sábado, 1 de agosto de 2009

ROSE BERTIN: "EL MINISTRO DE LA MODA"

Rose Bertin ,retrato en su juventud.
María Antonieta esa hora considerada el primer “icono de la moda”, alguien incluso la ha llamado la primera “supermodelo” de la historia. Sin embargo, su interés en el aspecto y la ropa era lento y gradual. Todavía como delfina, solo tenía que seguir la moda oficial recomendada por las damas de la corte. Hasta ese momento no se había aventurado a ninguna extravagancia en el vestir. Pero el ascenso al trono de Luis XVI, la duquesa de Chartres y la princesa de Lamballe le presentaron a Rose Bertin, la costurera o modista, venerada por todas las damas de la corte.

Rose, cuyo verdadero nombre era Marie Jeanne, fue picardía y en unos pocos años  había logrado su ascenso gracias a un talento poco común de maestro supremo de la frivolidad, de ser  una humilde modista en Amiens, hasta llegar a ser la señorita marcador con encanto “le trait galant”, en la calle de Saint-Honore. Pronto comenzó su propio negocio, la tienda “le gran mogol”. Actrices, burguesas ricas y las más bellas damas de la corte cayeron bajo su hechizo. Mademoiselle Bertin estaba operando de una manera muy sencilla: dio disposiciones a la medida, que le devolvió un modelo sin adornos, en la que dio rienda suelta a su imaginación.

la moda del comerciante.
El gran mérito de Bertin fue haber descubierto la manera de “colarse” en la forma del mecanismo del tiempo. En el siglo XVIII no se podía hablar acerca de moda en el sentido estricto del término, ni diseñador. Para ello, tendría que esperar hasta el siglo XIX y la llegada de Worth, ingles trasplantado a parís, considerado el primer diseñador de la historia. Bertin tuvo mérito de comprender que con el fin de imponer su tendencia, necesariamente tenía que ir a la corte y ser escuchada por la reina. A pesar de que fue Bertin la que propuso, fue maria Antonieta la que arrojo la tendencia.

En los recuerdos de madame Tussaud se puede leer: “los parisinos fueron copiando cada nuevo estilo que maria Antonieta adopto, era tan grande el deseo de seguir a la reina, que una noche, cuando apareció en su palco en la ópera, luciendo una nueva creación de Leornard, el público creó una estampida, personas acudieron para ver lo más cerca posible a la reina”.

María Antonieta (centro) en el detalle de una
pintura que la retrata durante la ceremonia de
coronación de Luis XVI. El vestido que usó
en esta ocasión fue creado por Rose Bertin.
Madame Bertin, alcanza mayor influjo sobre María Antonieta que todos los ministros, a estos se le puede sustituir por docenas, aquella mujer es incomparable y única. Salta por encima de las prescripciones de la etiqueta que prohíbe a una persona burguesa la entrada en los petits cabinets de la reina; esta artista, en su género, alcanza lo que Voltaire y todos los poetas y pintores del tiempo no lograron jamás: ser recibida a solas por la reina. Cuando aparece, dos veces por semana, con sus dibujos. María Antoníeta abandona a sus nobles damas de honor y se encierra, para un consejo secreto, con la venerada artista en lo más recogido de sus habitaciones privadas, para lanzar con ella una nueva moda, aún más disparatada que la anterior. Ya se comprende que la modista, como buena mujer de negocios, convierte valientemente en ingresos para su caja cada uno de tales triunfos. 


Después de haber impelido a María Antonieta hacia el más dispendioso gasto, pone a contribución a toda la corte y la nobleza; con letras gigantescas hace poner sobre su tienda de la Rue Saint-Honoré su título de proveedora de la reina, y, altiva, y negligente, les explica a las parroquianas a quienes ha hecho esperar: «Precisamente vengo ahora de trabajar con Su Majestad». Pronto tiene a sus órdenes todo un regimiento de costureras y bordadoras, porque cuanto más elegante se viste la reina, tanto más impetuosamente se esfuerzan las otras damas por no quedar atrás. Algunas sobornan a la infiel hechicera, con muy buenas monedas de oro, para que les haga un modelo que la reina no ha llevado todavía: el lujo en la toilette se contagia como una enfermedad en torno a ella. La inquietud en el país, las cuestiones con el Parlamento, la guerra con Inglaterra, no agitan, ni con mucho, tanto a aquella sociedad cortesana como el nuevo color pulga que mademoiselle Bertin pone a la moda, que un corte atrevidamente sesgado de la falda à paniers o un nuevo matiz de seda por primera vez producido en Lyon. 

