrecía poca o ninguna privacidad, el rey y la reina decidieron dar a la princesa de diecisiete años un lugar para el retiro.

Según Imbert de Saint-Armand:

“en 1781, Luis XVI, que quería mucho a su Hermana, le hizo un regalo apropiado. En la avenida 41 de parís, en Versalles, hay una pequeña calle que corre de norte y sur, llamada Rue Du Bon Conseil. En el número 2 de esta calle esta la entrada a un edificio que se extiende a cierta distancia a lo largo de la avenida de parís. Esta casa fue construida alrededor de 1776, por la institutriz de los hijos del rey, la princesa de Guemenee. Se agrandan para formar unas 8 hectáreas. Las transformaciones, tanto de los huertos familiares se le ha confiado al arquitecto Louis Alexandre de La Brière Barn. Un hermoso jardín fue presentado allí, desde lo alto de una loma, ocho o diez metros de altura, que fue ascendido por una escalera de caracol oculto en la maleza, había una vista distante de parís. Este bonito lugar estaba situado en lo entonces era un barrio de Versalles y fue llamado Montreuil.

En 1781, el príncipe de Guemenee cayó en bancarrota, y la princesa, con el fin de satisfacer en lo posible, los acreedores de su marido, vendió sus diamantes, muebles y propiedades, incluyendo la casa y el parque de Montreuil. Elisabeth había caminado muchas veces allí, puesto que la princesa había sido su tutora, admiraba mucho la sombra y sus flores. A pesar de su amor a la soledad, ella era la única princesa de la familia real que no tenía una casa de campo.

Un día de 1781, María Antonieta y madame Elisabeth estaban conduciendo a lo largo de la avenida de parís. “si te gusta –dijo la reina a su joven hermana- haremos una parada en la casa de Montreuil, en la que te gustaba ir cuando eras una niña”, “yo estaría encantada –respondió madame Elisabeth- porque he pasado muchas horas felices allí”. La reina y la princesa salieron de su carroza, y justo cuando estaban cruzando el umbral, María Antonieta dijo: “hermana, usted ahora tiene su propia casa. Este va a ser su trianon. El rey tiene el placer de ofrecer este regalo para ti, y me ha dado la alegría de informárselo a usted”.

El rey decidió que tomaría posesión de Montreuil para cuando quisiera dormir hasta que tuviera veinticinco años.

Pero cuando ella entro en la posesión de la herencia querida, paso solo las tardes y las noches en Versalles. A la mañana siguiente iría a isa en la capilla de palacio y luego conduciría con una de sus damas a Montreuil. Las horas de trabajo, el ejercicio de lectura, en soledad o en compañía, fueron cuidadosamente equipadas.

La primera cosa que madame Elisabeth hizo con su nueva propiedad fue dar a madame de Mackau una casa adyacente cerca de la finca. Ella pensó que la mejor forma de inaugurar su toma de posesión fue compartirlo con su instructora anterior. La baronesa de Mackau que no era rica, acepto con gratitud el don de la princesa y se estableció en Montreuil junto a su hija, madame de Bombelles, a quien madame Elisabeth trataba con una vieja amiga.

Madame Elisabeth hizo con su nueva propiedad fue dar a madame de Mackau una casa adyacente cerca de la finca. Ella pensó que la mejor forma de inaugurar su toma de posesión fue compartirlo con su instructora anterior. La baronesa de Mackau que no era rica, acepto con gratitud el don de la princesa y se estableció en Montreuil junto a su hija, madame de Bombelles, a quien madame Elisabeth trataba con una vieja amiga.

Al igual que trianon, Montreuil tenía una gruta, una Orangerie y una lechería. Madame Elisabeth dono la leche para los niños pobres. Madame Elizabeth se situó en Montreuil una pequeña clínica en una habitación en la casa de los pobres de todo. Estos son tratados por el médico y botánico Louis Guillaume Le Monnier, que son las plantas raras que entran en el jardín del campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario