domingo, 11 de septiembre de 2016

EL CHOCOLATE EN LA CORTE DE MARIE ANTOINETTE


Descubierto por los aztecas y reportado por Hernán Cortes al rey Carlos V en 1524, los granos de cacao están bajo el monopolio del imperio de los Habsburgo hasta principios del siglo XVII. Poco a poco, el cho0colate se extiende a toda Europa. En la mitad del siglo XVII se convierte en un fluctuante y controvertido producto de lujo.

-el chocolate en el equipaje de Ana de Austria!


Entre los Habsburgo españoles, el chocolate como se dijo, era una bebida de elección. Ingesta privilegiada en cada oportunidad durante todo el día. Cuando la hija de Felipe III de España, Ana de Austria, al casarse con el rey francés, Luis XIII, no desea renunciar a la bebida de su infancia. Así que a principios del siglo XVII en 1615 gracias a Ana de Austria y su suite española, el chocolate hace su aparición en Francia. No es probable que Luis XVIII saboreaba el chocolate, sabemos que Ricuelieu se convirtió rápidamente en un fan de esta bebida. Su médico Behrens dice que “el uso diario prolonga su vejez”. No fue hasta la muerte del rey en el comienzo de la regencia de la reina, en 1643, que el chocolate realmente se difunde en toda la corte.

-en la corte del rey sol

Bajo el reinado de Luis XIV el chocolate de moda se extiende en Versalles, siendo la bebida favorita de la nueva reina, María Theresa de Austria. Su criado vino de España y es el responsable de la famosa preparación “molina”. En la corte, susurran; la reina tiene dos pasiones: el rey y el chocolate.

En las noches, los buffets están dedicados exclusivamente a las bebidas calientes en el salón de la abundancia. Luis XIV no es aficionado de esta bebida que “engaña el hambre, pero no llena el estómago”, pero esto no impide que ordene, junto con su ministro Colbert, el cultivo de cacao en las Antillas francesas. Toda la corte habla solo de esta bebida. El consumo de chocolate se vuelve tan excesivo que Luis XIV tiene que regularlo. La pobre reina disfrutaba en secreto de su bebida favorita.

Desatando a veces contradictorios sentimientos, el chocolate es adecuado, se alaban sus beneficios para la salud, pero sus críticos, que dicen que trae “vapores”, desmayos, dolores de cabeza y otras dolencias.

-el afrodisiaco del siglo XVIII
El regente, Philippe de Orleans, es un gran consumidor de la bebida. Los que tienen el honor de ser “el chocolate admitido” puede observar al príncipe beberlo por la mañana. Su diversión favorita es beber el chocolate con su amante del momento.

De hecho, el chocolate tiene reputación de afrodisiaco, que data de la conquista del reino azteca por los españoles. El rey Moctezuma, en honor a las mujeres de su harén, bebía 50 tazas por día, añadiendo muchas especies en su preparación: pimienta y vainilla. Invitar a una dama a beber una taza de chocolate caliente después de la cena no deja ninguna duda en cuanto a las intenciones traviesas o amorosas.

-Luis XV, amante del chocolate

El chocolate ofrecido por Louis XV a la reina (el surtidor y 3 pies son delfines en forma)
A diferencia de su bisabuelo, Luis XV era un aficionado de esta bebida. En 1729, el rey ofrece a su esposa María Leszcynska la esplendía sala de beber chocolate, con motivo del nacimiento del delfín. La reina consume su chocolate satisfecha con sus favoritos.

Voltaire es también un fan del chocolate, que consume “a partir de las cinco de la mañana a tres de la tarde”.

-el chocolatero de la reina Marie Antoinette


En 1770, María Antonieta llega a Versalles y adopta esta costumbre. La joven no olvidara su taza de chocolate con crema fresca al despertar en el palacio de Schonbrunn. La reina promueve la invención de nuevas recetas como la mezcla de flor de naranja o almendras dulces, algunos son incluso francamente raras, con ámbar y canela.

En junio de 1779, Sulpice Debauve, farmacéutico de Luis XVI, desarrolla la nueva combinación de cacao, caña de azúcar y la medicina para crear las primeras delicias de chocolate. María Antonieta queda encantada con esta mezcla que hace olvidar el sabor amargo de las bebidas anteriores. Bajo su patrocinio en 1780 es nombrado como un “ministro de chocolate”, abriendo su primera fábrica y que perpetua su tradición: “el chocolate es delicioso pero sobre todo para una buena salud”.

2 comentarios:

  1. El chocolate contiene serotonina,la hormona que cura o mantiene a raya la depresión. Por esa razón,Luis XVI tomaba chocolate y se sentía mucho mejor. Le mejoraba el ánimo. Es lo mismo que el Prozac de nuestros tiempos.

    ResponderEliminar