domingo, 4 de diciembre de 2016

LA MUERTE DEL EMPERADOR LEOPOLDO II (1792)

el emperador Leopoldo II
Una tras otro, María Antonieta perdió sus últimas posibilidades de seguridad, vio como los dos soberanos desaparecen de los cuales ella había esperado un auxilio: su hermano, el emperador Leopoldo II y Gustavo III, rey de Suecia. Leopoldo no había sido todas las ilusiones que su hermana había acariciado con respecto a él, pero, sin embargo, mostro un gran interés en los asuntos franceses y un vivo deseo de ser útil a Luis XVI, había adoptado una política de conciliación. El deseaba una reconciliación con los nuevos principios, y por otra parte, no era ciego a la inexperiencia y la levedad de los emigrados.

el emperador leopoldo se reúne con el rey de prusia Federico para discutir la situación de la monarquía francesa.
Pero la obligación por los tratados, para defender los derechos de los príncipes que sostienen la propiedad en Alsacia, su miedo a la propaganda de sedición, el lenguaje agresivo de la asamblea nacional y la prensa parisina, había terminado con tomar una actitud más decisiva, y fue en el momento de esta intensión seria para acudir en ayudar a su hermana que fue llevado por una muerte súbita. A pesar de que no deseaba una guerra entre Austria y Francia, la reina había persistido en desear un congreso armado, lo que habría sido un compromiso entre la paz y la guerra, pero la asamblea nacional habría considerado esto como una humillación intolerable. No se debe negar, la situación era falsa. Entre los verdaderos sentimientos de Luis XVI y su nuevo papel como un soberano constitucional, había una verdadera incompatibilidad. En cuanto a la reina, no estaba en buenas relaciones ni con los emigrados ni con la asamblea.

Con el fin de obtener una idea justa de los sentimientos mostrados por los emigrados, es necesario leer una carta escrita desde Treves el 16 de octubre de 1791, por la señora de Raigecourt, amiga de madame Elisabeth, a otra amiga de la princesa, la marquesa de Bombelles: “veo con dolor que parís y Coblenza no están en buenas condiciones, el emperador trata a los príncipes como niños… los príncipes no pueden evitar sospechar que se trata de la influencia de la reina y sus agentes, que frustran sus planes y hace que el emperador se comporte de un modo tan extraño… algunos engaños por parte de las tullerias todavía se sospecha en este país. Ellos deben de explicar el uno al otro una vez por todas”. La señora de Raigecourt termina su carta con esta denuncia contra Luis XVI: “nuestro desgraciado rey se rebaja más y más todos los días; porque él esta haciendo demasiado, incluso si todavía tiene la intención de escapar… la emigración, por su parte, aumenta cada día, y la actualidad no habrá más franceses que alemanes en esta región”.

El conde Artois, Federico de Prusia y Leopoldo se reúnen para la declaración de Pillnitz, mostrando su solidaridad con la monarquía francesa: “su majestad el emperador y su majestad el rey de Prusia… consideran que la situación en la que el rey de Francia se encuentra ahora, es tema de interés común para todos los soberanos europeos”.
Esta extraña posición del emperador simplemente era que velaba por sus propios intereses y ambiciones, aunque mostraba su apoyo a los franceses, pactaba con Rusia y Prusia sobre un segundo reparto Polonia. El 4 de agosto de 1791 escribió a María cristina con una relativa calma: “no crea nada, ni verse tentada a hacer o decir lo que los franceses y príncipes emigrantes le pregunten. Solo cortesías y cenas, no hay intensión de darles dinero, no hay ninguna garantía de tropas para ellos”.En este preciso momento, la reina estaba ilusionada con que el emperador fuera el salvador de su familia, como le escribió el 4 de octubre de 1791: “mi único consuelo es escribirle a usted mi querido hermano, estoy rodeada de tantas atrocidades que necesito toda su amistad para tranquilizar mi mente… un punto de gran importancia es la de regular la conducta de los emigrados. Si vuelven a entrar a Francia a la fuerza, todo está perdido, y será imposible hacer que no estamos en connivencia con ellos. Incluso la existencia de un ejército de emigrados en la frontera sería suficiente para mantener la confianza. En primer lugar, repito, que pondría un control sobre los emigrados, y por otra parte, sería hacer una impresión aquí… adiós, mi querido hermano, te queremos y mi hija me ha encargado especialmente un abrazo a su buen tío”.

grabado francés satírico con el lema: "el emperador de las dos caras".
Mientras María Antonieta estaba convenciendo así a Austria sobre el congreso armado, la asamblea nacional de parís repelió con energía todo el pensamiento de cualquier tipo de intervención por parte de las potencias extranjeras. El 1 de enero de 1792, se emitió un decreto de destitución contra los hermanos del rey, el príncipe de Conde y el señor de Calonne. La confiscación de los bienes de los emigrados y la tributación de sus ingresos para el beneficio del estado había sido prescrita por otro decreto al que Luis XVI no había ofrecido ninguna oposición.

