domingo, 28 de junio de 2015

EL DUQUE DE FITZ-JAMES ES NOMBRADO MARISCAL DE FRANCIA

En abril de 1775, la brigada comandada por el astuto barón de Besenval empuja a la reina para pedir el título de mariscal para el duque de Fitz-James. María Antonieta que estima a la duquesa, va a exponérselo al rey y este acepta. El ministro de guerra queda estupefacto: “que merito ha recibido el señor de Fitz-james!”. Luis XVI intenta volver sobre la promesa, pero la reina ha advertido ya al nuevo mariscal, esperando en la antesala para la presentación de sus gracias. No se puede retroceder.


El señor  Jacques-Charles, duque de Fitz-James (1743-1805), que estaba en parís, se apresuró a correr a Versalles, y se acercó al ministro de guerra, el conde de Muy para presentar sus acciones de gracias. El ministro escucha con sorpresa, y él –responde felicitarlo por haber sido nombrado mariscal de Francia, pero, al mismo tiempo es  la primera noticia que recibe-. Asombrado se dirige al rey diciéndole: “me entero que vuestra majestad ha nombrado al duque de Fitz-James mariscal de Francia; una eminente dignidad no se puede conceder porque de la antigüedad de servicio o acciones brillantes, y no creo que el señor Fitz-James ha citado ninguna de estas cualidades”.

-Luis XVI  escucho con atención- bueno, el señor de Fitz-James no será mariscal de Francia.

-el conde de Maurapeas, que durante su discurso se sintió avergonzado, al hablar de este asunto dijo: pero su majestad prometió.

-no importa, tengo que dar a conocer mi voluntad, dijo Luis XVI, y paso a otro asunto, la junta estaba asombrada. El señor de Fitz-James esperaba en la antesala, sin embargo, el tiempo paso y el rey no apareció. El consejo termino y los ministros se retiraron, entonces el duque se dirigió al conde  Maurapeas  para saber lo sucedido.

Pero el partido quería demostrar su influencia en la reina. Estimulada por su parte, accedió a apoyarlo y María Antonieta se dirige enfurecido al ministro para pedirle explicaciones:

-pero majestad –respondió amargamente el ministro- el nombramiento del duque era una injusticia manifiesta, muchos señores merecen algo mejor que él, y habría sido faltar a hombres estimables.

-darles lo que tienen derecho de exigir y nadie se quejara –respondió la reina- confió en el señor Fitz-James y doy mi consentimiento.

Pero María Antonieta no quedaría satisfecha, se dirigió al rey para hablar sobre este asunto y Luis XVI doblega su voluntad tan pronto como su mujer exige algo de él.

El rey confundido, declaro seguir con la promesa que ya antes le había hecho. El gran clamor alrededor de la reina cuando supieron el resultado de esta reunión, para calmar su derrota el rey mando llamar a otros siete hombres que no habían tenido rango alguno como el señor Fitz-James. Pero el público en parís se sorprendió de la influencia de la reina sobre su marido y el justificar el mérito de los otros elegidos. Se hicieron canciones satíricas sobre los nuevos mariscales y folletos impresos en comparación con los siete pecados capitales.


Finalmente el duque de Fitz-James recibió el bastón de mariscal de Francia, un triunfo tanto para él como la evidente influencia de la reina sobre el soberano de Francia. Los otros seis mariscales nombrados fueron el señor de Harcourt, de Dumuy, de Noailles, de Nicolay, de Mouchy y de Duras.

lunes, 15 de junio de 2015

EL COSTOSO PALACIO DE SAINT-CLOUD


La futura ampliación de su familia fue la motivación detrás del deseo de María Antonieta para adquirir una nueva propiedad en el otoño de 1784, saint-cloud, hasta entonces propiedad de la familia de Orleans, fue el palacio en cuestión. Con tres hijos, la Muette sería demasiado pequeña en el verano. Saint-cloud seria “una interesante adquisición para mis hijos y para mi”; ella también tenía que pensar en el futuro de los niños más pequeños, en comparación con las perspectivas a la espera del pequeño delfín deslumbrante. Además de ser una propiedad personal, todo esto parecía bastante razonable, al menos desde el punto de vista de la reina.

El precio de 6.000.000 libras fue alto, pero podría ser cubierto por otras ventas, como el castillo de la Trompette en burdeos. Naturalmente, el emperador José saludo con entusiasmo “esta nueva muestra de ternura” por parte del rey, ya que reforzaría la posición de su hermana.

El precio de 6.000.000 libras fue alto, pero podría ser cubierto por otras ventas, como el castillo de la Trompette en burdeos. Naturalmente, el emperador José saludo con entusiasmo “esta nueva muestra de ternura” por parte del rey, ya que reforzaría la posición de su hermana.

representación de St. Cloud atribuido a Jean-Baptiste Mallet. Este es un gouache que representa el parque de Saint-Cloud en 1782.
Lamentablemente hubo otros intereses en el trabajo más allá de la preocupación materna. La idea de adquirir saint-cloud como una propiedad personal fue probablemente la inspiración de la casa real nombrado en noviembre de 1783, el barón de Breteuil, que lo veían como “el anillo en el dedo de la reina”.

La brecha de manipulación de Breteuil en la venta de saint-cloud en contra de la contraloría de finanzas, el señor de Calonne, María Antonieta nunca le gusto este último, a pesar de ser parte del conjunto polignac. Su reacia negativa a la adquisición de saint-cloud estaba en la superficie  una repulsión predecible contra el gasto. Este palacio provoco una oleada de impopularidad con la decisión imprudente para ser una propiedad personal. No había ninguna tradición de este tipo de regalos a una reina consorte francesa y saint-cloud no era una “casa de placer” apartada como el trianon. Fue, de hecho, lo sufrientemente cerca de parís para que todos tomen nota del comando desconocido “por orden de la reina”. Hubo protestas en cartas patentes del regalo del rey fueron registradas en el parlamento de parís. Uno de los miembros de la cámara grito que era "políticamente incorrecto e inmoral un palacio perteneciente a la reina".

Cualquiera que fuera la hostilidad por la posesión, saint-cloud proporciono a María Antonieta con una nueva oportunidad de disfrutar su amor ardiente por la decoración de interiores, la reina mostro discernimiento en lo que ella escogió y comisiono. De hecho, el elegante espíritu de maría Antonieta es quizás mejor representado por esas exquisitas piezas de su mobiliario que sobreviven hoy para apreciarlas.

festin celebrado en los jardines del saint-cloud en 1786.
58 piezas era de madera con incrustaciones de laca y adornadas con bronce dorado, a menudo con motivos de flores o niños jugando. Los diseñadores, tales como el ebanista Jean Henri Riesener que hizo más de 700 piezas de la colección real en general. La reina tenía una debilidad por los muebles con dispositivos mecánicos, David Roentgen de Neuwied, diseño una hermosa mesa de escribir coronada por la figura realista de una señora tocando un pequeño cavicornio. Sillas doradas y cómodas marquetería con monturas de bronce dorado en el sabor más rico Luis XVI estaban siendo entregadas a Saint-Cloud derecho a los primeros días de la Revolución Francesa. En 1790, Saint-Cloud fue el escenario de la famosa entrevista entre María Antonieta y Mirabeau.

lunes, 8 de junio de 2015

EL TEATRO DE LA REINE!


María Antonieta tenía un gusto por el teatro, una de las pasiones de la alta sociedad francesa, como todos los adolescentes de su tiempo. La opera de Versalles era un teatro de corte donde se jugaron en ocasiones tragedias solemnes; por el contrario, el “teatro privado”, tal como existía en muchas casas de campo, fue más bien la intención de familiares y amigos, que le apostaron a la comedia intima. En abril de 1775, la reina ordeno la construcción de una galería en el gran trianon, un teatro temporal, con un vestíbulo, una sala semicircular. Pero la reina no estaba satisfecha con esta instalación y pidió a la primavera siguiente, la transferencia de chasis para el invernadero del petit trianon. El 23 de julio de 1776 dieron una presentación, a la que asistieron el rey, sus dos hermanos, la condesa de Provenza y las tres tías.

Pero esta breve instalación carecía de maquinaria o escenas que apresuradamente se erigían en el parque cuando era necesario. En 1777, María Antonieta dio la orden a Richard Mique para proponer un proyecto inspirado en la pequeña sala teatral del castillo de Choisy construido por Gabriel y fue rápidamente adoptado; el trabajo comenzó en junio de 1778. Se utilizo el sitio de un antiguo invernadero del jardín botánico de Luis XV, a pocos metros al este de la casa de las fieras. Destinado a ser oculto por los tilos y los setos del jardín ingles y el jardín alpino, la construcción de si mismo con un volumen rectangular sencilla montada en piedra de molino sin ninguna decoración exterior, con tejado de pizarra.

Sin embargo la entrada fue enmarcada por dos columnas jónicas que llevan un frontón triangular decorado con Tímpano, un genio de Apolo. El callejón se había erigido un marco enrejado cubierto de lino crudo, que conecta el teatro con el castillo, para protegerse de la intemperie y sobre todo del sol, y mantener su “complexión de sencillez”.

Anteriormente el escultor Jose Deschamps, propuso integrar en el frontón los atributos de los cuatro poemas liricos, heroicos, trágicos y cómicos. Pero ellos prefirieron un niño coronado por un laurel y la celebración de una lira, que se esculpió en piedra conflans. Los emblemas de la comedia y la tragedia, sin embargo, se añaden a los dos lados.


El interior, en cambio, estaba ricamente decorado, al menos en apariencia, porque las esculturas fueron hechas en cartón y yeso con líneas en alambre y pinturas en trampantojo. De hecho la reina había prometido que el gasto seria mínimo y el rey no había dudado en utilizar su casete personal, probablemente con el fin de contribuir a los gastos en cortinas y muebles de madera. La construcción costó 141.200 libras. El telón del proscenio, único lujo decorativo, de color azul con flecos de oro. El maquinista Pierre Boullet fue el encargado de la maquinaria del escenario.

La primera actuación se dio en el escenario del teatro de la reina el 1 de junio de 1780 y la inauguración solemne tuvo lugar el 1 de agosto del año siguiente.

La entrada del teatro es a través de un portal de medio punto que da opuesto en dos habitaciones contiguas, y a la derecha, a los pisos superiores. La primera habitación, la chimenea, octagonal, se abre el auditorio por una cerradura de doble puerta equipada y decorada con relieves que representan a las musas, obra de Deschamps.


La habitación, oval, se cuelga con moaré y terciopelo azul, así como los apoyos y los asientos. Originalmente, la iluminación de la rampa está asegurada por medio de ochenta velas reflejadas por un cobre plateado. Durante las actuaciones, la sala toma su iluminación, equivalente tradicionalmente la de la escena, muchas lámparas de aceite dispuestas en cajas de estaño en las cornisas.

El foso de la orquesta puede sostener unos cuarenta músicos y la sala es de unos doscientos asientos. El balcón es apoyado por las consolas conformadas en piel de león y la segunda galería está decorada con un friso de acanto.

El techo pintado original de Jean-Jacques Lagrenée representa a Apolo en las nubes acompañado por gracias y musas, en torno al cual el aleteo de cupidos sosteniendo antorchas.


El teatro está lleno de esculturas, como hemos dicho por razones de economía hechas de cartón, sazonadas con medallas de oro amarillo y verde.los paneles están pintados a imitación de mármol blanco veteado. Se perfora el arco con niños sosteniendo guirnaldas de flores y frutas. En cada esquina una escultura de dos mujeres que sostienen un candelabro con un elegante gesto y llevan un gran cono cubierto con soles, rosas, lirios y las llamas de las velas. El telón, de color azul, con el apoyo de dos bustos de mujeres. El arco frontal incluye dos bueyes y entre ellos, el emblema de la reina sostenido por dos musas.


Se adjunta a la fachada occidental del teatro, un pequeño edificio de una sola planta para albergar a los músicos y artistas detrás del escenario. Por encima del vestíbulo un pequeño apartamento de Richard Mique. Presentado por María Antonieta, fue el arquitecto de honor y una muestra de su indudable talento y sobre todo, un testimonio de su docilidad a los caprichos de la reina.