domingo, 24 de enero de 2016

LA SENCILLEZ DE LA CORTE VIENESA!

Al igual que muchas exiliadas de las escenas de su infancia, María Antonieta miraría hacia atrás en sus primeros años en Versalles. Es fácil ver como esto podría ser así. Los retratos familiares de los que María teresa era tan aficionada de hecho a representar un paraíso interno que cualquier persona podría anhelar en la vida.

la emperatriz marie tehresa por martin van meytens.
Aquí estaba la emperatriz, muy confiada en sí misma y en su posición, todavía apuesta a pesar de sus cuarenta años. Es cierto que, al igual que su marido, había comenzado a aumentar de peso y los cortesanos ya no recordaban a la mujer joven de la década de 1740 que bailaba y jugaba a las cartas toda la noche, sin embargo, podía montar e ir en trineo con la misma energía que aquellos tiempos. En su caso, de parte de su madre la emperatriz Elizabeth Christina que murió de hidropesía, su aumento de peso pudo haberse debido a una herencia inevitable, en parte debido a la maternidad múltiple. Sin embargo un amplio aspecto de la emperatriz solo sirvió para enfatizar la dignidad impresionante combinado con la ternura maternal que era la imagen que ella irradiaba.

En cuanto a francisco esteban, en los retratos también se mostró una figura igualmente imponente. En la vida privada, sin embargo, preferiría las bromas y la alegría. La preferencia por la informalidad era el legado de francisco; era, sin duda, algo que le entrego a su hija más joven, junto a la sangre Lorena a la que se atribuye generalmente. Louis Dutens, un viajero que conocía a la mayoría de tribunales europeos, elogio al emperador “bonachón” por sus innovaciones “la familia Lorena –escribió- poco a poco ha contribuido a desterrar de la corte de Viena la etiqueta grave que prevalecía allí”. 

el emperador francisco esteban por johan joseph zoffany.
 Joseph Weber, hermano de leche de María Antonieta, revelo que se animó a los archiduques y archiduquesas de hacer amistad con los niños “normales” en su vida cotidiana. De la misma manera, las personas de mérito fueron admitidos libremente a la corte y sin necesidad de nacimiento o título. Excepto, claro está, en los grandes días de celebración formal; entonces, como en los viejos tiempos, la pompa ceremonial continúo siendo exigente, incluyendo las restricciones de los derechos de entrada. La joven madame Antonieta, nació cuando esta relajación ya había tenido lugar, creció tomando esta distinción en la corte vienesa.


Un grupo familiar en el día de san Nicolás de 1762, pintado por la archiduquesa María Cristina, representa perfectamente la comodidad burguesa de la vida en el hogar de la pareja imperial, algo que era impensable en la corte de Versalles. Esta fue la fiesta en la que los niños pequeños tradicionalmente recibieron regalos. El emperador, en el desayuno, lleva un bata y zapatillas, con una gorra de estilo turbante en la cabeza en lugar de una peluca. El vestido de la emperatriz es extremadamente simple y María Cristina, quien se pintó a sí misma, se parece más a una dama que una archiduquesa. El archiduque Fernando esta aparentemente disgustado por su regalo, mientras el pequeño Max, en el suelo con sus juguetes, está encantado. Madame Antonieta sonriente sostiene una muñeca.

domingo, 10 de enero de 2016

LA ANGLOMANIA FRANCESA

Lady Worsley en un traje de montar adaptado del uniforme del regimiento de su marido.
Durante el año 1780 las costumbres inglesas se tomaron Europa, la corriente que se llamó “la anglomanía” marco la época de las cortes con reformas tanto en la vida cotidiana como en la moda. Incluso catalina de Rusia reacia a las monerías de moda también se conquistó de esta anglofilia, ella introdujo los jardines ingleses de moda. Como escribiría a Voltaire: “yo amo la locura de los jardines ingleses, líneas curvas, la forma de los estanques, odio las funestes que dan la tortura al agua para hacerle tomar un curso contrario a su naturaleza; en una palabra, la anglomanía domina mi plantomania”.

En cuanto a Francia, imitando al príncipe de Conti, el duque de Orleans se sintió obligado a alentado cualquier cosa que presento la menor apariencia de oposición al gobierno del rey. Hizo dos o tres viajes a Londres y a su regreso denigro de las costumbres francesas y promovió todo lo que se hace en Inglaterra. El rey anoto su disgusto de la manera más visible diciendo: “es difícil entender porque tantos de nuestros jóvenes señores tienen la manía de querer parecerse a los ingleses, probablemente porque han dejado de ser francés”.

Entre las innovaciones que marcaron la época fue la introducción del café como refresco de sobriedad para darle un toque distinguido a las reuniones aristócratas. Es curioso, mientras que los recursos del reino fueron tan severamente gravados para mantener la guerra contra Inglaterra, cada salón introducía la anglomanía, la cual se extendió a parís. La imitación de los vicios en inglés, el juego en las razas y las bebidas fuertes, sino también la copia de la moda de los hombres en el vestuario, la tendencia "garçon d'écurie" predomino en el traje de los grandes señores. La vida sana del campo, la alta aristocracia comenzó a pasar una parte considerable del año en sus fincas y ya no pensar en los intereses ni las preocupaciones de los más necesitados.

la anglomania también se extendió al vestuario masculino, el sombrero y en especial las botas y la pañoleta alrededor del cuello marcaron la tendencia de la época.
Inspirado por las modas inglesas, las mujeres van a vestir como los hombres; llevarán abrigo masculino, corbata y hasta dos relojes y sombrero de castor. El éxito de la obra de Beaumarchais, Las bodas de Fígaro, lanza dos nuevos aseos: el «vestido de Suzanne" y "justo en el Figaro".1788, las faldas tienen una fila de vuelo y trajo un ancho cinturón adornado con un gran lazo en el frente. Al mismo tiempo, es el tafetán bufandas de la manera o cachemira que pasa por debajo de los brazos, que cruza la espalda y le trae delante atando ambos extremos. En los últimos años del reinado de Luis XVI, las mujeres adoptan camisola estrecho y vestido de estilo Inglés.

La moda se extendió a los jardines, el servicio doméstico, los caballos, los coches y las compras, toda la anglomanía se propago por toda Francia. El conde de Artois atraída por esta tendencia introdujo las carreras de caballos, el noble hijo de las cruzadas y de la civilización. María Antonieta es la primera en prestarle acatamiento, se ve a la reina en las tribunas, rodeada por docenas de fatuos jóvenes anglómanos, apostando, jugando y apasionadamente excitada por esta nueva manera de poner en tensión los nervios. Federico de Prusia se mofa de sus vecinos diciendo: “sus francés poseídos por la manía anglicana imitaron a los corruptos ingleses, que diría el refinadísimo de Luis XIV desde su tumba!”.

marie antoinette retratado usando un redingote por Antoine Vestier.
En 1782 María Antonieta adopta esta anglofilia y se hace retratar usando un redingote, abrigo de montar a caballo ingles con lo que ofende a los patriotas franceses. Que una reina promueva estas tendencias daba una penosa sombra a la autoridad del rey, pero Marie Antonieta inconsciente solo seguía las corrientes de la época: la loca moda de su mundo.