domingo, 31 de agosto de 2014

“decidió sentarse en el pabellón unos minutos para que la pequeña Marie theresa pudiera descansar. En la primavera las bancales estaban llenas de jacintos azules, flores muy apreciadas por la reina, así como los narcisos y tulipanes. En octubre, la mayoría de las flores del verano se habían marchitado. Solo las caléndulas, geranios, áster y crisantemos se mantenían por su propia cuanta, dando una tonalidad de cobre a aquel palacete querido”

-trianon - María Elena Vidal - 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario