domingo, 21 de diciembre de 2014

LA EPIDEMIA DE SARAMPIÓN (1776)

el conde de artois
En la primavera de 1776, el sarampión se esparció por todo Versalles. La corte renuncio al viaje a Compiegne. La epidemia afecto pronto al el conde Artois y al conde de Provenza, lo que contribuyo en gran medida a la relativa calma de la corte en Marly por temor al contagio.

María Antonieta recogió al pequeño duque de Angulema y lo instalo en su casa en trianon. “este acto de bondad –escribió la emperatriz- el cuidado que mi hija ha demostrado para su sobrino, el duque de Angulema, en el petit trianon…. Estoy segura de que en ocasiones esta naturaleza, nunca dejara los impulsos de su buen corazón”.

La reina paso días tranquilos en los jardines de Marly rodeada de unos pocos amigos íntimos. Madame de Polignac, el barón de Besenval, el duque de Coigny y el duque de Guines estuvieron entre los elegidos. María Antonieta esperaba la presencia de su intima amiga la princesa de Lamballe pero también sufrió de sarampión mientras se encontraba en Plombiéres. La reina se vio afectada por la noticia y profundamente preocupada por la salud de la princesa.

“mi queridísima madre –escribe el 14 de julio 1776- el conde Artois fue el más aterrador caso de sarampión en primer lugar, tenía una tos tan violenta y continuo escupiendo sangre, pero se recupero por completo. El sarampión del conde de Provenza estaba más débil y no tiene ningún preocupante síntoma, a pesar de todo, no estaba tan bien restaurado como el conde Artois… de momento nos mantenemos en Marly, no solo durante el sarampión de mis hermanos y su recuperación, pero también hasta estar totalmente libre Versalles, donde había habido muchos contagiados por esta epidemia. La medicina y el régimen del rey, se ha conservado y su salud es muy buena”.

María Antonieta está preocupada por la salud de su amiga como la de su hermano. En honor a ellos, sin embargo, ella organizo una fiesta encantadora en la finca del trianon para celebrar su recuperación. La familia real tuvo una esplendida cena en el pequeño castillo. El jardín estaba iluminado y la noche termino con un pequeño espectáculo en el que los versos se cantaban en la recuperación exitosa de la princesa de Lamballe.

lunes, 17 de noviembre de 2014

LA ARCHIDUQUESA LUISA COMO MARIE ANTOINETTE

“me parece que, en ciertas crisis en nuestras vidas, estamos incautos por las fuerzas anormales, dormida en nosotros los poderes que causan trastornos neuróticos transitorios, bajo cuya influencia somos acciones espontaneas, tienen consecuencias para toda la vida”


Luisa nació el 2 de septiembre de 1870 en Salzburgo, hija del último gran duque de Toscana, Fernando IV y la princesa Alix de Borbón-Parma. Su nombre completo con titulo fue Luisa Antonieta María Theresa Josepha Leopoldine Caroline Ferdinande Alice Ernestine, Princesa imperial y archiduquesa de Austria, princesa real de Hungría y de bohemia, princesa de toscana.

“el día que se despidieron nuestras enfermeras, también se despidieron las cosas de niños, fuimos entregados a los tutores e institutrices para ser moldeados en los patrones de conducta mas aprobados. Se suponía que no podíamos cuestionar nada, sino se limita a convertirnos en autómatas inteligentes…
Siempre era la misma; nosotros no fuimos educados para nosotros mismos, sino que se limita a vivir a los ojos del mundo, nuestras jóvenes vidas se sacrificaron a la posición y no debía poseer cualquier individualidad o mostrar ninguna emoción”.


Ya para los 17 años de edad, la princesa se mantuvo en el mirador para concertar un matrimonio con Pedro de Saxe-Coburgo (hijo del emperador del Brasil), ya que el príncipe Fernando del Bulgaria no hallo gracia ante los ojos de la princesa mimada. En el verano de 1887 se reunió en Schloss Pillnitz con el príncipe Federico Augusto Von Sachsen, hijo del príncipe George, rey de Sajonia en 1902. El 21 de noviembre de 1891 la pareja se caso en Viena, pero Luisa no podía soportar con la estricta etiqueta de la corte y la mala relación con la familia de su marido.

Además siempre estuvo opuesta al ministro del interior del rey, Jorge Von Metzsch-Reichenbach, por lo que su vida se vio envuelta por intrigas palaciegas en la corte. Rumores circularon que ella tuvo un romance con un dentista llamado O´brian y el profesor de idiomas de sus hijos, André Girón. Cuando en un momento de desesperación ella envió un último telegrama, este fue interceptado por la policía secreta y resulto que ella realmente había comenzado un romance con el belga Girón. Este amante se describió como delgado de pelo negro con un pequeño bigote oscuro. Era un hombre lleno de vida, con buenos modales y un buen gusto para la ropa.

Cuando ella estaba embarazada de su séptimo hijo, se fue con sus dos criadas Sidone y María Beeger, ambas hijas del arquitecto de la corte real Eduard Beeger, el 9 de diciembre de 1902 de Dresden hacia el lago de Ginebra. En la corte de Sajonia cree que este viaje sirva para su recuperación, pero en realidad se reunió con su hermano Ferdinand Leopold Salvator. Este había sido separado de la casa imperial por tener una relación seria con una prostituta por lo que le fueron quitados todos sus títulos y dignidades. El motivo era preparar el escape de Luisa, tres días mas starde, los hermanos fueron a Ginebra, mientras tanto, André Girón estaba en Bruselas. Pero un par de días después los hermanos fueron identificados.


Este fue el primer escándalo de la nobleza alemana en el siglo XX sobre todo porque la corte real de Sajonia era severamente católica. Luisa fue despojada de todos los títulos imperiales, además de que todos sus hijos fueron alejados de su lado para ser educados exclusivamente en la corte de Sajonia.

“tiene, por tanto, de ahora en adelante, no utilizar el titulo de una princesa imperial y archiduquesa de Austria, siendo una princesa real de Hungría y de bohemia. Ya no poseerá el escudo de armas ancestral con emblemas de una archiduquesa, ya no merece el título de alteza imperial y real… todos los derechos futuros para honrar los ando a la basura” (el emperador Francisco José, en una carta el 20 de enero de 1903 en la suspensión de Luisa).

El 4 de mayo de 1903 nació Anna Monika Pía en Lindau, el director de la corte de Sajonia envió a un médico para inspeccionar a la princesa, el color brillante de los ojos y el pelo y su apariencia se estableció que el padre si era el príncipe heredero Federico Augusto. El rey George murió el 15 de octubre de 1904. Federico Augusto III ahora rey prometió a su padre no dejar volver a Luisa a la corte y divorciarse de ella. Pocas veces pudo ver a sus hijos, ya que los ministros de su marido se los prohibía, se le permitió verlos en una reunión privada en una embajada sajona.


Nota en pie de foto: “mi mismo vestido de lujo como Marie Antoinette”. De los Habsburgo tenía el legado de la independencia absoluta de pensamiento y acción, que siempre ha sido tan extraño en miembros de una casa imperial escondida por la etiqueta y la tradición. La mayoría de nosotros los Habsburgo tienen gustos artísticos, la mayoría de nosotros poseemos el deseo de vivir la vida sobre líneas grandes y nobles, pero también la torcedura mental que ha llevado a algunos al suicidio, el destierro y modestia. Creo que poseo la fuerza de voluntad de María Theresa y el coraje en problemas de Marie Antoniette. Al igual que ella, he experimentado la calumnia, despedidas amargas y soledad absoluta. Pero da como resultado formar un carácter verdadero".

la archiduquesa Luise von Österreich-Toskana como la reina marie antoinette. memorias "mi propia historia"

lunes, 3 de noviembre de 2014

LA TORRE DE MARLBOROUGH


En 1783 el nacimiento del Delfín Luis José origino una gran festividad en toda Francia. Madame de Poitrine encargada de dar pecho al nuevo Delfín, hizo popular una de sus canciones de cuna, la famosa “mambrú se fue a la guerra”. La reina tarareo la melodía que pronto se hizo popular. María Antonieta conmemoro esta muestra de gratitud ordenando construir una torre llamada Marlborough. Pero ¿de dónde salió esta canción? ¿Quién era Marlborough? ¿Por qué se hizo tan popular?

La melodía surgió como una manera de los franceses burlarse de su enemigo, John Churchill, primer duque de Marlborough. A pesar de que la canción sugiere que el duque murió, en realidad este fue herido en la batalla de Malplaquet el 11 de septiembre de 1709.


La canción conocida desde 1781 por Beaumarchais quien la había incluido en su obra “las bodas de fígaro”. Tras la prohibición del rey, para alentar a la opinión pública, el autor la hizo circular por los salones de la aristocracia francesa. La enfermera del Delfín quien la había aprendido en su pueblo natal, un día la canto frente a la reina, está llena de curiosidad por aprenderla la acompaño junto al clavicordio, además de encantarle al pequeño niño.

“en una circunstancia extraña – dicen las memorias secretas- un don nadie del tribunal la hizo popular. La señora de pecho, la enfermera del Delfín, la había aprendido en su pueblo, y un día la tarareo, el rey y la reina vinieron sobre ella para oírla, se divirtieron, quería aprenderla, y los cortesanos no dejaron de imitar a sus amos, todos la repitieron en la Muette…”.

La moda era enorme y muchos objetos fueron decorados con ilustraciones de este tema. Había bandas, tocados, chalecos y sombreros al estilo Marlborough. Pronto se extendió a parís donde se cantaba la canción por todas partes como una expresión de alegría por tener un Delfín. Para conmemorar la exaltación nacional, María Antonieta ordeno la construcción de una pequeña torre en los jardines del trianon para que más adelante el pequeño Delfín jugara en ella.


La torre de Marlborough, construido con un aspecto de un faro vagamente medieval, inicialmente llamada la “torre de pesca”. De los tres pisos de la torre, solo la base hexagonal es piedra Vergelé para garantizar su durabilidad. Cerca de su base se establece el falso granero, a través del cual se colocó originalmente un pasó rápidamente demolido, lo que lleva al lago. La torre se utiliza para el almacenamiento en sus bases, las herramientas y los barcos de pesca. Un estrecho pasillo se puede tomar de la lechería a la sala circular. La escalera es de roble macizo adornada con Alhelíes y Geranios en sus pasamanos. Durante su construcción en 1784, también se hizo una pesquería rectangular. Pero después de menos de un año de trabajo, fue demolido para dar paso a la industria láctea.


Para nosotros es muy conocida la canción aunque un poco reformada a través de los tiempos. Existen también versiones en otros idiomas. La inglesa, ha dado lugar a la canción del mismo nombre, conocida en España como Es un muchacho excelente y en Argentina, Chile, México, Paraguay, Colombia, Perú y Uruguay (entre otros países de Latinoamérica) como Porque es un buen compañero. Les doy un pequeño pedazo para que se acuerden:

Mambrú se fue a la guerra,
qué dolor, qué dolor, qué pena,
Mambrú se fue a la guerra,
no sé cuándo vendrá.
ah ah ah ah ah ah ah,
no sé cuándo vendrá
.

domingo, 5 de octubre de 2014

"LES AMOURS DE CHARLOT ET TOINETTE"


Una reina joven y fragante,
Augusto, cuyo marido era un hijo de puta muy pobre,
Fue, en ocasiones, una mujer muy conservadora,
La desviación de su dolor,
Mediante el aprovechamiento de la pequeña industria
En un espíritu cansado de esperar y un mal atornillado en contra.

En un dulce sueño
Su cuerpo compacto muy pequeño, desnudo,
A veces en la llanura suave de una pastora,
Con un dedo, el portero del amor
Busca la relajación de las restricciones de los días de noche;
Y quemaron incienso al dios de Citera:
A veces, morir de aburrimiento en medio de un hermoso día,
Se removió en la cama sola:
Sus pezones palpitantes, sus hermosos ojos y la boca,
Suavemente jadeando, medio abierta,
Parecía una hija de puta orgullosa de invitar al desafío.

En sus actitudes lascivas,
Antoinette le hubiera gustado
No permanecer en los preludios,
Y Luis tuvo la mejor maldita;
Pero, ¿qué puede uno decir?
Sabemos que el señor de los pobre,
Tres o cuatro veces condenado a la opción segura,
Para una completa impotencia
Que no satisface a antoinette.

Convencidos de esta desgracia,
Considerando la horma de su zapato
¿No es más grande que una paja?
Eso sigue siendo suave y torcido,
Ha vivido en el bolsillo,
En el lugar de mierda que ha hecho.

D’artois sensación de una día de gracia triunfante,
De esperma y deseo de renacimiento
Llego a los pies de la esperanza de la reina y tiembla;
A menudo pierde su voz que quiere hablar con él,
Presiona sus hermosas manos con una mano que acaricia,
A veces las hojas brillan con su linterna hacia adelante,
Muestra un poco de problemas, le da su vez,
Por último, por favor, antoinette fue el trabajo de una día:
Los príncipes y reyes pronto son de amor.

En una alcoba de oro artísticamente bello
La cual no era oscura y no muy iluminada,
Ternero en un sofá de terciopelo rayado,
La belleza de augusto de los encantos que recibe.

El príncipe tiende su polla a la diosa:
Delicioso momento de esperma y de ternura!
El corazón se ganó, el amor y la modestia
Pintar la belleza de un rojo precioso;
Pero la decencia se va, y solo el amor sigue siendo:
La reina se defiende débilmente, ella llora.

Los ojos soberbios… deslumbrados, encantados
Impulsados por un buen fuego, deambulan por estas bellezas:
¡A! Que no afectaron a un idolatra.

Bajo un cuello bien torneado, que no avergüenza a la de alabastro
Son dos bonitos pezones, se separaron
Latidos suavemente redondeados por el amor:
Cada uno de ellos representa una pequeña rosa.

Pezón con encanto que nunca descansa,
Parece que te invita a apretar la mano,
La mirada se fija en ti, darte un beso en la boca.

Antoinette es divina y todo los que es encantador en él:
El dulce placer que ella le coge la mano,
Sin embargo parece dar una nueva gracia:
Cubierta de placer, el amor es un gran agujero.

D’artois sabe que por el corazón y la folla por todas partes,
Su composición es perfecta, su corazón un horno;
Besa sus hermosos brazos, su coño muy bonito
Y a veces las nalgas y, a veces un alfiler:
Suavemente abofetea su regordete glúteo,
El muslo, el abdomen, el ombligo, el centro
De todo lo bueno;
El príncipe se folla en toda su dulce locura;
Y sin darse cuenta se ve como un canalla,
Mientras se transporta en su ardor extremo,
Él quiere ir derecho al punto de la amistad.

Antoinette pretende evitar lo que a ella le gusta,
El miedo de la sorpresa, se presta solo la mitad:
D’artois aprovecha el momento, y derrota a antoinette
Por ultimo considera que es dulce que se la follen así.

Si bien muy caro encanta el entrelazado
Carlos apretando, le ruego por la misericordia,
Palpita antoinette, y ya en los ojos
Se pintan los placeres de los dioses:
Llegan a la felicidad, pero el hechizo es un traidor,
Suena el timbre… una página de alerta
Demasiado dispuesto a obedecer, perturbado
Por entrar en…
Abrir y ver… ver todo y se van, fue la obra de un momento.

Asombrado por su desgracia,
D’artois… había dejado el lugar
Ella suspiro,
Miro hacia abajo, ruborizada,
Sin pronunciar una palabra:
Por otro beso consola al príncipe
“olvídalo, querida reina, olvídate de esta desgracia,
Esta advertencia me molesto demasiado,
Un retraso de nuestra felicidad,
Da vigor más placer
Además reparare está perdida”.

El amor es llorar su ruptura,
La reina está enojada, ella pronuncia sollozos,
Lugo cae como un peso pesado
Las capturas en una ficha,
Mudos testigos de su desgracia.

El evento cesa, y rompe su bonito cuerpo
El obstáculo de sus fuegos… se trata de la cinta maldita
La campana, el glande,
Fuentes malditas, envenenado,
Los accidentes del día
Entre dos cojines se tomó…

Nuestros amantes celebran el amor
Dos o tres buenos tiempos, antes del final del día:
Y los dos se hundieron en el seno de la felicidad
Parecen disfrutar de sus instalaciones precisos.

domingo, 7 de septiembre de 2014

LA FARSA DEL BOSQUECILLO DE VENUS


En abril de 1784 comienza la De la Motte a dejar caer de cuando en cuando una pequeña observación acerca de lo tiernamente que confía en ella su «querida amiga» la reina; cada vez más llena de fantasía, inventa episodios que suscitan en el sencillo cardenal la idea de que aquella linda mujercita podría ser una ideal intercesora para él cerca de la reina. Cierto que le afecta mucho, acaba por confesar francamente, el que desde hace años Su Majestad no le honre ni con una mirada, cuando para él no habría mayor dicha que la de que le fuera dado servirla respetuosamente. ¡Ay! ¡Si hubiese alguien que hiciera conocer a la reina sus verdaderos sentimientos! Compasiva y emocionada, promete la «íntima amiga» hablarle en su favor a María Antonieta; y de qué peso, con asombro de Rohan, tiene que ser la intervención de la De la Motte, ya que en mayo le anuncia que la reina ha cambiado de opinión y próximamente dará al cardenal una discreta muestra de su transformado pensamiento; claro que nada público todavía; durante la próxima recepción de la corte le hará de un modo determinado cierto saludo secreto. Cuando se desea crear alguna cosa es grato creerla; cuando se desea su vista, también se llega a verla fácilmente. En efecto, el buen cardenal, en la siguiente recepción, cree observar cierta nuance en la inclinación de cabeza de la reina y le paga muy buenos ducados a la tierna mediadora. 

Mas para la De la Motte falta aún mucho para que el filón de oro rinda con la debida abundancia. Para meterse aún con mayor seguridad al cardenal en el bolsillo hay que mostrarle cualquier prueba escrita del regio favor. ¿No estarían bien unas cartas? ¿Para qué tendría, si no, la De la Motte un secretario sin escrúpulos en su casa y en su lecho? En efecto, Rétaux escribe sin vacilar unas cartas de la propia mano de María Antonieta a su amiga la Valois. Y ya que el bobalicón las admira como auténticas, ¿por qué no seguir avanzando por este lucrativo camino? ¿Por qué no simular al momento una correspondencia secreta entre Rohan y la reina, a fin de poder llegar más hasta el fondo de la caja del primero? Por consejo de madame De la Motte redacta el deslumbrado cardenal una detallada justificación de su anterior conducta, la corrige durante días enteros y entrega por fin el escrito, puesto en limpio, a aquella mujer impagable en el más auténtico sentido del vocablo. Y he aquí... Realmente, ¿no es una hechicera esta madame De la Motte y la más íntima amiga de la reina? De aquí que, pocos días más tarde, le trae ya una cartita, en un blanco plieguecillo afiligranado, con dorados bordes y la flor de lis francesa en un ángulo.

La hasta entonces inaccesible y esquiva, la orgullosa reina de la Casa de los Habsburgo le escribe al otro tiempo menospreciado cardenal: «Me alegro mucho de no tener que considerarte a usted ya como culpable; todavía no puedo conceder a usted la audiencia que desea. Tan pronto como las circunstancias lo permitan se lo comunicaré. Sea usted discreto». El embaucado apenas es capaz de dominar su alegría; por consejo de la De la Motte da las gracias a la reina; recibe de nuevo cartas y de nuevo las escribe, y cuanto más se le llena el corazón de orgullo y anhelo ante la idea de estar en tan alto favor con María Antonieta, tanto más le aligera los bolsillos la De la Motte. El temerario juego se halla en pleno curso.

Sólo es lástima que no haya medio de que un importante personaje se muestre dispuesto a desempeñar su papel en la comedia: precisamente la protagonista, la reina. Mas no es posible continuar largo tiempo esta peligrosa partida sin introducirla en la acción, pues no se puede embaucar ni aun a la persona más fácilmente crédula haciéndole figurar eternamente que la reina le ha saludado, si ella, en realidad, aparta con toda tiesura la mirada de aquel hombre execrado y jamás le dirige la palabra. Cada vez se hace mayor el peligro de que el pobre bobalicón descubra por fin el pastel.

Por cuanto hay que inventar una jugada de ajedrez muy usada. Como naturalmente está descontado que jamás la reina le dirigirá la palabra al cardenal, ¿no bastará hacer creer a aquel majadero que ha hablado con la reina? ¿Qué ocurriría si, aprovechando el momento favorable para todas las trapacerías, la oscuridad de la noche, y un lugar propicio en cualquier sombrío paseo del parque de Versalles, se llevara a Rohan, en lugar de la reina, una figuranta a quien se hubiera enseñado a decir algunas palabras? De noche todos los gatos son pardos, y, en su excitación y atontamiento, el buen cardenal se dejaría burlar con la misma facilidad que con las paparruchas de Cagliostro y las camas de cantos dorados escritas por mano de su ignaro secretario.


Pero ¿dónde encontrar a toda prisa una figuranta, un «doble», como se dice hoy en el lenguaje del cine? Sólo allí donde unas muy amables damas y damiselas, de todas clases y tamaños, esbeltas y metidas en carnes, flacas y gordas, rubias y morenas, se pasean a todas horas con un fin comercial: en el jardín del Palais Royal, el paraíso de la prostitución de París. El «conde» de la Motte toma a su cargo la espinosa comisión: no necesita mucho tiempo y ya ha hecho el descubrimiento de una sustituta de la reina, una joven dama llamada Nicole -que más tarde llevará el nombre de baronesa de Oliva-, modista en apariencia, pero en realidad más ocupada del servicio de los caballeros que de una clientela de señoras. No cuesta mucho trabajo convencerla para que represente su fácil papel, pues -según explica la señora De la Motte delante de sus jueces- «era muy tonta».

El 11 de agosto llevan a Versalles a la condescendiente esclava del amor a una vivienda precisamente alquilada para ello: por su propia mano, la condesa de Valois la viste con un traje de muselina con lunares blancos, copiado exactamente de aquel que lleva la reina en el retrato de madame Vigée-Lebrun. Le plantan además un sombrero de alas anchas, que dé sombra al semblante, sobre los cabellos cuidadosamente empolvados; y entonces, adelante, viva y descaradamente, por el nocturno parque sombrío, con la pequeña que se asusta con facilidad y que deber representar, durante diez minutos, a la reina de Francia delante del gran limosnero del rey. La más temeraria bellaquería de todos los siglos está en marcha.

 
Muy calladamente se desliza la pareja, con su seudo reina disfrazada, por la terraza de Versalles. El cielo los protege, como siempre a los trapaceros, y derrama una oscuridad sin luna sobre los jardines. Bajan hacia el bosquecillo de Venus, espesamente cubierto de abetos, cedros y pinos, donde de cada figura apenas es posible distinguir otra cosa que la silueta; es un lugar maravillosamente apropiado, por tanto, para los juegos de amor, y más aún para esta fantástica comedia de engaños. La pobre golfilla comienza a temblar.


¿En qué aventura se ha dejado meter por una gente desconocida? Lo mejor para ella sería escaparse. Llena de miedo, tiene en sus manos la rosa y la esquela que, según lo prescrito, debe entregar a un distinguido señor que se acercará a hablarle. Crujen ya las arenas del paseo. Surge de las sombras la silueta de un hombre; es Rétaux, el secretario, que, fingiéndose servidor real, conduce a Rohan. De repente, la Nicole se siente enérgicamente impulsada hacia delante; como tragados por la oscuridad desaparecen de su lado los dos rufianes. Se queda sola, o más bien ya no lo está, porque, alto y esbelto, con el sombrero muy calado sobre la frente, un desconocido viene ahora a su encuentro: es el cardenal. 

Pero ¡de qué modo tan raro se conduce este hombre extraño! Se inclina respetuosamente hasta el suelo y le besa a la moza la orla del vestido. Ahora debería la Nicole tenderle la rosa y la carta que tiene preparadas. Pero, en su aturdimiento, deja caer la rosa y se olvida de la carta. Sólo balbucea, con voz ahogada, las escasas palabras que trabajosamente le han metido en la cabeza: «puede usted confiar en que todo lo anterior está olvidado». Y estas palabras parecen encantar desmedidamente al desconocido caballero; una y otra vez se inclina ante ella y tartamudea, con manifiesto embeleso, las más sumisas y respetuosas gracias, sin que la pobre modistilla sepa por qué. Sólo tiene miedo, un miedo mortal, de tener que decir algo y con ello traicionarse. Pero, gracias a Dios, rechina otra vez la arena bajo unos pasos precipitados, y alguien dice en voz baja y agitada: «¡Pronto, pronto, venid! Madame y el conde Artois están muy próximas».


La llamada hace su efecto; se espanta el cardenal y se aleja precipitadamente, acompañado por la De la Motte, mientras que el noble esposo conduce a la pequeña Nicole: con corazón palpitante, se desliza la seudo reina de esta comedia a lo largo del palacio, en el cual, detrás de las ventanas sumidas en las tinieblas, la verdadera reina duerme sin sospechas. 

La farsa aristofánica ha triunfado gloriosamente. El pobre imbécil del cardenal ha recibido un golpe en el cráneo que le arrebata por completo todos los sentidos. Hasta entonces había habido que volver a cada momento a cloroformizar su desconfianza; el pretendido saludo era sólo una semi prueba, lo mismo que las cartas; pero ahora que el burlado cree haber hablado en propia persona con la reina y haber oído de su boca que lo perdona, cada palabra de la condesa de la Motte va a ser para él más verdadera que el Evangelio. Ahora, llevados sus andares por la condesa, marcha por donde ella quiere. Esta noche no hay un hombre más feliz que él en toda Francia. Rohan se ve ya primer ministro gracias a las mercedes de la reina.

Algunos días más tarde, la De la Motte le anuncia ya al cardenal otro testimonio del favor de la reina. Su Majestad -bien conoce Rohan su generoso corazón- tiene el deseo de hacer entregar cincuenta mil libras a una familia noble caída en la miseria, pero por el momento se ve impedida a pagarlas. ¿No querría el cardenal tomar a su cargo este caritativo servicio? Rohan, dichosísimo, no se asombra ni por un instante de que la reina, a pesar de sus gigantescos ingresos, se encuentre mal de fondos. Todo París sabe, por lo demás, que siempre está metida en deudas. Al instante el cardenal hace llamar a un judío y dos días después las monedas de oro tintinean sobre la mesa de los De la Motte. Por fin tienen éstos ahora en sus manos los hilos para hacer bailar a su gusto al fantoche. Tres meses más tarde tiran de ellos aún con mayor fuerza: otra vez desea dinero la reina, y Rohan empeña, diligente, muebles y objetos de plata, sólo para agradar más pronto y ricamente a su protectora.

Ahora vienen unos tiempos celestiales para el conde y la condesa de la Motte. El cardenal está lejos, en Alsacia, pero sus dineros suenan alegremente en los bolsillos de la pareja. Ahora no necesitan tener ya ninguna preocupación; han encontrado un tonto que paga. Le escribirán de cuando en cuando una carta en nombre de la reina y el cardenal destilará nuevos ducados. Entre tanto, ¡a vivir magníficamente al día y con toda clase de goces y no pensar en mañana! No sólo los soberanos, los príncipes, los cardenales, son irreflexivos en estos tiempos livianos, sino que lo son también los bellacos. Se apresuran a comprar una casa de campo en Bar-sur-Aube, con magnífico jardín y dilatada labranza; comen en vajilla de plata, beben en copas de cristal centelleante; se juega y se oye música en este noble palacio; la mejor sociedad se disputa el honor de poder tratarse con la condesa de Valois de la Motte. ¡Qué hermoso es el mundo donde se dan tales pazguatos! Quien al jugar ha sacado por tres veces la carta más alta, no vacilará en atreverse a realizar, también por cuarta vez, la más audaz jugada.

domingo, 31 de agosto de 2014

“decidió sentarse en el pabellón unos minutos para que la pequeña Marie theresa pudiera descansar. En la primavera las bancales estaban llenas de jacintos azules, flores muy apreciadas por la reina, así como los narcisos y tulipanes. En octubre, la mayoría de las flores del verano se habían marchitado. Solo las caléndulas, geranios, áster y crisantemos se mantenían por su propia cuanta, dando una tonalidad de cobre a aquel palacete querido”

-trianon - María Elena Vidal - 2000

domingo, 24 de agosto de 2014

EL ESCANDALO DEL "MATRIMONIO DE LE FIGARO"

Las primeras semanas de agosto de 1785 encuentran a la reina extraordinariamente ocupada, pero no porque la situación política se haya hecho especialmente dificultosa y el levantamiento de los Países Bajos someta a la más peligrosa prueba a la alianza franco-austríaca; como siempre, a María Antonieta sigue pareciéndole más importante su teatro rococó en Trianón que la dramática escena del mundo. Su desacostumbrada excitación procede exclusivamente, esta vez, de una nueva primera representación. Están impacientes ella y sus amigos por ejecutar en el teatro del palacio El barbero de Sevilla, la comedia del señor de Beaumarchais. Y ¡qué selecto reparto viene a dignificar los profanos papeles! El conde de Artois, en su propia altísima persona, debe encamar a Fígaro; Vaudreuil, al conde, y la reina, a la alegre Rosina.


¿El señor de Beaumarchais? ¿No será acaso aquel mismo señor Caron, bien conocido de la Policía, que hace diez años fingió descubrir y llegó a presentarle a la amargada emperatriz María Teresa aquel infame folleto que proclamaba altamente ante el mundo entero la impotencia de Luis XVI, el cual, en realidad, había sido escrito por él mismo? ¿Aquel a quien la madre de la reina ha llamado fripon y tunante, y Luis XVI de loco? ¿El mismo que en Viena ha sido encarcelado, por mandato imperial, como manifiesto estafador y que en la prisión de Saint-Lazare ha recibido, a su ingreso, el entonces usual tratamiento de azotes? Sí, precisamente el mismo. Tan pronto como se trata de su placer, María Antonieta tiene una memoria espantosamente corta, y Kaunitz, en Viena, no exagera nada cuando dice que sus locuras no hacen más que crecer y embellecerse. Pues no es sólo que este infatigable y, al mismo tiempo, genial aventurero haya escarnecido a la reina a irritado a la emperatriz, su madre, sino que, además, el nombre de este autor de comedias va unido a la más espantosa burla que jamás se haya hecho a la autoridad real.

La historia de la literatura, lo mismo que la Historia Universal, recuerdan todavía, al cabo de ciento cincuenta años, aquella lamentable derrota infligida a un rey por un poeta; sólo la propia esposa, pasados cuatro años, la ha olvidado ya por completo. En 1781, la censura, con prudente olfato, había adivinado que la nueva comedia de este poeta, Le Maríage de Figaro , olía peligrosamente a pólvora y que, inflamado en una velada el ardiente humor de un público dispuesto a armar escándalo, podía hacer saltar por los aires todo el antiguo régimen; “Las Bodas de Fígaro” tiene en su epicentro dos de los temas más populares de aquél maravilloso siglo XVIII, a saber: el sexo y las nuevas ideas. A diferencia de obras contemporáneas de los grandes ilustrados de la época, la de Beaumarchais tiene la virtud de que, a pesar de resultar menos profunda y revolucionaria, llega a todo el mundo, es fácil de comprender y se hace empleando recursos comunicativos muy populares en la época. 


"Beaumarchais había tenido mucho tiempo una reputación en ciertos círculos de parís –según madame campan- por su ingenio y su talento musical, y en los teatros de los dramas más o menos indiferente, cuando su “barbero de Sevilla” le valió una posición más alta entre los escritos dramáticos… después de varios años de prosperidad de la mente de los franceses se había vuelto más crítica en general y cuando Beaumarchais había terminado su monstruosa obra “mariage de fígaro”, fueron todas las personas ansiosas por la satisfacción de oírlo leer… estas lecturas de “fígaro” llego a ser tan numeroso que la gente escuchaba todos los días decir sobre el deseo de verlo realizado en el teatro… el barón de Breteuil y todos los hombres del circulo de madame de Polignac entraron en las listas como los mas cálidos protectores de la comedia”

Unánimemente, el Consejo de Ministros prohibió la representación. Pero Beaumarchais, incomparablemente ágil siempre y cuando se trata de su gloria o, más aún, de su dinero, encuentra cien caminos para conseguir que vuelva a tratarse de su obra una y otra vez; por último logra que le sea leída al propio rey, cuya decisión debe ser la última y definitiva.



“las solicitudes al rey llego a ser tan apremiantes que su majestad determino en juzgar por sí mismo de una obra que había atrapado de tal manera la atención del público, y le pregunto al señor Le Noir, teniente policía, por el manuscrito de “mariage de fígaro”. Una mañana recibí una nota de la reina ordenándome estar con ella a las tres, y no venir sin haber cenado, porque ella me necesitaba por mucho tiempo. Cuando llegue a sus aposentos me encontré a solas con el rey, una silla y una mesita estaban listas situados frente a ellos un enorme manuscrito en varios libros. El rey me dijo: “es la comedia de Beaumarchais, para que la lea para nosotros. Usted encontrara varios lugares problemáticos a causa de las borraduras y referencias. El rey después de escuchar algunas líneas de la lectura se levantó indignado y dijo: - eso es detestable, destruiría la bastilla antes de autorizar la actuación de esta obra, este autor se mofa de todas las cosas que hay que respetar en un estado-“.


Por muy torpe que sea este buen hombre con corona, no es lo bastante limitado para desconocer lo que hay de sedicioso en esta encantadora comedia. «Este autor se mofa de todas las cosas que hay que respetar en un Estado», gruñe con despecho. «Por tanto, ¿no será representada?», pregunta con desilusión la reina, para la cual un estreno interesante es más importante que el bien del Estado. «No, resueltamente no -responde Luis XVI-; puedes estar segura de ello.» Con esto parece quedar pronunciada la sentencia de la obra; el rey cristianísimo, el monarca absoluto de Francia desea no ver representada Las bodas de Fígaro en su teatro, no hay discusión posible sobre ello. El asunto está resuelto para el rey.

Pero en modo alguno lo está para Beaumarchais. Éste no piensa en arriar velas; conoce demasiado bien que la cabeza regia no tiene poder más que en las monedas y documentos oficiales, pero que, en realidad, sobre el rey reina la reina, y sobre la reina, los Polignac. Por tanto, ¡vayamos a esta suprema instancia! Beaumarchais lee diligentemente en todos los salones su obra -la cual, con la prohibición, se ha puesto de moda-, y con aquel misterioso impulso hacia la autodestrucción, que es tan característico de todas las sociedades degeneradas, la nobleza alaba, encantada, la comedia; en primer lugar, porque se ve escarnecida en ella, y en segundo, porque Luis XVI la ha encontrado inconveniente.

Pero aún no basta con esto; es preciso que el rey deje de tener oficialmente razón y la tenga Beaumarchais; la comedia tiene que ser representada en el propio teatro del rey, que la ha prohibido, y precisamente por la razón de haberla prohibido. Secretamente, y según todas las probabilidades con conocimiento de la reina, para la cual una sonrisa de su Polignac es más importante que toda la autoridad de su esposo, reciben orden los cómicos de estudiar sus papeles; ya están repartidas las localidades, ya se agolpan los carruajes delante de las puertas del teatro, cuando, en el último momento, medita el rey en su dignidad amenazada. Ha prohibido representar la obra; se trata ahora de su autoridad. Una hora antes del comienzo impide Luis XVI la representación mediante una lettre de cachet. Se apagan las luces; los carruajes tienen que regresar a casa. Esta prohibición fue considerada como un ataque a la opinión pública. La decepción producida el descontento de tal manera que a opresión y tiranía fueron palabras pronunciadas con más pasión. Beaumarchais con desagrado exclamo: “bueno, señores, no sufran porque no se juega aquí, pero les juro que se jugara, tal vez en el coro de la misma Notre Dame!”

El conde de Vaudreuil aliado con el duque de Fronsac convenció al conde de Artois para pedir el permiso del rey para poder representar esta obra en la casa de campo de Gennevilliers.

-desde mi escritura, mi querido La Ferté… recibí esta noche en parís la nota de la reina, donde me dijo que el rey dio su consentimiento para que el matrimonio de fígaro se jugara en Gennevilliers el 18 y lo hare- aunque según madame de Campan, la reina habría sido la primera en expresar el descontento contra todos los que participaron en esta aprobación, la carta del duque de Fronsac parece demostrar lo contrario, que para ser amable con el conde Artois, el señor Vaudreuil y madame de Polignac, la reina había ayudado a conseguir el permiso del rey. Luis XVI incapaz de decidir que se permitiera la realización de una obra de teatro que consideraba tan peligrosa e inmoral, trato de arrastrar el caso y aun resistir siete meses más.

“espero, señor, usted me pueda encontrar responsable de obtener la aprobación para el mariage de fígaro se pueda jugar en Gennevilliers… el conde de Artois llego a cazar y madame de Polignac llego con su empresa para la cena. Vaudreuil me consulto para darles un espectáculo, porque hay una habitación muy bonita, y yo le dije que no había más encantador que el matrimonio de fígaro. El conde de Artois y toda su compañía fueron sorprendidos por el show, y su duda sería un gran paso para que sea jugado tal vez en Fontainebleau o Paris”. (El duque de Fronsac a Beaumarchais, 4 septiembre 1783).

Según Bachaumont (27 septiembre 1783): “las boda de fígaro se jugó ayer en la casa de campo del conde de Vaudreuil en Gennevilliers. La reina debía honrar el show con su presencia, pero no pudo estar presente debido a las molestias diplomáticas que se habían producido. El conde de Artois fue allí, la duquesa de Polignac se le permitió asistir a esta obra acompañado por un grupo. El espectáculo no comenzó hasta las nueve. Dicen que las bodas de fígaro fue un gran éxito”.

Pero la descarada camarilla de la reina se divierte ahora en demostrar que su poder, estando unida, es mayor que el de una cabeza coronada sin carácter. El conde de Artois y María Antonieta son enviados por delante para insistir cerca del rey; como siempre, el hombre sin voluntad se doblega tan pronto como su mujer exige algo de él. Tras la aprobación del rey, toda la nobleza estalló en aplausos en la sala con el famoso pasaje: “porque usted es un gran señor, usted piensa que es un genio!... nobleza, fortuna, rango, lugares, todo esto lo hace tan orgulloso! ¿Qué has hecho para tantas propiedades? Usted ha tomado la molestia de nacer y nada más…”

Para cubrir su derrota sólo pide algunas variaciones en los pasajes más provocativos, justamente aquellos que, en realidad, todo el mundo sabe de memoria desde hace mucho tiempo. La representación de Las bodas de Fígaro en el Théâtre Français es fijada para el 27 de abril de 1784; Beaumarchais ha triunfado sobre Luis XVI. El que el rey haya querido prohibir la representación y expresado su esperanza de que la obra tenga mal éxito convierte en sensacional la velada para los aristócratas. La aglomeración es tan grande que son rotas las puertas y destrozadas las barras de hierro de la entrada; con frenéticos aplausos recibe la vieja sociedad aquella obra que, moralmente, le da el golpe mortal, y estos aplausos son, sin que ella lo sospeche, los primeros movimientos públicos del levantamiento, los relámpagos de la Revolución. 


Una mínima idea de decoro, de tacto, de razón, tendría que haber ordenado a María Antonieta, dadas las circunstancias, que se mantuviera apartada de toda comedia de este señor Beaumarchais. Precisamente este señor Beaumarchais. que ha manchado descaradamente con su tinta el honor de la reina y que ha puesto en ridículo al rey delante de todo París, no debería poder alabarse de haber visto personificada una de sus figuras de teatro por la hija de María Teresa y esposa de Luis XVI, cuando ambos lo han hecho prender a él por bribón. Pero instancia suprema para aquella reina mundana: el señor de Beaumarchais, después de su victoria sobre el rey, es la gran moda de París, y la reina obedece a la moda. ¡Qué importan el honor y las conveniencias si se trata sólo de teatro! Y además, ¡qué delicioso papel el de aquella pícara muchacha! ¿Cómo dice el texto? «Imaginaos la más linda y deliciosa criatura: dulce, tierna, cortés, fresca y apetitosa; pie furtivo; talle esbelto, ágil; brazos regordetes, boca de rosa y ¡unas manos!, ¡unas mejillas!, ¡unos dientes!, ¡unos ojos!...» ¿Le es lícito realmente a ninguna otra -¿quién tiene manos tan blancas y brazos tan suaves?- representar este papel encantador sino a la reina de Francia y de Navarra? Por tanto, ¡fuera toda consideración y miramiento! Que venga el excelente Dazincourt de la comedia francesa para que enseñe a moverse de modo realmente gracioso a aquellos nobles aficionados y que le encarguen a mademoiselle Bertin los más lindos vestidos. Hay que divertirse una vez más todo lo posible y no pensar eternamente en la animosidad de la corte, las malicias de los queridos parientes y las tontas contrariedades de la política. Todos los días está ahora ocupada María Antonieta con esta comedia, en su delicioso teatrillo blanco y dorado, sin sospechar que ya se está alzando el telón para representar otra comedia, en la cual está llamada a desempeñar el papel principal, sin saberlo ni quererlo.

domingo, 3 de agosto de 2014

Ahora bien, como augures y estafadores siempre se reconocen unos a otros a la primera ojeada, lo mismo ocurre, en este caso, con Cagliostro y madame De la Motte; por medio de aquel confidente de todos los secretos del cardenal averigua ella el más escondido de los deseos de Rohan, el de ser primer ministro de Francia, y también descubre el único obstáculo temido por el cardenal: la conocida mas para él inexplicable antipatía de la reina María Antonieta hacia su persona. Conocer la debilidad de un hombre, para una mujer astuta, es siempre lo mismo que tenerlo ya en sus manos; al vuelo, teje una red la bellaca para hacer bailar al oso episcopal hasta que sude oro.

domingo, 27 de julio de 2014

LA BAGATELLE: EL CAPRICHO DEL CONDE ARTOIS!


El conde Artois era el pariente favorito de María Antonieta. Ambos jóvenes ardientes tenían en común una pasión sin límites por las fiestas, los juegos y las risas. Un día, en agosto de 1777, entre una tarde en las carreras nocturnas en la ópera, la reina cuestiono a el futuro Carlos X de construir un palacio en solo cien días, menos de tres meses. La apuesta estaba lanzada. La cuestión es de cien mil francos! El conde Artois promete que el retorno de la corte en Fontainebleau, será capaz de darle en su nuevo palacio una lujosa fiesta en honor a su hermanastra hermosa y caprichosa.

En el borde del Bois de Boulogne, el príncipe de Chimay, tenía una zona muy bonita. El conde Artois se apresura a comprar y demoler el viejo castillo. Iniciado el 21 de septiembre de 1777 el proyecto se empleó durante 64 días. Unos 900 trabajadores fueron contratados para trabajar día y noche, hasta fue necesaria la orden de decomiso en los materiales que hacen faltan, todo para la inauguración proyectada para el 26 de noviembre de 1777.

“el hecho es que la mayoría de trabajadores son desconocidos –según informa el conde Mercy- los materiales que faltan, sobre todo de piedra, cal y yeso, y como no quería perder tiempo en busca de ellos, el conde Artois dio órdenes de que las patrullas del regimiento de guardias suizos rodearan las carreteras, para apoderarse de  todos los coches que contuvieran tales materiales antes mencionados. Se paga sobre el valor de estos materiales, pero a medida que estos productos ya estaban vendidos a particulares, se desprende de este método un tipo de violencia que conmociono a la opinión publica… es inconcebible que el rey tolere la ligereza del joven príncipe y, por desgracia, se añade el punto de protección ofrecida por la reina”

Pero a pesar del precio, el conde Artois fue capaz de afrontar el reto. Para esto hizo llamar a Francois-Joseph Bélanger, primer arquitecto del conde para dirigir la construcción.


El edificio, que tenía dos plantas y un ático, se abrió una puerta flanqueada por dos columnas de mármol fueron incorporados dos nichos y rematado en el entablamento una placa de mármol negro inscrito con letras en oro la frase que había elegido el conde Artois, “parva sed apta” (pequeño pero cómodo).

Los jardines laterales, se ordenó una fachada en torno a una rotonda coronada por una cúpula italiana. La planta baja contiene un salón que sirve como sala de billar, un comedor y una gran sala central flanqueada por dos tocadores. Todas las piezas decorativas hicieron pinturas, tallados en madera y adornos de estuco que contenían pergaminos y medallones, fue dedicado al amor y sus placeres. Diseños inspirados por el decorador Lhuillier Dugourc.

Para cada parte de la casa, el albañil Bocciardi había entregado chimeneas hechas en mármoles preciosos y adornados con friso de bronce dorado por el talento del escultor Gouthiére. La habitación principal en la planta baja, el gran salón circular abrió tres bahías de jardín semicircular y estaba decorada por una cúpula cuya estructura fue italiana se hayan genios alados, esfinges, rosetones y arabescos.


El ebanista Jacod George había entregado a la sala un conjunto de dieciséis sillas incluida la “silla de rey” de nogal tallada y dorada. A cada lado, dos tocadores, llenos de cómodos sofás, una bienvenida para una serie de pinturas que evocan los placeres rurales realizados por el pintor Hubert Robert y el otro, un conjunto que evoca los placeres del amor, que eran obra de Antoine Callet, retratista oficial de Luis XVI.

Una pieza central del príncipe, Roselie Duthé, en pocas palabras su amante, había prestado su cara a una de las dos esfinges de mármol que adornan el jardín delantero. Thomas Blaike fue el encargado de producir más de quince hectáreas al estilo anglo-chino.


En 1787 un juez de Nancy visita la zona:
“la Bagatelle del conde Artois, sus jardines estaban diseñados en inglés y contienen rocas, cuevas con agua que brota, bosques, praderas, desiertos, una montaña, un lago, un rio y una cascada, toda la naturaleza dolorosamente imitada… la sala principal es octagonal coronada por una cúpula, las decoraciones son en yeso, los diversos apartamentos son pequeños y amueblados de forma muy sencilla”.

Pero la parte más espectacular del pabellón era, sin duda, la cámara del conde Artois. Situado arriba, recuerda a las funciones del príncipe, coronel general del regimiento de los Grisones suizo y cuyas banderas enmarcaban grandes brazos que fue diseñado a la manera de una tienda militar.


Las paredes estaban cubiertas de seda azul pálido con rayas y el retenedor blanco en las esquinas por haces de lanzas tipo Giltwood con cascos y que terminan en un velo como techo de tela y la caída en guirnaldas alrededor de la habitación. Toda la decoración del sitio evoco las virtudes guerreras del príncipe: la chimenea estaba decorada con el tema “la ira de marte” y con el apoyo de dos culebrinas en mármol turquí azul con el monograma del príncipe mientras que el reloj era una alegoría de la guerra, apliques incluidos de trofeos, escudo y cascos en el estilo de Delafosse.

El costo total fue de dos millones de libras y el nuevo castillo fue apodado “la folie d’Artois”.

En 1777 fue lanzada una fiesta en honor de Luis XVI y la reina. La fiesta conto con un nuevo juego de mesa que ofrece un pequeño billar con bordes elevados y palillos de señal, el que los jugadores utilizan para disparar bolas de marfil hasta un campo de juego inclinado con pasadores fijos. El juego de mesa fue apodado “Bagatelle” por el conde, poco después se extendió por Francia, desarrollándose en diversas formas que finalmente culminaron en la moderna máquina de Pinball. El juego se extendió como la pólvora, logrando popularidad en las tabernas y los hogares de clase alta de Francia e Inglaterra. Las tropas francesas lo trajeron a la Guerra de Independencia de EE.UU, donde sus aliados yanquis también lo adoptaron como entretenimiento. En Italia, donde este Bagatelle primerizo aún goza de una especial popularidad, llegó con las guerras napoleónicas.


Aunque la apuesta fue ganada, su verdadera inauguración se llevó a cabo el 23 de mayo de 1778, debido a una perdida en la corte austriaca. Se dio la oportunidad para que el libretista Sedaine de la opera cómica presentara la obra de teatro “Rose at Colas”, donde la reina jugo a la dama y el conde Artois la de un lacayo.

El jardín que conto con ruinas falsas, un obelisco, una pagoda china, chozas y cuevas de ermitaños primitivas se mantuvo oculto por un muro. En la atmosfera extravagante, Francois-Joseph Belanger tenía un invento que hizo un efecto singular al socavar la pared en el exterior y la colocación de la gente con cuerdas para tirar de la pared hacia abajo en una palabra… había un actor que hizo el papel de un mago que pidió a sus majestades como les gustaba los jardines, la hermosa vista que había hacia la llanura pero esa pared la obstruía, pero sus majestades solo tendría que dar la palabra que él con su varita encantada haría hacer ese muro desaparecer. La reina le dijo con una sonrisa -“muy bien deseo ver desparecer”- y en el presente se dio la señal y por encima de 200 metros opuestos, donde la compañía se situó cayo abajo, lo que sorprendió a todos los asistentes con un hermoso jardín creado por el paisajista Thomas Blaike.


Los poetas más famosos de la época que cantaban  las bellezas de Bagatelle y realizó un nuevo palacio y sus jardines entusiastas descripciones. Fue Voltaire y Delille. Este último, en su poema, exclamó:

“Y  de los tipos para el príncipe solicitantes fieles,
Cuyo nombre es demasiado modesto indigno de ti,
Un lugar encantador le ofrece lo que le debo,
Un placer rico, suave jubilación”.

Como el poeta Lemierre, una oda dirigida al conde de Artois, que terminó alabando Bagatelle por la siguiente canción:

“Apolo es una nueva gloria
Siendo él mismo un espectáculo en el disfraz de Artois.
Todos los placeres que vienen a su palacete,
Y el jardín, su palcer inmortal,
Al jugar, nombrado: Bagatelle
Puede eclipsar el jardín de nuestros reyes".

“la sala está decorada –según Jean-Jacques Gautier- con cuatro bustos de mármol, profunda debajo de las escaleras se encuentra la estatua de una ninfa. En el comedor un cuenco, colocado en la parte inferior de un espejo que recibe dos chorros de agua lanzado por los delfines. El salón italiano, con unos arabescos tiene una hermosa cúpula y un reloj cuyas formas de línea del centro de un trofeo adorna la sala de billar. Una escalera hermosa, con escalones de caoba conduce a los apartamentos superiores, donde el baño estaba decorado con espejos y pinturas de Hubert Robert… el dormitorio del conde concebido como un rico campo de tienda militar incluye una cama de lanzas de hierro y gruesos pliegues de techo retenidos por la ira de marte. Las jambas de la chimenea para establecer dos culebrinas  grabados de cobre colocados en su cabeza, que lleva un friso entablamento de símbolos militares, tiene morillos en forma de abalas y bombas. Escudos en todas partes, en las paredes cubiertas están colgados atributos de guerreros”.

video

domingo, 19 de enero de 2014

MONTREUIL: UN REGALO PARA MADAME ELISABETH

Montreuil fue dado a madame Elisabeth en 1781 como un regalo de parte de Luis XVI y María Antonieta puesto que la vida en el palacio real ofrecía poca o ninguna privacidad, el rey y la reina decidieron dar a la princesa de diecisiete años un lugar para el retiro.

Según Imbert de Saint-Armand:

“en 1781, Luis XVI, que quería mucho a su Hermana, le hizo un regalo apropiado. En la avenida 41 de parís, en Versalles, hay una pequeña calle que corre de norte y sur, llamada Rue Du Bon Conseil. En el número 2 de esta calle esta la entrada a un edificio que se extiende a cierta distancia a lo largo de la avenida de parís. Esta casa fue construida alrededor de 1776, por la institutriz de los hijos del rey, la princesa de Guemenee. Se agrandan para formar unas 8 hectáreas. Las transformaciones, tanto de los huertos familiares se le ha confiado al arquitecto Louis Alexandre de La Brière Barn. Un hermoso jardín fue presentado allí, desde lo alto de una loma, ocho o diez metros de altura, que fue ascendido por una escalera de caracol oculto en la maleza, había una vista distante de parís. Este bonito lugar estaba situado en lo entonces era un barrio de Versalles y fue llamado Montreuil.

En 1781, el príncipe de Guemenee cayó en bancarrota, y la princesa, con el fin de satisfacer en lo posible, los acreedores de su marido, vendió sus diamantes, muebles y propiedades, incluyendo la casa y el parque de Montreuil. Elisabeth había caminado muchas veces allí, puesto que la princesa había sido su tutora, admiraba mucho la sombra y sus flores. A pesar de su amor a la soledad, ella era la única princesa de la familia real que no tenía una casa de campo.

Un día de 1781, María Antonieta y madame Elisabeth estaban conduciendo a lo largo de la avenida de parís. “si te gusta –dijo la reina a su joven hermana- haremos una parada en la casa de Montreuil, en la que te gustaba ir cuando eras una niña”, “yo estaría encantada –respondió madame Elisabeth- porque he pasado muchas horas felices allí”. La reina y la princesa salieron de su carroza, y justo cuando estaban cruzando el umbral, María Antonieta dijo: “hermana, usted ahora tiene su propia casa. Este va a ser su trianon. El rey tiene el placer de ofrecer este regalo para ti, y me ha dado la alegría de informárselo a usted”.

El rey decidió que tomaría posesión de Montreuil para cuando quisiera dormir hasta que tuviera veinticinco años.

Pero cuando ella entro en la posesión de la herencia querida, paso solo las tardes y las noches en Versalles. A la mañana siguiente iría a isa en la capilla de palacio y luego conduciría con una de sus damas a Montreuil. Las horas de trabajo, el ejercicio de lectura, en soledad o en compañía, fueron cuidadosamente equipadas.

La primera cosa que madame Elisabeth hizo con su nueva propiedad fue dar a madame de Mackau una casa adyacente cerca de la finca. Ella pensó que la mejor forma de inaugurar su toma de posesión fue compartirlo con su instructora anterior. La baronesa de Mackau que no era rica, acepto con gratitud el don de la princesa y se estableció en Montreuil junto a su hija, madame de Bombelles, a quien madame Elisabeth trataba con una vieja amiga.

Madame Elisabeth hizo con su nueva propiedad fue dar a madame de Mackau una casa adyacente cerca de la finca. Ella pensó que la mejor forma de inaugurar su toma de posesión fue compartirlo con su instructora anterior. La baronesa de Mackau que no era rica, acepto con gratitud el don de la princesa y se estableció en Montreuil junto a su hija, madame de Bombelles, a quien madame Elisabeth trataba con una vieja amiga.

Al igual que trianon, Montreuil tenía una gruta, una Orangerie y una lechería. Madame Elisabeth dono la leche para los niños pobres. Madame Elizabeth se situó en Montreuil una pequeña clínica en una habitación en la casa de los pobres de todo. Estos son tratados por el médico y botánico Louis Guillaume Le Monnier, que son las plantas raras que entran en el jardín del campo.