lunes, 5 de octubre de 2009

EL HAMEAU DE LA REINA

"La Aldea de La Reina" es el extremo que María Antonieta alcanzo con sus caprichos. En busca de esa simpleza que en estos años venía llevando a cabo, al lado de su Petit Trianon decidió crear un paisaje artificial similar a una granja en plena Normadía. Representa el fin de la paciencia de la Reina para el protocolo, las ganas de libertad que venía añorando hacía mucho tiempo. Además, una forma para acercarse a la naturaleza, a la vida real fuera de Versalles, una forma de que sus hijos vean como se vive fuera de un castillo. Sin embargo, a mi forma de ver, no deja de ser un capricho. La reina no aceptó una mera granja, sino un gran predio con molinos, tambos, todo tipo de animales, una casa de campo, una torre, un lago artificial y muchos otros lujos más. Richard Mique fue el encargado de planificarlo, y fue en 1783 que su plan fue realidad. Sencillo por fuera, pero muy lujoso en su esencia. Allí María Antonieta invitaba a sus amigas a pasar tardes enteras ordeñando vacas, tomando la leche, cosechando y comiendo frutos. Todas ellas dejaban de lado sus incómodos miriñaques y se vestían de algodón, literalmente se vestían de granjeras y se sentían libres. Por su puesto que nadie entraba sin la expresa invitación de María Antonieta, pero quienes iban podían sentirse en contacto con la naturaleza


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario