domingo, 3 de octubre de 2010

EL REY ES VACUNADO CONTRA LA VIRUELA

en 1782 en una carta escrita por maria antonieta, dirigida a la princesa de guemenee, gobernanta de su hija, la reina le informa que el rey luis XVI y marie theresa han sido vacunados contra la viruela.


recordemos que luis xv, abuelo del marido de maria antonieta, habia muerto de viruela en 1774. despues de su muerte, tambien enfermaron sus dos hijas (tias de luis XVI), que lo habian cuidado. luis XVI, en particular, era consciente del daño incluso un caso leve de viruela podía hacer. el embajador británico en Francia, Lord Stormont, escribió al rey: "dio ordenes de que nadie le iba asistir sino había tenido la viruela, para evitar contagios. ha tenido la humanidad de extender esta orden a sus servidores mas bajos".

maria antonieta habia sido vacunada en austria, y convencio a su esposo y a sus dos cuñados de vacunarse para protegerse del contagio. por ello fue muy criticada. no obstante, la reina tambien hizo vacunar a su hija, y mas tarde a sus dos hijos, luis jose y luis carlos. la reina escribió después de la vacunacion del rey a su madre: " no tiene muchos puntos, pero tiene unos muy notables en la nariz, la muñeca y el pecho que empiezan a blanquear".

video

maria antonieta represento este hecho mediante el pouf "la inoculacion" donde ella publicito su exito al persuadir al rey a vacunarse contra la viruela. fue duramente criticada.

domingo, 12 de septiembre de 2010

UN DIA DE PROTOCOLO SEGUN MARIE ANTOINETTE!


La adolescente Marie Antoinette como Delfina de Francia describe así uno de sus días a su madre en una de sus cartas:

"Me levanto más o menos a las 9 o 10 de la mañana me visto y hago mis oraciones matinales, después desayuno y voy a ver a las tías, donde normalmente encuentro al Rey , esto dura más o menos hasta las diez y media de la mañana.
A las once voy a que me peinen, luego llaman a todo mi sequito y todos pueden entrar entonces salvo aquellos sin calidad ni nombre.
Me pongo mi colorete y me lavo las manos delante de todos los reunidos, después se retiran los hombres, quedan las damas y me visto delante de ellas.
A las doce se va a la iglesia, si está el Rey en Versalles voy con él a misa, con mi esposo y las tías. Si está ausente voy solo con el señor Delfín, pero siempre a la misma hora. Después de misa hacemos la pública comida del mediodía, pero a la una y media está ya terminada, porque los dos comemos muy deprisa.
De allí voy a las habitaciones del señor Delfín, y cuando está ocupado, me vuelvo a las mías, donde leo, escribo o trabajo, pues estoy haciendo una casaca para el rey, trabajo que avanza muy lentamente, pero confío en que, con la ayuda de Dios, estará terminado dentro de algunos años.
A las tres vuelvo junto a las tías, con las cuales, a esa hora, se encuentra el rey; a las cuatro viene el abate a mi habitación; a las cinco, el maestro de clave o el de canto, hasta las seis de la tarde.
A las seis y media vuelvo casi siempre junto a las tías, si no salgo de paseo. Tienes que saber que mi esposo va casi siempre conmigo a las habitaciones de las tías. Se juega de siete a nueve; pero si hace buén tiempo salgo de paseo, y entonces no se juega en mis habitaciones, sino en las de las tías. Cenamos a las nueve, y si no está el rey, las tías cenan con nosotros. Pero si está el rey presente, después de cenar vamos junto a ellas. Esperamos al rey, que, de costumbre, llega a las once menos cuarto.
Pero yo, mientras tanto, me echo en un gran canapé y duermo hasta su llegada; pero si no está allí, vamos a acostarnos a las once.

Ésta es la distribución de mi día".

domingo, 1 de agosto de 2010

LA PERDIDA DE SUS AMIGOS

la toma de la bastilla molesta a un gran numero de nobles que conocia la pobreza de la gente comun Y temia la venganza si el poder real era insuficiente para controlar losimpulsos de la multitud. Cundio el panico y muchos de los cortesanos huyeron para salvar su vida. Como escribio madame vigeen lebrun en sus memorias: “ yo estaba asustada y el pensamiento a partir de entonces de la nada fue dejar francia”.

el 14 de julio, luis XVI perdió la bastilla, el 17 se desprendió además de toda su dignidad, inclinándose tan profundamente delante de sus adversarios, que la corona rodo por el suelo desde su cabeza. Ya que el rey ha hecho su sacrificio, no puede negar maria antonieta negarse a realizar el suyo. también ella tiene que aportar un testimonio de buena voluntad apartándose de aquellos a quienes el nuevo señor, la nación, detesta de modo más justo: de sus compañeros de diversiones, los polignac y el conde artois. Para siempre deben ser proscritos de Francia.

Aquellos compañeros de sus años más bellos y despreocupados. Han participado locamente de todas las locuras de la reina, la polignac ha compartido todos los regios secretos, ha educado a sus hijos y los ha visto crecer. Ahora tiene que partir. ¿Cómo no reconocer que esta despedida es al mismo tiempo, un adiós a la propia descuidada juventud? están terminadas las horas sin preocupación, están terminados los días de trianon.

la salida de los polignac, fue seguida naturalmente de la del abate de vermond expuestos a los peligros del favoritismo, se hablaba ya de como un asesor peligroso para la nación.
Combatiendo las lagrimas maria antonieta permanece en sus estancias. Pero por la noche, cuando abajo, en el patio, esperan ya los coches para el conde artois y su familia, para la polignac y su familia, los ministros y el abate de vermond, para todos aquellos seres que han rodeado su juventud, la reina coge unos pliegos de papel y escribe a la polignac estas palabras: "adiós, queridísima amiga, esta palabra es espantosa, pero tiene que ser así. no tengo ánimo para ir abrazarla".

Los otros amigos de maria antonieta tienen suerte huyen del pais; mientras unos pocos hacen todo lo posible por salvarla de la guillotina. Marcados por su actuar con la reina muchos no son admitidos en algunas cortes mientras otros no pueden regresar a francia, porque se procesa a todo aquel que tuvo algun vinculo con la reina.

Todo es silencio ahora en torno de la reina que con tanto gusto, con demasiado gusto, había vivido en medio de la agitación. Ha comenzado la gran desbandada. ¿Dónde están los amigos de otro tiempo? Todos desaparecidos como las nieves de antaño. Los que alborotaban como niños voraces en torno a la mesa de los regalos, Lauzun, Esterhazy, coigny, ¿dónde están los compañeros de los juegos de naipes, de bailes y excursiones? Han salido de Versalles disfrazados, a caballo y en coche, pero no con careta para ir a un baile, sino enmascarados para no ser linchados por el pueblo. Cada noche sale un nuevo coche por las doradas puertas de la verja para no volver más; cada vez es mayor el silencio en las salas del palacio, que parecen ahora demasiado grandes; ya no hay teatro, ni bailes, ni cortejos, ni recepciones; nada más que la misa por la mañana, y después, en el «pequeño gabinete», las largas y estériles conversaciones con los ministros, que no saben qué consejo dar.

domingo, 25 de julio de 2010

THOMAS JEFFERSON EN VERSALLES

Es bastante sabido que sin la ayuda militar y financiera prestada por Luis XVI a los colonos norteamericanos en su lucha por la independencia de gran Bretaña, América nunca se hubiera convertido en una nación. El rey de Francia se mostro renuente a ir a la guerra, alejándose de de los gastos y el derramamiento de sangre, solo lo hizo cuando persuadido por Pierre beaumarchais de que esto beneficiaria a Francia en el largo plazo. María Antonieta fue inicialmente en contra de ayudar a los americanos, pensó que seria un peligroso precedente ayudar a los colonos rebeldes contra su rey. Sin embargo, se declaro la guerra, ella no dudo en abrazar la causa de Francia y estados unidos. Según Lafayette que una vez le saludo diciendo: “dame noticias de nuestros buenos americanos, de nuestros queridos republicanos!”. Cuando el hermano de maría Antonieta, el emperador José II, estaba de visita en Versalles, algunas pro-damas francesas de América lo mantuvieron presionando a él acerca de la rebelión de los colonos. Por ultimo, el emperador del sacro imperio secamente respondió: “señora, soy un realista de profesión”.

video

El rey y la reina recibieron amablemente a benjamín franklin, Thomas Jefferson y otros estadounidenses en Versalles. Luis XVI fue retratado en el arte con benjamín franklin y George Washington. La moda, la música y el teatro francés se hicieron conocidos a Jefferson. También aprendió mucho sobre vinos franceses de la región de loira y sobre todo disfruto los vinos de burdeos. Poco después de llegar a parís, Jefferson coloco a su hija martha (conocida como patsy) en la escuela mas exclusiva para las niñas, la abadia de panthemont. Las críticas no se hicieron esperar, circularon panfletos donde se decía que la reina maría Antonieta le había hecho a Jefferson una visita especial a sus aposentos privados en el trianon. El embajador Thomas Jefferson, recordó su salida de Francia en su autobiografía: “no puedo salir de este gran país y bueno sin expresar mi sentido de su preeminencia de carácter entre las naciones de la tierra”.


Thomas Jefferson pasaporte a su regreso de Francia.
Firmado por el rey Luis XVI, Versalles
18 de septiembre 1789

domingo, 4 de julio de 2010

LOS ABORTOS INVOLUNTARIOS


el nacimiento de marie theresa significó que la presion de tener un heredero varón continuo, y María Antonieta le escribe a su madre sobre us estado de salud preocupante, que podría haber contribuido a un aborto involuntario en julio de 1779. Antonia fraser expresa dudas acerca de si hubo un embarazo en 1779. Las memorias de la señora campan, señala explícitamente:poco después la reina quedo embarazada, ella no había discutido su condición al rey, su medico, ni a los pocos galardonados de su intima confianza, cuando, habiendo levantado fuerte la ventana de su coche, ella sintió que se había lesionado y ocho días después provoco un aborto involuntario. el rey paso toda la mañana cerca de su cama, la consoló, le dio todas las señales de tierna preocupación. la reina lloraba mucho, el rey la tomo amorosamente en sus brazos y sus lágrimas se mezclaban con las de ella. la reina repitió varias veces que estaba contenta de no haber hablado de su embarazo a la familia... el rey ordeno a las pocas personas educadas que presenciaron este lamentable suceso, que seguía siendo en gran parte desconocido. la reina tomo un tiempo para restablecer su salud, el rey estaba muy ocupado y espera con impaciencia el momento de concebir nuevas esperanzas".

marie antonieta informa a su hermano joseII:"mi embarazo y mi salud van perfectamente. tuve un pequeño accidente desde mi ultima carta, pero no ha sido objeto de seguimiento y me pidieron solo un poco de cautela mas"(29 septiembre 1783)María Antonieta sufrió otro aborto involuntario en la noche del 1-2 de noviembre de 1783, siguiendo con los temores de su estado de salud. Tratando de calmar su mente, la reina ocupo su tiempo en la creación de su hameau.

"este embarazo particular de 1783 fue terminado en un aborto mal durante toda la noche del 2 de noviembre, cumpleaños vigesimo octavo de la reina; el niño lo perdio por la mañana. fue diez dias antes de que maria antonieta incluso comenzo a recuperarse. su salud provoco preocupacion general" (marie antoinette: the journey, antonia fraser 2002).

jueves, 17 de junio de 2010

LA PRINCESA DE LAMBALLE


PRIMEROS AÑOS DE VIDA!

María Teresa Luisa de Saboya-Carignan, princesa de Lamballe, (Turín, 8 de septiembre de 1749 – París, 3 de septiembre de 1792), fue una aristócrata francesa, perteneciente a la Casa de Saboya por nacimiento, y a la Casa de Borbón por matrimonio. Ostentó el tratamiento de Su Alteza Serena.María Teresa era hija de Luis Víctor de Saboya-Carignan, Príncipe de Carignano, y de Cristina Enriqueta de Hesse-Reinfels-Rothenburg. Se crió en Turín y fue educada en un régimen riguroso y estricto, lejos de las intrigas y conspiraciones de la corte de Francia. Era dulce, prudente y piadosa, virtudes que indujeron al Duque de Penthiève a escogerla como esposa de su hijo Luis Alejandro de Borbón (1747-1768), Príncipe de Lamballe. El príncipe llevaba una vida bastante disipada y su padre pensó que una esposa virtuosa lograría moderar sus costumbres.María Teresa se casó en 1767 con el príncipe de Lamballe, uno de los príncipes más ricos de Europa, nieto del Conde de Toulouse y descendiente de Luis XIV y de su amante, Madame de Montespan. El matrimonio fue un rotundo fracaso y María Teresa no llegó a conocer la felicidad. Muy pronto el príncipe retomó sus hábitos de vividor y abandonó a su esposa, que buscó consuelo en su suegro. María Teresa empezó a mostrar accesos de melancolía y sofocos que le causaban desmayos más o menos prolongados. En 1768, cuando la princesa contaba 19 años, su marido falleció a causa de una enfermedad venérea. A partir de entonces, vivió con su suegro y, juntos, se dedicaron a diversas obras benéficas y caritativas.

VIDA EN LA CORTE!

Regreso a la corte en 1770 tras el matrimonio de luís y María Antonieta. El nuevo delfín de Francia se quedo prendado por sus modales suaves, la distinguió como su compañera y confidente, y los dos se convirtieron en buenos amigos. Después de la adhesión al trono de maría Antonieta, pese a la oposición del rey, nombro a la princesa de lamballe superintendente de su casa real. su nombramiento provoco la ira y el resentimiento. las mujeres de la corte hicieron declaraciones de la edad y la pureza de sus lineas u otras razones para este cargo en su lugar.

"cuando la reina decidió establecer a ala princesa de lamballe como superintendente de su casa, me insistió en que primero le aclarara la naturaleza, los derechos y prerrogativas de esta posición... la reina quería evitar abusos y reducir los gastos de esta posición... al cual muchas damas de la corte aspiraban tener." (el conde mercy a marie teresa, 19 octubre 1775)

Según las memorias de madame de campan, " fue en el momento que la reina se familiarizo con la princesa, quien hizo su aparición con toda la frescura y la brillantes de la edad de veinte años. su situación, además la hacia particularmente interesante, casada, cuando ella tenia apenas infancia, con un joven príncipe. Una viuda a los dieciocho años, y sin hijos, vivía con el duque de penthievre como hija adoptiva. Se paso a vivir a Versalles. Su padre murió el 16 de diciembre de 1778".

"ella es bonita sin rasgos regulares, alegre, inocente y amable. es la benevolencia y la virtud... nunca la sombra de una calumnia se atrevido a llegar a ella".


“su majestad va a menudo a los gabinetes de la princesa de lamballe … ella es dulce, agradable, no intrigante y bastante sin inconvenientes. Desde hace algún tiempo, la reina ha sentido una verdadera amistad por esta joven y su elección es excelente… tengo todavía tomada la libertad de señalar a la reina que su inclinación y su amabilidad a la señora de lamballe exige cierta moderación a fin de evitar cualquier abuso”. (El conde mercy 07 junio 1774)
·RIVALIDAD CON MADAME DE POLIGNAC!

Ella era la favorita de la reina hasta que la hermosa yolande polastron, condesa de polignac hizo su presencia en la corte, que la sustituyo como la favorita de la reina. Según la señora campan," la princesa de lamballe, aunque no disputa con la reina, esta alarmada por la aceptación de yolande en la corte, una parte de esa sociedad intima, que a su vez esta compuesto por señoras como diane de polignac, andlau y chalon, y los señores como de guines, de coigny, de adhemar, el barón besenval  teniente coronel de los suizos, de vaudreuil y de guiche, el principe de ligne y el duque de dorset embajador británico, también fueron admitidos".

“le dije a varias personas de la nobleza sobre la preferencia concedida por la reina a madame de polignac…” (Memorias secretas de madame de lamballe).

mientras el ascenso de la pandilla de fríos calculadores continuaba, la corte se convertía en el campo de batalla donde dos rivales se disputaban la amistad de marie antoinette. las dos favoritas lamballe y polignac, muy celosas la una de la otra se quejaban y disputaban sin cesar. la excesiva intimidad de la reina con madame de polignac comprometía a la soberana. marie antoinette se lamentaba diciendo: "he puesto en discordia a dos amigas".

Mercy vio con peligro el ascenso de madame de polignac: “su majestad no ha encontrado y sigue siendo una vergüenza conciliar con la princesa de lamballe y la condesa de polignac, estas muy populares, muy celosas una de la otra, se han aventurado en una disputa con respecto al afecto de la reina que ha generado pequeñas quejas… le dije a la reina que seria apropiado tratarlas bien según cada una en su posición y en diferentes momentos y circunstancias” (15 noviembre de 1775).

Pero la real aturdida no comprendió esto. Su gran preocupación era madame de polignac, solo pensaba en ascenderla, haciendo toda clase de locuras. En el ambiente corrupto, Maquiavelo de la sociedad polignac, la princesa contrastaba con la sencillez de sus maneras y el ingenio de su alma en comparación de la agitación de este grupo.

“la princesa de lamballe es apoyada por el conde de artois, el duque de chartres, su padre y por todos del palacio real. La condesa de polignac tiene partidarios como el barón de besenval, varios jóvenes de la corte, una tía con muy mala reputación. De estas dos partes, cada una tiene inconvenientes importantes, podría  ser difícil decir que podrían convertirlo en peligrosos”. (el conde mercy, 1775).


María Antonieta prefería el descaro de madame de polignac, poco a poco la reina abandono a la princesa. Bachaumont nos relata una reunión de la reina con su superintendente y describe el aburrimiento que sentía allí: “el jueves pasado, la reina tomo la cena con la princesa de lamballe, donde estuvieron presentes doce señoras, pero no un solo hombre. La reina se mostraba disgustada, aburrida y distraída; se apresuro a ponerse una traje de baile (el de sultana) y partió hacia el palacio real”.

“la princesa de lamballe pierde gran parte del favor que le tenía la reina” (el conde mercy, 13 abril de 1776).

En 1777, el emperador José llego a Versalles, el 22 de abril ceno con la reina en trianon. Tuvo una larga conversación con su hermana: la reina admitió, que a través de su enamoramiento, había sido engañada por su favorito la princesa de lamballe y que estaba arrepentida de haberla colocado en tal posición como superintendente.
"la reina a menudo tiene dificultad en mantener la apariencia de amistad entre la princesa de lamballe y la condesa de polignac. como el favor de esta ultima crece, el de la princesa se desvanece de modo que ella se ha convertido en una agujero y una molestia a la reina".( el conde mercy a marie teresa, 17 enero de 1778).

Versalles, 9 enero de 1779, la corte realiza un viaje para su estancia a Marly. La princesa estuvo a punto de no acompañar al tribunal, pero, dando sin duda a los consejos de sus amigos y especialmente a la del duque de penthievre, ella cambio de opinión.

Este año en Marly fue totalmente aburrido. Mercy pasa a decirnos en detalle de las ocupaciones de la reina. María Antonieta paso varias horas del día con la condesa de polignac y a madame de lamballe rara vez se le admitió a estas “entrevistas privadas”.

Siempre muy afectada por la frialdad de maría Antonieta, la pobre princesa busco por todos los medios acercarse a su amiga, se aprovecho de todas las circunstancias y llevo a cabo los mas mínimos deseos, pero era casi totalmente en vano.

Ese año de 1779, madame de polignac fue atacada con sarampión. Durante este periodo la reina se vio afectada por la separación forzada con su favorita: “la princesa de lamballe apareció con más frecuencia en Versalles pero no fue muy bien recibida”.

Para 1780 a la princesa de lamballe tuvo la mortificación de negársele a admitir a trianon, un acto que la opinión pública culpo a la reina, mientras que en nuestro ojos madame de polignac era la responsable.

“la princesa de lamballe por derecho de su posición como superintendente, pensó que se haría una excepción a esta regla a su favor, pero esto no se hizo” (el conde mercy)

¿Por qué esta exclusión? Simplemente porque madame de polignac le temía a la influencia de la princesa. Quería envolver  a la reina con sus propios amigos y utilizarlos en la necesidad de llevar a cabo sus deseos secretos. La verdad esto sería pronto revelado: su marido el conde de polignac sería nombrado duque heredero, recibirian una pension elevada y su amante un nuevo título.

Esta amistad excesiva la cegó por completo. A pesar de todas las solicitudes con la que se vieron abrumados los polignac, maría Antonieta no era capaz de ver a al princesa que era totalmente desinteresada. Excluida de todas las reuniones intimas, la princesa abandono la lucha, se alejo de la corte.

Cuando maria antonieta se cansa se las intrigas de la polignac, se acerca de nuevo a la dulce princesa de lamballe. Desde 1785 hasta la revolución, la princesa se convierte en su amiga intima. ella era hermosa y ocurrente, y por un tiempo amante de la alegría y la buena vida como la reina. la princesa demuestra coraje personal y lealtad hacia la reina. fue un gran apoyo para la reina durante los primeros y difíciles años deus matrimonio, cuando las damas de la corte, hablaban mal de al reina, que estaba allí y la apoyo, y cuando el país se volvió en su contra, su lealtad aun así, no corrió peligro.

LA REVOLUCION!

En octubre de 1789 la familia real retornó a París y la princesa se fue con ellos a la residencia de las Tullerías. La princesa de Lamballe fue una de las últimas personas con las que la reina pudo contar y su amistad se volvió más íntima. En 1791 la reina informó a la princesa de su proyecto de huir de Francia. La Familia Real fue detenida en Varennes. La princesa consiguió salir de Francia y se refugió en Inglaterra. Durante ese tiempo ambas intercambiaban abundante correspondencia en la que la reina le demostraba sus sentimientos: "Tengo necesidad de vuestra tierna amistad, la mía os la demostraré cuando os vea", escribió María Antonieta en junio de 1791.la princesa de lamballe se quedo con maria antonieta hasta los acontecimientos del 10 de agosto de 1792, cuando la multitud ataco las tullerias y masacraron a los 900 guardias suizos.

A finales de ese mismo año la reina suplicaba a la princesa que no regresase a París, pero ésta, preocupada por la suerte de la reina, dejó Inglaterra y volvió a las Tullerías. El 10 de agosto de 1792 la muchedumbre invadió el palacio y la princesa, siguiendo a la Familia Real, se refugió en la Asamblea Nacional. Allí se produjo el destronamiento de los reyes y se decidió conducirlos al Temple, siendo arrestada también la princesa. Diez días más tarde separaron a cuantos no pertenecen a la Familia Real y las dos amigas tuvieron que despedirse. La princesa fue conducida a la prisión de la Forcé.

el 3 de septiembre de 1792, fue llevada ante el tribunal apresuradamente, le exigian un juramento de odio perpetuo contra la monarquia francesa. se le pidio abrazar la revolucion y sus principios y denunciar a la monarquia. ella no accedio, con esta negativa firmo su propia sentencia de muerte. frente a una improvisada cancha bajo cargos falsos que nego, se le pidio hacer un juramento a la lealtad y la igualdad y de odio al rey, la reina y la monarquia.

SU MUERTE

El 2 y 3 de septiembre de 1792 la muchedumbre asaltó las prisiones y la princesa fue una de las víctimas de las llamadas matanzas de septiembre. Sus verdugos se encarnizaron con su cuerpo y con la imagen que representaba.sus ropas fueron despojados de su cuerpo, algunos informes dan fe de la multitud cortandole los pechos y la mutilacion de sus genitales. su cabeza fue cortada, clavada en una pica y luego llevada a un cafe cercano, donde fue colocada delante de los clientes, a quienes se les pidio beber en celebracion de su muerte.su cabeza fue llevada como un triunfo a traves de las calles de paris para mostrarsela a la reina. bajo la ventana de la prision de maria antonieta en el temple, los que llevaban la cabeza de la princesa tenian el deseo de que la reina besara los labios de su favorita, ya que era un rumor que eran amantes. no se le permitio introducirla en el edificio, pero los guardias obligaron a la reina a mirar por la ventana. el criado miro atraves de las persianas para ver los rizos rubios de la princesa flotando en el aire. la reina fue "congelada del horror" y luego se desplomo en el suelo en un desmayo.si bien su cabeza fue exhibida en una pica, su cuerpo fue llevado a las autoridades poco despues de su muerte. se alego que su cuerpo fue exhibido en la calle por un dia completo. su suegro, el duque de penthievre finalmente logro recuperar su cadaver. fue enterrada en la cripta de la familia penthievre, en la catedral de dreux.

segun las memorias de madame vigee lebrun, "...yo tambien pinte a la princesa de lamballe. tenia los pequeños detalles, tez de frescura deslumbrante, magnifica melena rubia, y fue en general elegante en persona. el final desafortunado es bien sabido, y asi es la devocion a la que fue victima. porque en 1792, cuando estaba en turin, totalmente fuera de peligro, volvio a francia al enterarse de que la reina estab en peligro". ¿cual fue en su honor era su fuerza para resistir el mal, la lealtad hasta su ultimo aliento?.

domingo, 23 de mayo de 2010

AYUDA A LOS HUERFANOS


Luis XVI y María Antonieta contribuyeron mucho a lo largo de su reinado a la atención de los huérfanos y niños abandonados. patrocinaban el Hospital de Niños Expósitos, que la Reina visitaba a menudo con sus hijos. Arriba, una foto de una ocasión, en febrero de 1790, después de su traslado a París, cuando el rey, la reina y sus hijos gira en la instalación, donde las monjas están al cuidado de niños abandonados y niños pequeños. Como se informó por Maxime de la Rocheterie, el delfín joven, que pronto será un huérfano a sí mismo, fue de particular interés el orfanatorio y se le dio toda la atención.


Después de ser forzado a parís en octubre de 1789, Luís XVI  y María Antonieta reanudaron la preparación de Luís Carlos por su papel como futuro rey. Un día, María Antonieta llevo a Luís Carlos a un hospital para niños huérfanos y le dijo:

“mi hijo, esto es un asilo para huérfanos pobres abandonados por sus padres. Nunca olvides lo que has visto, y extender su protección un día a estos desgraciados”

Luis Carlos tomo gran interés en el hospital, y con frecuencia solicito visitarlo. Durante un periodo, él también comenzó a guardar su dinero de bolsillo en una cajita que le había dado su tía Elisabeth. El rey que lo vio contando su dinero dentro de la caja, le dijo: Qué piensas hacer con ese dinero, no seas un avaro!

El delfín le respondió: “si, padre, yo soy un tacaño, pero es para los pobres niños solitarios…”

sábado, 10 de abril de 2010

LA CARTA DE DESPEDIDA...


La carta de despedida que escribió de madrugada a su cuñada la princesa Isabel retrata el estado de su espíritu en esa hora suprema: “Acaban de condenarme a muerte, no a la muerte vergonzosa que sólo merecen los criminales, sino a una muerte que me reunirá con tu hermano. Soy tan inocente como él y espero demostrar la misma firmeza que él hasta el final. Estoy serena, como lo está quien lleva la conciencia tranquila”. Y terminaba diciendo: “Piensa siempre en mí. Un abrazo de todo corazón para ti y para esos pobres y queridos hijos míos. Dios mío, me parte el alma tener que dejarlos para siempre. Adiós, adiós, ahora sólo pienso en mi deber espiritual…”La Revolución fue la definitiva frontera que traspasó María Antonieta, y no sólo fue una frontera biográfica, sino histórica. Como señala con gran acierto el historiador Carlos Martínez Shaw, gran especialista en el siglo XVIII, en un artículo aparecido en El Cultural, titulado “Hijos de la Revolución”: “Hasta el 14 de julio de 1789, María Antonieta vivió como cientos de soberanas del Antiguo Régimen, frívolas y despilfarradoras (y mecenas de las artes y las letras también), que vivieron y murieron a la sombra de sus maridos los reyes.

miércoles, 24 de febrero de 2010

TESTIMONIOS EN EL JUICIO


La audiencia del tribunal revolucionario comenzó el 14 de octubre a las 9 de la mañana. Presidía Herman, rodeado por cuatro jueces. En sus respectivos asientos se veían a Fouquier-Tinville y al escribano Fabricius. La multitud era muy densa. El escribano redactó: “… han introducido a Maria Antonieta, viuda de Luís Capeto, libre y sin esposas, la que ha sido ubicada en el sillón ordinario donde siempre se sientan los acusados, de modo que está a la vista de todos”. Para comparecer ante el público, la reina cuidó su atavió y levantó algo sus cabellos. Su gorro de linón estaba cubierto por un velo de luto. Su pobre cuerpo estaba cubierto por un traje negro muy gastado.

Los jurados se habían instalado en el interior del auditorio; prestaron el juramento acostumbrado. En seguida le dijeron a la reina que podia sentarse. El escribano leyó el acta de acusación. Tocó el turno a los testigos. Procedieron al llamado nominal y otros juramentos. Los testigos que eran cuarenta pronunciaron la palabra “verdad” consecutivamente unas 120 veces, mas o menos: “… la verdad, toda la verdad, y nada mas que la verdad”. Era demasiado para un juego. Porque este era el juego que precedía a la pena de muerte. Se abrieron los debates.


