domingo, 2 de julio de 2017

LA CEREMONIA DE "COUCHER DU ROI" EN TIEMPOS DE LUIS XVI

Luis XVI, rey de Francia en la audiencia de la mañana, grabado por Jean Miche. vemos como al igual que la reina tenia ceremonia tanto para despertar como dormir.
La ceremonia para la inclusión en la cama del rey consistía en una serie de rituales y prioridades. Bajo Luis XIV estas ceremonias eran mucho más articuladas y la música vestía en tales ocasiones un papel importante. Esto dio lugar a composiciones tales como sinfonías para la cena de los reyes o tríos para la hora de dormir. Estas composiciones se realizaron con frecuencia durante tales rituales. 

el "coucher" de luis XIV, donde la ceremonia era de suma importancia en la vida cortesana.
Así como la reina tenia ceremonias tanto para levantarse como para dormir, la Coucher también se llevó a cabo regularmente por Luis XVI, a pesar de lo sagrado de la ceremonia ya había perdido su significado original y, a partir de las memorias de la condesa de Boigne, aprendemos la forma en que se llevó a cabo:

“el Coucher se llevó a cabo todas las noches a las nueve y media y los hombres se reunieron en la sala de corte de Luis XIV (que no era donde dormía Luis XVI); creo que todas las personas habían presentado el acceso allí. El rey llego desde el interior de un armario, seguido de su personal, su pelo fue “peinado” y habían eliminado las decoraciones de orden (peluca, joyas y cinta de estado). Sin cuidado de nadie, entro en la barandilla de la cama; el capellán siguió al rey en el interior de la balaustrada, le dio el libro y él llevo el candelabro de dos velas durante la oración que fue corta. El rey pasó a la sala ocupada por los cortesanos, el limosnero entrego el candelabro a la persona elegida por el rey que lo mantuvo durante la duración de la Coucher. Fue una muy solicitada distinción, por lo que en las salas de estar de la corte, la primera pregunta a la gente al devolver del Coucher fue: “¿quién tenía el candelabro?”. El rey se desvistió a continuación, el manto, y por último la camisa, se quedó desnudo hasta la cintura, en presencia de toda la corte y, a menudo muchos extranjeros de distinción. El primer ayuda dio la camisa para los primeros calificados, los príncipes de la sangre, se trataba de un derecho y no de un favor. Una vez se pone la camisa, seguido de la bata... todo esto no duro más de diez minutos. El duque de Coigny con frecuencia era el encargado de la lectura real al rey. En el centro de la habitación el rey se dejó caer pesadamente, levantando las piernas, dos ayudas de cámara cambiaron sus zapatos. Cuando todo ha culminado, el ujier abrió la puerta diciendo: “ir señores”. Todos se fueron y la ceremonia había terminado. Sin embargo, la persona que sostenía el candelabro podía quedarse si tenía algo especial que decir al rey, y esto explica el valor que se dio a este extraño favor...”

imágenes del film "L'évasion de Louis XVI" donde observamos en una escena un poco en que consistía esta ceremonia de "coucher du roi"

No hay comentarios:

Publicar un comentario