sábado, 12 de diciembre de 2015

UNA PEQUEÑA IMPRUDENCIA: LLAMAR AL REY DE FRANCIA "POBRE HOMBRE"

«Amor no siente ninguno hacia él», comunica clara y tiernamente a Viena José II durante su estancia en París, con una serena afirmación de la verdad objetiva de las cosas, y cuando ella, por su parte, le escribe a su madre que de los tres hermanos es, en todo caso, preferido aquel a quien Dios le ha concedido por esposo, este «en todo caso» , introducido traidoramente en la mitad de la frase, dice más de lo que conscientemente querría ella expresar; algo así como: ya que no puedo recibir mejor marido, «en todo caso», este hombre bueno y decente es la más aceptable de las sustituciones. Esta sola frase expresa toda la tibieza de sus relaciones. María Teresa, en resumidas cuentas -sabe cosas mucho peores de su hija de Parma-, se contentaría con esta clásica concepción del matrimonio sólo con que María Antonieta mostrara un arte de disimulo algo mayor y tacto espiritual en su conducta; supiera simplemente ocultar mejor ante el público que, desde el punto de vista viril, considera como un cero a su regio esposo. Pero María Antonieta -y esto no se lo dispensa María Teresa- se olvida de guardar las formas, y, con ello, el honor de su consorte; por fortuna, es la madre la que, bastante a tiempo, impide circular una de las aturdidas frases de la reina.


Uno de los confidentes de la emperatriz, el conde de Rosenberg, había ido a pasar una temporada a Versalles, y María Antonieta le había cobrado tanto afecto y depositado tanta confianza en el fino y galante anciano caballero, que le escribió a Viena una carta, ligera y jocosa, en la que le contaba cómo se había burlado ocultamente de su marido cuando el duque de Choiseul le pidió una audiencia. «Me creerá usted fácilmente si le digo que no lo he visto sin conocimiento del rey; pero no podrá usted sospechar qué astucia hube de emplear para no suscitar la idea de que pedía permiso para ello. Le dije a mi marido que me gustaría ver al señor Choiseul y que sólo me tenía perpleja la elección del día; y lo hice tan bien que el pobre hombre (" le pauvre homme ") dispuso la hora más cómoda para que yo le viera. En mi opinión, en este asunto no hice otra cosa sino aprovechar valientemente mis derechos de mujer.» Muy naturalmente fluye de la pluma de María Antonieta la frase «pauvre homme» ; sin preocupación alguna cierra la carta, pues no cree haber contado sino una divertida anécdota, y la expresión «pauvre homme» , en el lenguaje de su corazón, no significa, leal y bondadosamente, sino el «buen muchacho». Pero en Viena se interpreta de otro modo esta frase mezcla de simpatía, de compasión y de desprecio. María Teresa reconoce al instante qué peligrosa falta de tacto hay en que la reina de Francia llame abiertamente «pauvre homme» al rey de Francia, el soberano más grande de la cristiandad, no respetando ni honrando al monarca en el esposo. ¡En qué tono se expresará de viva voz aquella cabeza de viento en sus fiestas campestres y en sus mascaradas, con sus amigas, la Lamballe y la Polignac, y con sus jóvenes cortesanos, al burlarse del soberano de Francia! Al punto tiene lugar en Viena un severo consejo, y se escribe a María Antonieta una carta tan enérgica, que durante largos decenios, el archivo imperial no ha permitido su publicación.


«No puedo ocultarte -la vitupera la anciana emperatriz a la hija olvidadiza de sus deberes- que tu carta al conde de Rosenberg me ha consternado extremadamente. ¡Qué términos de expresión, qué ligereza! ¿Dónde está el corazón de la archiduquesa María Antonieta, tan bueno, tan delicado, tan lleno de abnegación? No veo en la carta más que intriga, odios menudos, mofa y malignidad, una intriga en la cual una Pompadour, una Du Barry, hubieran podido desempeñar un papel, pero no una princesa, y menos una gran princesa de la Casa de Habsburgo-Lorena, llena de bondad y tacto. Siempre me han hecho temblar tus rápidos éxitos y todo lo que te rodea aduladoramente desde aquel invierno en que te lanzaste a los placeres y a las modas y adornos más ridículos. Esta carrera de diversión en diversión sin el rey, aunque sabes no es agradable para él y que sólo por pura condescendencia te acompaña o consiente que vayas, todo eso me hizo manifestarte en mis cartas anteriores mi justa inquietud. Pero todo lo veo confirmado por esta carta. ¡Qué lenguaje! ( «Le pauvre homme!» ) ¿Dónde está el respeto y el agradecimiento por todas sus complacencias? Acerca de ello, te abandono a tus propias reflexiones y no te digo más, aunque aún habría mucho que decir... Pero si sigo observando tales inconveniencias, no podré callar, porque te quiero demasiado y preveo grandes daños, por desgracia, aún mayores que antes, ya sé que eres ligera, violenta a incapaz de reflexionar. Tu felicidad puede acabar demasiado pronto y trocarse en las mayores desgracias a causa de tu propia culpa, y todo por esa espantosa ansia de placeres que no permite ninguna ocupación seria. ¿Qué libros lees? Y sin eso, ¿osas mezclarte en todo, en los asuntos más importantes y en la elección de ministros...? Parece que el abate y Mercy han llegado a ser desagradables para ti, porque no imitan a esos bajos aduladores y porque te quieren para hacerte feliz, y no puramente para divertirse y aprovecharse de tus debilidades. Algún día lo reconocerás así, pero demasiado tarde. Espero no tener que presenciar tal momento, y suplico a Dios que ponga término a mis días lo antes posible, porque ya no puedo ser útil para ti y porque no podría soportar el perder y ver desgraciada a la querida hija a quien amaré tiernamente hasta mi último suspiro.»

¿No exagera la emperatriz, no saca demasiado pronto la caja de los truenos a causa sólo de ese pauvre homme , frase empleada en broma, aunque algo insolentemente? Es que María Teresa no se refiere sólo en este caso a la frase nacida del azar, sino que la considera como síntoma. Esta expresión le aclara de repente, como con un relámpago, el poco respeto de que goza Luis XVI en su propio matrimonio y en todo el círculo de la corte. Su alma se intranquiliza. Si en un Estado el desprecio hacia el monarca socava sus más firmes fundamentos, y lo mismo en la propia familia, ¿cómo pueden quedar en pie los otros pilares y sostenes si llega una tormenta? ¿Cómo hará frente a los peligros que la amenazan una monarquía sin monarca, un trono ocupado por meros figurantes, que no tienen la realeza en el pensamiento ni en la sangre, ni en el corazón ni en el cerebro? Un hombre flaco y sin voluntad y una mundana; demasiado tímido de pensamiento el uno, demasiado irreflexiva la otra, ¿cómo pueden estos seres tan superficiales afirmar su dinastía contra las amenazas de toda una época? La vieja emperatriz no está, en realidad, enojada con su hija. Sólo llena de temor por ella. 


Y, verdaderamente, ¿cómo encolerizarse con estos dos seres, cómo condenarlos? Hasta a la misma Convención, su acusadora, se le hizo difícil representar como tirano y criminal a aquel «pobre hombre»; en el último fondo, no había ni un grano de maldad en ninguno de los dos, y, como en general sucede con la mayor parte de los caracteres de medianía, ni dureza, ni crueldad, ni siquiera ansia de honores o grosera vanidad. No obstante, por desgracia, tampoco sus buenas cualidades iban más allá del burgués término medio: honrada bondad natural, despreocupada tolerancia, tibia benevolencia.

domingo, 15 de noviembre de 2015

“vio a su esposa antes de que ella lo viera. A pesar de que era terriblemente miope, él sabía muy bien las formas borrosas que la componían, incluso antes de que ella entrara en su foco. Entrecerrando los ojos, como lo hizo cuando el objetivo era la presa, su imagen adquirió mayor claridad. En su vestido de muselina blanca, la enorme pañoleta descuidadamente envuelta aun ingeniosamente alrededor de su cuello y los hombros, el velo ondeando a un lado de su sombrero de ala ancha, era toda una visión de la belleza, Luis sabia que era la más hermosa de la tierra y que su deber era velar por ella, amarla y protegerla”

-trianon - Elena Maria Vidal (2010)

domingo, 8 de noviembre de 2015

En los panfletos escritos contra la reina, la paternidad de sus hijos siempre estuvo atribuida al conde de Artois. “ahora estoy atrapada durante nueve meses, gracias a su garfio”, dice ella a él en un folleto, con su habitual desparpajo!. Otro texto tiene a la reina informar al lector acerca de la reacción de Artois a la paternidad: “me di cuenta del personaje artificial que era, cuando me dijeron que el príncipe adorable,” ¡ah! Estimado Artois, su pequeño delfín… me está pateando en el estómago”

“y yo en el culo, mi amor” respondió. “pero a la mierda! Ten paciencia, nos las arreglaremos para deshacerse de él como todos los demás que hemos tenido”.

-"la malvada reina: orígenes del mito sobre maria antonieta" de chantal thomas(1999)

domingo, 18 de octubre de 2015


"Sin embargo, hubo ocasiones en que el rey demostró ser un verdadero romántico – incluso en público -. Un día cuando viaja a través del Bois Boulogne vio a la reina en el césped con sus tías, disfrutando de una comida de fresas con crema, una imagen de los lienzos pastorales de Fragonard. Allí desde su silla de montar, tomo por detrás a la reina de su cintura y le beso la mejilla, María Antonieta se ruborizó toda ante este gesto espontaneo de Luis. Todos los que fueron testigos de este encantador despliegue de felicidad doméstica y armonía marital nunca antes visto entre los monarcas quedaron admirados".

-notorious royal marriages - leslie carroll (2010)

domingo, 11 de octubre de 2015

cuando madame Polignac renuncia a su cargo de institutriz, la reina confía su hijo a una nueva aya, madame de Tourzel, redacta, para que le sirva de guía, una descripción psicológica, en la que de pronto se nos muestra deslumbradoramente toda su capacidad, hasta entonces oculta, para juzgar a los hombres y sus instintos espirituales.


 «Mi hijo tiene cuatro años y cuatro meses menos dos días -escribe-. No hablo aquí de su estatura ni de su exterior; basta verlo. Su salud ha sido siempre buena; pero ya en la cuna se advirtió que sus nervios eran muy delicados y que el menor ruido extraordinario producía efectos sobre él. Ha sido tardío para sus primeros dientes, pero le nacieron sin enfermedad ni accidente. Sólo en los últimos, y creo que fue en el sexto, tuvo una convulsión. Después ha tenido dos: una en el invierno del 87 al 88 y la otra cuando su vacunación, pero esta última ha sido muy pequeña. 

La delicadeza de sus nervios hace que un ruido al cual no esté acostumbrado le produzca siempre espanto. Tiene miedo, por ejemplo, de los perros porque los ha oído ladrar cerca de él. No le he obligado jamás a verlos, porque creo que a medida que aumente su razón pasarán esos temores. Como todos los niños fuertes y saludables, es muy aturdido, muy ligero y violento en sus cóleras; pero es un buen niño, tierno y hasta cariñoso, cuando su aturdimiento no puede más que él. Tiene un amor propio desmesurado que, guiándolo bien, puede, algún día, redundar en provecho suyo. Mientras no tiene bastante confianza con cualquier persona, sabe dominarse y hasta devorar sus impaciencias y sus cóleras para parecer dulce y amable. Es de una gran fidelidad cuando ha prometido alguna cosa, pero es muy indiscreto, repite fácilmente lo que ha oído decir, y a veces, sin intención de mentir, añade lo que le ha hecho ver su imaginación. Éste es su mayor defecto, del cual es preciso corregirle.

 Por lo demás, lo repito, es un buen niño; y con dulzura, al mismo tiempo que con firmeza, sin ser demasiado severo, siempre se hará de él lo que se quiera. Pero la severidad le llena de enojo, porque tiene mucho carácter para su edad. Y para poner un ejemplo: desde su infancia más temprana, la palabra "perdón" le ha ofendido siempre; hará y dirá todo lo que se quiera cuando ha cometido una falta, pero la palabra "perdón" no la pronuncia sino con lágrimas a infinitas penas. Siempre he acostumbrado a mis hijos a tener gran confianza en mí, y, cuando han cometido una falta, a decírmela ellos mismos. Esto procede de que, al reñirlos, adopto un aire más apenado y afligido por lo que han hecho, que enojado. Los he acostumbrado a todos a que un "sí'' o un "no" pronunciado por mí es irrevocable; pero les doy siempre una razón al alcance de su edad para que no puedan creer que es capricho de mi parte. Mi hijo no sabe leer y aprende muy mal; es demasiado aturdido para aplicarse. No tiene en la cabeza ninguna idea de su categoría y deseo mucho que eso continúe; nuestros hijos siempre aprenderán demasiado pronto lo que son. Quiere mucho a su hermana y con todo su corazón. Todas las veces que algo le gusta, ya sea el ir a algún sitio o que le den alguna cosa, su primer movimiento es siempre el de pedir lo mismo para su hermana. Ha nacido alegre: tiene necesidad, para su salud, de estar mucho al aire libre...»

solo una madre desde lo mas profundo de su corazón conoce a un hijo. que hermosa descripción.

domingo, 27 de septiembre de 2015

DESTRUCCIÓN DE LA ESTATUA DE LUIS XVI EN EL MUSEO BURDEOS

Cuando los hombres están muertos, entran en la historia. Cuando las estatuas mueren, desaparecen para siempre de nuestra memoria y nuestro patrimonio. Los archivos del museo burdeos nos presenta la historia de la estatua de Luís XVI.


El 11 de agosto de 1821, el municipio de burdeos, voto para erigir un monumento a la memoria del mártir rey Luís XVI. En 1825, el rey Carlos X adopto el proyecto de una gran estatua de bronce por el reconocido escultor Nicolás Raggi.

Se trató de una gran estatua de 5,83m, que represento a Luís XVI en el día de su coronación, en el marco del gran escudo de ceremonia. La mano derecha sostenía el cetro, la mano izquierda el gran sombrero de terciopelo con plumas blancas y la espada, símbolo de los caballeros de la orden del espíritu santo.

La estatua se mantendría en un pedestal con cuatro caras que se repite en forma de un testamento, las instrucciones dadas por el rey al navegador La Perouse. El 25 de agosto de 1826, día de san Luís a las seis de la tarde, la primera piedra del pedestal fue puesta por la baronesa de Hausez, representante de la delfina Marie theresa. La estatua fue fundida en 1829 por fundiciones Crozatier.

La revolución de 1830 llevo a la caída del rey Carlos X y también para el proyecto. El nuevo rey Luis Felipe entrego la estatua a la fundición Roule en la isla de los cisnes, en el Sena. En 1833 se demolió el pedestal, en 1869 el emperador Napoleón III autorizo el envió de la estatua al museo burdeos.


La estatua llevada en tren llego a burdeos el 30 de julio de 1869. Se colocó provisionalmente en el jardín de la casa consistorial. El 4 de septiembre de 1870, el día de la ciada de Napoleón III, la estatua se ocultó de la vista del público en una cabaña de madera.

El vizconde Charles de Pelleport-Burete, alcalde de burdeos desea levantar la estatua, pero tiene que renunciar el 16 de marzo de 1876 debido al éxito electoral de los republicanos. El proyecto abandonado, la estatua quedara clausurada casi nueve años en los cuarteles del palacio municipal y no fue hasta el 26 de enero de 1877 con una decisión del alcalde Emilio Fourcand ordena la construcción de una sala para ser reservado. El arquitecto Auguste Dejean entonces recibe la misión de establecer los planes del ala sur del Museo de Bellas Artes de Burdeos reservado para el proyecto. En marzo de 1878 la estatua de Luís XVI, finalmente es instalada rápidamente en una habitación trasera del museo.


El 27 de octubre de 1941, el conservador del museo, el señor Lemoine recibe la notificación de que de acuerdo con la ley del 11 de octubre de 1941, la movilización de los metales no ferrosos, la estatua debe ser fundida. El 29 de diciembre de 1941, los trabajadores de dos empresas encargadas de desmantelar la estatua vienen al museo. El corte de la estatua se completó a finales de febrero de 1942 y reporto 12,587kg de bronce.

Es así como por segunda vez podemos decir el rey muere.

jueves, 17 de septiembre de 2015

EL REPARTO DE POLONIA (1772)

el mapa de Europa en julio de 1772, obra satírica ingles.
Mientras la pequeña Antonieta se encontrada en medio de la lucha por el saludo a madame Du Barry, Un asunto oscuro y no muy limpio se está tramando en Viena. Hace ya meses que, de parte de Federico el Grande, a quien ella odia como al verdadero emisario de Lucifer sobre la tierra, y de Catalina de Rusia, de quien también desconfía fundamentalmente, se le ha hecho la triste proposición de un reparto en Polonia, y la entusiasta aprobación que esta idea encuentra en Kaunitz y en su corregente José II perturba desde entonces la conciencia de la emperatriz. «Todo reparto es, en el fondo, injusto y dañoso para nosotros. No puedo menos de lamentar esta proposición, y tengo que confesar que me da vergüenza el dejarme ver en público.» 

Al punto ha reconocido esta idea política como lo que realmente es: como un crimen moral, como un acto de bandidaje contra un pueblo inocente a indefenso. « ¿Con qué derecho podemos saquear a un inocente a quien siempre nos hemos alabado de proteger?» Con grave y pura indignación, declina la oferta, indiferente a que se puedan tomar por debilidad sus escrúpulos morales. «Mejor pasar por débiles que por desleales», dice noble y sabiamente. Pero María Teresa hace mucho que no es soberana única. José II, su hijo y correinante, sólo sueña con guerras, aumento del Imperio y reformas, mientras que ella, que conoce prudentemente la frágil forma artificial del Estado austríaco, sólo piensa en conservar y mantener; para oponerse a la influencia materna, José II sigue tímidamente el camino del hombre belicoso, del más encarnizado enemigo de su madre, de Federico el Grande, y con profunda consternación ve aquella mujer envejecida que su más fiel servidor, Kaunitz, a quien ella ha hecho grande, se inclina hacia la naciente estrella de su hijo. Quebrantada, fatigada y desengañada en todas sus esperanzas como madre y como soberana, lo que habría preferido sería la abdicación.

Pero la detiene la idea de su responsabilidad; presiente con profética certeza -la situación es igual a la de aquel Francisco José que, asimismo cansado, tampoco se desprendía del poder- que el espíritu voluble e inquieto de aquel precipitado reformador que es su hijo extenderá inmediatamente la turbación por todo aquel imperio tan difícilmente gobernable. De este modo, esta mujer piadosa y profundamente íntegra lucha hasta el último instante por lo que es el bien supremo para ella: por el honor. « Reconozco -así escribe- que en todo el tiempo de mi vida jamás me he sentido tan acongojada. Cuando tuve que reivindicar todas mis tierras, me sostenía la idea de mi derecho y el apoyo de Dios. Pero en el caso presente, en el cual no sólo el derecho no está de mi parte, sino que la obligación, la justicia y la equidad luchan contra mí, no me queda ninguna paz, sino más bien inquietud y reproches de un corazón que jamás estuvo acostumbrado a engañar a nadie, ni a sí mismo, o hacer pasar la doblez como sinceridad. La fidelidad y la buena fe están perdidas para siempre, aunque son la mayor joya y la verdadera fortaleza de un monarca frente a los otros.» Pero Federico el Grande tiene una conciencia robusta y se mofa desde Berlín: «La emperatriz Catalina y yo somos un par de viejos bergantes; pero ¿cómo se las compone con su confesor la vieja beata?».

Estanislao II, ultimo rey de Polonia. amante de la zarina catalina de Rusia por la cual obtuvo la corona, sus reformas y debilidad como monarca llevaron a la guerra civil que termino con la desmembración del reino polaco.
Insiste el rey de Prusia, y José II amenaza, jurando siempre que es inevitable la guerra si Austria no se une a los otros dos. Finalmente, en medio de lágrimas, lastimada su conciencia y dolorida el alma, María Teresa accede: «No soy lo bastante fuerte para regir sola los asuntos; por consiguiente, les dejo, no sin la mayor aflicción, que sigan el camino por ellos trazado», y firma con la reserva de que lo hace «porque me lo aconsejan todos los hombres prudentes y experimentados».

Pero en lo más íntimo de su corazón se reconoce como cómplice y tiembla ante el día en que el tratado secreto y sus consecuencias sean revelados al mundo. ¿Qué dirá Francia, tradicionalmente un amigo y aliado de Polonia? ¿Soportará con indiferencia este bandidesco ataque por sorpresa a Polonia, en consideración a su alianza con Austria, o combatirá unas pretensiones que la propia emperatriz no tiene por legítimas? ¿Soportara la alianza franco-austriaca la tensión? ¿Quién iba a suavizar esta crisis familiar? Con su propia mano ha tachado María Teresa en el decreto de ocupación la palabra «legítima». Todo depende únicamente de la actitud cordial o fría de Luis XV Entonces, en medio de estas preocupaciones, en este ardiente conflicto de conciencia, se presenta la alarmante carta de Mercy diciendo que el rey está enojado con María Antonieta, que le ha manifestado abiertamente al embajador su disgusto, y eso precisamente cuando en Viena están engañando al ingenuo embajador, al príncipe de Rohan, el cual, en medio de sus diversiones y cacerías, no ve nada de la cuestión polaca.

Porque María Antonieta no quiere hablar con la Du Barry puede originarse, del reparto de Polonia, un mal asunto de Estado, y por último quizás una guerra... María Teresa se espanta. Una escueta misiva es enviada a María Antonieta a fin de que logre ganarse el afecto del rey y lo envuelva en una cortina de humo sobre la cuestión polaca. Pero al día siguiente la delfina revelaría al conde Mercy: ¿Qué pasaría si hubiera una ruptura entre nuestras dos familias? ¿Sería austriaca o seria delfina de Francia?

Los oponentes de la delfina aprovecharon el asunto de Polonia para atacarla, especialmente el duque de Aiguillon, su funesto enemigo y aliado de la Du Barry: “ver lo que la fe puede añadir a Francia a la amistad con la casa de Austria, y de lo que debemos esperar de esta casa, un aliado del rey por medio de un matrimonio, que, cuando quiere aumentar sus posesiones a expensas de Prusia, Francia se levanta contra él; pero cuando quiere aumentar su área a expensas de Polonia, se aproxima a Prusia, el enemigo del rey!” pero el ministro acaba por lamentarse “la alianza austriaca está en el corazón mi amo”, Nada serviría para romperla. Como Luis XV declaro: “he hecho esa alianza y continuara siempre y cuando la emperatriz viva y el emperador también… no quiero una guerra”.

el pastel de lo reyes, obra alegórica francesa respecto al reparto de Polonia a espaldas de Francia.
Finalmente los consejos de su madre lograron que María Antonieta le dirigiera la palabra a madame Du Barry con esta frase –hoy hay mucha gente en Versalles-.Pero estas seis palabras llevan en sí un más profundo sentido. Con estas seis palabras se le ha puesto el sello a un gran crimen político; con ellas se ha comprado el tácito consentimiento de Francia al reparto de Polonia. Gracias a estas seis palabras no sólo la Du Barry, sino también Federico el Grande y Catalina de Rusia, han afirmado su voluntad. La humillada no es sólo María Antonieta: todo un país lo es también.

domingo, 6 de septiembre de 2015


Cuando llegue a aquel palacete encontré a la reina bebiendo su café. Las cortinas blancas de su dormitorio con sus adornos de flores de colores, los enormes ramos de dalias en sus vasos de cristal, la trasparencia de los visillos bordados finamente, todo conspiraba por la mañana para hacer olvidar el clima aburrido. Pero nada habría tenido ningún efecto sobre mí si no hubiera sido por el encanto de su sonrisa… derramar una alegría, calor de oro por encima de todo…

“qué bueno que has caminado hasta aquí para poder leerme a mi aquí en el trianon, y tan temprano en la mañana, no sé cómo darte las gracias”

“me volvería a caminar mucho más lejos y con la mayor voluntad, en caso de que su majestad así lo desee”

“lo sé , lo sé estas completamente dedicada a mí. Y es un gran consuelo para  mi pensar en todas esas personas que están dispuestas a ofrecer sus servicios”

-farewell my queen - chantal thomas.

domingo, 30 de agosto de 2015

EL ASUNTO DEL COLLAR


Una insospechada casualidad pone en manos de los De la Motte el naipe del triunfo. En una de sus reuniones refiere alguien que los pobres joyeros de la corte, Boehmer y Bassenge, se encuentran en gran apuro. Han colocado todo su capital, lo mismo que una buena cantidad de dinero tomado en préstamo, en el más soberbio collar de diamantes que se ha visto jamás sobre la tierra. 

Realmente, había sido destinado para la Du Barry, la cual de fijo que lo hubiera adquirido si las viruelas no se hubiesen llevado a Luis XV; después, lo habían ofrecido a la corte de España y, por tres veces, a la reina María Antonieta, la cual, loca por las alhajas, compraba aturdidamente, en general sin preguntar mucho por el precio. Pero Luis XVI, aburrido y ahorrativo, no había querido adelantar el millón seiscientas mil libras que la alhaja costaba; ahora los joyeros se encontraban con el agua al cuello; los réditos se comían los hermosos diamantes; probablemente tendrían que deshacer el collar maravilloso y perder, con ello, todo su dinero.

Si la condesa de Valois, que estaba en un plano de tanta intimidad con la reina María Antonieta, lograra convencer a su regia amiga de que comprara aquella joya, a plazos naturalmente y con las mejores condiciones, ganaría con ello una bien jugosa zampada de ducados. La De la Motte, pensando celosamente en mantener en pie la leyenda de su influencia, tiene la bondad de prometer su intervención, y el 29 de diciembre los dos joyeros llevan a la calle Neuve-Saint-Gilles el precioso estuche para que sea visto por la condesa. 


¡Qué espectáculo! La De la Motte se queda sin aliento. Lo mismo que estos diamantes bajo la luz del sol, así centellean y relumbran osados pensamientos en su astuta cabeza.

¿Qué ocurriría si pudiera llevar al archi asno del cardenal a que comprara secretamente el collar para la reina? Apenas está de regreso de Alsacia, cuando la De la Motte lo pone en prensa para exprimirlo fuertemente. Un nuevo favor de la reina le hace amables guiños.

La reina desea comprar una preciosa alhaja, sin que lo sepa su marido, naturalmente, y para ello necesita un discreto intermediario; para esta secreta y honrosa misión ha pensado en Rohan, como muestra de confianza. En efecto, ya pocos días más tarde, la De la Motte puede comunicar triunfalmente al dichoso Boehmer que ha encontrado un comprador para la alhaja: el cardenal Rohan. El 29 de enero de 1785 es cerrado el trato de la compra en el palacio del cardenal, el Hotel de Estrasburgo, por un millón seiscientas mil libras, pagaderas antes de dos años en cuatro plazos semestrales. La joya debe ser entregada el 1° de febrero, y el primer plazo de pago vence el 1° de agosto siguiente. El cardenal rubrica de su propia mano las condiciones del contrato y se lo entrega a la De la Motte para que ésta lo presente a su «amiga» la reina; inmediatamente, el 30 de enero, trae la engañadora la respuesta siguiente: Su Majestad está conforme con todo. 


Pero, a un paso de la puerta de la cuadra, se encabrita el asno, hasta entonces tan dócil.En resumidas cuentas, se trata de un millón seiscientas mil libras, y ésta no es una bagatela ni aun para el príncipe más dilapidador de la época. En el caso de una fianza tan enorme, hay, por lo menos, que tener en la mano, para caso de muerte, algo como un reconocimiento de la deuda, un documento firmado por la reina. ¿Un escrito? ¡Con el mayor gusto! ¿Para qué se tendría, si no, un secretario? Al día siguiente, la De la Motte vuelve a traer el contrato: cada cláusula lleva al margen,mano propria , la palabra «aceptado», y al final del documento, la firma «autógrafa»: «Marie-Antoinette de France». Con algo de talento en su cabeza, el gran limosnero de la corte, miembro de la Academia, antiguo embajador, y, en sueños, ya futuro ministro, habría tenido que oponer al instante el reparo de que una reina de Francia jamás firmaba de otro modo un documento sino con su solo nombre, y que, por tanto, aquel Marie-Antoinette de France a la primera ojeada descubría ya la obra de un falsificador, pero no de uno hábil, sino de un inculto y de ínfima categoría. Mas ¿cómo dudar si la reina lo ha recibido a él personalmente y en secreto en el bosque de Venus? Solemnemente jura el deslumbrado cardenal a la embaucadora no dejar nunca de su mano este papel y no mostrárselo a nadie.


A la otra mañana, el 1° de febrero, el joyero entrega la alhaja al cardenal, el cual, por la noche, se lo lleva en su propia mano a la De la Motte, para convencerse personalmente de que será recibida por manos fieles a la reina. No necesita esperar mucho tiempo en la calle Neuve-Saint-Gilles; se oye ya por la escalera un paso varonil que se aproxima. La De la Motte suplica al cardenal que pase a una habitación inmediata, desde la cual podrá ver, por la puerta de cristales, la entrega de la joya hecha con toda formalidad y ser testigo de ella. En efecto, se presenta un joven totalmente vestido de negro -claro que vuelve a ser otra vez Rétaux, el valiente secretario-, y se anuncia con estas palabras: «De orden de la reina». ¡Qué admirable mujer es esta condesa de la Motte-Valois -no puede menos que pensar el cardenal-: qué discreta, fiel y hábilmente interviene en todos los asuntos de su amiga! Lleno de confianza le entrega el estuche a la De la Motte; ésta se lo tiende al misterioso mensajero, el cual, con su buena presa, desaparece con la rapidez con que ha venido, llevándose el collar, que no volverá a aparecer más hasta el día del Juicio. Conmovido, se despide el cardenal; ahora, después de tales amistosos servicios, no puede dilatarse mucho tiempo el que él, secreto auxiliar de la reina, tenga que ser el primer servidor del rey, el primer ministro de Francia.


Pocos días más tarde se presenta a la Policía de París un joyero judío para quejarse, en nombre de sus perjudicados compañeros de profesión, de que cierto Rétaux de Villette ofrece magníficos diamantes a tan viles precios que es forzoso pensar en un robo. El prefecto de Policía hace que el tal Rétaux comparezca ante él. Éste declara que ha recibido los diamantes, para su venta, de una parienta del rey, de la condesa de la Motte-Valois. ¿La condesa de Valois? Este noble nombre le produce al instante al funcionario el efecto de un purgante; con toda precipitación deja que se retire el mortalmente espantado Rétaux. Pero, en todo caso, la condesa se da ahora cuenta de que sería peligroso continuar deshaciéndose en el mismo París, a cualquier precio, de las piedras preciosas desmontadas del collar -al instante han despanzurrado y despedazado aquella pieza de caza, perseguida tanto tiempo-. Por ello, atiborra de brillantes los bolsillos de su bravo esposo y lo envía a Londres; bien pronto los joyeros de New Bond Street y de Piccadilly no pueden quejarse de no tener abundantes y baratas ofertas.


¡Hurra! Ahora hay dinero; de repente, mil veces más dinero del que pudiera haberse atrevido a soñar jamás esta embaucadora, la más osada de todas las que se tiene memoria. 

Con la insolente audacia que le ha hecho adquirir su increíble buen éxito, no vacila en mostrar altivamente estas nuevas riquezas; adquiere coches tirados por cuatro yeguas inglesas, contrata lacayos con soberbios uniformes, un negro cubierto de galones de plata desde la cabeza a los talones, alfombras, gobelinos, bronces y sombreros de plumas, un lecho cubierto de terciopelo escarlata. Después, cuando la digna pareja se traslada a su rica residencia de Bar-sur-Aube, no son necesarios menos de veinticuatro carros de transporte para conducir todas las preciosidades adquiridas con tanta rapidez. 

Bar-sur-Aube asiste a una inolvidable fiesta de Las mil y una noches. Suntuosos correos preceden a caballo al cortejo del nuevo gran mogol; después viene la berlina inglesa, laqueada de gris perla y tapizada con paño blanco; las mantas de raso que abrigan cada par de piernas (con las cuales hubieran hecho mejor en huir rápidamente al extranjero) ostentan las armas de los Valois: «Del rey, mi antepasado, tengo la sangre, el nombre y los luises.» El antiguo oficial de la gendarmería se ha vestido magníficamente: lleva anillos en todos los dedos, hebillas de diamantes en los zapatos, tres o cuatro cadenas de reloj centellean sobre su pecho heroico, y el inventario de su vestuario -pudo ser comprobado más tarde por los documentos del proceso- no registra menos de dieciocho trajes de seda o de brocado absolutamente nuevos, adornados con encajes de Malinas, botones de oro cincelados y preciosas pasamanerías. La esposa, por su parte, no queda en modo alguno tras de él en lo que se refiere al lujo; como un ídolo indio, relumbra y centellea cubierta de joyas. Tal riqueza no había sido aún vista jamás en la pequeña ciudad de Bar-surAube, y no tarda en ejercer su fuerza magnética. Toda la nobleza de la comarca afluye a esta casa y se recrea con los festines, dignos de Lúculo, que son aquí dados; regimientos de lacayos sirven los manjares más escogidos en la más preciosa vajilla de plata, se escucha música durante el banquete, y, como un nuevo Creso, el conde circula por sus salones principescos y esparce a manos llenas el dinero entre los invitados. 


De la Motte echa sus cuentas de un modo totalmente justo; piensa que si realmente ha de caer alguna vez sobre ellos un golpe desgraciado, tiene por delante quienes los defienden bien. Si llega a descubrirse el secreto... Pues bien, ya sabrá cómo arreglárselas el señor cardenal de Rohan. Tendrán mucho cuidado de no dejar que haga ruido un asunto que cubriría de eterno ridículo al gran limosnero de Francia. Preferiría pagar el collar de su propio bolsillo, muy calladamente y sin pestañear. ¿Para qué, pues, apresurarse? Con tal asociado en el negocio, ya puede uno dormir bien descansado en su cama cubierta de damasco. Y, verdaderamente, no se preocupan de nada la valiente De la Motte, su dignísimo esposo y el mañoso secretario, sino que gozan plenamente de las rentas que con hábil mano han sabido obtener del inagotable capital de la tontería humana.

Mientras tanto, hay, sin embargo, una pequeñez que le parece extraña al buen cardenal de Rohan. Había esperado que en la primera recepción oficial vería a la reina adornada con su precioso collar, y, probablemente, confiaba también obtener de ella alguna palabrita o una amistosa inclinación de cabeza, algún gesto de reconocimiento, invisible para todos los otros y sólo para él comprensible. Pero ¡nada! Fría como siempre, ve a María Antonieta pasar por su lado, y el collar no reluce sobre su blanco escote. «¿Por qué no lleva la reina mi alhaja?», acaba por preguntar, asombrado, a madame De la Motte. La astuta mujer no se pierde nunca por falta de respuesta; a la reina le repugna ponerse el collar antes de que esté completamente pagado. Sólo entonces quiere sorprender con él a su esposo. El paciente asno hunde de nuevo la cabeza en el pienso y se da por satisfecho. Pero al mes de abril sucede lentamente el de mayo, mayo se convierte en junio, cada vez se acerca más el 1° de agosto, término fatal de las primeras cuatrocientas mil libras. Para obtener un aplazamiento, inventa la trapacera un nuevo truco. Les refiere a los joyeros que la reina ha reflexionado y encuentra demasiado alto el precio; si los vendedores no quieren hacer una rebaja de doscientas mil libras, está decidida a devolver la joya. La ladina De la Motte cuenta con que los joyeros entrarán en negociaciones, y con ello irá pasando el tiempo. Pero se equivoca. Los joyeros, que habían fijado un precio demasiado alto, que se encuentran ya en grandes apuros, se declaran sencillamente conformes.

Bassenge compone el borrador de una carta que debe anunciar a la reina su conformidad, y Boehmer se la entrega a la reina, con la aprobación de Rohan, el 12 de julio, día en el cual María Antonieta debe recibir, en propia mano, otra joya del joyero. La carta dice de este modo: «Señora, nos encontramos en el colmo de la dicha al atrevernos a pensar que las últimas condiciones de pago que nos han sido propuestas, y a las cuales nos hemos sometido con celo y respeto, son una nueva prueba de nuestra sumisión y obediencia a las órdenes de Vuestra Majestad, y tenemos una verdadera satisfacción al pensar que la más bella joya de diamantes que existe en el mundo servirá para la más alta y mejor de todas las reinas». 

Esta carta, por su forma retorcida, es, en el primer momento, incomprensible para quien no conozca el asunto. Pero, no obstante, leyéndola atentamente y reflexionando un instante, tendría la reina que haberse preguntado, asombrada: ¿qué condiciones de pago son ésas? ¿Qué joya de diamantes? Pero es ya sabido, por cien otras ocasiones, que es raro que María Antonieta lea atentamente hasta el final ningún manuscrito o impreso; la aburre mucho; el reflexionar seriamente no fue nunca su fuerte. Además, sólo abre la carta cuando Boehmer ha sido ya licenciado. Como ella -totalmente desconocedora de los acontecimientos- no comprende el sentido de estas frases devotas y complejas, ordena a su camarera que vuelva a llamar a Boehmer para que se las explique. Pero, por desgracia, el joyero ha salido ya de palacio. Bueno; ya se sabrá lo que quiere decir ese loco de Boehmer. «Ya me lo dirá la próxima vez», piensa la reina, y al instante arroja la esquela al fuego. Esta destrucción de la carta, el que la reina no pregunte cosa alguna, produce en el primer momento -como todo en el asunto del collar- un efecto de inverosimilitud, y hasta historiadores tan sinceros como Luis Blanc han querido ver en esta rápida destrucción un sospechoso indicio, como si la reina, a pesar de todo, hubiera sabido algo ya de este turbio negocio. En realidad, esta quema veloz no tiene nada de extraño en una mujer que durante toda su vida ha destruido inmediatamente cada uno de los escritos dirigidos a ella, por miedo a su propia negligencia y al espionaje de la corte; En resumidas cuentas, lo que en general era un acto prudente, fue en este caso una imprudencia. 

Numerosas casualidades tuvieron, por tanto, que darse juntas para que el engaño no fuera descubierto antes. Pero ahora de nada sirven ya todas las prestidigitaciones; se acerca el 1° de agosto y Boehmer quiere su dinero. La De La Motte ensaya todavía un último medio defensivo: descubre repentinamente su juego ante los joyeros, y les declara cínicamente: «Han sido ustedes engañados. El escrito de garantía que posee el cardenal lleva una firma falsa. Pero el príncipe es rico y puede pagar». Con ello espera desviar el golpe; confía en que los joyeros -y en realidad de un modo completamente lógico- se precipitarán ahora enojados ante el cardenal, le informarán de todo, y él, por temor a quedar para siempre en ridículo delante de toda la corte y de la sociedad entera, se callará la boca, avergonzado, y preferirá soltar un millón seiscientas mil libras. Pero Boehmer y Bassenge no piensan como lógicos ni como psicólogos, y únicamente tiemblan por su dinero. No quieren tener nada que ver con el cardenal, cargado de deudas. La reina, la cual creen ambos, que está mezclada en el asunto, ya que ha silenciado su carta, representa para ellos un deudor mucho más solvente que aquel fanfarrón cardenal. Y además, en el peor de los casos, en lo cual se equivocan nuevamente, la reina posee el collar, la preciosa prenda. 

Se ha llegado ahora a un punto donde el embrollo no puede ya dar más de sí. Y con un solo ruidoso empujón, a esta torre de Babel de embustes y de recíprocos engaños se viene abajo fragorosamente cuando Boehmer acude a Versalles y solicitar audiencia de la reina. Al cabo de un minuto saben los joyeros y sabe la reina que hay ignominiosas mentiras en el asunto; pero quién es el auténtico impostor debe mostrarlo el proceso.

domingo, 23 de agosto de 2015

Como las condiciones de su encarcelamiento mejoraron, también lo hicieron sus pequeñas libertades. A Marie teresa se le dio velas, libros, ropa nueva y se le permitió una compañera. Marie teresa todavía no sabía de la suerte del resto de la familia real. Ella había visto por última vez a su madre en agosto de 1793, antes de que María Antonieta fuera llevada a la prisión de la Conciergerie. Luis Carlos había sido trasladado a habitaciones separadas en julio de 1793 y Marie teresa lo vio por última vez en el otoño de 1793, cuando fue capaz de darle un abrazo durante unos momentos antes de ser interrogado por los guardias sobre las acusaciones falsas de abuso sexual que habían preparado contra María Antonieta. Su tía Elisabeth se la llevaron en mayo de 1794. Fue a través de su compañera, Madeleine Bocquet de Chantereine que madame royal supo de la suerte del resto de su familia todos muertos.

Finalmente la ex institutriz de Luis Carlos la marquesa de Tourzel y su hija paulina fueron autorizadas para visitarla. Lo hicieron tan a menudo como podían. En una ocasión, Marie teresa les mostro diferentes habitaciones de la torre.


A medida que bajaron a la segunda planta, la marquesa de Tourzel se detuvo en el umbral y no se atrevía a entrar, sabiendo de qué se trataba de las habitaciones donde su joven pupilo, Luis Carlos había sufrido tanto.

El único rastro que quedaba de su presencia fueron algunas palabras grabadas en carboncillo sobre la pared de su celda: “mama, je vous pr-“el mensaje para su madre no estaba terminado. En otro pared un dibujo infantil de una flor”.

-el rey perdido de francia - Deborah Cadbury (2003)

domingo, 16 de agosto de 2015

La despedida de su hija ha apenado a María Teresa. Durante muchos años y años, esta envejecida y fatigada dama ha aspirado, como la más alta dicha, a este casamiento, que acrece el poder de la Casa de Habsburgo, y, no obstante, en el último momento, le inspira cuidados el destino que ella misma ha decidido para su hija. Si se consideran con atención sus camas y su vida, hay que reconocer que esta soberana trágica, el único gran monarca de la Casa de Austria, hacía mucho tiempo que llevaba la corona sólo como una carga.

María Teresa, viuda, en 1773, por Anton von Maron. Este fue el último retrato de Estado de la emperatriz.
Con fatiga infinita, por medio de continuas guerras contra Prusia y los turcos, contra Oriente y Occidente, ha logrado afirmar como una unidad el Imperio, formado por sucesivas alianzas de pueblos y, en cierto sentido, artificial; pero precisamente ahora, cuando parece consolidado en lo exterior, siente decaer sus ánimos la fundadora. Un extraño presentimiento aflige a esta digna señora: aquel Imperio, al cual ha entregado ella toda su fuerza y toda su pasión, se arruinará y deshará en manos de sus descendientes; sabe bien, como política sagaz y casi profética, lo poco sólida que es esta mezcla de naciones enlazadas por la casualidad y que su existencia sólo puede ser prolongada a fuerza de precauciones, de prudencia y cauta pasividad. 

Pero ¿quién ha de continuar lo comenzado por ella con tanto cuidado? Profundos desengaños que sus hijos le han dado han suscitado en ella el espíritu de Casandra; en todos ellos falta lo que constituyó la fuerza más originariamente personal del ser de su madre: la gran paciencia, el lento y seguro planear y perseverar, el saber renunciar y el prudente limitarse a sí mismo. Pero, de la sangre lorena de su marido, debe haberse infundido una ardiente ola de inquietud en las venas de los hijos; todos están dispuestos a destruir posibilidades incalculables por el placer de un instante; una casta poco seria y descreída que sólo se esfuerza por triunfos pasajeros.

Su hijo y corregente José II adula, con la impaciencia de un príncipe heredero, a Federico el Grande, el cual, durante toda la vida ha perseguido y vejado a María Teresa, y corteja a Voltaire, a quien ella, como católica piadosa, odia como al Anticristo. Su otra hija, destinada también por ella a sentarse en un trono, la archiduquesa María Amalia, apenas casada en Parma, escandaliza a toda Europa con la ligereza de sus costumbres: al cabo de dos meses de matrimonio dilapida las finanzas, desorganiza el país, se divierte con amantes. Y también la otra, la de Nápoles, Maria Carolina,le hace poco honor;rodeada de una camarilla que apostaba fuerte en cuestiones políticas, llevo al país a una guerra civil. ninguna muestra seriedad ni severidad moral. Y la inmensa obra de abnegación y sacrificio por la cual la gran emperatriz había renunciado implacablemente a toda su vida personal y privada, a toda alegría, a todo placer fácil, se le presenta como ejecutada sin sentido. 

la familia imperial alrededor de Marie Teresa, Maria Cristina y su esposo Alberto de sajonia, Maximiliano, Maria Ana, Maria Elisabeth y jose II. cuadro de Heinrich  Füger (1776)
Lo que preferiría sería refugiarse en un convento, y sólo el temor, inspirado en un justo presentimiento, de que su aturdido hijo destrozará inmediatamente con irreflexivos experimentos todo lo que ha edificado ella, conserva firmemente el cetro en poder de la antigua luchadora, cuyas manos, desde hace ya mucho tiempo, están fatigadas de sostenerlo.

Tampoco se hace ninguna ilusión aquella gran conocedora de caracteres acerca de su hija tardía María Antonieta; sabe las buenas cualidades de su hija más joven -su gran bondad y cordialidad, su puro y alegre buen sentido, su natural humano y sincero-, pero conoce sus peligros: su falta de madurez, su aturdimiento, su ligereza, su inconsecuencia.En medio del júbilo universal por el triunfo de su hija, la anciana señora va a la iglesia y suplica a Dios que aleje el daño que ella sola, entre todos, presiente.

domingo, 9 de agosto de 2015

EL PABELLON CHINO EN TRIANON!


Mientras tanto la reina tenía una nueva pasión. El gusto no solo por los jardines chinos sino por todo lo relacionado con esta cultura oriental. Impresionada por las ferias realizadas en Marly en el mes de abril de 1775, quería tener en su amado trianon un conjunto de anillos chino como el de Monceau. Al final del año se hicieron los bosquejos y los primeros días de 1776, un modelo en relieve en la escala de cuatro pulgadas por seis pies, se presentó a María Antonieta.


El juego en Monceau algo parecido a lo que conocemos hoy como un carrusel, estaba formado por un gran parasol de rotación en una plataforma. Dos quimeras enjaezados eran hombres quienes sostenían la gran sombrilla donde cuelgan faroles, todo al estilo chino. Al imitar este juego en trianon, se embelleció y amplifico con un gusto sencillo y al ves costoso!.

No se encuentra ninguna representación figurativa del juego de anillos en trianon. De hecho, existen, en el caso de edificios, un boceto a lápiz en un pedazo de papel, probablemente por Mique, durante una conversación con el señor de Angiviller, dibujo que me pareció en el primer término la primera idea del arquitecto. Representa una torre de dos pisos en torno perforada en una plataforma que se mueve.

 Sin embargo, ni el dibujo ni el bosquejo están de acuerdo con las indicaciones que nos quedan de las presentaciones de artistas que trabajaron en el pabellón.


“se excavo un pozo cerca de la esquina noroeste del castillo, la planta baja, una plataforma que gira alrededor de un mástil coronado con una sombrilla. Este mástil fue apoyado por un grupo de tres hombres chinos, cuyo cuerpo hueco y las manos cubiertas con plomo, proporcionaron la fuerza de la construcción. En la parte superior de la sombrilla, se volvió una veleta adornada con dos dragones de oro. Cuatro dragones con cuernos de cobre eran los asientos de los hombres y pavos reales los de las mujeres. Sombreros chinos sonaban sus campanas cuando el mecanismo se movía”.

Todas estas esculturas fueron diseñados con roble de los Vosgos y Holanda, tallados por Bocciardi. Se complementó con una galería al aire libre con pilastras en el gusto chino, la obra se completó en agosto de 1776.

el juego de anillos en trianon segun la marie antoinette de 1956 portagonizada por Michele Morgan.

domingo, 26 de julio de 2015

MONUMENTO AL LEON HERIDO DE LUCERNA (SUIZA)


Esta estatua masiva en Lucerna, Suiza, fue erigida para conmemorar la masacre de la Guardia Suiza, mientras defendían  las Tullerías de la masa revolucionaria el 10 de agosto  de 1792 durante la Revolución Francesa. La lucha comenzó cuando 5 miembros de la Guardia Suiza fueron asesinados ante su capitán, pero la Guardia Suiza logró contener el asalto. Mientras tanto el rey se refugió en la Asamblea Legislativa, donde fue obligado a pedir a la Guardia Suiza que se retirase y volviese a sus cuarteles. El capitán Dürler, que había visto como asesinaban a sus cinco guardias le pidió al rey una orden por escrito (que ha sobrevivido). Cuando el rey se la facilitó, acató la orden y al salir del palacio, indefensos, fueron masacrados sin piedad por los revolucionarios y sus cabezas fueron puestas en picas en las calles de la ciudad. De los 1.000 miembros de la Guardia Suiza que defendían al rey, sólo sobrevivieron unos 300.

La obra está situada en una roca de arenisca de la misma ciudad de Lucerna, que durante años fue explotada como cantera para construir la ciudad. No se trata de una obra de tamaño natural, ya que está realizada al doble del tamaño de un león real. Mide 6 metros de altura y 10 metros de largo. La obra representa a un león caído, herido de muerte y con el dolor clavado en el rostro, sobre un escudo con la flor de lis de la Monarquía francesa y junto a él hay un escudo con el emblema de Suiza.


La iniciativa de crear el monumento fue tomada por Karl von Pfyffer Altishofen, un oficial de la Guardia que habían estado de vacaciones en Lucerna, en el momento de la lucha. Comenzó a reunir dinero en 1818 para la creación de un monumento en honor de la Guardia Suiza, ya que esta masacre causó una gran consternación en Suiza. Esta escultura maestra es la obra de Bertel Thorvaldsen y se completó entre 1819 y 1821.

El escritor estadounidense Mark Twain  elogió la escultura del león como "El trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo"

lunes, 20 de julio de 2015

EL EXILIO AL DUQUE DE AIGUILLON (1775)

En la primavera de 1774, la reina tenía todas las razones para estar satisfecha, porque el rey había enviado a madame Du Barry a  la abadía de Pont-Aux-Dames. María Antonieta sintió la dulce venganza por la favorita odiada. Queda por deshacerse de su otro enemigo, el duque de Aiguillon. ¿No es el ex canciller, el instigador de folletistas y sátiras difundidas diariamente contra la reina? ¿Aquel que mando al destierro a su amado Choiseuil? ¿Además protegido de la Du Barry? Por tanto hay que sacar a este hombre maquiavélico de la corte, fuera para siempre.

Según el Conde Mercy: “mis búsquedas y observaciones muy atentas he adquirido diariamente varias pistas que el autor principal de todas las pequeñas intrigas contra la reina son conspiradas por el duque de Aiguillon”.


Cuando la duquesa de Aiguillon vino a la Muette para conquistar a la reina, está la recibió muy fríamente. A pesar de que era él sobrino de Maurepas, el ministro considero que el viento soplo en él esta vez en la desgracia. Sin sentir una aversión a Aiguillon, Luis XVI tampoco lo estimaba mucho. La gestión de asuntos exteriores y de guerra careció de brillo, tenía una reputación deplorable, fue acusado de borrar a Francia en el momento de la partición de Polonia. Tenía en su contra a los amigos de Choiseuil, a quien había enviado al destierro, los simpatizantes y amigos parlamentarios lo designan como el genio del mal de los jesuitas.

En tales razones graves se añadió el odio de la reina hacia el ex protegido de Du Barry. Desde la muerte de Luis XV, mari Antonieta estaba constantemente acosando a su marido para obtener el exilio de un ministro que inspiro su “verdadero horror” en las mismas palabras de Mercy.

“este odio tuvo dos razones… la más baja fue la distancia que había dejado con la casa de Austria y contra el pacto de la misma –añade el abate de Veri- lo peor fue en las locuras diarias con madame Du Barry contra la delfina y la familia real… este patrón podría ser que la reina actuó apresuradamente contra el señor de Aiguillon que fue apartado por el propio rey e incluso despreciado por su tío, el señor de Maurepas”.

Además el ministro había denunciado la corrupción del embajador de Guines a quien María Antonieta protegía. Un proceso la había puesto delante de dos hombres, Guines afirma que todo fue pura calumnia y acuso a Aiguillon de su ruina. Finalmente Guines fue absuelto y nombrado duque (la reina estaba detrás del velo altamente transparente),  sin embargo, quiere castigar a Aiguillon por atreverse a perseguir a su “amigo”. –“he hablado con el rey, ella anuncia a Besenval, creo que él lo arreglara todo”-.

Según Mercy, el astuto Besenval utilizo su habilidad para manipular a la reina para darle la protección a Guines como un medio de venganza contra Aiguillon. Por tanto, el rey intenta paralizar nuevamente la situación. María Antonieta está furiosa y cuando el duque de Aiguillon viaja para tomar los pedidos del examen anual de la casa del rey, donde esta él a la cabeza, ella duramente lo ataca con estas palabras:

-¿mis pedidos? ¿Porque no vas a soltárselos a Du Barry?

El 30 de mayo, en Marly, en el desfile de la caballería comandada por Aiguillon, la reina no disimula y se retira de su palco tan pronto como pasa el ministro en su caballo, de acuerdo con el exministro, incluso ella mostraría su idioma austriaco.

Esa noche ella quiere que el rey envié al exilio al amigo de la “criatura”. “me impaciencia en mi cabeza cuando veo ese hombre!” Luis solo suspira en las exigencias de su esposa.

 Finalmente el 2 de junio probablemente alentado por su tío, el duque de Aiguillon renuncio. Se dice que el rey no lo miraría a los ojos y la reina que estaba presente; dicen que le sacó la lengua. Se le permite mantener su carga de coronel de caballería ligera, recibe una pensión y una gratificación de 500.000 francos. Pero necesita la condena de María Antonieta se exilió, 16 de Mayo de 1775, no en su castillo de Véretz, pródigamente al castillo de Aiguillon, doscientas leguas de Versalles, la construcción en ruinas y casi sin muebles.

domingo, 12 de julio de 2015

domingo, 5 de julio de 2015

VIDA EN LAS TULLERIAS: IMBERT DE SAINT-ARMAND

Vemos las impresiones del libro de Imbert de Saint-Armand, Marie Antonieta en las tullerias de 1893. A pesar de los elogios, hay muchas citas de las cartas originales, así como el día a día de la familia real durante su arresto domiciliario desde octubre de 1789 hasta finales de 1791. Los pasajes siguientes se describen el endurecimiento de la seguridad alrededor de la familia después de su intento de fuga en junio de 1791.


“se había resuelto que la reina no debía tener ningún asistente personal, excepto la doncella que había actuado como espía antes del viaje a Varennes. Un retrato de esta persona fue colocado al pie de la escalera que conduce a las habitaciones de la reina, para que el centinela de turno no permitiera la entrada a ninguna otra mujer. Luis XVI se vio obligado a apelar a La Fayette a fin der que esta espía saliera del palacio donde su presencia era un ultraje a María Antonieta. Este espionaje y la inquisición persiguieron a la infortunada reina, incluso en su dormitorio. Los guardias tenían instrucciones de no perderla de vista por la noche o de día. Tomaron nota de sus menores gestos y escucharon a sus menores palabras. Estacionados en la habitación contigua a la suya que custodiaba la puerta de comunicación siempre abierta para que pudieran ver a los cautivos en todo momento.

La familia siguió prestando asistencia a misa todos los días, aunque con dificultad. Las precauciones tomadas eran tan rigurosas que estaba prohibido decir la misa en la capilla del palacio, porque las distancia entre ella y los apartamentos de Luis XVI y María Antonieta  se creía demasiado grande. Un rincón de la galería de Diana, se erigió un altar de madera, que llevaba un crucifijo de ébano y unos pocos vasos con flores se convirtieron en el único lugar donde el rey más cristiano, podía oír la misa.

Sin embargo, su fortaleza era admirable. La familia real soporto su cautiverio con dulzura admirable y resignación, se ocuparon menos de su propio destino por pensar en el bienestar de las personas comprometidas por el viaje a Varennes, que fueron encarceladas. Luis XVI en lugar de caer en recriminaciones contra los hombres y las cosas, ofreció sus humillaciones y sufrimientos a Dios. Él oro, leyó y medito junto a su libro de oraciones, su lectura favorita “la vida de Carlos I de Inglaterra”, ya sea porque busco, en el estudio de la historia, una manera de encontrar un escape a un final nefasto como el de aquel monarca, o debido a una analogía de los dolores y los desastres le dio una simpatía profunda y misterios entre el rey que había sido decapitado y el rey que pronto iba a tener el mismo destino”.

domingo, 28 de junio de 2015

EL DUQUE DE FITZ-JAMES ES NOMBRADO MARISCAL DE FRANCIA

En abril de 1775, la brigada comandada por el astuto barón de Besenval empuja a la reina para pedir el título de mariscal para el duque de Fitz-James. María Antonieta que estima a la duquesa, va a exponérselo al rey y este acepta. El ministro de guerra queda estupefacto: “que merito ha recibido el señor de Fitz-james!”. Luis XVI intenta volver sobre la promesa, pero la reina ha advertido ya al nuevo mariscal, esperando en la antesala para la presentación de sus gracias. No se puede retroceder.


El señor  Jacques-Charles, duque de Fitz-James (1743-1805), que estaba en parís, se apresuró a correr a Versalles, y se acercó al ministro de guerra, el conde de Muy para presentar sus acciones de gracias. El ministro escucha con sorpresa, y él –responde felicitarlo por haber sido nombrado mariscal de Francia, pero, al mismo tiempo es  la primera noticia que recibe-. Asombrado se dirige al rey diciéndole: “me entero que vuestra majestad ha nombrado al duque de Fitz-James mariscal de Francia; una eminente dignidad no se puede conceder porque de la antigüedad de servicio o acciones brillantes, y no creo que el señor Fitz-James ha citado ninguna de estas cualidades”.

-Luis XVI  escucho con atención- bueno, el señor de Fitz-James no será mariscal de Francia.

-el conde de Maurapeas, que durante su discurso se sintió avergonzado, al hablar de este asunto dijo: pero su majestad prometió.

-no importa, tengo que dar a conocer mi voluntad, dijo Luis XVI, y paso a otro asunto, la junta estaba asombrada. El señor de Fitz-James esperaba en la antesala, sin embargo, el tiempo paso y el rey no apareció. El consejo termino y los ministros se retiraron, entonces el duque se dirigió al conde  Maurapeas  para saber lo sucedido.

Pero el partido quería demostrar su influencia en la reina. Estimulada por su parte, accedió a apoyarlo y María Antonieta se dirige enfurecido al ministro para pedirle explicaciones:

-pero majestad –respondió amargamente el ministro- el nombramiento del duque era una injusticia manifiesta, muchos señores merecen algo mejor que él, y habría sido faltar a hombres estimables.

-darles lo que tienen derecho de exigir y nadie se quejara –respondió la reina- confió en el señor Fitz-James y doy mi consentimiento.

Pero María Antonieta no quedaría satisfecha, se dirigió al rey para hablar sobre este asunto y Luis XVI doblega su voluntad tan pronto como su mujer exige algo de él.

El rey confundido, declaro seguir con la promesa que ya antes le había hecho. El gran clamor alrededor de la reina cuando supieron el resultado de esta reunión, para calmar su derrota el rey mando llamar a otros siete hombres que no habían tenido rango alguno como el señor Fitz-James. Pero el público en parís se sorprendió de la influencia de la reina sobre su marido y el justificar el mérito de los otros elegidos. Se hicieron canciones satíricas sobre los nuevos mariscales y folletos impresos en comparación con los siete pecados capitales.


Finalmente el duque de Fitz-James recibió el bastón de mariscal de Francia, un triunfo tanto para él como la evidente influencia de la reina sobre el soberano de Francia. Los otros seis mariscales nombrados fueron el señor de Harcourt, de Dumuy, de Noailles, de Nicolay, de Mouchy y de Duras.

lunes, 15 de junio de 2015

EL COSTOSO PALACIO DE SAINT-CLOUD


La futura ampliación de su familia fue la motivación detrás del deseo de María Antonieta para adquirir una nueva propiedad en el otoño de 1784, saint-cloud, hasta entonces propiedad de la familia de Orleans, fue el palacio en cuestión. Con tres hijos, la Muette sería demasiado pequeña en el verano. Saint-cloud seria “una interesante adquisición para mis hijos y para mi”; ella también tenía que pensar en el futuro de los niños más pequeños, en comparación con las perspectivas a la espera del pequeño delfín deslumbrante. Además de ser una propiedad personal, todo esto parecía bastante razonable, al menos desde el punto de vista de la reina.

El precio de 6.000.000 libras fue alto, pero podría ser cubierto por otras ventas, como el castillo de la Trompette en burdeos. Naturalmente, el emperador José saludo con entusiasmo “esta nueva muestra de ternura” por parte del rey, ya que reforzaría la posición de su hermana.

El precio de 6.000.000 libras fue alto, pero podría ser cubierto por otras ventas, como el castillo de la Trompette en burdeos. Naturalmente, el emperador José saludo con entusiasmo “esta nueva muestra de ternura” por parte del rey, ya que reforzaría la posición de su hermana.

representación de St. Cloud atribuido a Jean-Baptiste Mallet. Este es un gouache que representa el parque de Saint-Cloud en 1782.
Lamentablemente hubo otros intereses en el trabajo más allá de la preocupación materna. La idea de adquirir saint-cloud como una propiedad personal fue probablemente la inspiración de la casa real nombrado en noviembre de 1783, el barón de Breteuil, que lo veían como “el anillo en el dedo de la reina”.

La brecha de manipulación de Breteuil en la venta de saint-cloud en contra de la contraloría de finanzas, el señor de Calonne, María Antonieta nunca le gusto este último, a pesar de ser parte del conjunto polignac. Su reacia negativa a la adquisición de saint-cloud estaba en la superficie  una repulsión predecible contra el gasto. Este palacio provoco una oleada de impopularidad con la decisión imprudente para ser una propiedad personal. No había ninguna tradición de este tipo de regalos a una reina consorte francesa y saint-cloud no era una “casa de placer” apartada como el trianon. Fue, de hecho, lo sufrientemente cerca de parís para que todos tomen nota del comando desconocido “por orden de la reina”. Hubo protestas en cartas patentes del regalo del rey fueron registradas en el parlamento de parís. Uno de los miembros de la cámara grito que era "políticamente incorrecto e inmoral un palacio perteneciente a la reina".

Cualquiera que fuera la hostilidad por la posesión, saint-cloud proporciono a María Antonieta con una nueva oportunidad de disfrutar su amor ardiente por la decoración de interiores, la reina mostro discernimiento en lo que ella escogió y comisiono. De hecho, el elegante espíritu de maría Antonieta es quizás mejor representado por esas exquisitas piezas de su mobiliario que sobreviven hoy para apreciarlas.

festin celebrado en los jardines del saint-cloud en 1786.
58 piezas era de madera con incrustaciones de laca y adornadas con bronce dorado, a menudo con motivos de flores o niños jugando. Los diseñadores, tales como el ebanista Jean Henri Riesener que hizo más de 700 piezas de la colección real en general. La reina tenía una debilidad por los muebles con dispositivos mecánicos, David Roentgen de Neuwied, diseño una hermosa mesa de escribir coronada por la figura realista de una señora tocando un pequeño cavicornio. Sillas doradas y cómodas marquetería con monturas de bronce dorado en el sabor más rico Luis XVI estaban siendo entregadas a Saint-Cloud derecho a los primeros días de la Revolución Francesa. En 1790, Saint-Cloud fue el escenario de la famosa entrevista entre María Antonieta y Mirabeau.

lunes, 8 de junio de 2015

EL TEATRO DE LA REINE!


María Antonieta tenía un gusto por el teatro, una de las pasiones de la alta sociedad francesa, como todos los adolescentes de su tiempo. La opera de Versalles era un teatro de corte donde se jugaron en ocasiones tragedias solemnes; por el contrario, el “teatro privado”, tal como existía en muchas casas de campo, fue más bien la intención de familiares y amigos, que le apostaron a la comedia intima. En abril de 1775, la reina ordeno la construcción de una galería en el gran trianon, un teatro temporal, con un vestíbulo, una sala semicircular. Pero la reina no estaba satisfecha con esta instalación y pidió a la primavera siguiente, la transferencia de chasis para el invernadero del petit trianon. El 23 de julio de 1776 dieron una presentación, a la que asistieron el rey, sus dos hermanos, la condesa de Provenza y las tres tías.

Pero esta breve instalación carecía de maquinaria o escenas que apresuradamente se erigían en el parque cuando era necesario. En 1777, María Antonieta dio la orden a Richard Mique para proponer un proyecto inspirado en la pequeña sala teatral del castillo de Choisy construido por Gabriel y fue rápidamente adoptado; el trabajo comenzó en junio de 1778. Se utilizo el sitio de un antiguo invernadero del jardín botánico de Luis XV, a pocos metros al este de la casa de las fieras. Destinado a ser oculto por los tilos y los setos del jardín ingles y el jardín alpino, la construcción de si mismo con un volumen rectangular sencilla montada en piedra de molino sin ninguna decoración exterior, con tejado de pizarra.

Sin embargo la entrada fue enmarcada por dos columnas jónicas que llevan un frontón triangular decorado con Tímpano, un genio de Apolo. El callejón se había erigido un marco enrejado cubierto de lino crudo, que conecta el teatro con el castillo, para protegerse de la intemperie y sobre todo del sol, y mantener su “complexión de sencillez”.

Anteriormente el escultor Jose Deschamps, propuso integrar en el frontón los atributos de los cuatro poemas liricos, heroicos, trágicos y cómicos. Pero ellos prefirieron un niño coronado por un laurel y la celebración de una lira, que se esculpió en piedra conflans. Los emblemas de la comedia y la tragedia, sin embargo, se añaden a los dos lados.


El interior, en cambio, estaba ricamente decorado, al menos en apariencia, porque las esculturas fueron hechas en cartón y yeso con líneas en alambre y pinturas en trampantojo. De hecho la reina había prometido que el gasto seria mínimo y el rey no había dudado en utilizar su casete personal, probablemente con el fin de contribuir a los gastos en cortinas y muebles de madera. La construcción costó 141.200 libras. El telón del proscenio, único lujo decorativo, de color azul con flecos de oro. El maquinista Pierre Boullet fue el encargado de la maquinaria del escenario.

La primera actuación se dio en el escenario del teatro de la reina el 1 de junio de 1780 y la inauguración solemne tuvo lugar el 1 de agosto del año siguiente.

La entrada del teatro es a través de un portal de medio punto que da opuesto en dos habitaciones contiguas, y a la derecha, a los pisos superiores. La primera habitación, la chimenea, octagonal, se abre el auditorio por una cerradura de doble puerta equipada y decorada con relieves que representan a las musas, obra de Deschamps.


La habitación, oval, se cuelga con moaré y terciopelo azul, así como los apoyos y los asientos. Originalmente, la iluminación de la rampa está asegurada por medio de ochenta velas reflejadas por un cobre plateado. Durante las actuaciones, la sala toma su iluminación, equivalente tradicionalmente la de la escena, muchas lámparas de aceite dispuestas en cajas de estaño en las cornisas.

El foso de la orquesta puede sostener unos cuarenta músicos y la sala es de unos doscientos asientos. El balcón es apoyado por las consolas conformadas en piel de león y la segunda galería está decorada con un friso de acanto.

El techo pintado original de Jean-Jacques Lagrenée representa a Apolo en las nubes acompañado por gracias y musas, en torno al cual el aleteo de cupidos sosteniendo antorchas.


El teatro está lleno de esculturas, como hemos dicho por razones de economía hechas de cartón, sazonadas con medallas de oro amarillo y verde.los paneles están pintados a imitación de mármol blanco veteado. Se perfora el arco con niños sosteniendo guirnaldas de flores y frutas. En cada esquina una escultura de dos mujeres que sostienen un candelabro con un elegante gesto y llevan un gran cono cubierto con soles, rosas, lirios y las llamas de las velas. El telón, de color azul, con el apoyo de dos bustos de mujeres. El arco frontal incluye dos bueyes y entre ellos, el emblema de la reina sostenido por dos musas.


Se adjunta a la fachada occidental del teatro, un pequeño edificio de una sola planta para albergar a los músicos y artistas detrás del escenario. Por encima del vestíbulo un pequeño apartamento de Richard Mique. Presentado por María Antonieta, fue el arquitecto de honor y una muestra de su indudable talento y sobre todo, un testimonio de su docilidad a los caprichos de la reina.

domingo, 24 de mayo de 2015

MARIE ANTOINETTE VISITA LE TEMPLE AU DIEU PAN!


Desierto de Retz fue creado entre 1774 y 1789 por Mr. Root Monville en 13 hectáreas en la localidad de Saint-Jacques de Roye (o de Retz) y su iglesia, todo en ruinas.Como y cuando el campo se amplía a cuarenta hectáreas. El nombre de desierto de Retz se explica fácilmente, en ese momento el desierto significa un lugar de descanso y aislamiento en los suburbios de París, Retz es una derivación DE Rey, roye ... porque el bosque de Marly el Rey está en el borde del desierto.el Trabajo revolucionaria para su época, el desierto tenía diferentes fábricas de manufactura (+ decoraciones / especies raras) que sugieren al bienestar visitantes, esplendor, pero la tranquilidad también el miedo, el origen del hombre ...

El templo al dios Pan
Si permanece hoy como la fachada, el templo al dios Pan antiguamente consistía en una sala con una columnata semicircular, que proporciona acceso a una sala de descanso y un pequeño armario donde M. de Monville llegó a tocar el arpa.


El dios Pan en la mitología griega es una deidad de la naturaleza, protector de los pastores y rebaños.Era tan feo al nacer con sus cuernos y patas de cabra, su madre lo abandonó. Hermes le trajo en el Olimpo envuelto en una piel de conejo en la que se río de todos los dioses, especialmente Dionisio. Guardó los Titanes contra los dioses en guerra con su formidable voz amplificada por caracolas que había descubierto en la orilla. Como todos los dioses selváticos disfrutaba asustando a los viajeros que vagaban por el bosque. A menudo aterrorizados por sus repentinas apariciones en la expresión de pánico.El cristianismo se inspiró en el aspecto y el carácter agrio de este dios muy popular, y menospreció al proporcionar los atributos del demonio para luchar contra el paganismo y otra tradición religiosa que se resistió a su implementación.


Dispuesta a proporcionar a su jardín nuevas cosas, la reina Marie antoinette visito Désert de Retz el 5 de agosto de 1781, recorrió las instalaciones, en el momento de ver el templo al dios Pan quedo maravillada exclamando : « que hermoso es ! que hermoso, es un templo al amor ! »