domingo, 19 de marzo de 2017

LAS SEÑORAS TIAS: LES FILLES DE LOUIS XV

“las cuatro señoras, que son torpes, mozas maduras y pesadas, con un mal parecido con el padre, estaban todas en fila y con la bolsa de tejido de punto, la apariencia alegre en la ropa, pero realmente no sabían que decir y se retorcían como si tuvieran que hacer pis”. La descripción implacable y maliciosa de las cuatro restantes hijas solteras de Luis XV, por el escritor inglés Horacio Walpole en su visita a Versalles.

Mesdames Tantes: Madame Victoire, Madame Sophie and Madame Adélaïde, cuadro de Louise Francois-Hubert Drouais.
El lote se había despertado en contra de estas princesas en un intento de hacer ahorros, el cardenal Fleury convenció al rey de enviar a sus hijas menores en el convento de Fontevrault. El colegio de Saint-Cry hubiera sido mucho más adecuado para recibir las hijas del rey, pero Fleury prefirió confiar su educación a las monjas provinciales, donde las princesas aprendieron poco o nada.

La mayor madame Adelaida, era una rubia linda con una nariz chata y una hermosa mujer fuerte y esplendida jinete. En su adolescencia, su padre estaba orgulloso de sus talentos como jinete, dispuesta a complacer, ella salto para cazar a los más altos setos y galopo como los hombres. Inteligente y brillante, podía jugar varios instrumentos musicales, incluso los más inusuales para una chica, como el cuerno y el arpa. Estaba tan orgullosa de su título de Fille de Francia, que incluso atar el nudo con el hijo de un príncipe reinante le parecía incómodo y ella eligió la soltería y la comodidad en Versalles. Se oponía abiertamente al matrimonio de su sobrino Luis Augusto con María Antonieta, y su oposición no se detiene no si quiera cuando la conoció en persona.

Marie-Adélaïde de France (1732 - 1800)
Madame Victoria, la más corpulenta y agradable. Muy hermosa en su juventud, ella sufrió mucho por sus ataques de nervios, consecuencia de los terrores vividos durante su estancia en el convento de Fontevrault. La princesa sin embargo, era dulce y afable; amaba la cocina y la comodidad de un sofá suave junto a la chimenea y era muy cariñosa con María Antonieta. Por la bondad natural, dejo que su hermana Adelaida decidiera todo.

Victoire de France (1733 - 1799).
Madame Sofía, su rostro estaba extrañamente largo con la boca plana. “ella es una rara fealdad” como decían los cortesanos. Además era una mala mujer cuya soberbia ocultaba una profunda desconfianza. Todas las personas ajenas desconcertaran a Sofía que caminaba siempre a toda prisa por los pasillos atestados de Versalles para evitar todo contacto humano.

Sophie de France (1734 - 1782)
Las señoras tías, Adelaida, Victoria y Sofía no se habían casado. Siempre se habían negado a ir a enterrarse en un reino de segundo orden. Mejor quedarse solteronas en Versalles que ser reinas o princesas entre patanes. El rey amaba a sus hijas, con sinceridad y de forma natural. Cuando eran pequeñas, era un padre moderno que se rio de sus payasadas. Ellas lo idolatraban, el deseo de no alejarse de él había influido en su decisión de no casarse. Las damas Vivian en un gran apartamento en la planta baja donde Vivian y comían juntas.

“estas princesas -dijo la emperatriz a María Antonieta- están llenas de virtudes y talentos, es una alegría para usted, espero que merezcan su amistad”. El Abad Vermond repitió varias veces a la delfina esta recomendación materna. Sin embargo, un día, en Schonbrunn, María Theresa expreso a Vermond lo que pensaba de las damas. El deber de una joven de sangre real, pensaba la emperatriz, era casarse y tener hijos. Era una regla para todas las familias reinantes de Europa. Por lo que las monarquías se apoyarían entre si y serian sólidas. Ella desaprobó la debilidad de Luis XV que autorizo a estas tres niñas sanas de aferrarse a su vida cómoda e inútil de Versalles. Por supuesto era difícil de entender, pues ella había casado a todas sus hijas. Sin embargo, María Theresa había actuado con prudencia, dando a su hija simplemente consejos para llevarse bien con las damas.

Marie Antoinette como delfina de Francia, cuadro de Joseph Ducreux.
Por lo tanto, María Antonieta hace el conocimiento con las señoras con la mejor voluntad. Sus nuevas tías le dieron una cálida bienvenida. La presionaron para que las visitara tan a menudo como le daba la gana y le dieron la llave de su apartamento para que se sintiera en casa. Fue un regalo simbólico, ya que sus puertas estaban cerradas a curiosos, pero fue una señal de confianza e intimidad hacia el nuevo miembro de la familia. El rey venia cada mañana para tomare el café con sus hijas. Ocurrió alrededor de las diez, proporcionándole café caliente, porque eran las únicas que conocían exactamente como le gustaba al rey. A veces regreso en las tardes después de la caza y la noche fue de lo más a menudo a reunirse para charlar animadamente.

Pero no todo era armonía, la afectuosidad de las tías solo era para utilizar la posición de la delfina para ponerla en contra de la favorita madame Du Barry. Además fueron las primeras en definir a María Antonieta despectivamente como la “austriaca”. Porque cuando uno de los oficiales de la delfina, se acercó a Adelaida para recibir órdenes, antes de viajar a Estrasburgo a buscar a la archiduquesa, al princesa respondió: “si tuviera que dar órdenes, no sería ciertamente los de ir a buscar a una “austriaca”.

las señoras tías en Marie Antoinette (2006).
Adelaida veía su posición amenazada por esta princesita extranjera. Después de la muerte de su hermana y madre, ella se convirtió en la primera dama de Francia. Sabía que la pequeña delfina la sucedería un día y se convertiría en la mujer más poderosa de la corte: la reina. Después de todas las muertes sucesivas del delfín Luis Fernando y María Josefa, el rey se hundió en una melancolía. Durante un tiempo, encontró el camino a los apartamentos de sus hijas. Madame Adelaida tuvo este gran honor buscado y tuvo a su padre solo para ella. Lo consoló, le pidió su opinión sobre los asuntos de estado durante estos meses, ella creía que sería ahora la principal amiga y asesora de su padre, pero cuando madame Du Barry apareció todo había terminado. El rey recupero su energía y pasaba las tardes ahora en otro lugar.

Para los celos de Adelaida se extendieron también a nuestra María Antonieta. Una princesa de un rango tan ilustre como la de ella. El rey estaba encantado, en el parque la tomo del brazo y presento a la delfina a todo el mundo, alabando su encanto juvenil y hermosa tez, la invito a cenar, pasa tiempo con ella, él la llama “mi hija” y ella a su vez “mi querido papa”. Francia y Austria durante mucho tiempo habían estado luchando, pero precisamente el matrimonio de María Antonieta con el delfín era una reconciliación emprendida por Luis XV y María Theresa; y Adelaida, en lugar de participar en este gran proyecto, recibir a María Antonieta como el pequeño ángel de paz, la trataba en su audiencia de “austriaca”, es decir, de enemigo extranjero del cual había que tener cuidado desde el principio.

Detalle del retrato de Madame Adelaida por Labille-Guiard en 1787. muestra la muerte del rey Luis XV y se observa las tres hijas presentes en el lecho del difunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario