domingo, 7 de mayo de 2017

EL REY LUDWIG II DE BAVIERA Y SU OBSESIÓN POR MARIE ANTOINETTE


Entre los muchos admiradores ilustres de María Antonieta, se encuentra el rey Ludwig II de Baviera, el rey romántico y loco, conocido por sus castillos de cuentos y por ser patrono de Wagner. El primo de la emperatriz Sissi, ascendió al trono de Baviera a la edad de dieciocho años, un joven de cara hermosa y dulce, como un ángel de Raphael; de inmediato se gano el cariño de su pueblo por alimentar sus esperanzas de un reino glorioso. Veintidós años más tarde, el joven hermoso se había convertido en un misántropo, gordo e hinchado, detrás de los ojos de la corte y de la gente, encerrándose en sus fantásticos castillos. Su existencia como un solitario, las carreras de trineo nocturno y su misteriosa muerte en el lago Stranberg lo convirtió en un mito moderno.

Ludwig vivía aislado del mundo que lo rodea, había sido criado sin calor y sin afecto, con lo que las deficiencias emocionales lo hicieron un hombre extrañamente distante. En su soledad, encontró consuelo en los cuentos fantásticos como la vida en la corte de Luis XIV en Versalles. Llego a odiar tanto su propio siglo y el medio ambiente que lo rodeaba, que busco deliberadamente refugio en un mundo menos desafiante en el que revivir las glorias de los últimos siglos y las leyendas teutónicas sombrías. Su corte ideal no estaba poblada por los rostros hostiles de los miembros de la corte de manaco, sino los fantasmas de Parsifal y Lohengrin, de Luis XIV y María Antonieta.


Ludwig comenzó a mostrar lo que más tarde diagnosticaron como signos de graves problemas psicológicos, poco después de cumplir los treinta años. Los informes de sus excesos y excentricidades, cuidadosamente recolectadas y reportadas por el personal domestico y otros, para probar la aparente locura. Las historias de sus hábitos extravagantes lo convirtieron en leyenda. Uno de los siervos dijo que, en los últimos años el soberano:

“...no quería la presencia de nadie en la mesa mientras él comía. No obstante, comidas y cenas tenían que estar siempre preparados para cuatro personas, por lo que el rey, aunque solo, no se sentía como tal. Se creía en compañía de Luis XIV, Luis XV y sus amigas, madame de Pompadour y madame de Maintenon; y, en ocasiones, hacia conversación con ellos como si realmente fueran invitados a su mesa”.

-Linderhof: su obsesión por Francia

entrada al techo, el lema de Luis XIV el rey sol: “nep pluribus impar” (“más alto que la mayoría”).
Después de su visita por Versalles, Ludwig estaba fascinado por el castillo y en especial el trianon. Quería que Linderhof fuera su trianon para él. Un castillo en miniatura, un jardín de inspiración francesa por Le Notre y una oda a Francia en la decoración (la habitación se inspira en la de Luis XIV. En la entrada al techo, el lema de Luis XIV el rey sol: “nep pluribus impar” (“más alto que la mayoría”).

No hay escándalo en decir que él adoraba a María Antonieta. Su retrato de pie junto a su cama, por lo que puso sus ojos sobre ella cuando despertaba. Fue tonto e infantil, pero Linderhof es, por así decirlo, consagrado a María Antonieta. Esta presencia era para el rey una prenda de la pureza y la solicitud de perdón. María Antonieta, que durante su vida, para él, había sido capaz de resistir a las tentaciones de la carne (durante los 9 años de fracaso de matrimonio y no caer en manos de cualquier depravado cortesano) tenía que ayudarlo a liberarse de la homosexualidad. En el libro intimo de Ludwig está escrito: “el 16 de octubre, el aniversario del martirio de la augusta y noble reina María Antonieta, me siento de luto... en tu memoria gran reina, dame fuerza para dominar el mal que maldigo y al cual voy a renunciar para siempre”.

"Ludwig der Zweite" 1930, dirigida por Wilhelm Dieterle. vemos al rey haciendo un brindis ante la imgen de Marie Antoinette.
El interior de Linderhof es mas suntuoso, todo el estilo francés de la época de Luis XIV y XV. Las pinturas en las paredes representan eventos que tuvieron lugar en la corte francesa: matrimonios, cenas, bailes, etc. los espejos en la habitación es uno de los grandes atractivos. Elaborados de placa de vidrio que llegan desde el suelo hasta el techo reflejan los bellos objetos recogidos en la sala.


Los artistas fueron enviados a toda prisa a realizar estudios en Versalles y traer de vuelta todos los modelos de los muebles y objetos utilizados por María Antonieta. Tomo casi diez años para construir esta copia del trianon, dando como resultado que “cada pulgada del resplandor de paredes y techos fuera una belleza de color y una armonía de disposición, que toma al visitante por sorpresa”.

O. W. Fischer como Ludwig II en el film: Ludwig II- Glanz und Ende eines Königs (1955), lo vemos aquí envuelto en fastuoso traje al estilo de luis XIV, ademas de ser el azul su color favorito.
Las diez salas de recepción de Linderhof son de todos tamaños y formas. Los techos están pintados en el estilo del siglo XVII, el suelo de parquet, las paredes cubiertas de pinturas y tonos pasteles, las puertas doradas. Mueble de palo rosa, placas, bustos, estatuas de bronce y mármol, innumerables armarios dorados, figuras japonesas y bronces chinos, jarrones de Sevres, todo lo que podría haber sido del gusto de María Antonieta en su sala de estar. Otros apartamentos están llenos de adornos de palta y oro con piedras preciosas, muebles y cortinas de terciopelo azul o seda, tapices (algunos son originales) de los tejidos utilizados por Luis XIV. Bajo la dirección de Andre Boucher, se instalaron relojes, magníficos candelabros y luces para reflejar los cientos de espejos situados en marcos de oro. El color predominante en las diez salas fue el azul, el color más querido, por lo que fue llamado el “rey azul”.

Ludwig  II acariciando el busto de María Antonieta (1993).
Su gran reverencia fue, sin embargo, pasada a las estatuas de Luis XIV y María Antonieta. Ningún sirviente podía atreverse a levantar los ojos ante la imagen de la reina francesa y más tarde declararon que tenían que arrodillarse ante la estatua. El rey por su parte nunca salió sin quitarse el sombrero ante la imagen, añadiendo al tributo el gesto de acariciar su mejilla.

“quiero un busto de mármol de mi reina María Antonieta, ella es pura y exaltada, como un ángel de dios” (el rey Ludwig a su ayudante el barón de Varicourt, 9 abril 1873).

“no hay duda de que Ludwig vivía ahora cada vez más en un mundo de fantasía total. A veces se vestía como Luis XIV, a veces iba a ponerse su traje de Lohengrin y flotar en su barco en forma de cascara de nuez. En ocasiones sus servidores escucharían tras las puertas de su comedor oírlo mantener una conversación con los invitados, una cena imaginaria de la corte francesa. Su veneración por la reina María Antonieta era tan grande que cada vez que pasaba por la estatua de ella en la terraza de Linderhof, él siempre se quito el sombrero y acaricio las mejillas de la estatua. Fue en la imitación de Luis XIV que cultivo su extraordinaria forma de caminar. Entre las muchas personas que hicieron comentarios sobre esto fue Gottfried Von Böhm, quien lo describió de la siguiente manera: “este paso fue una burla total de la naturaleza. Tomando grandes pasos que lanzo sus largas piernas delante de él como si quisiera arrojar de lejos a si mismo, entonces trajo el pie delantero hacia abajo, como si con cada paso estuviera tratando de aplastar a un escorpión”.

-Christopher McIntosh's - The Swan King: Ludwig II of Bavaria (2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario