domingo, 18 de octubre de 2015


"Sin embargo, hubo ocasiones en que el rey demostró ser un verdadero romántico – incluso en público -. Un día cuando viaja a través del Bois Boulogne vio a la reina en el césped con sus tías, disfrutando de una comida de fresas con crema, una imagen de los lienzos pastorales de Fragonard. Allí desde su silla de montar, tomo por detrás a la reina de su cintura y le beso la mejilla, María Antonieta se ruborizó toda ante este gesto espontaneo de Luis. Todos los que fueron testigos de este encantador despliegue de felicidad doméstica y armonía marital nunca antes visto entre los monarcas quedaron admirados".

-notorious royal marriages - leslie carroll (2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario