viernes, 20 de julio de 2012

JEAN-LOUIS FARGEON EL PERFUMISTA DE LA MARIE ANTOINETTE


Jean –Louis Fargeon nació en Montpellier en 1748. Unos de sus antepasados era proveedor de fragancias de la duquesa de montpensier a finales del siglo de XVII. Su padre, también fue perfumista, le enseño los rudimentos del negocio. Su padre, también un comerciante de perfumes, le enseñó a su hijo los rudimentos de su oficio mientras trabajaba. Fue así como Jean Louis creció en un mundo rodeado de "esencias, especias, polvos y aguas perfumadas con rosas, jazmines, violetas, lirios, lavanda, naranjas y limones." A los 22 años de edad, con el negocio familiar tambaleando al borde de la ruina, Jean Louis, habiéndose enterado de la llegada de la futura Delfina a Francia, decidió abandonar su pueblo. Su objetivo: convertirse en el perfumista designado para María Antonieta.  Se traslado a parís, se convirtió en un aprendiz y fue admitido en el Masters en 1774. Su ascenso comenzó el día en que la princesa de guemenee le presento a la reina. María Antonieta quedo seducida por el hombre que le obsequia un par de guantes perfumados. Desde entonces se convirtió en su proveedor oficial; aquellos olores de rosa, lirio, violeta y clavel propios de la época de Luis XIV, son cambiados por la nueva moda toilette: almizcle, algalia y ámbar. Invitado a compartir la intimidad de la reina y su familia también creo fragancia para los hijos de maría Antonieta. Estableció negocios en Londres, burdeos y Nantes. Durante la revolución se siguen las nuevas ideas, Fargeon se mantiene fiel a la familia real. Detenido en el régimen del terror por un caso de falsos asignados, fue liberado en el momento del 9 de termidor, día de la caída de robespierre. En 1801 tras la firma de una tratado se convirtió en el proveedor oficial de la corte imperial. Murió en 1806.



María Antonieta amaba la fragancia. De hecho, el perfume era muy popular entre la realeza francesa, incluso antes que la futura reina pisara el umbral de Versalles. Cuando maría Antonieta entra en escena, las flores están en su apogeo. Los historiadores relatan que la reina habría trabajado estrechamente con Fargeon, para crear una fragancia.

Los gastos en perfume en el taller de Fargeon en la Rue Du Roule fue examinada por el ministro de finanzas. Desde 1775 hasta 1781, la reina fue en los momentos de su vida cuando ella se entrego a los placeres mundanos. Fargeon proporciono a la mayor parte de los miembros de la familia real su propio perfume. El conde y condesa de artois adoraban el olor a azahar y el nardo. Con maría Antonieta se intensifico el ámbar, almizcle y opopónaco. La reina adquirió un gusto por los olores concentrados; su precio fue muy alto debido al mayor consumo de materia prima y el tiempo de trabajo invertido.

…….Con el corazón palpitante, le tendió un frasco de agua de Chipre compuesta, en la que el jazmín, el iris, la angélica, la rosa y el nerolí surgían de tres nueces moscadas blancas machacadas y treinta gotas de ámbar. El olor agradaba aún a los que sentían horror por el ámbar.

La joven dejó caer en el dorso de su mano una gota hacia la que inclinó su linda naríz. El perfume le resultó exquisito y Jean-Louis, estimulado, le hizo oler un preparado más audaz. Había puesto en él cidra, nerolí e iris en aguardiente de Cognac adicionada con macis y una onza de biznaga. La reina dijo que era una mezcla sorprendente y revigorizante como un cordial y preguntó el nombre de ese perfume.
- Lo llamé agua sensual, señora condesa.
Ese nombre le dio risa, y él sintió que había ganado la partida. Después de haberle recomendado, por su tipo de piel, el bálsamo de La Meca, le presentó sus matices de pequeños potes de rouge de diferentes tonos según las circunstancias. Estaba orgulloso en especial de los nuevos tonos que había obtenido aumentando media onza el polvo de talco hasta el déblachi, que es una libra de talco sobre una cantidad de carmín. A la goma había agregado gotas de aceite de oliva para que los rouges se mantuvieran amalgamados y untuosos……………
(Jean-Louis Fargeon, parfumeur de Marie-Antoinette, Elisabeth de Feydeau- 2005)

·EL PERFUME DE TRIANON!
Solicitado por la reina era un problema difícil crear un olor evocando el trianon y la naturaleza dual de la reina como pastora:


…Partió de la idea de los pétalos de los azahares blancos, espesos, ricos en aroma y frescura, olor de felicidad. Puso en el preparado un poco de espíritu de azahar, cuyo frescor, en contacto con la piel, tomaba una intensidad perturbadora y cuya emanación desarrollaba una fastuosa embriaguez. Lo acompañó con notas tranquilizantes de espíritu de lavanda, y agregó aceite esencial de cidra y bergamota, que obtuvo por prensado. La reina los conocía bien y se sentiría reconfortada. Terminó las notas de cabeza con gálbano, sustancia grasa, dúctil como la cera, que daría una tonalidad verde, como un pequeño latigazo entre la cabeza y el corazón del perfume. Era lo que sentía con claridad cada vez que rompía un tallo bien verde del que escapaba esa nota poderosa. Recordaría que la reina había roto los códigos de la etiqueta con su espíritu libre e independiente de la rutina.

El iris muy pronto se impuso en el corazón del perfume…Su porte altivo y majestuoso recordaba a la reina. Su perfume secreto exhalaba una calidez radiante, única, muy potente y controlada…Había comprobado que, a partir del iris, se podía dar a las composiciones el olor de la violeta. Era una flor especial, que pasaba por tímida, pero cuyo perfume potente y característico no se consideraba de verdad…Podía imaginarse la seducción amorosa prohibida a una soberana y sus imposibles amores con el conde de Fersen…añadió una pizca del salvaje, hechicero y exigente junquillo

Fue entonces cuando hizo intervenir a las tres flores blancas, las reinas de la noche: el jazmín, la azucena y el nardo. Había que darles los medios discretos para su triunfo, sublimarlas sin traicionarlas, refinarlas y presentarlas en todos sus matices….Se dejó tentar por el nardocuyos pétalos blancos, gruesos y aterciopelados dejaban escapar un perfume embrujador, suave, y al mismo tiempo sensual…el nardo tenía el poder de disminuir la ansidad y estimular el deseo .Puso una pizca, porque desconfiaba del poder obsesivo de un aroma a mitad de camino entro la miel y la ponzoña…Pensó que la flor más olorosa de todo el reino vegetal también podía volverse criminal……
..(Jean-Louis Fargeon, parfumeur de Marie-Antoinette, Elisabeth de Feydeau- 2005).

·SABIAS QUE?...
conocida como"jardin secreto" Y guardado en un delicado frasco de jade negro, maría Antonieta la llevo todo el tiempo junto a ella, hasta el final de su vida en la guillotina. Fargeon lo creo exclusivamente para ella inspirándose en las rosas del castillo del petit trianon, a donde la joven soberana solía escaparse siempre que podía, huyendo de la aburrida corte real. Pierre Lubin, aprendiz de Fargeon y fundador de la casa Lubin, se fijo en el exclusivo elixir de la reina. La casa Lubin creada en 1798 es una de las marcas de lujo más antiguas de Francia. Pierre-françois Lubin, en 1790, dejo Grasse para trasladarse a parís y completar su formación con jean-louis Fargeon. Su favorita era el aroma de rosas, una fragancia Fargeon recogida con gran pericia. Tras la revolución, Lubin abrió su propia tienda, AU BOUQUET DE ROSES, un discreto tributo a la reina marie antoinette, que para entonces ya había conocido su trágico destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario