domingo, 26 de junio de 2016

LAS VELADAS DE TRIANON

la fiesta dada por María Antonieta en el Petit Trianon en Lunes, 21 de junio 1784 en honor a Gustavo III, rey de Suecia. Me encanta la manera elegante que los invitados pasear por el templo iluminado del amor.
La gracia de pequeños edificios, sorpresas formadas en cada esquina, trianon intentaba imitar a la naturaleza, predilección de la reina para este rincón adornado por ella. También era el caso para los espectáculos ofrecidos a sus invitados, como el dado en la noche de 1779: “todas las zanjas que rodeaban el jardín –dice Grimm- se sembraron en corrales iluminados, cuyo resplandor, se mezcló con el de varias linternas muy ingeniosamente escondidas en el follaje de las gruesas arboledas, que se distribuye entre los de la noche con una luz suave, como luz de luna o los primeros rayos de luz de la mañana. Allí, la reina se sorprendió por los sonidos de la música celestial, y después de los acentos una melodía conmovedora, que vio, en un nicho de la arboleda, un pastor tocando la flauta, que era el duque de Guines. Todo parece mágico en este pedazo de terreno, favorito de la reina”.

Estos paseos y conciertos fueron una de las grandes pasiones de la reina. Uno de los más originales era el 3 de septiembre de 1777, para la inauguración del nuevo jardín inglés. Tenía representado una feria de mercado, una plaza pública era figurada en el césped, por medio de placas y marcos. Había puestos de panadería, charcutería, asaderos al aire libre, todos unidos por guirnaldas de flores. El de la reina era una taberna, con veintiuna mesas, cada una de las cuales llevaba el cartel con el nombre de una casa real.


Hubo desfiles de todo tipo. Carlín, arlequín de la comedia italiana y Dugazon de la comedia francesa, ofrecieron un hermoso espectáculo ocultos en modelos de mimbre en forma de pastel. En un teatro improvisado, los actores dieron dos actuaciones más. En el pabellón chino también se ofrecieron espectáculos todo al estilo oriental con músicos vestidos de mandarines.

El 27 de junio de 1784 se dará la actuación de la obre de Marmontel en el teatro del trianon, la música por Gretry, ballets y cena en los diferentes pabellones del jardín. Todo el mundo tenía que vestir de blanco para ser admitido, el resultado es que se dice que parecía una fiesta celebrada en los campos Elíseos (en referencia a la célebre danza de los espíritus de Orpheé de Gluck).

la gran feria realizada en 1783 en el hameua de la reina

lunes, 20 de junio de 2016

LA REINA MARIE ANTOINETTE CONTRAE SARAMPION (1779)

En medio de sus pasatiempos y alegría, María Antonieta fue atacada con sarampión. Luis XVI, siempre tan exacto nos da la fecha de la aparición: “31 de marzo de 1779; la reina tiene sarampión”. Al parecer fue contagiada por madame de polignac que había tenido también la infección en su casa de campo, por lo que ambas amigas se separaron por un tiempo.

María Antonieta se dirigió al trianon, el rey fue desterrado de la habitación de la reina, debido a la infección. La condesa de Artois y la princesa de Lamballe estarían en su cuidado pero no eran del entretenimiento de la reina y María Antonieta, incluso en materia de salud, se preocupaba más por el temor ante el aburrimiento. La ingeniosa idea de un confinamiento en su habitación de un animado grupo de observadores, bajo el nombre de Gardes de Malade, solo costumbre francesa, en materia de mujeres enfermeras que reciben los hombres en su habitación. Luis voluntariamente entrego el permiso requerido siendo al parecer, halagado por la solicitud expuesta por la salud de la reina.


Las personas favorecidas fueron el duque de Coigny, el duque de Guines, el conde Valentin Esterhazy y el barón de Besenval. Los caballeros llegaron a las siete de la mañana y se quedaron hasta las once de la noche, dejando sus mensajes solo para las comidas. Los observadores se sentaron en la cámara de la reina, compartiendo con la condesa de Provenza, la princesa de Lamballe y el conde Artois, con la tarea de entretener, mantener el orden y la tranquilidad en la habitación de la enferma.

Según el conde de Esterhazy: “a partir de que la reina comenzó la infección, se le aconsejo establecerse en el trianon… los elegidos para su observación nos dieron alojamiento en el gran trianon. La condesa de Polignac había caído enferma en parís también por esta infección. La condesa Diana se quedó con madame Elizabeth… pasamos tres semanas en el trianon y fueron muy agradables, ocupados solo de la salud y la diversión de la reina. Con pequeños juegos, paseos en carro o sobre el agua, no intrigante, no hay negocio, no hay grandes apuestas, no era la magnificencia la que reinaba, lo que podría creer que no estábamos en la corte”.


El conde Mercy fue escandalizado por este fenómeno, además de bromas que surgieron en la corte con la maliciosa pregunta de cuáles serían las cuatro damas de honor que elegiría el rey en igual situación. El embajador se dignó a consolar a su emperatriz, con la circunstancia de que la mayor parte de los guardias hombres era de mediana edad. Pero cuando amablemente se ofrecieron a ampliar su asistencia a la noche, así como para el día, él rápidamente impidió este absurdo proyecto.

Estos caballeros galantes mostraron sus buenas sensaciones y discreción, haciendo todo lo posible para ponerlo en la cabeza de María Antonieta, que era menospreciado por el cumplimiento del rey con su petición, que era una necesidad evidente, de no entrar en su habitación. Mercy tuvo algunas dificultades para conseguir que ella escribiera una pequeña nota a su marido. Sin embargo, la buena pareja joven afable se reconciliaron con facilidad. La correspondencia se mantuvo casi a diario entre ambos.

A pesar de todo durante el momento del sarampión de la reina, corrieron rumores de que la condesa de Chalons, había atraído la atención por parte de Luís XVI. Sin embargo el embajador Mercy aseguro que esos rumores no tenían fundamentos, ya que el duque de Coigny tenía una marca abierta de apego a esta señora. ¿Los calumniadores exageraron la galantería de Luís XVI?.


"De hecho, el rey no tuvo el sarampión y él perdió a la reina; su relación se convirtió notablemente más profundo tras el nacimiento de su hijo. Encontro las tres semanas demasiado largas por su parte, Luis XVI hizo su propio gesto romántico. Se puso de pie durante un cuarto de hora en un patio privado del Petit Trianon, mientras que la reina se asomo por el blacon. Nadie más se le permitió estar presente en este emotivo encuentro, pero se supo después que tiernas palabras habían intercambiado en ambos lados. como Marie Antoinette escribió  a la emperatriz: mi querida madre, el sarampión acaba de ser un poco doloroso, me mude al trianon para cambiar de aires durante tres semanas y después de ese periodo espere ver al rey. Nos dirigimos todos los días. Lo vi ayer desde un balcón al aire libre”.

-Marie Antoinette - The Journey - Antonia Fraser (2001).

domingo, 12 de junio de 2016

LA LOCA MODA DEL POUF!

“esta noche hay un baile en la opera. Los espectadores están listos esperando la llegada de la gente guapa. Las miradas están fijas en cada detalle de las ricas vestiduras, cuando de repente surgió un grito: “la reina!”, María Antonieta soberana y majestuosa. Su pelo, una increíble monumental pirámide “erizo” eclipso su vestido. Esta obra de arte puro es firmado Leonard.


Y de repente, es la gloria. Antier Sir. Leonard, para las mujeres se convierte en el peluquero de moda. Todas compiten, pero por supuesto, primero la reina de Francia y navarra. Pero el experto sabe cómo mantener la cabeza clara. Aprovecho la oportunidad para elevar los precios, pasando a las increíbles veinticuatro libras por sesión. Pero por lo demás, una cosa por encima de todos los interesados: crear, innovar, impresionar.

Con el pelo, el material blando que inspira y mueve, quiere pasar a la historia. Por el momento el frenesí de la vida creativa. Se necesita un juego de azar: adaptar sus ideas a los hechos de acuerdo a los tiempos y el estado de ánimo. Sus peinados son a veces “política” y a veces “anecdótica”. Después del famoso “erizo”, donde se enrolla el cabello ondulado y rizado en la punta, siguió el “que-sa-co”, “el sentido otomano”, “el cuerno de la abundancia”.

Del 4 de julio de 1776, la declaración de independencia de la joven estadounidense provoca una lluvia de “philadelphia” y “Boston”. Pero la moda tiene precio, la reina siempre quiere ser la más notable, la más obvia. Las pirámides se están convirtiendo cada vez más complejas, cada vez más altas, con un crecimiento vertiginoso. Están decoradas con frutas, flores y plumas. Leonard y sus ayudantes deben mantener el pelo en las barras de metal para evitar su caída. Estos excesos representan un cierto malestar en la vida cotidiana. Las damas a veces se ven obligadas a viajar de rodillas en sus coches para contener el pelo. En el teatro, el metro de altura de mechones se convierte en la pesadilla de los espectadores, pero a quien le importa, moda del momento, la clave está en el exceso, una tendencia persistente. Y los nombres de sus verdaderas obras de arte son tan lindos, “butterfly”, “fragata”, “siniestros graves”, “noble sencillez”, “amistad”, “novia” y “caprichosa”. Un día Leonard lanza “minerva”, otro día un jardín ingles con césped, colinas arroyos. Pretendía recrear el mundo entero. En realidad, se puede poner cualquier cosa en la cabeza, siempre y cuando el cuello.


Desde 1778, cuando comenzó el año de trianon de María Antonieta, el propio Leonard invento el peinado que evoca la sed de vida en el campo como “pastora” o “flor”. En junio de 1780, la reina comienza a perder pelo, el arte se renueva y Leonard lanza “el niño”. Las mujeres de la corte ansiosas por ajustarse a los gustos de sus soberanos, adoptaron este estilo sencillo de pelo corto y rizado".

- los modales intimos del pasado
  Agustin Cabanes, 1933.