Por una curiosa coincidencia, esta fecha de 1 de marzo fue precisamente aquella en la que el emperador Leopoldo fue a morir de una terrible enfermedad. Él estaba en perfecto estado de salud el 27 de febrero, cuando ofreció una audiencia al enviado turco, el 28 estaba en su agonía y el 1 de marzo, murió. Su médico afirmo que había sido envenenado. La idea de un crimen se había extendido entre la gente.

Consuelo de la monarquía austriaca sobre la muerte del emperador Leopoldo II
Vagos Rumores se refieren a una mujer que había intervenido en el último baile de máscaras en la corte. Esta persona desconocida, al abriga de su disfraz, había presentado al soberano unos caramelos envenenados. Los jacobinos podrían haber deseado deshacerse del jefe armado del imperio, y los emigrados, que podrían haberle reprochado por ser demasiado tibio en su posición a los principios de la revolución francesa. Esta hipótesis era poco probable, los jacobinos no tenían ninguna parte en la muerte del emperador Leopoldo. Pero las mentes estaban tan excitadas en el momento en que las partes se acusaron entre si mutuamente, en todas las ocasiones, de los crímenes mas execrables.

Lo cierto es que María Antonieta cree en el envenenamiento. “la muerte del emperador Leopoldo –dice madame Campan- se produjo el 1 de marzo de 1792. La reina estaba fuera cuando la noticia llego a las tullerias. A su regreso, le di la carta que le anunciaba. Ella grito que el emperador había sido envenenado, que había observado y preservado un boletín en el que, en un artículo sobre la sesión del club de los jacobinos en el momento en que Leopoldo había declarado la coalición, se decía, al hablar de él, que había que deshacerse con ese asunto. A partir de ese momento la reina había considerado esta frase como una advertencia de los propagandistas”.

grabado que muestra el velorio del emperador.
En el mismo día que el hermano de Maria Antonieta murió. El ministro de Luis XVI, de asuntos exteriores, el señor de Lessart, había enfurecido a la asamblea nacional mediante la lectura de los extractos de su correspondencia diplomática, que se encontró lo suficientemente firme. Estaban indignados por un despacho en el que el príncipe Kaunitz, dijo: “los últimos acontecimientos nos dan esperanzas, parece que la mayoría dela nación francesa, impresionado con los males que ha desatado, están regresando a los principios más moderados y la inclinación para hacer al trono la dignidad y la autoridad que son la esencia del gobierno monárquico”.

Cuando de Lessart bajo la tribuna el murmullo se transformó en gritos de rabia y amenazas contra el ministro y la corte, que según se decía, estaban planeando una contrarrevolución en las tullerias y dictando al gabinete de Viena el idioma por el cual se espera intimidar a Francia. En la sesión de la tarde ese mismo día, Rouyer, un diputado, propuso destituir al ministro de asuntos exteriores. “es posible –exclamo- que un ministro perfido debe venir aquí para hacer un desfile de su trabajo y establecer la responsabilidad de la misma a una potencia extranjera? ¿Será el tiempo en que nunca llegara cuando los ministros dejaran de traicionarnos? Mi cabeza es el precio de la denuncia que estoy haciendo, me gustaría, no obstante, seguir adelante con ella”. En la sesión del 6 de marzo, Gaudet, dijo: “es hora de saber si los ministros desean hacer a Luis XVI rey de los franceses, o el rey de Coblenza”.
 
Claude Antoine de Valdec de Lessart 
El decreto de juicio político contra los ministros fue votado por una mayoría muy amplia. A Lessart se le aconseja tomar el vuelo, pero se negó. “se los debo a mi país –dijo él- a mi rey y para mi hacer mi inocencia y la regularidad de mi conducta normal ante el tribunal y he decidido entregarme en Orleans”. Luis XVI no se atreve hacer nada para salvar a su ministro favorito que es encarcelado. El 11 de marzo, Petion, alcalde de parís, llego a la barra de la asamblea y lee, en nombre de la comuna, una dirección en la que se decía: “cuando la atmósfera que nos rodea está cargada de vapores malolientes, la naturaleza puede aliviarse solamente por una tormenta de truenos. Así, también, la sociedad puede purgarse de los abusos que perturban solo por una explosión formidable… es cierto, entonces, que la responsabilidad no es una palabra vana; que todos los hombres, cualquiera que sea sus estaciones, son iguales ante la ley; que la espada de la justicia está suspendida sobre todas las cabezas, sin distinción”.

grabado revolucionario que muestra el juicio político de los ministros de luis XVI (1792)
Rodeada por un millar de trampas, odiada por cada una de las partes extremas, por los emigrados, así como por los jacobinos, María Antonieta ya no vio nada más que tristeza. En el extranjero, como en Francia, su mirada se posó en solo espectáculos deprimentes. Todos habían conspirado para traicionarla. Ella había experimentado tantos engaños y tanta angustia; el destino la había perseguido con tanta amargura, que su corazón, agotada con las emociones y abrumada por la tristeza, estaba cansada de todas las cosas, incluso de la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario