martes, 12 de febrero de 2013

LA GRUTA DEL AMOR!


Las grutas estaban de moda a finales de 1700. Cada jardín de moda debía tener una, a lo largo de arroyos y cascadas serpenteantes que buscaban lo “más natural”. A este respecto, todos los jardines “ingles” plantados en Francia en tiempos de María Antonieta debían tener una gruta. El diseño de la gruta era exquisito, todo era una ilusión del paisaje arcádico ideal, con un resultado sorprendente. Cada visitante vago a través de este paisaje que vendría  través de la gruta, donde la naturaleza era demasiado grande, una entrada curiosa casi sofocada por la vid y ramas que les dio la bienvenida acompañado por el sonido relajante del agua que fluye. Dentro de la gruta era fresco, un lugar ideal para escapar del verano. Las hijas de Luis XV habían construido una cueva en su residencia en Bellevue, como  madame Balbi en el jardín de Versalles; otros destacados como el duque de Orleans y el príncipe de Conti también se dejaron tentar por esta corriente; Francamente, en ese momento, era más “de moda”. Esta cueva se llevo a cabo bajo un montículo artificial cercano también a un lago artificial.

Durante la supervisión de los trabajos realizados para aumentar la dependencia del castillo, Mique daría los últimos toques a la decoración del jardín ingles. La construcción de la roca era muy laboriosa. Iniciada en 1779, siguió sin producir un resultado que satisfaga a la reina. Fueron presentados catorce modelos en relieve para llegar al contenido. En el cambio de modelo llevaría todo 1781, pero no se termino hasta 1782 y todavía había que darle nuevos retoques varias veces en el siguiente año.


El visitante se encuentra en su camino cantos rodados cubiertos de musgo que llevan a un barranco escondido en el bosque. En la pendiente, donde una cascada de fuentes de agua de un pequeño arroyo que desemboca en el lago murmurador sobre un lecho de guijarro. “la cueva –dice el conde de Hezecques- estaba tan oscura que los ojos deslumbrados a primera vista necesitaba un poco de tiempo para encontrar objetos… estaba todo cubierto de musgo y se refrescaba por el curso de agua que lo atraviesa. Un banco de piedra, también con musgo, pero si el efecto de la casualidad, o por medio de una disposición del arquitecto, una grieta, que se abrió a la cabeza del banco, donde vamos a ver todo el prado… mientras que una escalera llevo a la parte superior de la roca. Dos puertas: una lleva a la escalera, la otra cerro la cueva. Pensamos en un tiempo, plantar por encima las famosas ruinas de la propuesta inicial para adornar la gran roca por el señor Caraman… las colinas rodeaba el lago que se divide en dos partes por el barranco. A la izquierda, una pequeña colina lleva al belvedere. La altura correcta, trazamos caminos por alto que conduce a una terraza. A esta cueva se le llamo: la montaña de el caracol”.

Pierre Nolhac, el gran conservador que supo revivir el dominio de Versalles a comienzos del siglo XX describe: “las rocas cubiertas de musgo revelan el enfoque característico de la época. Había cierta dificultad para descubrir el acceso, sin embargo, indican las disposiciones esenciales de las curiosidades de trianon ordenadas por María Antonieta: la entrada baja a una pequeña cascada que cae, la ubicación del banco cubierto de musgo donde es sorprendente la abertura hecha en la roca y finalmente la estrecha escalera de diez escalones que dan acceso a la cima de la colina. Estos detalles inteligentes, no utilizados en muchas otras cuevas demuestran la habilidad del arquitecto… María Antonieta tenia sus secretos y la cueva no era una manera para esconderse de los chismes? Una pregunta que no
puede dejar de plantearse allí… fui capturado por la mezcla de frio, la humedad y la tristeza que emanaba el lugar… ¡que extraño refugio para una reina! Sin embargo cuando María Antonieta se fue a descansar, el banco de piedra estaba cubierto de terciopelo, las cortinas habían sido ciertamente erigido a lo largo de las paredes rezumantes de humedad y antorchar colocadas, porque me di cuenta de que la oscuridad es bastante inquietante”.


Como Maxime de la Rocheterie describe: “no  muy lejos del belvedere y la mitad oculta en una estrecho barranco a la sombra de grandes masas de arboles, era la gruta que solo se alcanzo después de varios modelos por una escalera sombría tallada en la roca. El riachuelo que atravesaba exhalo una deliciosa frescura, la luz penetra débilmente a través de una grieta en el techo, un crecimiento espeso que ocultaba de las miradas indiscretas, el musgo que alfombraba las paredes y el techo impidió que los ruidos del mundo exterior penetraran. Era un lugar para el retiro y descanso”.

En los acontecimientos  del 5 de octubre de 1789, el rey estaba de caza en Meudon y la reina estaba sola en sus jardines de trianon, que vería por última vez en su vida. Ella estaba sentada en la gruta, absorta de una reflexión dolorosa, cuando recibió una nota del conde saint-priest, rogándole que volviera a Versalles.