domingo, 25 de agosto de 2013

EL BELVEDERE!

El belvedere es una construcción de estilo neoclásico. Elaborado entre 1778 y 1781 por Richard Mique, una orden de María Antonieta para su jardín ingles en el petit trianon.


Los trabajos comenzaron en marzo de 1778. Este pequeño monumento, el diseño y las proporciones tienen mucho de elegancia, dio lugar a numerosas pruebas: fueron presentados cinco modelos. Su arquitectura exterior es octagonal, mientras que su interior es circular. Se levantó sobre una base de piedra, cuatro puertas y ventanas están abiertas en la alternancia de paredes octagonales. Los frontones triangulares que coronan las puertas y ventanas están decoradas con adornos tallados en las zonas rurales (la caza de patos, un haz de herramientas de jardinería y horticultura) y bajorrelieves que evocan las cuatro estaciones del año, una decoración escultórica de José Deschamps.

en el relieve se puede apreciar a Fauna coronada de rosas, Ceres coronado con espigas de trigo, Baco coronado con una enredadera y Saturno en el viejo sol en el infierno.

El friso está decorado con una guirnalda tallada hábilmente en la piedra. Cuatro escaleras dan acceso a la plataforma cuyas entradas fueron custodiadas por cuatro pares de esfinges. Estos se ejecutan en 1778 por José Deschamps en piedra conflans con cuatro  pies de largo cada uno. Estos “guardianes de la armonía” simbolizaban la temporada. Muy dañados después de la revolución, algunos incluso desaparecieron durante el siglo XIX, estas estatuas fueron restauradas, solo cuatro originales se mantienen en reserva.


En el interior el pabellón alberga una sala circular de lujo. Las paredes interiores fueron cubiertas con estuco por Louis Mansiaux. Para la decoración fueron presentados tres proyectos: el primero de monocromas tonalidades azules, carmesís con oro el segundo, el tercero multicolor. Ellos fueron colocados uno frente al otro, de modo que la reina pudiera juzgar. Ella decidió por el  segundo de Francois Sebastien Leriche.

Cada uno de los ocho pilares fueron pintados trofeos “ajustes con flores” suspendidos sobre tablas y alternando trípodes, instrumentos musicales, herramientas de jardinería, la pesca, linternas, tirso, jaulas abiertas, cestas y sombreros de paja; dagas cruzadas, corazones atravesados por flechas, palomas y coronas. Aquí cuelga un medallón de un grupo de niños en el fondo negro el águila de Austria despliega sus alas.

La cúpula está pintada por Jean-Jacques Le Jeune Lagrenée, un fondo fresco de cielo azul. El suelo es, a su vez, pavimentado con un mosaico de mármol turquin azul, verde, blanco y rojo veteado.


“en la colina, en medio de un arbusto de rosas, jazmín y el mirto se encuentra un mirador donde la reina abraza su campo. Este pabellón octagonal, con cuatro puertas y cuatro ventanas. Ocho cabezas de esfinges de las mujeres se agachan en los escalones. Dentro, se trata de un pavimento de mármol blanco en el que el color rosa y azul se cruzaba. Las paredes de estuco, e incluso en los paneles inferiores de las puertas, arabescos corren. Una rueda de cepillo, encantado, parece haber salpicado los caprichos de la luz en las paredes de porcelana. El pintor ha tomado el revestimiento, poemas del palacio, ánimo del sol y los animales poblados, flechas, guirnaldas de rosas blancas, ramos de flores y una lluvia de antorchas y trompetas; camafeos, cruzado de monos y ardillas rascándose sobre un jarrón de cristal. En el centro del pabellón, una mesa con el desayuno de la reina: el mirador es un comedor en la mañana”
-El cicerón de versalles (1800)


“llegaron a un edificio octagonal blanco con una gran ventana en cada uno de sus lados, quedaba a la laguna y no está lejos de la gruta. En el centro de la mesa un servicio de té de plata, con placas de sevres escarlata y blanco de porcelana, tazas y platillos. Había crujientes baguettes, grosellas y mermeladas de albaricoque, frutas frescas, helados, chocolate y pasteles rellenos con crema de hojaldre, tartas de frambuesa, petes, embutidos y quesos. La mesa estaba decorada con lavanda, salvia y áster, esparcidos entre los platos. Las damas y los niños se sentaban en bancos, sillas y taburetes, bebiendo su té. Todo era tan inglés y la reina admiraba mucho estas costumbre”
 -trianon (Maria Helena vidal,1997)


No hay comentarios:

Publicar un comentario