domingo, 17 de mayo de 2015

EL DUELO DEL CONDE ARTOIS (1778)

Durante el carnaval de 1778 el conde Artois despedido por la ligereza de sus costumbres provoco un duelo de espadas con el duque de Borbón, en el centro de este evento se vieron involucradas dos mujeres.

el conde artois - cuadro de Henri Pierre Danloux.
En este tiempo el conde Artois se había convertido en amante de madame Canillac y esta a su vez ya había tintineado en el lecho del duque de Borbón. Según el barón de Besenval: “la señora de Canillac, en su primera juventud, era pequeña, tenía un muy buen cutis, características agradables, excepto la nariz, las fosas nasales eran demasiados abiertas y de la boca que era desagradable, pero en general, fue una mujer bonita, cuya frescura desvaneció los defectos... El duque de Borbón pronto la convirtió en su amante, la duquesa se dio cuenta pero en lugar de utilizar o retener el papel de una mujer abandonada o medios suaves para atraer a su esposo, ella dio paso a las etapas de brillo que produjeron las cosas hasta el punto que la señora Canillac se vio obligada a retirarse”.

Bajo estas disposiciones en el baile de la ópera, el conde Artois, que dio su brazo a madame de Canillac, ambos enmascarados hasta los dientes. Se aferró a sus pasos y permitieron la libertad de la danza en el permiso del disfraz. Madame Canillac señalo a su amante a la duquesa que también se encontraba en la ópera y le pidió que fuera desagradable con ella, en una especie de venganza.

El conde Artois se dirigió a ella en la más insultante manera. La duquesa no pudo contener su ira, le arranco las cuerdas de la máscara y él igualmente furioso rompió la máscara que ocultaba el rostro de la dama.

Según los relatos de Alexander Dumas: "Una noche, en el baile de máscaras de la ópera, el conde de Artois dio su brazo a una mujer encantadora, un poco de luz al igual que las damas de la época. Se llamaba la señora de Canillac. Primero dama de honor de la señora de Borbón, algunos de unión, el ruido fue hasta el escándalo la obligó a salir de la casa de la princesa. Esa noche, la señora de Canillac cenó con el conde de Artois y este, en un momento de entusiasmo por los bellos ojos de la señora de Canillac, como Champagne hizo aún más chispeante la noche, el conde de Artois, protegido a sí mismo bajo la máscara, había prometido a su hermosa invitada vengar las declaraciones equivocadas hechas en su contra por la señora duquesa de Borbón: la oportunidad de cumplir su palabra pronto se presentó. Apenas entrado al baile, Su Alteza reconoció la señora de Borbón en un brazo de la máscara; se fue directo a ella, y abordar el caballero que le acompañaba, que trataba la princesa casi como si ella era una hija de alegría. Mientras la señora de Borbón, furioso y con ganas de saber lo que era la máscara que tuvo la audacia de atacar a ella, la señora de Borbón arrancó la máscara y reconoció al conde Artois”.

La duquesa tuvo la prudencia de no decir nada, se olvidó del insulto y todo lo relacionado con ello. El duque de Borbón no estaba satisfecho con las disculpas del conteo realizado en presencia del rey y la familia real, por lo que reto a un duelo de caballeros al conde Artois en el Bois Boulogne para defender el honor de su esposa.

El príncipe de Conde pidió la intervención del rey. Su majestad envió a ambas partes a su gabinete y como cabeza de la familia, les aconsejo pedirse disculpas y ser amigos, olvidando la ofensa. Ellos se reconciliaron al parecer, pero ni el duque ni la duquesa de Borbón estaban satisfechos. El duque no podía impugnar directamente al hermano del rey, pero no pudo ocultar su resentimiento, como descendiente de Enrique IV expresó su deseo de batirse en un duelo.


Orquestado por el padre de este, el príncipe de Conde, la reunión se llevó a cabo el 16 de marzo en el Bois Boulogne. El conde Artois rasgo el brazo de su oponente, por esta “primera sangre” el duelo fue detenido. El duque de Borbón y el príncipe Conde dieron las gracias al conde Artois por haberles hecho el honor de cruzar la espada con un príncipe de su casa. Los príncipes se abrazaron, convencidos de que cada uno había cumplido con su deber.

Según el baron de Besenval: “Tan pronto como entraron en el bosque, donde estaban unos veinte pasos; El conde de Artois tomó su espada en la mano; el duque de Borbón imitado. En él, cada uno tomó su espada desnuda bajo el brazo, y los príncipes se apartaron un lado de la otra, haciendo juntos. Todo el mundo se puso de pie en la puerta de madera, excepto el caballero de Crussol, que acompañaron a Su Alteza Real y el Sr. Vibraye, que había seguido los Borbones.

Al llegar a la pared, Sr. Vibraye que representaban a los dos campeones había mantenido sus espuelas, que puede afectar negativamente a ellos.
- Está bien, dijo a los príncipes.


Sr. Crussol tomó las del Conde de Artois; Sr. Vibraye elimina las del duque de Borbón. Este pensamiento caro al principio porque, levantándose, tomó bajo el ojo en la punta de la espada que el duque de Borbón aún bajo el brazo; un poco más arriba, se perforó el ojo.
El espolón eliminado, el duque de Borbón pidió permiso al señor conde de Artois a quitarse el abrigo, con el pretexto de que le molestaba. El conde de Artois echó; y el pecho descubrimiento, comenzaron a pelear. De repente el color montada en la cara de Su Alteza Real; ganó la impaciencia; redobló, y apretó lo suficiente el duque de Borbón para hacerle romper la medida. En ese momento, el duque de Borbón se tambaleó; la punta de la espada del conde de Artois le pasó bajo el brazo; De Crussol y el Sr. Vibraye convencido de que el duque estaba lesionado, se adelantó para instar a los príncipes de suspender”.


En cuanto al rey, la práctica del duelo estaba prohibido, por lo que condeno a los delincuentes al exilio de unos días: al conde Artois lo envió a pagar su penitencia a Choisy y el duque de Borbón a Chantilly.

No hay comentarios:

Publicar un comentario