domingo, 27 de noviembre de 2016

LA CHAPELLE EXPIATOIRE

Después de la ejecución de Luis XVI y María Antonieta en enero y octubre de 1793 respectivamente, sus cuerpos fueron arrojados sin ceremonia junto a los de otros varios de miles de víctimas de la revolución en el pequeño cementerio de la Madeleine. Sus cuerpos permanecieron allí olvidados junto a los de la guardia suiza masacrados en agosto de 1792, Charlotte de Corday, madame Du Barry, la señora Roland e incluso el duque de Orleans se encontraban enterrados allí.

En 1805 el sitio fue comprado por un juez con lealtad realista, Pierre-Louis Olivier Desclozeaux, quien había estado observando cuando la pareja real fue enterrada y así fue capaz de recordar donde estaban los cuerpos y hacer todo lo posible por marcar discretamente las manchas con Cipreses.


Curiosamente, en 1770, el pequeño cementerio Madeleine fue también lugar de entierro de las ciento treinta y tres víctimas del trágico accidente que ocurrió en el castillo con los fuegos artificiales con motivo de la celebración en parís de la boda de Luis y María Antonieta. ¿Quién podría haber imaginado que la pareja real terminaría un día enterrados junto a ellos y en tales circunstancias espeluznantes?.

tallado que muestra la exhumacion de los restos de la pareja real.
Después de la restauración borbónica en 1815, una de las primeras acciones de Luis XVIII, era tener los cuerpos de su hermano y cuñada para ser enterrados con ceremonia apropiada en la basílica de Saint-Denis junto a sus antepasados. Un año más tarde, Desclozeaux vendió el cementerio al rey, quien luego procedió a construir una capilla conmemorativa en el sitio, compartiendo el enorme gasto (tres millones de libras) con su sobrina y única hija sobreviviente de Luis XVI y María Antonieta, la duquesa de Angulema.


Al caminar por el sendero hacia el edificio principal, se ve las tumbas que están destinadas a conmemorar la guardia suiza que fue masacrada en las tullerias en agosto de 1792, así como los monumentos a otras víctimas conocidas del terror enterrados allí. El cementerio se cerró oficialmente en marzo de 1794 después de las ejecuciones de Hebert y sus principales partidarios.

La Chapelle Expiatoire fue diseñado por uno de los arquitectos favoritos de Napoleón, Pierre Fontaine y supervisado por su ayudante Louis-Hippolyte Lebas y tardo diez años en completarse. En el momento en que acaba realmente, Carlos X junto con la duquesa de Angulema presidieron la inauguración de la capilla en 1826. El arzobispo de parís fue el encargado de bendecir la primera piedra.

El interior de la capilla refleja la serenidad y el pálido resplandor del exterior y es un diseño neo-clásico perfectamente equilibrado y armonioso, que se las arregla para ser a la vez edificante y sombrío, al mismo tiempo. Creo que María Antonieta habría aprobado el proyecto, cuando se pisa el interior se puede recordar la dulce serenidad de su capilla en el trianon y la laiterie construido para ella en Rambouillet.


Desde el exterior, el edificio aparece como un recinto con el portal a una explanada elevada flanqueada por dos galerías del claustro, pequeño campo santo, la zona de aislamiento y meditación. El altar de la cripta, mármol blanco y negro, marca el lugar exacto del entierro de Luis XVI. Gracias a su capacidad para manejar los temas más diversos, Pierre Fontaine ha creado una arquitectura rigurosa y hierática, único para exaltar la memoria. Antonio-Francois Gerard, hizo tallados en bajorrelieve que muestra la exhumación del rey y la reina del cementerio Madeleine. Los “testamentos” de los dos soberanos se reproducen en su base.

monogramas de los reyes
Al entrar a la capilla, a mano izquierda hay una estatua de María Antonieta con el apoyo de la religión por Jean Pierre Cortot. La reina se apoya sobre la religión en un frenesí de devoción con su cabello cayendo sobre la espada y los ojos mirando hacia arriba fervientemente. Esto nos recuerda que aunque mari a Antonieta vivió una vida aparentemente frívola antes de la revolución, se encontró con un enrome consuelo en sus últimos años de vida.


En el lado derecho una estatua de Luis XVI llamado a la inmortalidad, sostenido por un ángel por François Joseph Bosio. Él está anclado al suelo por sus grandes túnicas y mira hacia arriba con aparente alivio cuando el ángel con la luz le muestra el camino a seguir. Aquí está un hombre que nunca quiso ser rey, que hizo lo que puedo y murió sintiendo que había fallado en su deber tanto a su pueblo y también a su familia.

Es imposible entrar en la capilla y no ser movido por el destino horrible de la pareja real y de los otros miles de víctimas cuyos cuerpos residen en ese sitio sagrado. Se puede descender a una bóveda debajo de la capilla mayor y ver un altar de mármol negro que marca el lugar donde los restos dela pareja real fueron descubiertos originalmente, fueron identificados gracias al hecho de que a diferencia de los otros cuerpos que los rodeaban habían sido enterrados en ataúdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario