martes, 9 de febrero de 2010

Madame de Staël: Reflexiones sobre el proceso de la Reina

Serán de nuevo las certeras y valientes palabras de Madame de Staël, escritas en 1793, en los terribles meses finales, las que nos pueden dar una certera clave para comprender al personaje: “La calumnia se ha cebado en la reina, incluso antes de esta época, en la que el espíritu de partido ha hecho desaparecer la verdad de la tierra. La triste y sencilla razón de todo esto es que era la más feliz de las mujeres. ¡María Antonieta, la más feliz! Eso le tocó en suerte, por desgracia, y el destino del hombre es hoy tan deplorable que el espectáculo de la rutilante prosperidad se convierte en un presagio funesto. Cuántas veces he oído contar la llegada a Francia de la hija de María Teresa, aquella hermosa joven cuya gracia rivalizaba con su dignidad, tal y como hubiera cabido esperar en aquel tiempo de la reina de los franceses. Imponente y dulce, podía permitirse todo lo que la bondad le inspiraba sin menoscabar nunca la majestad del rango que se le exigía respetar. El entusiasmo de los franceses al verla fue inenarrable; el pueblo que la recibió como una reina adorada, parecía estarle agradecido por ser encantadora; su atractivo embelesaba por igual a la multitud y a la corte que la rodeaba. Aún no hace ni cinco años y ya ha transcurrido toda su vida política, todo lo que le ha valido el amor o el odio; no hace ni cinco años veíamos a todo París caer rendido a sus pies; los mismos caminos que hoy recorre de suplicio en suplicio entonces se alfombraban de flores a su paso y, seguramente, la reina reconoce hoy mismo los rasgos que entonces la acogieron, las mismas voces que se elevaban al cielo implorando por ella. ¿Y qué ha pasado desde entonces? Su coraje y su desgracia.”Madame de Staël compadecía a la reina, compadecía sobre todo a la mujer que era María Antonieta y en ella compadecía a todas las mujeres: “Vuelvo a vosotras, mujeres inmoladas todas en una madre tan tierna, inmoladas todas por el atentado que se cometería contra la debilidad, por la aniquilación de la piedad; ¿qué será de vuestro imperio si reina la ferocidad, qué será de vuestro destino si vuestras lágrimas corren en vano? Defended a la reina…”.
video

1 comentario:

  1. Me encanta tu blog,muy bueno! :)
    Puedo encontrar mas escenas de esa pelicula en youtube? como se llama?
    Saludos!

    ResponderEliminar