Un tal Antoine Rousillon relató que habiendo visitado los departamentos de las Tullerias el día 10 de agosto, después de la partida de la familia real, descubrió botellas vacías y otras llenas, que estaban bajo el lecho de la reina. De lo que deducía que la reina le habría ofrecido bebidas, “ya sea a los oficiales suizos o a los caballeros del puñal”
Otro testigo habría visto a Maria Antonieta regresar a las Tullerias cuando volvían de Varennes. Lanzaba miradas “muy vengativas” a los guardias nacionales y a los guardias que se habían reunido allí. Y una simple expresión de su fisonomía fue objeto de un testimonio en su contra.
Una sirvienta, Reine Millo, aseguró que el duque de Coigny le habia asegurado “un día estaba de buen humor”, que la reina había enviado ya mas de doscientos millones al emperador, su hermano. Por lo demás, “había odio decir” que la reina había permanecido quince días encerrada en su dormitorio por orden del rey, quien la había sorprendido con dos pistolas ocultas entre su ropa, con la intención de matar al duque de Orleáns.
Por abyecto que haya sido, el testimonio de Hèbert fue de una estupidez inconcebible. Magnetizado de la asistencia, la reina pulverizó al calumniador. Hèbert miembro de la Comuna del 10 de agosto, entraba constantemente al Temple. ¿Qué es lo que le contaron? Nda menos que el pequeño delfín, precozmente pervertido por su madre y su tía Mme Elisabeth, dormía entre las dos y cometia actos que demostraban que estaba completamente corrompido. Y el infame Hèbert se expresaba de este modo increíble:

"Podemos imaginarnos que estos placeres criminales no eran dictados por una naturaleza degenerada, sino con fines políticos, ya que al debilitar el físico de este niño, que un creían que podía ocupar el trono se aseguraban el dominio sobre él."

Porque Maria Antonieta que había guardado silencio bajo el ultraje, salió de él cuando la interpeló el presidente: "Si no he respondido, es porque la naturaleza rehúsa contestar a semejante inculpación hecha a una madre. Apelo a todas las que puedan estar presentes. "

Ni siquiera se dirigía al tribunal y ya no era la reina quien hablaba. Era la mujer, la madre, que solicitaba el testimonio de otras madres como ella, y que con éste llamado se confundía con ellas todas y al mismo tiempo era más soberana que lo que había sido jamás. La asistencia lo comprendió y lo experimentó intensamente. Fue “el minuto de la verdad”. Bastó que esta frase real, tan profundamente humana, transformara este innoble debate en una apoteosis de los sentimientos humanos. Lo sublime conmovió hasta las “tejedoras”. ¿Iban a aplaudir a la reina? Poco faltó.

Ella se dio cuenta e hizo una seña a Chauveau-Lagarde. Le dijo en voz baja:
"¿Acaso puse demasiada dignidad en mi respuesta?"
"Señora, sea siempre tal como es y estará siempre bien, ¿Por qué me lo pregunta?"

"Porque oí a una mujer del pueblo que decía a su vecina: “¡Mira que es orgullosa!”

(Antes de dejar de mencionar al infame Hèbert, recordemos que su ignominia no le trajo suerte: conducido al cadalso, murió como un cobarde…)

Los debates tomaron un viso grandioso cuando atestiguó el almirante De Estaing. Interrogado sobre las jornadas del 10 de octubre de 1789, dijo que la reina, a quien habían rogado que huyera de Versalles, para librarse de la masacre, con que estaba amenazada, tuvo esta valiente réplica: “Si los parisienses vienen hasta aquí para asesinarme, me encontraran a los pies de mi marido; ¡pero no huiré!”
El ex ministro La Tour du Pin, al que sacaron de su prisión, no fue menos caballeresco en su testimonio: primero le hizo un profundo saludo a la reina y cuando terminó, volvió a hacerle una respetuosa reverencia.

martes, 9 de febrero de 2010

Madame de Staël: Reflexiones sobre el proceso de la Reina

Serán de nuevo las certeras y valientes palabras de Madame de Staël, escritas en 1793, en los terribles meses finales, las que nos pueden dar una certera clave para comprender al personaje: “La calumnia se ha cebado en la reina, incluso antes de esta época, en la que el espíritu de partido ha hecho desaparecer la verdad de la tierra. La triste y sencilla razón de todo esto es que era la más feliz de las mujeres. ¡María Antonieta, la más feliz! Eso le tocó en suerte, por desgracia, y el destino del hombre es hoy tan deplorable que el espectáculo de la rutilante prosperidad se convierte en un presagio funesto. Cuántas veces he oído contar la llegada a Francia de la hija de María Teresa, aquella hermosa joven cuya gracia rivalizaba con su dignidad, tal y como hubiera cabido esperar en aquel tiempo de la reina de los franceses. Imponente y dulce, podía permitirse todo lo que la bondad le inspiraba sin menoscabar nunca la majestad del rango que se le exigía respetar. El entusiasmo de los franceses al verla fue inenarrable; el pueblo que la recibió como una reina adorada, parecía estarle agradecido por ser encantadora; su atractivo embelesaba por igual a la multitud y a la corte que la rodeaba. Aún no hace ni cinco años y ya ha transcurrido toda su vida política, todo lo que le ha valido el amor o el odio; no hace ni cinco años veíamos a todo París caer rendido a sus pies; los mismos caminos que hoy recorre de suplicio en suplicio entonces se alfombraban de flores a su paso y, seguramente, la reina reconoce hoy mismo los rasgos que entonces la acogieron, las mismas voces que se elevaban al cielo implorando por ella. ¿Y qué ha pasado desde entonces? Su coraje y su desgracia.”Madame de Staël compadecía a la reina, compadecía sobre todo a la mujer que era María Antonieta y en ella compadecía a todas las mujeres: “Vuelvo a vosotras, mujeres inmoladas todas en una madre tan tierna, inmoladas todas por el atentado que se cometería contra la debilidad, por la aniquilación de la piedad; ¿qué será de vuestro imperio si reina la ferocidad, qué será de vuestro destino si vuestras lágrimas corren en vano? Defended a la reina…”.
video

miércoles, 3 de febrero de 2010

BENJAMIN FRANKLIN EN LA CORTE DE VERSALLES!

"Benjamin Franklin recepción en la corte de Francia de 1778. Respetuosamente dedicada al pueblo de los Estados Unidos. "La impresión muestra Benjamín Franklin recibir una corona de laurel sobre su cabeza. De izquierda a derecha, algunos de los miembros de la corte francesa son: duquesa de Polignac , princesa de Lamballe (con flores), Diane de Polignac (manteniendo corona), conde de Vergennes , Madame Campan , Condesa de Neuilly, María Antonieta (sentado ),Luis XVI , la princesa Isabel. ".

LUIS XVL POR ENRIQUE DE PRUSIA


Aquí les dejo una descripción de Luis XVI, por Enrique de Prusia, hermano del emperador Federico, la cual fue escrita al Conde de Ségur:

"Lo que más me sorprendió es su rey; me había hecho una idea totalmente diferente; me dijeron que su educación había sido muy descuidada, que no sabía nada, y que "tenía muy poco espiritu".
Me sorprendió hablar con él y ver que conocía muy bien la historia, la geografía, que tiene ideas fuertes sobre política, que la felicidad de su pueblo lo ocupaba por completo y que estaba lleno de sentido, lo cual es para un principe mejor que tener espíritu. Pero me pareció que desconfiaba mucho de sí mismo, lo cual hace que deba consultar muy frecuentemente a sus asesores. Si el adquieriese un poco de fuerza, sería un Rey excelente".

¿COMO ERA REALMENTE MARIA ANTONIETA?

maria antonieta es descrita como una joven "de exquisito rostro oval, un cutis entre el lirio y la rosa, unos ojos azules y vivos, cuello largo y caminar de una joven diosa". horace walpone escribio: "solo habia ojos para maria antonieta. cuando esta de pie o sentada es la estaua de la belleza; cuando se mueve, es la gracia en persona. se dice que, cuando danza, no guarda la medida; sin duda, la medida se equivoca".
Maria Antonieta siempre fue retratada radiante, hermosa, rozando la perfección. Se remarca su piel blanca, su cabello rubio, su frente grande, su mirada noble y soñadora.Pero a pesar de todo ello, se dice que María Antonieta no era considerada "especialmente bella". Su mandibula inferior típica de la familia Habsburgo y su nariz promienente eran demasiado para el gusto de la época.Podemos encontrar en cartas entre María Antonieta y su madre, en el período entre 1770 y 1780, referencias de que en realidad ella no se veía parecida en los retratos que le hacían. Aquí hay dos extractos de cartas a su madre:

María Antonieta a María Teresa, 13 de agosto de 1773:
"Estoy siendo retratada en este momento; es cierto que ningun pintor ha captado la manera en que realmente me veo: sería todo lo que tengo a cualquiera que pueda expresar en un retrato toda la alegría que sentiría al ver a mi querida Mamá; que difícil es solo poder besarla a través de una carta".

María Antonieta a María Teresa, 16 de noviembre de 1774:
"Los pintores me matan y me hacen desesperar. Retardé a mi mensajero para permitir terminar mi retrato; me lo acaban de entregar; me parezco tan poco que no lo puedo mandar. Espero tener uno mejor el próximo mes.

Según Madame Campan, el retrato mas parecido de María Antonieta es el que está aqui abajo, realizado por Adolf Ulrik Wertmüller, un pintor sueco que formaba parte de la Real Academia de París. Aquí no se la ve con ojos soñadores, ni piel perfecta. Al contrario, sus ojos expresan determinación, su nariz mas recta y su mentón alla Habsburgo. Madame Campan muy probablemente tenía razón al decir que este retrato es el más acorde a la imágen de la Reina.