domingo, 24 de junio de 2012

LOS PASEOS A CABALLO!


María Antonieta, siendo una joven princesa, le fue prohibido la caza por su madre, quien temía que gracias a ello pudiera tener un aborto espontaneo. La delfina de cualquier modo, dado a que ya estaba casada y por ende no tenia porque obedecer a su madre, insistió para poder seguir realizando esta actividad, y con ello llamar la atención del joven Delfín (lo cual era vital para lograr consumar su matrimonio).

“ahora llego al punto en que usted seguramente ya se apresuro a mencionarme: la de montar a caballo. Usted tiene razón en creer que yo no podía aprobar montar a caballo cuando todavía tienes quince años. Sus tías, a quien usted cita, no comenzaron hasta que tuvieron treinta. Eran seoras no la delfina… pero usted me dice que el rey y el Delfín lo aprueban, y no tengo más que decir, está en sus manos que he puestos a mi dulce toinette; montar a caballo estropea el cutis, su figura después de un tiempo se verán afectados por ello. ¿qué razón tendría yo para privar de algo que te gusta sino le temes a sus consecuencias? “. (Marie teresa, 2 diciembre de 1770).


Se dice que la delfina era una buena cazadora, a menudo vistiendo ropa masculina. Gano la aclamación del publico ya que cuando cazaba trataba de no destruir el terreno que pertenecía a los campesinos; semejante actitud no era común en la nobleza.

·de acuerdo con los relatos de Charles Duke:

“la ultima parte del año 1771 estuvo marcado por acontecimientos no muy llamativos. María Antonieta había empezado a montar a caballo sin que su figura o su piel se vieran afectados. Envió a Viena, muestras a su madre lo mucho que había crecido, y agrego que su marido se había convertido en un hombre fuerte y de aspecto saludable, acompañándolo a sus excursiones de caza y tiro.
Su gusto por el ejercicio también sirvió para mostrar su invariable amabilidad y consideración.

Fue en el pabellón de caza de la Muette que en 1774, el joven luís XVI y María Antonieta rompieron con el protocolo dando un paseo del brazo, como “hombre y mujer”, ante una multitud de personas que les aplaudieron delirantemente. Se considero contrario a la etiqueta de los cónyuges reales mostrar su afecto en público. El nuevo rey y la reina quería romper con esas costumbres rígidas y anticuadas”.