Toda dama que se considere en algo se siente obligada a seguir paso a paso estas monerías de la extravagancia, y un marido se queja, suspirando: «Jamás las mujeres de Francia han gastado tanto dinero para ponerse en ridículo». 

María Antonieta vestido de cuento de hadas adornado con crepé (tejido característico
ondulado, arena gruesa y entrecortado), es casi seguro que el trabajo de Rose Bertin.
Pero ser reina en esta esfera lo considera María Antonieta como el primero de sus deberes. Al cabo de un trimestre de reinado, la princesita ha ascendido ya a la categoría de muñeca a la moda del mundo elegante, como modelo de todos los trajes y peinados; por todos los salones, por todas las cortes, resuenan sus triunfos. A la verdad, llegan también hasta Viena, donde producen un eco poco alegre. María Teresa, que querría para su hija más dignas tareas, le devuelve con enojo al embajador un retrato que muestra a su hija adornada a la moda y con exagerado lujo, diciendo que será el retrato de una cómica y no el de una reina de Francia. Enojada amonesta a su hija, aunque, a la verdad, siempre en vano: « Ya sabes que siempre fui de opinión que se deben seguir moderadamente las modas, pero sin exagerarlas jamás. Una mujer joven y bonita, una reina llena de gracia, no necesita de esas locuras; al contrario, la sencillez del vestido le sienta mejor y es más digna de la categoría de una reina. Como es ella la que da el tono, todo el mundo se esforzará por seguirla hasta en estos pequeños malos pasos. Pero yo, que quiero a mi reinecita y observo cada una de sus acciones, no debo vacilar en llamar su atención sobre esta pequeña frivolidad».

El encanto de una sombrerería en el siglo XVIII. En su tienda Bertin también se venden artículos como: auriculares grandes, sombreros adornados con flores y plumas, capas, abrigos con cuellos de piel, corbatas, pañuelos de seda, velo pañoleta, mangas, abanicos, pasamanerías, cinturones, guantes, zapatos, zapatillas bordadas y miles de otras baratijas. Era imposible dejar el Gran Mogol con las manos vacías.
Los colores de la época eran nombres extravagantes y caprichosos: carmelitas y el vientre de carmelitas, ojo de rey, loza de barro azul, amapola, mota de parís, la llama opera, el humo de la ópera, mierda de ganso, caca, Delfino, así sucesivamente. En 1776 los hombres y mujeres vistieron con un color rojo-marrón que se conocía como “puce”. Un tono más claro del mismo color fue llamado “vientre de pulgas”. Las damas prefirieron colores suaves, entre los cuales el más común era un color dorado pálido llamado “pelo de la reina”, para imitarlo fue enviando un mechón de cabello de María Antonieta a Gobelins y Lyon, para crear tejidos de la misma tonalidad.

El Charlotte Joaquina Infanta con un vestido hecho para ella por Rose Bertin en 1785.
En el “cuaderno de viaje atraves de Francia” por Sophie La Roche en 1785 hay una interesante descripción de la forma de trabajar por Rose Bertin y sus cualidades empresariales: 

“en la casa de la señorita Bertin, modista reconocida y respetada en parís, creadora de toda la ropa de la reina y las principales damas de la corte, Bertin había recibido una suma de 500.000 libras y todo lo necesario para la doble boda de las dos infantas (Carlota Joaquina de España y María de Portugal).

Toda la escena parecía memorable. La casa era grande y muy bonita, aunque muy descuidadas en la limpieza. Por una hermosa escalera de entrar en una antecámara donde, por un lado, dos vendedores deambulaban escribiendo y en los otros dos vendedores estaban ocupados con cintas métricas y crepe. Entonces nos conduce a una gran sala donde las ventanas eran doradas, la chimenea de mármol y estuco en el techo. Allí, una ventana de trabajadores jóvenes estaban sentados en tres mesas a lo largo de la pared, cada uno con diferentes tareas y vestidos con ropa diferente…

Mademoiselle Bertin fue cortes: su vestido era modesto pero valioso, ya que era un hermoso encaje bordado de muselina y termino con Bruselas. Admiramos la belleza de toda la ropa. Ella dijo que había empleado dos mil personas que estaban produciendo cintas, crespos, textiles, flores de metal y “rubias”, de acuerdo con los modelos que había inventado y que había invertido en parís más de un millón de libras al año. Estos modelos imaginativos que estaban trabajando dos mil personas, condujeron a su creadora una ganancia de la que tuvo que ser agradecida. Se dice que gana cuarenta mil francos al año, lo que dejara en herencia a los hijos de sus hermanos y hermanas, porque no quiere casarse”.

Rose Bertin en un retrato de Madame Vigée Le Brun.

No hay comentarios:

Publicar un comentario