domingo, 14 de agosto de 2016

LUIS XVI - NESTA WEBSTER


“Luis XVI se describe a menudo como gordo y feo, pero cuando miro los retratos del rey pintados en su juventud, no lo era en absoluto. Aunque yo no lo encuentro especialmente guapo, no era feo tampoco y es fácil ver como los contemporáneos lo consideraban apuesto. Era un hombre alto, corpulento, pero aun no muy gordo, con las piernas bien formadas, un semblante agradable, rubio y ojos azul claro, de los cuales fue velada la expresión benévola solo por la miopía, Luis XVI, a sus diecinueve años, no fue desagradable.


Su voz, armoniosa en su tono normal, solo se levantó discordante bajo la presión de la emoción. Desafortunadamente caminaba mal, con el movimiento de vaivén propio de su familia, en vez de deslizarse suavemente a la manera que era de rigor, en los pisos pulidos de Versalles… simple, honesto, amable, sencillamente vestido con su abrigo de color marrón o gris, que no parecía de ningún modo real… el propio Luis era delicado en la infancia y solo por la edad de dieciséis años había empezado a adquirir la solidez y la fuerza del musculo, que lo llevo a encontrar una válvula de escape para sus energías en la caza, el tiro y el trabajo en su taller de cerrajero”.

-Louis XVI and Marie Antoinette - nesta webster - 1937.

No hay comentarios:

Publicar un comentario