domingo, 20 de noviembre de 2016

MARIE ANTOINETTE SE NIEGA A EMPARENTAR CON NAPOLES

Madame Royale, en un retrato de Heinrich Fügerora.
 En 1787, la reina María carolina envió en secreto a Francia, como se desprende de las memorias de madame de Campan, al caballero de Bressac, un coronel francés que se unió al ejército en Nápoles. La reina tenía en mente un matrimonio entre su hijo, francisco, duque de Calabria y heredero del trono, con la hija de María Antonieta, que tenía unos nueve años. El mensajero tuvo entonces la tarea de informar sobre un acto puramente formal y por fuera, el proyecto de carolina a María Antonieta. La reina, al tiempo que reconoce la propuesta de una unión entre las dos familias, se negó argumentando que ya se había decidió un matrimonio con el duque de Angulema, por lo que Marie Theresa Charlotte no perdería el rango de hija del rey, que prefería esta posición a la una reina en otro país, que nada en Europa podría ser comparado con la corte francesa.

María Antonieta no quería exponer a la pequeña princesa a los remordimientos, enviarla a Nápoles desde entonces como los recuerdos y las comparaciones que habían causado las mismas penas que había sufrido cuando era adolescente, tomada por un tribunal que le gustaba. La reina estaba consciente de las dificultades encontradas con su hermana carolina en el reino de Nápoles, siempre en desacuerdo con España; la razón por la que quería evitar dolores de cabeza a su hija, verse mezclada en cuestiones políticas.

Francisco Duque de Calabria en un retrato de Elisabeth Vigée Le Brun
Es razonable suponer que, si bien María Antonieta estaba convencida dela superioridad de la corte francesa, lo utilizo solo como una excusa para no separarse de su hija. No sabemos la reacción de carolina que, políticamente astuta, había contado con tal unión, no solo porque madame Royal era la hija de su hermana favorita, sino también porque estaba interesada en recibir el apoyo de Luís XVI. Pues en caso de dificultad con España, el rey francés, quien podría negarse a intervenir para defender a su cuñada, seria movido por medio de su hija.

Así carolina volvió al asalto, esta vez proponiendo a su hija María Amelia como la novia del delfín de Francia, Luís José. Sin embargo, la unión entre el Delfín y Amelia se frustro debido a la prematura muerte del niño que murió a la edad de 7 años. María Amelia, a pesar de que nunca había conocido en persona, fue muy afectada por la muerte de su primo y muchos años más tarde, escribió recordando está perdida: “llore amargamente la muerte de mi primo, pero al final era mi destino convertirme en reina de Francia…”.
  
Luis Felipe en 1793, en los días en que era un maestro de escuela
Amelia se casó con el futuro rey Luis Felipe. La unión con Orleans (pues Luis Felipe era hijo de Felipe Egalite que había votado la muerte de su primo Luis XVI) no fue bien recibida en la corte de Nápoles, pero Fernando y María carolina estaba en un sentido obligados a aceptar el matrimonio. María Amelia corría el riesgo de que siguiera siendo una solterona y ya era grande para los cánones de la época. La mala voluntad de los reyes de Nápoles se refleja en las cuentas más contemporáneas. El rey Fernando en presencia del hijo futuro siempre hablo en napolitano para no hacerse entender, y durante la última visita que le hizo Luis Felipe, le pregunto si había ido allí para tomar sus medidas del ataúd.

En cuanto a francisco, duque de Calabria y futuro rey de las dos Sicilia, a quien María Antonieta se negó como posible hijo en ley, carolina eligió para él otra sobrina, María clementina, hija de su hermano Leopoldo II. María clementina nació en la villa imperial en Florencia, dulce y tímida, bastante educada, la niña no podría definir como una gran belleza, en parte debido a las cicatrices que le dejo la viruela, pero era alta y delgada y tenía una mirada elegante.

María Clementina en un retrato de Hickel

No hay comentarios:

Publicar un comentario