viernes, 19 de agosto de 2011

LA DIVERSIÓN EN TRINEOS!

maria antonieta y la duquesa de polignac en trineos durante el invierno.de las ilustraciones de alexander dumas.
Una de los mayores gustos de María Antonieta era especialmente en invierno. Como niña con sus hermanos y hermanas, le gustaba correr en los trineos. Fue el padre, el emperador francisco esteban quien alentó diversiones similares.

Los carruseles festivos se llevaron a cabo en la plaza desierta en el patio del Hofburg. Para crear una pista de patinaje, la emperatriz ordeno la inundación de la plaza, el frio del invierno de la noche se convirtió en un cristal compacto. En la que sus hijos pudieran divertirse. Los trineos eran arrastrados por caballos pequeños, fueron coordinados por un hombre situado detrás del asiento. Fue lógico que al llegar la reina quisiera establecer estos gustos a la corte de Francia.

trineo almacenado en versalles llamado "marie antoinette"
De acuerdo con las memorias de madame campan, en el invierno de 1777 maría Antonieta disfruto mucho de la diversión con los trineos.

“los recuerdos de su infancia del placer de trineo había dado a la reina el deseo de establecer otros similares en Francia. Esta diversión ya había sido conocida en la corte, tal como fue demostrado por los trineos que se encuentran en los establos que habían sido utilizados por el delfín, el padre de luís XVI. Algunos fueron hechos para la reina en un estilo más moderno. Los príncipes ordenaron varios y en pocos días se produjo un buen número de estos vehículos en los alrededores. Fueron rechazados por otros príncipes y nobles de la corte. El ruido de los cascabeles y pelotas con los que los arneses de los caballos estaban decorados, la elegancia y el oro con que fueron adornadas, hicieron de estas partes un deleite para los ojos.

El invierno fue muy favorable para ellos. Nadie se imagino que la culpa podía ir acompañada tan inocente como un pasatiempo. Pero el partido tuvo la tentación de ampliar sus unidades de medida como los campos elíseos. Los enemigos de la reina tuvieron la oportunidad de decir que había viajado por las calles de parís en un trineo. Esto se convirtió en una cuestión de momento. El publico descubre en él una predilección por los hábitos de Viena, por lo que maría Antonieta fue criticada. La reina fue informada de ello, y aunque todos los trineos se mantienen, y varios inviernos posteriores se prestaban a la diversión, ella no los reanudo”.

Una miniatura de María Antonieta en ropa de invierno
en los jardines Petit Trianon
"desde el retorno de fontainebleau, el tribunal se estableció constantemente en versalles... la mala temporada a principio de este año, fue un obstáculo para la realización de cacerías y caminatas... por unos días la nieve se mantuvo en la tierra. su majestad tiene la oportunidad de realizar tres carreras en trineo" (el conde mercy, 17 diciembre 1774).

"el frió extremo no impidió a su majestad en realizar varias carreras de trineo, algunas de las cuales se llevaron a cabo en el parque de versalles y sus alrededores, y algunas otras en el bois de boulogne. la reina se acerco a los bulevares de parís, e incluso a pasado por varias calles de la cuidad. en estas ocasiones, donde la cobertura de hielo en el suelo es delgada, puede ser resbaladiza y provocar caídas frecuentes y peligrosas... las carreras en cuestión por lo general costa de doce a quince trineos" (el conde mercy 28 febrero 1776)

Como prueba de que en Francia, los trineos ya estaban en uso antes de que María Antonieta llegara a Versalles, aquí  la espléndida pintura de Boucher de 1755 titulado "Invierno", que forma parte del ciclo "Las cuatro estaciones", encargado por Madame de Pompadour.

domingo, 7 de agosto de 2011

EL HIJO ADOPTIVO DE LA REINA!

Durante mucho tiempo maría Antonieta había tenido el deseo de criar a un niño y que fiera objeto constante de su cuidado. Un niño pequeño de pueblo, de unos cuatro o cinco años, lleno de salud, con un rostro agradable, ojos azules muy grandes y pelo bien rubio, se puso en los pies de los caballos de la reina, cuando ella tomaba un paseo a través de la aldea de saint-michel, cerca de louveciennes. El cochero detuvo los caballos y el niño fue rescatado sin la menor lesión. Su abuela salió corriendo de la puerta de su casa para tomarlo, pero la reina, de pie en su carretela y extendiendo los brazos, grito que el niño era suyo, y que el destino se lo había dado a ella, para consolarla.


“¿es que su madre vive?” pregunto la reina. “no, señora, mi hija murió el pasado invierno, y dejo cinco hijos pequeños en mis manos”. “voy a tomar este y a prever a todos los demás” dijo la reina. “¡ah, señora son muy afortunados!”, dijo el labrador.

Su llegada a Versalles tuvo una celebración poco rustica sorprendió a toda la familia, el pequeño Jacques grito con estridencia intolerable que quería a su abuela, a su hermano Luis y a su hermana marienne, nada lo podía calmar. La esposa de un funcionario se lo llevo, luego fue designada enfermera del niño. Jacques, de apellido armand, regreso a la reina dos días después.

La reina estaba encantada con él, fue levado a ella cada mañana a las nueve, almorzaba y cenaba con ella, a menudo incluso con el rey. A ella le gustaba llamarlo mi hijo, aunque todavía siente un profundo silencio que ocupa su corazón. Este niño se quedo con la reina hasta cuando era un adolescente y ella corrió con los gastos de la educación. maría antonieta puso a la familia bajo la protección real. denis toussaint, el hermano mayor de jacques, mostró talento para la música, se unió a la "musique du roi", en 1787 fue nombrado violonchelista del rey.

Este desafortunado tenía veinte años en 1792. La furia de la gente y el temor de ser considerado un favorito de la reina lo hizo el terrorista más sanguinario de Versalles. se convirtió en un joven apasionado de la nuevas ideas, con valentía se inscribió en los ejércitos de la república y se encontró con la muerte de un héroe.Jacques armand fue asesinado el 6 de noviembre de 1792 en la batalla de jemappes. los otros dos hermanos de armand, marie madeleine y marie louis, estaban previstos y educados por la reina.